(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Arte de la lengua Pampanga [microform]"

Class ^/f^.;2// No. /3^S> 
Presented by 

„ H. BARTUETT COUUECTION y 

ON THE PHILIPP1NE8 NO: /J?/, 



ARTE • 



DE LA 



LENGUA PAMPANGA 



COMPUESTO POR EL 

»• P* üwtor 3x. Stpgn Sírgann 

EL ORDEN DE ERMITAÑOS DE N. P. SAN AGUSTÍN, EXAMINADOR 
SINODAL DE ESTE ARZOBISPADO DE MANILA Y PRIOR DEL CON- 
VENTO DE BACOLOR, NUEVAMENTE AÑADIDO, ENMEN- 
DADO Y REDUCIDO A MÉTODO MÁS CLARO POR 
EL MISMO AUTOR SIENDO ACTUAL PRO- 
VINCIAL DE ESTA SU PROVINCIA 
DEL SANTÍSIMO NOM- 
BRE DE JESÚS. 



TERCERA EDICIÓN, 

CONFORME ALA HE CflA E N EL CONVENTO 
DE 

NUESTRA SRA. DE EL LORETO 

DE EL 
PUEBLO DE SAMPALOC, AÑO 1736. 



MANILA 

TÍP, DEL COLEGIO DE SANTO TOMÁS 
1916. 



ARTE 



DE LA 



LENGUA PAMPANGA 



COMPUESTO POR EL 

?&• p. 2¡fríor 3r. i9íegn Síprgann 

DE EL ORDEN DE ERMITAÑOS DE N. P. SAN AGUSTÍN, EXAMINADOR 
SINODAL DE ESTE ARZOBISPADO DE MANILA Y PRIOR DEL CON- 
VENTO DE BACOLOR, NUEVAMENTE AÑADIDO, ENMEN- 
' DADO Y REDUCíDO Á MÉTODO MÁS CLARO POR 
EL MISMO AUTOR SIENDO ACTUAL PRO- 
VINCIAL DE ESTA SU PROVINCIA 
DEL SANTÍSIMO NOM- 
BRE DE JESÚS. 



TERCERA EDICIÓN, 

CONFORME A LA HECHA EN EL CONV ENTO 



NUESTRA SRA. DE EL LORETO 

DE EL 
PUEBLO DE SAMPALOC, AÑO 173(3. 



MANILA 

TÍP. DEL COLEGIO DE SANTO TOMÁS 
1916. 



III — . 



■* 



Dos Palabras sobre esta Tercera Edicián 



Al preparar la tercera edición del Arte de la 
lengua pampanga, obra notabilísima, así por la suti- 
leza del análisis, como por la profundidad filosófica 
que en ella campean, dos puntos de vista hemos te- 
nido igualmente presentes que nos hemos esforzado 
en concordar: el interés bibliográfico, porque se con- 
serve una obra de la que ya quedan muy pocos ejem- 
plares, y el interés mirado desde el punto de vista 
de la utilidad práctica. 

Por lo primero, se ha procurado reproducir es- 
crupulosamente en toda su integridad la segunda 
edición - que dicho sea de paso, difiere mucho de 
la primera— de modo que, así esta tercera, como 
las dos anteriores, pueda llamarse con toda pro- 
piedad sin distingos ni aditamentos el Arte d^l 
P. Bergañp. 

Tanto ha sido nuestro respeto y cuidado en re 
producir exactamente la obra del P. Bergaño, que 
nos hemos abstenido de subsanar las más pequeñas 
incorrecciones, siempre que al comparar las dos edi- 
ciones o por la evidencia meridiana del contexto, no 
se haya visto ser error de imprenta. Aun en este 
caso, si ha sido preciso añadir alguna palabra, 
queda, para conocimiento del lector, encerrada en 
un paréntesis rectangular. 

Sin embargo, salvando con todo rigor la inte- 
gridad de la Obra, hemos intentado hacerla lo más 
asequible que nos ha sido dado, acomodándola a 
la moderna Ortografía castellana, bien que no nos po- 
damos lisonjear de haberlo hecho siempre con acierto, 
sobre todo en lo que se refiere a la puntuación; pues 
lo irregulary caprichoso del estilo hace difíciLcuando 
no imposible el atinar con el concepto exacío y des- 



— IV — 

pues de averiguado, no es menos arduo el darle una 
puntuación acomodada, de modo que el lector le pe- 
netre y se posesione de él sin esfuerzo. 

La / contracción de la disyuntiva latina vel de 
qué tan frecuentemente usa el autor en las ora- 
ciones o palabras pampangas en lugar de la o, hemos 
juzgado conveniente sustituirla p^or esta letra. 

En cuanto a la escritura en pampango, se han 
hecho algxinas correcciones, siempre que ellas no im- 
plican distinta pronunciación de la usada en el tiempo 
que se escribió la obra. Por eso la o, que tantas ve- 
ces está en lugar de la u, la dejamos así, tanto por 
conservar el sabor del pampango antiguo^ como 
porque si no, estaría demás la advertencia proemial 
relativa a este punto, y porque aún hoy día no es- 
tán bien deslindados y definidos los campos de es- 
tas dos letras, sobre todo en determinados pueblos. 
En cuanto a la colocación de los acentos en 
pampango, aunque hemos visto muchos no con- 
formes con la pronunciación actual, los hemos de- 
jado por las mismas razones que ha quedado la o 
en vez de la w, lo que sí se ha hecho es unificar 
los, empleando únicamente el acento agudo en lugar 
de los tres que el autor usa, indistintamente en la 
mayoría de los casos. 

En cuanto al acento en las palabras consti- 
tuidas por una sola letra, como quiera que ca- 
recen de acento prosódico, se les ha suprimido tam- 
bién el ortográfico. 

Para terminar se advierte, que en la Dedica- 
toria, Aprobaciones y Licencias y en el Prólogo al 
lector no se ha hecho la más mínima innovación, 
como quiera que esos prolegómenos no ofrecen 
más interés, que el meramente bibliográfico. 



A LA 

SOBERANA EMPERATRIZ 

DE LO CRIADO, 

PATRONA GENERAL DEL UNIVERSO 

Y CIVDAD DE REFVGIO, 

MARÍA 

santísima 

madre de dios 

en svblime, casto. amante 

consorcio 
con s. joseph sv esposo 

padre pvtativo 

del qve lo es de todos, 

y vniversal protector 



Ua mucho (Sagrado dual, en dos supuestos uni- 
sono soberano encanto, vniforme Empireal acorde 
con Dios Trino) en que acompañe la prophecia á la 
Lengua, el sentido a la voz y al Idioma la interpre- 
tación. Buena es la lengua; no sea, que se reduzgá 
a barbarismo, principio de error en el que escucha, 
la inepta voz del que habla: 1 ad Corinth. c. 14-. 
Siergo nesciero virtutem uocis, ero éi cui loquor, bar- 
baras. Allá en lo primitivo de la Iglesia se comunicó 
con abundancia el don de lenguas, por que no care- 
ciessen de la doctrina necessaria los Gentiles; y no 
obstante no interpretaban todos. Por esso antepone 
el Apóstol de las gentes la Prophecia, que es inter- 
pretación de las sentencias al material sonido de las 
vozes; Ibid:: Voló áuteríi vos omnes loqui linguis, 
magis autem prophetare: nam maior esU qui prophe- 
taU quam qui loquitur linguis, nisi forte interpretetur. 



— VI — 

Porque es mayor sin disputa el que expone prophe- 
cias, que el que habla Idiomas, sino es que acaso in 
terprete. 

En el casto Joseph, y en el justo Daniel registro 
la perspicaz intelectual vista de la Águila de los Doc- 
tores mi Augustino, soberano apoio a esta verdad: 
Habló Pharaon, y no pudo interpretar: Entendió el 
idioma Joseph, habló la lengua, y dio la interpreta- 
ción mas apta á la visión. S. August. Lib. 2. de 
Genes. ' Ad literam: Magis Propheta dicendus est, qui 
inierpretatur, quod alius videt, ut Joseph magis quam 
Pharao: Sed máxime qui in vtroque prcecellit, ut 
Daniel. La significación de aquellos dedos como de 
mano de hombre^ que pusieron en tanto cuidado a 
Balthasar el Rey, aunque asustado, la pudo decir: 
Danielis cap. 5. Mas á do se dirigia la visión, solo 
Daniel lo pudo decir, y descifrar. Aprovecha muy 
poco hablar en lengua: 1 Corinth. ÍA. Quid vo bis pro 
dero, nisi vobis loquar, aut in relatione, aat in scien- 
tia, aut in prophetia, qiit in doctrina? Si falta la re- 
velación, si se escasea la ciencia, si la prophe- 
cia no se entiende, o se oculta la doctrina. Aquel 
calle en la Iglesia, que solo sabe lo material del 
Idioma. Si auiem non fuerit interpres, taceat in Ecle- 
sia. Ibid. Pues no le sirve, si no le emplea, o en 
la revelación de los divinos secretos, Caet. in 1. ad 
Corinth. í/f. Aut in revélatione divinorum secretorum, 
autscientia eorum, quae spectant ad sacras scripturas, 
aut in prophetia fufurorum, seu occultorum cordium, 
aut in doctrina morum dignos de saberse, o en la pro- 
phecia de lo mas recóndito de los corazones, o en 
la ciencia de las divinas escripluras, que es la cien- 
cia de los Santos; o en la doctrina necessaria, para 
la reformación de las costumbres: Que si al Orador 
le faltan tan nobles requisitos, mientras mas se 
remonte en el Idioma, incurrirá con mas razón en 
la censura de bárbaro: Hugo Card. í. ad Corinth. 
\í: Multi Praedicatores licet natione non sint, faciunt 
se barbaros, subtilia, etc. dificilia verba exquirendo. 



— vil — 
Porque no solo merece bárbaro apodo, quien no 
entiende lengua sino mejor, y con mas propiedad 
el que indiscreto, para no ser entendido en el Idioma, 
se aplica a lo oculto, a lo elevado, y lo profundo de 
una material sentencia, que solo siste en peinada co- 
locación de palabras, o a lo mas en vso de el vn ter- 
mino, que por incógnito engendra en los oientes 
confusión. No obstante dá gracias a Dios Gratias 
ago Deo meo, quod omnium vestrum lingua loquor. 
Ibid. S. Pablo, de que hablaba a los Corinthos en el 
Idioma propio; y es que juntaba la interpretación 
de los misterios al sonido de la voz. 

La ciencia, la prophecía, y la doctrina, sin las 
que los Ministros del Evangelio, aunque hablen con 
toda perfeccionen los Idiomas, adelantarán muy po- 
cos pasos en la conversión de los Gentiles, queda al 
cuidado, y religiosa solicitud de cada vno rogar a 
Dios, Apposf. Ibid. Ideo quL loquitur lingua^ oret, ut 
interpraeietur, el que las comunique, para poder con 
fruto interpretar. La lengua, que es necessaria, para 
explicar los conceptos, con que o se han de conver 
tir a la feé de Cristo los Infieles, Lira 1, Corínth. lA-. 
ut Praedicatores EvangeliJ intelligi possent qb omni 
bus singularum linguarum, et sic convertí ad fidem 
Cristi: o los Fieles han de mejorar en las costum- 
bres; en lo primitivo la infundía con abundancia el 
Espíritu Divino, o porque no se detuviesse la cose- 
cha. Ínterin que aprehendían los Operarios a culti- 
var, y plantar; o porque la semilla de la Divina pa- 
labra no diesse en desperdicio, despreciado el La- 
brador dando motivo a este desprecio la ignorancia 
del Idioma, que no es mas que barbarismo; S. Cri- 
sost apud Lira supra. Barbaras, inquit. Ule mihi, et 
ego illi non vtique ob naturam vocis, sed ob imperttiam, 
no la naturaleza de las vozes, que bien usadas cali- 
fican de discreto al Orador. En estos tiempos, en 
que los Ministros, pueden vencer esta dificultad vnos 
con otros, sin que pierda el discípulo el ardor. Pro- 
loq. Primas discendi ardor nobitiias ést Magnistri. al 



— VIII — 

ver la nobleza del Maestro no poder enseñar, sin pri 
mero aprender, recurrir a milagros, es tentara Dios, 
y porque lo inepto de las voces no acarree a la doc- 
trina santa vil desprecio, es preciso aplicar los talen- 
tos a estudiar. 

Aconsejaba a los de Gorintho S. Pablo para que 
obviassen barbarismos en la material significación 
de los Idiomas, que trabajassen, para abundar más, 
y mas Sic et vos, quoniam aemulatores estis espirituum 
adaedificationem Ecclesiae, quoerite, vt abundetis. ¡bid. 
émulos de los espíritus en la edificación. No ay duda, 
que hace mucho el decir bien; mas el Ministro de 
Dios no ha de calificar de mejor lo mejor dicho, sino 
es lo mas verdadero, dice mi Agustino^ S. August. 4. 
de dodr. Chríst... Non existimet, dici milius, nisi quod 
diciiur verías, nec verbis Doctor serviaU sed verba Doc- 
torí que no es razón, que el Doctor sirva a la mate 
rialidad de la palabras quando están impuestas estas 
para Ministerio del Doctor. Quando no penetrare el 
natural significado de las vozes, tome el consejo de 
San Pablo Maestro de las gentes, con la interpretación 
del Cardenal Hugo. Hugo Card. vbisup. arabo mente; 
id est, intelligentia, q na facía m intelligeie,quod tingua 
loquar. Ore con espiritu, travaje diligente, por que 
se le comunique de los Elementos del Idioma sufi- 
ciente inteligencia. 

A este fin (Emperatriz Soberana, y Joseph justo) 
apliqué la cortedad de mi talento, reduciendo a reglas, 
por do puedan gobernarse los Ministros, los modos 
de hablar de vna lengua mas incógnita a nosotros, 
que lo fue la de los Egypcios a Joseph. Linguam, 
quam non noverat, audivit Ps. 80. Este es el Arte, 
(jue para aprender lengua Pámpanga, tengo tráva- 
jado; mas para que pueda ser de alguna vtilidad a 
los que aprenden, es preciso, consagrarle a vuestro 
Soberano Magisterio (Virgen pura) por medio del 
que es el Protector vniversal, vuestro amante, digno 
Esposo San José, para que los desaciertos, obscuri- 
dades, o. barbarismos, que hubiere, ocasionados, de 



— IX — 

no aver bien penetrado la Lengua, por estraña (bien 
que sabéis, cual tales cuales he aplicado mis fuer- 
zas al asumpto los supla la dignación de tanto Ma- 
gisterio, iluminando, y dirigiendo los aprendices. 
Ministros, falta sacarlos Maestros. 

A vuestras Aras (Soberana Emperatriz de lo 
criado) por su natural peso se acercan, porque de 
justicia se os deben consagrar, estos mis tenues des- 
velos; y porque sois lucida resplandeciente de la Igle- 
sia, S. Bonav. in Spec B. M." Lucerna Ecclesiae. y 
de todos los aplicados al estudio Antorcha, y guia 
S. Efren. Orat de laúd. B. M. Lumen studiosorum, 
para que al suave resplandor de tanta luz regis- 
tren en beneficio de los Naturales los Ministros, 
lo mas acomodado de las vozes, con que en el Idioma 
se puedan mas fácilmente entender, sin lo que, 
ciertamente no pueden aprovechar. Yá por Ma- 
dre de la gracia de la vida, de la salud, y del 
gozo sempiterno, Mater salutis, Mater gratiae, Mater 
sempiterni gaudii; et Genitrix vitae. Xpud Caiiax. 
1. 18, hom. 13, que deseo colmado a todos los Na- 
turales por nuestro Ministerio Ya en fin, por ser 
Vos, Señora, la Maestra, y, la Doctora de todo el 
Vn i verso; Cartax. ubi. sup. uerb. M. Magistra Genti- 
litatis. Magistra Magistrorum, pues lo sois de los 
Apóstoles, y Varones Apostólicos, lo sois de los 
Gentiles, 3' lo sois de los Maestros; para que a la 
luz, y fomento de Magisterio tanto no quede obs- 
curidad en nuestros Ministerios, expulso mal de su 
grado, el Príncipe del Abismo. 

Aceptad, i o Padre, y Patriarca Glorioso San 
Joseph) estas tareas que a Vos en vnioh, e indiso- 
luble consorcio amante, y casto de ^a Madre de 
Dios os dedico, y consagro humilde, y reverente;- 
para que fomentadas con tan poderoso Patrocinio, 
huelen sin tropiezo a la mas idónea instrucción 
de los Ministros, para el mexor logro de las Almas, 
que es el vnico fin de mis deseos. No dudará, de- 
berse dirigir a vuestras Aras este obsequio, quien no 



— X — 

ignorare, ser Vos el Patrono, y protector del Vni- 
versó; Ú. Thom. in 4. dist 4. q. 3. ai. 2. ad 2. Sane- 
tissimo Josepli in omni necessitate, et negotío conessum 
esf oppilulari, et ornries ad se pie confngienies deffen- 
dere, fovere, et Paterno affectu prosequi. Titulo de 
que os dotó la Trinidad Soberana, elevand > vues- 
tra humildad a ser sombra, y protección no solo 
de Cristo, y de María, sino de todas, quantas criatu- 
ras tiene el Orbe; Novarin. tom. 2. til). A. exciir. 119. 
Joseph non Christi duniaxat, et Mariae unibra et pro- 
tectio extiiit, sed omnium quoque est, eritqiie in omni 
aevo. Para que no ayga necesidad, ni ayga negocio 
donde no se experimente vuestro Patrocinio, defen- 
diendo, 3' fomentando a quantos piadosamente im- 
ploran en sus necesidades vuestro auxilio. Sois Pa- 
dre detodos (Patriarca Santo) y con singularidad sois 
Padre de aquella gentilidad, quéí a sudores de Ope- 
rarios Evangélicos ya esta convertida a Dios, en sen- 
tir del docto Novarino. Novarin vbi sup. exciirs. 
118. Sanctus Josephns est omnium Pater, sed praeci- 
pue gentilitaiis, quae ad Deum conversa est. Viene 
cavai, y ajustado a los Pampangos, Jente convertida 
a Dios por nuestro Ministerio, tan singular beneficio; 
para cuya conservación en la feé y buenas costum- 
bres a la sombra de Protector tan sublime, os dedico 
en consorcio de la que es Madre de Dios, y vuestra 
Esposa, humilde, y reverente estos quadernos de 
breve instrucción de los Ministros en la lengua y 
Arte por do consigan, ser idóneos operarios en tan 
estraño Idioma; quedando, con que solo los aceptéis, 
vfanos mis desvelos, y esperando al abrigo de vues- 
tra protección felicidades eternas. 

(Ju'j adora, y rcverc7icia t- >//. 

Fray Diego Bergaño, Provincial. 



-- XI — 

APROBACIÓN 
DEL R. R PREDICADOR FRAY JUAN GARBIA 

Procurador General de la Provincia del Santísimo 

Nombre de Jesiis de Philipinas del Orden de 

los Hermitaños de Nuestro Padre 

San Agustín. 

P. Ntro. \j 

Por mandado de V. R. P. N. he visto el Arte de 
Lengua Pampanga,queV. R. quiere dar a la Eslampa, 
para la instrucción de los Ministros, que tenemos a 
nuestro cargo, el bien espiritual de los Naturales de 
quella Provincia; y siendo la Obra vn sacrificio Ion 
sagrado como dedicado principalisimamente al bien 
de las Almas, ninguno avra que presuma, he de que- 
rerlo manchar con el menor borrón de adulación, y 
mas quando tengo presente, destierra Dios de sus 
Sacrificios la miel: Levit. 3. Abul. ibi. Nequidquam 
melis adolebitur i n Sacrificio, por lo aborrecible, que 
lo es, la mentirosa dulzura déla lisonja. Lei pues 
con atención, y cuydado dicho Arte, y me parece dig- 
nísimo de toda estimación, estudio, atención, y ca- 
riño, como de otro dixo el Mantuano: 

Laudetur, Placeat, vlgeai Relegalur, Amelar. 

Y que puedo con razón llamarle el Benjamín de 
sus Obras de V. R. que si a aquel le llamó su Madre 
hijo de su Dolor; Gen. 35. Filius dolóris mei. Soy 
testigo de vista, trazó V. R P. N. esta Obra entre tan 
continuos dolores, y tan repetidos accidentes, que 
solo pudo vencer tales dificultades, el fervoroso ce- 
lo del bien de las Almas, vnico fin de sus infatigable^ 
desvelos, y aunque ni por esto, se escapó del común 
riesgo, que padecen todos los libros, pues como dice 
San Clemente Alexandrino: Clem. Alex. lib. 1. Strom. 
Nullam existimo scripturam, adeo fortunatam proce- 



— XII 

dere Cid niilliis omnino contradicat: Pero a donde 
hace la guerra el capricho sin apoyo de la razón, le 
ofrece el mismo Santo, vn muy discreto consuelo: 
Sed illám existimandiim est esse rationi consenta- 
neam, ciíi nenio jure contra dicat. 

Otros Artes teniamos antes, pero a cada passo, 
nos confundian las contradicciones, que hallábamos 
^n las mismas Reglas, con que nos dirigian, hasta 
que en este parece, nos ministra V..R. P. N. aquel hilo 
de Theseo, para salir del confuso Laberinto, en que 
. viviamos enrredados, y casi desesperados de poder 
llegar nunca, a saber con perfección dicha lengua; 
siendo deudores de este beneficio a V. R. P. N. nó 
sólo los Professores de la Lengua Pampanga, sino 
también los de otras, que a la luz de las Reglas que 
V. R, ofrece en su Arte, salieron de muchas dudas, 
a que no pudieron hallar solución en las suyas; por 
lo que con toda razón puedo decir de este, que 

ínter Utos, tantum Caput extulit, 
Quantum lenta solent ínter uiburna Cupraesi. 

Pues en la clari§|ma explicación de sus Reglas, 
en la evidencia con que a vista de los Ejemplos, con- 
vence de realidades las que parecen agudezas de su 
delicado ingenio, nos ofrece la lengua Pampanga tan 
mascada, y quasi digerida: como dijo Quintiliano: 
Inst. Orat. lib. 10. el. Vt cibos prope liquefactos de- 
mitemus, quae facilius digerantur,a\XQ sin recelo del 
menor empacho, puede atreversel^op^lla el mas de- 
licado estomago, por lo qual, y por iíd>-ten^ cosa 
contra nuestra Santa feé y buenas costumbres antes 

Vsi ser muy necessario para el desempeño de la obli 
gacion de los Ministros, soy de parecer se imprima, 
assi lo siento; en este Convento de San Pablo de Ma- 
tHla en 10 de Octubre de 1789 años. , 

P. N. 

Humilde Hijo de V. R. 

Fray Juan Garbia. 



— XIII — 

LICENCIA DE LA ORDEN. 
EL LECTOR FRAY DIEGO BERGAÑO PRIOR. 

Provincial de esta Provincia de el Santisimo Nombre 

de Jesns de el Orden de los Hermitaños de Nuestro 

Padre S. Agustín de Philipinas etc. 

POR aver llegado a nuestra noticia, que algunos 
de los Padres Ministros de la Provincia de la Pam- 
panga desseaban mayor explicación de algunas difi 
cultades, que se tocan en el Arte del Idioma de dicha 
Provincia, lo que nos motivó á atarearnos, para dar 
cumplimiento a sus deseos y siendo para lo dicho 
muy conveniente el reimprimir dicho Arte, ayiendo 
sido aprobado por el Padre Predicador Fray Juan 
Garbia, Procurador General de esta nuestra Provin- 
cia, a quien lo remitimos para su Censura. Por la 
pressente mando al dicho Padre Procurador General, 
que ávidas primero las demás Licencias necessarias, 
lo mande dar á la Prensa. Dado en este nuestro 
Convento de Tondo. En 9 de Octubre de 1735 años. 
Sellado con el Sello menor de nuestro Oficio, y re- 
frendado de nuestro Secretario. 

Fray Diego Bergaño, Provincial 



Por mando de N, M. R. P. Provincial 
Fr. Diego Noguerol. Secretario. 

CENSVRA. 

DEL M. R. P. PREDICADOR. FRAY VICENTE 

Ybarra, ex Diffinidor de la Provincia del Santísimo 

Nombre de Jesús de Philipinas del Orden de los 

Hermitaños de N. P. S. Agustín, y Prior del 

Convento de S. Pablo de Manila. 

Muy Illustre Señor 

Remite V. S. a mi censura el Arte de la Lengua 
Pampanga compuesto por N. M. R. P. Provincial, y 



— XIV — 

Lector Fr. Diego Bergaño. Y nunque al verle rotu 
lado de tan elevado Sugeto debiera insuficiencia re 
traerse de la Censura, porque como dixo Sidonio 
es insolente audacia charlar entre Sujetos de tan su- 
blimes prendas. Nohis autem granáis aiidatia si apud 
Cathedrarios garriamiis, Y más quando es notarla 
mi afición al Autor; pero por no faltívr a la obediencia; 
ni privarme del gusto que me prometía la Obra, é 
leído, y registrado con toda atención, no con el afecto 
que desde mi tierna edad le professo, si con el ceño 
de Censor riguroso y no hallé que notar como Censor; 
ni que corregir como hermano; ni que suplir como 
amigo, fuera de que como dixo Plinio engañase quien 
juzga, que no es la aficción la más acre en su censura. 
Amó quidem fússe,jiidico tamen,etqiiidem tanto acríus 
quanto magis amo. Los ápices suele notar la afic- 
ción; pero la mia no hallo que advertir, mucho si que 
aprender, y mucho que admirar. Censoriae uirgii- 
lae, níhil, laudis et admirationis multa digna reperi. 
que dixo Plinio el menor. Hallo esta Obra vn día 
clarísimo sin la interposición de las mas mínima 
sombra^ este dia desempeña con sus claros resplan- 
dores el dia antecedente de su Arte, q aunque claro, 
no se dexaba percibir de vno, a otro Topo. Esto me 
parece dezia David al Psalmo. 18. Dies diei eructat 
veibum vn dia aclara a otro dia, y vná luz ilustra a 
otra luz: Porque la luz que contribuye diversos dias 
por la inleRposición de sombr.is es vna misma con 
vn mismo principio, y vn mismo origen; pero ay 
dias, que venios con algunos velos sus luces ocasio- 
nados de algunas nubes que embargan su inteligén 
cia. Sale otro dia claro aviendo vencido las activi- 
dá^de^ del Sol todos los embarazos, que pudieran a su 
claridad embargar la inteligencia. Todos los Doctores 
de la Iglesia son luz: Vos estis lux. Y en cada parto 
de sus fecundos entendimientos forman vn dia, pero 
estos dias no son iguales en la claridad, vnos son 
mas claros que otros. Este esta tan lleno de res- 
plandores, tan sin nubes, que todo es luz, todo cía 



— XV = 

ridad, y tan de vltima mano, que no ay mas que 
pedir, por lo que como prosigue el mismo Real Pro- 
feta. Non siint loquelae ñeque sermones quorum non 
audianiur voces eorum. No ay genero de locución, 
ni frase que no se halle tocado con todo primor en 
este Arte: Por lo que (aunque la humildad del Au- 
.tor deja a esta Obra en la esphera de remlíindo,^ en 
aquellas palabras: Ahora nuevamente, anadíete^ me 
parece merece los .aplausos de Obra nueva, y m^i- 
mera, ó por lo menos de segunda sin primera. I^lcjb 
Dios ai Gap. 1. del Genessis quando hizo la hermosa 
fabrica del Mundo, que hizo el Firmamento, a quien 
llamó Cielo: Fiat Firniamentum etc. vocauitque Deus 
Firmamentum Caelum: et factum est uespere et4uane 
dies secundus. Pero si la fábrica del Cielo es Obra 
del primer dia como se dice en mismo Libro: ínprin- 
cipio creavit Deus Caelum et terram. Como nos dice 
que hizo el dia segundo? Porque como nota con 
agudeza Jacobo Menteladense, le dio el comple 
mentó del ornato el segundo dia, y basta esto, para 
que se refiera como obra producida de nuevo: Fiat 
Firmamentum; non producitur sed ornatur et tamen 
ejusmodi ornatus non simplici, sed veluti geminata 
productione denotatur. Obra de nuevo adorno es 
esta; pero no segunda á la primera, sino prirnera sin 
segunda, ó por lo menos segunda sin primera, y por 
esto el Sagrado Texto al constar los dos primeros 
dias de la fabrica del Mundo á el primer dia no llama 
primero, sino vno, para que se conozca que la Obra 
del segundo dia, sino es primera, es segunda sin pri- 
mera. Mucho me pudiera dilatar en alabanza del 
Autor, y de la Obra; pero el Autor no necesita de 
mis mal articulados elogios para su recomendación: 
El libro por si se dexará conocer pues también las 
Obras tienen su Lengua, y una muda Rethorica como 
dixo San Cipriano: Habent et opera suam Linguam 
habent suam facandiam tácente Lingua. Y allegán- 
dome yá mas á la Censura digo: Que no contiene 
ésta Obra cossa alguna opuesta a las buenas Cos- 



— XVI — 

lumbres, y Regalías de su Majestad, antes si con- 
duce mucho para el progresso de vno, y otro; 
pues siendo vna de las primeras Regalías dé su Ma 
jestad, que como rutilante astro brilla en su Real 
Corona la obligación de instruir a los Naturales de 
estas Islas en la feé, y buenas Costumbres, por medio 
de este Arte podran los Ministros Evangélicos desem- 
peñar a su Majestad de este cuydado tan grande, por 
lo que ts digno el Autor no solo de que se le conceda 
Licencia para la Imprenta, si también muchas gra- 
cias. Assi lo siento. Salvo meliori &. Manila, y Oc- 
tubre 11 de 1736 años. 

F'ray Vicente Ibarra. 

LICENCIA DEL SVPERIOR GOVIERNO. 

El Muy Ilustre Señor Don Fernando de Valdes, y 
Tamon, Brigadier, y Mariscal de Campo de los Reales 
Exercitos de su Mageslad, de su Consejo. Cavallero del 
Orden de Santiago, Gouernador y Capitán General de 
estas Islas Philipinas, y Presidente dejsu Real Audien- 
cia, y Cliancilleria ele Concedió su Licencia para la 
Reimpression de este Arte, de Lengua Pampango, 
vista la Aprobación del M. R. Padre Fray Vicente 
Y barra Prior del Convento de San Pablo de la Ciudad 
de Manila del Orden de los Hermitaños del Señor San 
Agustín en estas Islas, como consta por su Decreto de 
11. de Octubre de 17,36. Años 

PARECER 

DEL R. P. PREDICADOR Fr. DIEGO NO- 
GVEROL, Secretario de la Provincia del Santísimo 
Nombre de Jesús de Philipinas del Orden de los Hermi- 
taños de Nuestro Padre San Agustín. 

Señor Provisor. 

De Orden de V. S. he visto el Arte del Idioma 
Pampango, que nuevamente añadido quiere sacar a 



— XVII — 

luz N. M. R. P. Lector Fray Diego Bergaño, Provincial 
actual de esta Provincia del Santisimo Nombre de 
Jesús del Orden de los Hermitaños de N. P. San 
Agustín, y Examinador Synodal de este Arzobispado 
de Manila. 

Y aunque nie podía detenerla razón de Discípulo 
considerando que, meliiis est obedire. etc. Digo sin 
lisonja, que cuando baxé el año passado de los Montes, 
a donde llegó la fama de lo elegante que su P. M. R. 
era en dicho Idioma, lo bien que avia calado su Sin- 
taxis, halle lo que»la Reyna Saba, quando llegó á 
Jerusalen, R. 3. cap. 1. Mayor est sapientia, & opera 
iiia, quam rumor qiiem aiidivi. Por lo que me pa- 
rece, que solo del Idioma poco advertido, ó de in- 
tención menos recta será despreciada la Obra. Felib. 
Serm. 37. iti cant. Quce ab vbertate incohávit, el in 
senecta vbere multiplicatúr. Pues si en su primera 
Impresión ilustró los entendimientos de los Minis- 
tros Evangélicos, para poder ser buenos dispensa- 
dores, apartando las tinieblas de los entendimientos 
de los Naturales, extirpando juntamente su Doctrina 
los Escollos de tanto escrúpulo, que se podía ori- 
ginar en el Prediqar la Divina palabra, en esta se- 
gunda Impresión parece que quiere añadir Agua 
á la Mar, al Cielo Estrellas, y Rayos al Sol. 

S. Matth. ti. N. 19. Sot obscurabitur. Dice San 
Mateo, y el Maestro de las Sentencias. Mag. Sent, 
lib. 4. dist. 48. Non siii luminis pribatione, sed siz- 
peroeniste majoris luminis claritate. Del mismo modo, 
sin perder la primera impresión sus antiguos luci- 
mientos, nos parecerá obscura á los Ministros Pam- 
pangos á v|sta de la mayor claridad, y expresión de 
esta, la que ''contiene cosas tan dificultosas, que su 
averiguación, para aclarlas, costó ocho años de con- 
tinuo trabajo á su Autor, quien sin faltar á la verdad 
puede dedr con San Pablo, S. Pab. 1. ad Cor. Abun- 
dantius ómnibus laboravi. Y mi Padre San Agustín, 
S. Aug. Psat. 130. Alij enim non scripserunt, alij nec 
tantum, nec tanta gratia scripserunt. Escritores há 

■ ""■ 9 



— XVIII — 

tenido en el Idioma Pampanga mi Religión Sagrada, 
pero es constante, que ninguno trabajo tanto, como 
el pressenle en su Arle, y Bocabulario, ni con tanta 
gracia, y expresión, por lo que puede muy bien 
decir con Isaías, Isa. cap. 30, v. 4, Dominas dedil mihi 
Linguam eruditain, ut sciam sustentare eum qui lap- 
sus est verbo. Y todos los que esta Obra vieren, y 
oyeren, á su Autor podrán decir sin lisonja. 
Nutrís, ét recreas puro candore loquelae. 
Qua quid candidius? quid niagis enutriens? 
lingua aninnim fando, scripiis manus emula lin- 
guam at oitae exemplis uincis vtramque luis, 
ergo non miruní situ veneraris ubique, 
nam tot dioitias fundere quis poterit? 
Yo sólo podré dezir al llector de esta Obra, lo 
que a Séneca, Lip. lib. l.cap. 28. Justo lipsio cum hunc 
legeris dices viget viuit, liber hic supra hominem est. 
Vive aun su Autor y considerado lo accidentado, 
q todos le vimos, todo el tiempo, que trabajó en 
esta Obra, y juntamente lo dificultoso de lo q"con- 
tiene confieso ingenuamen£e^hizo más que hombre, 
yq sólo su gran celo de cfía Divina palabra se pre- 
diquec on la pureza de términos, que pide asumpto 
tan Sagrado, pudo vencer y allanar tantas dificul- 
^ tades, para poder darle su vltima perfección. 

Dexarame aqui_ llevar del afecto, a no dete- 
nerme el Sabio diciedo. iMudet te alienas. Y porq 
no se juzgue passión lo q fuera redidad con ella, 
asevero serle debida la Licencia g_ se pide para 
dar a la Prensa dicha Obra, en lo q no se le hace 
gracia alguna, deviéndosele de Justicia, pues á demás 
de no contener cosa alguna contra nuestra Santa feé, y 
buenas costumbres, nos servirá de Norte a todos 
los Ministros Pampangos para no peUgrar en el 
Chaos profundo de la Sintaxis Pampaga. Asi lo 
siento (Salvo meliori) en este de Tondo. 8 de Octu- 
bre de 1736 años. 

Fray Diego Noguerol. 



— XIX — 

LICENCIA DEL ORDINARIO. 

El Señor Maestro Don Isidoro de Arebalo, Chati- 
Ire de esta Santa Iglesia Catedral de Manila Exami- 
nador Sinodal, Juez de Testamentos, Capellanías, y 
Obras pías. Juez Provissor, Oficial, y Vicario General 
de este Arzobispado Vacante, Calificador, y Ordinario 
del Santo Oficio & c. Concedió su Licencia para la 
Reimpresión de este Arte de Lengua Pampango, visto 
el Parecer del R. P. Fray Diego Nogueral del Orden de 
los Herriiitaños del Señor San Agustín, Secretario de 
su Provincia del Santísimo Nombre de Jesús de es- 
las Islas Philipinas, como consta por su Auto de 8 
de Octubre de 1736. 

PROLOGO AL LECTOR. 

Entre dos fatales escollos, decia Nuestro amante 
Padre peligra el estudio de los hombres, que son lo 
breve, y lo largo. Laborant homines in discendo bre- 
via non valent inteíligere, et prolixa, non amant le- 
yere. Entre este Scylla, y Caribdis, suelen zozobrar 
también los Escritores, porque si dexan correr mu- 
cho la pluma, les desprecia el fastidio, y si se empe- 
ñan en escribir subcinto, se privan sus escritos de la 
luz, sin salir de las sombras de su obscuridad, como 
firmó Horacio. Obscurus fio dum brevis esse laboro. 

En este baxo di yó apartarme de el otro exfremo 
de lo prolixo: Pareciendome, que ninguna parte 
mas que en esta tierra se avia de huir a toda carrera 
de el, pero advirtiendo que son muchos los Ministros 
celosos, que no reparan en el trabaxo atrueque de 
cumplir con su oficio: Me animé á escrivir el Arte 
de nuevo: Procurando con trabaxo indicible ponerle 
en un medio, donde ni por largo le desprecie el fas- 
tidio, ni por breve le ofusque lo obscuro: Sino obs- 
tante esso Amigo Lector, no acierto darte gusto: 
Discúlpeme el haberse compuesto entre muchas ocu- 
paciones, y continuos dolores de Caveza. 



— XX — 

Plegué á Dios que supla mis faltas tu celo, y 
trabaxo aplicándote al estudio, de el, como es tu 
obligación asegurándote, que por mas feliz que sea 
tu memoria, y por mas cuydado que pongas al oydo,, 
no cumplirás con ella sin ayuda del Arte. 

Ergo, ef Paulus trisíatur. Exclama San Geró- 
nimo. Pues porque se aflixe el Apóstol: Quia divi- 
nonim elequiorüm sensuum Majestaiem digno non po- 
terat Greci eloquij explicare sermone. Como assi? 
Pues no tubo co las demás Lenguas don de la Len- 
gua Griega el Apóstol? No ay duda dize el Doctor 
Angélico, y es indubitable, que la sabia suficiente- 
mente, pero le faltava la elegancia, y adorno, que 
enseña la Arle humana: Paulus, et alij Apostoli fue- 
runt instructi Diuiniius linguis omnium Gentium, 
quantum requirebaiur ad fidei Doctrinam, sed quan- 
tum ad quaedam quae super adduntur humana Arte 
adornatum, et elegantiam locutionis, Apostolus eral 
instructus in propria lingua, non autém in aliena. 

Es posible que sabiendo suficientemente la Len- 
gua: Todavia le causa aflicción, no saber la Arle 
humana temblado faltar en el trasumplo á la expli- 
cación digna de tan magesluosas, y profundas sen- 
tencias? Si nos repile el Doctor Maxim^: Hasta 
llegar a afligirse. Tristatur quia organum per quod 
Christo caneret non habebat. 

Y avrá quien sin tener don de la Lengua; antes 
bien habiéndola por apuntamientos, y entendién- 
dola por esdrújulos, se atreva á tratar, y explicar 
tan altos Misterios, sin recelo? O satisfacción necia, 
y ciegal que á todos nos parece que yá sabemos mu- 
cho, y que no es necessario, y muy obligatorio tra- 
baxar mas y mas en la Lengua, como si á tan poca 
costa pudiera saberse. Atiende lo que costó la He- 
brea a San Gerónimo: Quid ibi laboiis insumpse- 
rim, quid sustinuerim dificultatis quoties desperave- 
rim, quoties cessauerim, & rursus incaeperim testis 
est conscientiae, tam mea, qui passus sum quam eo- 
rum qui mecum duxerunt vitam. 



— XXI — 

Muebate a Irabaxar tan grande exemplo. Mue- 
bate á estudiar el infinito premio, que le espera. 
Muebate la obligación estrecha de tu Oficio. Y mué- 
bate en fin la Charidad de repartir el Pan á tanto 
pobre, que con esta todo se te hará fácil; y sin 
ella, no sólo se te hará el aprender carga insufri- 
ble; sino que avn dado caso^ que las sepas, y las 
hables como un Ángel. 67 lingiiis hominum loqiiar, 
& Angelorum. No serás Órgano, sino Zenzerro, o 
Badajo. Charítatem autem non habeam facías sum 
uelüt aes sonans aui Cijmbalum tiniens. 



\ 



ADVERTENCIAS PROEMIALES. 



Para que no te cause confusión la variedad de pronun- 
ciar sus letras los pampangos, te quiero prevenir de algunas 
advertencias necesarias. Y comenzando por la letra 5, has 
de saber que esta lengua no tiene r tan dura como la de 
rayo^ carro^ ni la oirás jamás. Ni tampoco tiene r blanda, 
la de caro, orar\ y aunque ésta la oigas pronunciar por mo- 
mentos, sábete que no es r, sino dy la cual hace a dos manos, 
pronunciándose ya como d, ya como r, según el lugar en 
que se habla. Para que sepas cuándo la debes pronunciar 
d y cuándo r, toma estas reglas: 

Primera. 

Si inicia la voz y no la precede vocal de otra dicción es 
d\ si está entre dos vocales solas es r: refleja esta voz dada^ 
tía o madrastra, que se pronuncia dara^ y verás lá verdad 
de uno y otro. Al modo que nosotros pronunciamos la r, 
si inicia, dura, y si no blanda en latín y en romance, como 
rarOy rara vez. 

Dije, si no la precede vocal de otra dicción; porque si 
precede aunque inicie su voz, es r, vg. : dinay vergüenza, 
marinay tenerla. También dije si está entre dos vocales 
solas, como en dara^ sari; porque si se la sigue más que una, 
has de mirar, y sea la segunda regla. 

Segunda. 

Si tiene la voz largo el acento en la vocal que antece4e, 
o en la que sigue. ,Si lo primero, es dj yg.isadia, adua, ca* 
ladiia; bí lo segundo se pronuncia r, vg.: saria^ lario\ ni 
obsta que en pangadyi y sus compuestos se pronuncie ¿, 
porque la primera y quej se la sigue, es consonante, si ya 
no es la razón el que se deben escribir con dos dd\ vg.: ad- 
dua, caladdua. etc. 

X ERCSRA. . 

Y es la tercera regla que si la antecede, o sigue conso- 
nante, se pronuncia d\ vg.: damdam, atdo. 



— 2 — 

Cuarta. 

Cuando finaliza, como lugud, malimadmad, etc., en la 
boca de los naturales es un medio entre d y r; pero es poco 
lo que se yerra pronunciando r, como matulid. 

La ^ y la ¿ es también una sola letra en esta lengua; por 
lo cual ya se oye ^, ya ¿/pronuncia como sonare mejor, que 
esta es la regla, con tal que si inicia, rarísima vez la pro- 
nuncies ^, por que si llegan a siete las de inicial e^ no son 
más. 

Lo mismo sucede con la o^ y la u, que también es una; 
ya se oye o^ ya u\ pero advierte, que la u consonante, ja- 
más hiere la vocal siguiente, sino que siempre es líquida, 
como uaua. 

{ La y consonante hiere las vocales, como en yaus, yo- 
tos, yumina, menos a la ¿, como pulayi, correr; halayU con- 
suegro; bayi arco, etc.; pero aunque no hiere, se pronuncia 
larga, como que en realidad tiene dos yi. No tiene dos //, 
Qomo las nuestras; vg.: caballo, sino y: cobayo; y aunque 
nosotros escribimos mallas, mallari, debiéramos pronunciar 
y eñcvihivmalyas, malyarU y no hiciéramos dos // duras, sino 
una que hiere algo a la y; y siguiendo en rigor a la escri- 
tura pampanea, ni eso le corresponde, sino maliyas, ma- 
liyari; y lo mismo digo que no se había de escribir yUa- 
pin, ni yñyapin, sino yTLiyapin, así lo escribe el pampangó 
en sus caracteres. 

Tampoco tiene fía, ño duro, como nina, niño; sino ñya, 
donde también se hiere la y, como mañyaus, laaTÍyauad; oye 
al indio pronunciar yñyapin, y verás como es cierto lo que 
digo. 

Las dos gg, que tiene esta lengua, necesitaban de gran 
reflexión, porque tiene g como la de manga, y ng gangosa, 
y esto era dificultoso discernir; pero escribiendo para la 
primera dos gg, como mangga, hasta, y para la segunda una, 
como manga, conjunción y, no hay dificultad: si tu hablas y 
escribes a bulto, abre el ojo, y mira que es cosa muy di- 
versa en significado y pronunciación hañga de bangga, y ti- 
nga áe tingga. 

Los diptongos de esta lengua son dos: el uno de ai, 
como halai-, el otro de ao, como galao, dalao, lacao. Acerca 
de ellos, nota lo primero, que sus dos vocales se cuentan 
por una sola sílaba; lo segundo, que la tal sílaba, para las 
ligaturas, se reputa por consonante; por lo cual se dice: ba- 
lay a maragul, y no balayng maragul; aunque se dice baba- 
yng masampat, porque no es diptongo. 



j 



— 3 - 

Lo tercero que has de notar es, que cuando se interca- 
lan, no se pronuncian claras las dos vocales; sino qne se 
mezclan, como pamanlacao. No dirá pamanlacao mo; sino 
pamanlaco mo, ni ialay mo, sino hale mo; de modo que el de 
ay suena más la e que la a, como palay, palé mo; y en el ao 
más la o, como de galao, pamañgalo mo; es dificultosa a 
nosotros la pronunciación de estos diptongos; pero es de el 
todo cierta esta doctrina. 

He visto encargar mucho se ponga gran cuidado en 
distinguir los que son diptongos de los que no lo son y lo 
parecen; vg.: balay, diptongo, de halayi que no lo es, etc. 
No concibas dificultad donde no lo hay; porque o les oyes, 
o les ves. Si les ves, siendo, como es, del todo cierto, que 
las dos vocales del diptongo no intercalan y las del pri- 
mero, ni u las del segundo, están distinguidos a primera 
vista; pues el diptongo se escribe con solas dos letras, 
como balay, lacao; y el que no lo es, con tres, como balayi,^ 
cauo. 

No es menos clara la distinción si se oye. Escucha 
como pronuncia el indio balay diptongo y balayi cuando no 
es; dalao, diptongo y dalauo que no lo es, y percibirás cla- 
ramente la distinción por más teniente que seas de oídos; 
pues las que engendran diptongo se pronuncian breves y 
las que no, largas. Mirarás al fin del Arte. 

Últimamente advierte, que verás muchas veces repe- 
tida en el Arte esta palabra raíz, y es lo mismo qué decir 
voz simple y desnuda de toda composición; vg.: sulat, se 
llama raíz, porque aun no tiene composición alguna, y de 
ella salen tantas ramas, cuantas composiciones admite, no 
obstante que ella por sí sola, en su simplicidad significa 
escritura o escrito; pero aunque nada signifique se llama 
raíz, como esta voz can se llama raíz, de quien proceden 
muchos verbos activos y pasivos, aunque por sí sola, ni 
se usa, ni tiene significación. 



IN NOMINE DOMINI NOSTU JESU CHMSTI BENEDKn AMEN. 



ARTE DE LA LENGUA PANIPANGA 



CAPÍTULO I. 

DE LAS DECLINACIONES DE LOS NOMBRES. 

Las declinaciones de los nombres no son cinco (digo en 
esta lengua) porque todos ellos son invariables en la voz; 
v.g.: guiño, señor; pues aquí no hay aquello de doitiinus, 
dominU domino; sino guiño y más guiño por todos los casos, 
como genu, genu, genu; y aun por todos los números, porque 
la misma voz sirve para singular y plural. No obstante 
eso, tiene esta lengua su distinción y variación de casos; 
porque así como en el singular de genUy siendo todos los 
casos una misma voz invariable, se halla el nominativo, ge- 
nitivo, dativo, etc., según la preposición o artículo que se le 
antepone; así también los nombres de esta lengua se varían 
por casos, según el artículo que les precede. 

Los artículos con que se varían los casos en los nom- 
bres propios son los siguientes. 

§L 

DECLINACIÓN DE LOS NOMBRES PROPIOS. # 

Singular. 

nominativo., y Pedro.. Pedro. 

Genitivo nan Pedro o can 

{sup,) Pedro de Pedro. 

Dativo. can Pedro a (? para Pedro. 

Acusativo . . . can Pedro a Pedro, contra, erga, etc. 

Vocativo... . . Pedro Pedro, ¡oh! Pedro. 

Ablativo can Pedro. ...... con Pedro, ex, de, etc. 

Ya sabes que los nombres propios carecen de plural, 
por lo c\;al, si quieres decir Pedros y o tomarás los artículos 
de los apelativos, o lo dirás por rodeos; v. g.: en esta ora- 
ción: el santo de quien tomaron nombre los Pedros, fué el 
primer cabeza de la cristiandad, dirás: ing santong pequila- 



- 6 - ^ 

guioan da ding (éste es el artículo de los apelativos) Pedro, 
o (por rodeo) ding milaguioan Pedro, o ding mipalaguioan 
Pedro, etc., yapin ing camumulang a pun o biintuc ning ca- 
hinyagan. 

Esto supuesto, el plural que se sigue, significa Pedro ^ 
los de su familia, séquito o compañía, y dales tú el romance 
a los casos respective al singular, puesto que no eres niño 
para que sea menester ponerlos todos. 

nominativo . di Pedro , Pedro y los suyos. 

Genitivo di Pedro ó cari (sup.) 

Pedro de Pedro y los suyos, 

a, para, contra, etc. 

La. diferencia que hay entre los dos artículos de geni- 
tivo, es esta regla general: el supletivo siempre se antepone, 
si es genitivo de posesión, al nombre-, si de persona que hace, 
al verbo; el propio siempre se pospone; v. g.: lo que has de 
aprender. Si quiero decir esta oración por el supletivo, 
diré: ing qüecang pagaralan; donde ves el queca, que es 
supletivo, antepuesto al verbo; si por el propio, ing pagara- 
tan MO, pospuesto. Otro: lo que ha de aprender Pedro: por 
el supletivo, ing can Pedrong pagaralan-, por el propio, ing 
pagaralaisí ANG Pedro. 

Otro ejemplo para cuando es genitivo de posesión: tu 
sombrero, ing qüecang copia o ing copia mo; el sombrero 
de Pedro, ing can Pedrong copia o ing copia nan Pedro. 

La razón de anteponerse el supletivo es esta: si dijeras, 
v.g.: ing copia can Pedro, como el can, que es supletivo, 
sirve íambién para los demás casos, quedaba la oración 
equívoca, sin haber más razón para construirla en genitivo, 
que en dativo, etc. : el sombrero es de Pedro, etc. Pero cuando 
no hay equivocación, se puede anteponer el genitivo propio 
de posesión al nombre; v.g.: e co bandi ita, y el de persona 
que hace al verbo, v.g.: e co buring ibiye ngeni, pota co 
ibiyai. Si al artículo nan precede el genitivo na, basta 
añadir una n\ v.g.: nganuN san Agustiiv, calugurana co^ Pe- 
dro, etc. El vocativo no tiene artículo, y así se habla a secas 
Pedro, Juan, etc. Si se nombra uno solo y el verbo está en 
plural, V. g. : Pedro ñgayo queni, denota que no sólo se habla 
con el de el nombre expreso, sino también con los que le 
acompañan; y así quiero decir: Pedro y los que estáis con él, 
venid acá. 

Nota: Con los artículos arriba dichgs, se declinan, no 
sólo todos los nombres propios de hombres y mujeres, sino 



- 7 - 

SUS apellidos, v. g,: para singular Y quilala\ para plural di 
quilala^ etc., aunque alias sean apelativos, como Francisco 
Bondoc hablando de su apellido, se dirá: Y Bondoc^ di Bou- 
doc^ etc., aunque alias bondoc^ monte, es apelativo. Y así 
es también en los apellidos que ponen a las bestias; v. gr.: 
Y Bucéfalo el caballo de Alejandró Magno. 

Del mismo privilegio goisa este nombre cayi, cuando se 
usa de él para decir fulano, y cayí, nan cayi, can cayi\^evo 
para decir el cómo se llama, sigue los apelativos; v. g.: 
cuan me ing cayi, etc. También se varían con los artículos 
de los nombres propios de singular y plural i^pa, padre; 
inda, madre; tata, padre (el genitivo de singular en las dos 
primeras es nüpa, nindo y el tercero nin tata); caca, her- 
mano o hermana mayor; pero estos nono abuelo o abuela; 
bapa, tío o padrastro; dará, tía o madrastra, y los de teua- 
gan, se varían por los propios y por los apelativos; ad vir- 
tiendo que DI dará co, v. gr., significa, mi tía y los suyos; 
pero DiNG dará co, significa mis tías. Lo mismo observarás 
en los demás Gasos. 

§ II. 

DECLINACIÓN DE LOS APELATIVOS. 

Antes de decir cómo se varían, advierto se tenga pre* 
senté que el artículo supletivo, no sólo sirve para dativo y 
acusativo, sino también para ablativo. Dígolo, porque he ob- 
servado que en viendo algunos hecha la oración por activa, 
V. gr. : susulatco quing calatas; babatbat co carj^g anac, no 
se acuerdan más que de acusativo, y así las construyen di- 
ciendo: escribo el papel; estoy azotando a los muchachos, y lo 
yerran, porque el quing es ablativo in; y el caring, ex o de\ 
como verás en el uso de las activas. Lo que se dice de estos 
dos artículos supletivos se entiende de todos los demás. 

Singular. 

Kominativo. ing pusa el gato. 

Genitivo . . . ning o quing ( sup. ) pusa. de el gato. 

Dativo ..... quing pusa a, para él gato. 

Acusativo . . quing pusa a, contra, erga, etc. 

Ablativo — quing pusa.. con, de, ^x, ¿72, etc. 

Plural. 

Xominativo. ding pusa. . : los gatos. 

Genitivo. . . . ding o caring (sup.) pusa. de los gatos. 



— 8 -^ 

Coa estos artículos ing, ding y los de el pronombre iya, 
íla, etc. , casamos nuestras partículas el, ellos, etc. : los, las, 
la, etc., porque rara o ninguna vf z se podrá hallar alguna 
de éstas sin que lo corresponda alguno de aquéllos. Y 
aunque hay quien se oponga al casamiento, es indubitable 
que üo es menester dispensa; pues dado que haya dificultad 
en concordarlas, no hay impedimento alguno para el fin 
principal, que es determinar suficientemente la cosa a que 
se juntan para usar de pasiva. 

No se puede negar, que se hacen por pasiva én esta 
lengua todas las oraciones que hablan de cosa ^nn controver- 
sia determinada en la nuestra, como son los singulares; v. gr. : 
Dios, Cristo, hic homo y todos los demostrativos; Pedro y 
todos los nombres propios y apellidos; tú, yo, y todos los 
pronombres primitivos y derivativos mío, tuyo, etc. Pre- 
gunto: í^Para usar de la pasiva es precisa esta determina- 
ción rigurosa? No por cierto, nos enseña la práctica, y 
sabemos que basta aquella que nuestras partículas dan. a 
toda la cosa a que se juntan, y esto es lo que se busca, llá- 
mese como se llamare^ Pues ¿sobre qué es el pleito? yo no sé. 
.Ya viste que para los vocativos de los propios no hay 
artículo; tampoco para éstos, y también se pronuncian a 
secas; v. gr.: banua, nanuta, ininan; \)evo en plural admiten 
manga v. g,: manga ana co, manga capatad co^ etc. 

Los que en romance no tienen plural carecen también 
de él en esta lengua; v. g. : guínto, oro; pilac, plata; atac, 
hierro; y si dicen ding guinto co, ding atac co, etc., hablan 
de ellos hechos piezas, ut zarcillo. También carecen de 
plural otros que en romance le tienen; v. gr. : los preceptos no 
dirán ding otos, sino ing otos; las palabras, ing amana; las 
verdades, ing catotoan, y lo mismo mis ojos, ing mata co; 
mis oidos, ing halugbug co; y los que son uno per continua- 
tionem, o lo conciben así; v.g.: ing dayat co, mis semente- 
ras, y lo mismo en días, semanas, meses, años, etc. 



§ III. 
declinación de los pronombres primitivos. 

Conociendo que ocasionaba algún tedio la multiplicidad 
de artículos de los genitivos, determiné omitir todos los que 
apuntaba con dos vocales; pero ad virtiendo, que en reali- 
dad cada uno de ellos tiene dos diversos oficios, correspon- 
dientes a la diversidad de su pronunciación, ya breve, ya 
larga, como se advertirá a su tiempo. 



~ 9 — 

DECLINACIÓN DE LOS PRONOMBRES PRIMITIVOS. 

Singular. 

Kominativo.. Acó 6> co yo. 

Genitivo Co, que, da, canaco de mí, a, para, contra, 

a caco (sup.) con, etc. 

Este pronombre tiene tres plurales. El primero com- 
prende solas dos personas, que son yo y tú o tú y yo. 

Primer plural. 

nominativo., icatja, cata o ta nosotros dos, tú y yo. 

Genitivo ta, te, to/> quecata. de nosotros dos, a, con- 

[sup.) tra, CQpL, etc. 

Advierte, que siempre que precede este dual, se debe 
usar de alguno de estos artículos, pero no siempre que hu- 
biere alguno de estos artículos ha precedido dual, porque 
le usurpan para significar uno solo; v.gr.: nung manutang 
CATANG maralas, saca ala cat a^ií^g pamayad, marine cata 
pota; esto es: si pide una persona prestado muchas veces, no 
tiene una persona con que pagar, después tiene vergüenza 
una persona. En este sentido oirás decir a algún penitente 
hablando de sí solo: múralas catang micasala, múralas ca- 
TANG mañumpa; peca uno muchas veces, etc. 

Segundo plural. 

Nominativo. . itamo, ita, cat^mo, nosotros, {incluyendo a 
cata, tamo 6> ta. . . todos.) 

Genitivo tamo, ta, quecata- de nosotros todos, a, 

mo, quecata, (<sz/yO.) para, contra, con, 

etc. 

Nota: Que todos los artículos de ésta, que son pareci- 
dos a aquél, tienen el ta largo, y los de aquél breve. Oirás 
al indio decir: ngata na breve; otras veces tirata ita, largo 
el ta. Lo primero es vamos los dos; lo segundo, vamos todos, 
porque el ta primero es del dual, éste es*del segundo plu- 
ral. Así también, calugurana cata ning Dios; si pronun- 
cias aquel ta breve, es Dios nos ama a los dos; si largo, 
Dios nos ama a todos. Otro ejemplo: ing quecatang imalan, 
breve el ta, (es la ropa de nosotros dos;) largo, es la ropa de 
todos nosotros, en el sentido que pide este segundo plural 

2 



— 10 - 

que es incluir a todos aquellos con quienes hablamos, a dis- 
tinción del tercero, que los excluye. 

Ciertamente, que en esto procede con más claridad y 
distinción la lengua pampanga, que la nuestra; porque si, 
v.g., estando en una conversación en que nos hallamos Pa- 
dres e indios dijera yo a los indios: bailad para que nos ale- 
gremos, este nos en romance es equívoco, porque no deter- 
mina, si los que se han dé alegrar son solos los Padres, o 
si el nos comprende también los indios. En pampango no 
puede haber esa equiv^ocación; porque si se pone algún ar- 
tículo de los de este segundo plural, v.g.: el ta, diciendo ba 
TANG saya, los comprende a todos; y así quiere decir, para 
que nos alegremos todos, esto es, Padres e indios; pero si se 
usa algún artículo del plural tercero que se sigue, v.gr. : 
del que diciendo ba qüeno saya, es decir, para que nos ale- 
gremos nosotros los Padres sin hacer conmemoración de los 
indios. 

Tercer plural. 

J^ominativo^ icami, cami, ique o que. nosotros {excluyen- 
do). 

Genitivo.. .. mi, quecami, o queque * 

(supl.) de nosotros, a, 

para, contra, con, 
etc. 

Preguntarás: ¿qué artículos sirven para anteponer, 
cuáles se posponen, y cuáles se colocan en medio? Res- 
pondo: el artículo acó y todos los que comienzan en ¿, sir- 
ven para anteponer; todos los demás sirven para posponer, 
y aunque una sola letra les preceda, v. g. : ^ ca micasala, 
basta para ser de los que posponen. 

En orden a colocarlos, la regla es ponerlos donde fue- 
ren mejor en la lengua y no hay otra; como si yo pregun- 
tase, por qué está bien dicho en latín sancti Patris nostri 
Augustini, y no es también en romance de san Padre nues- 
tro Agustino, pero sí de san Agustín nuestro Padre; no halla- 
rás más razón, que el decir: lo primero está bien porque 
aquella colocación suena bien en latín; lo segundo está mal, 
porque disuena; pero está bien dicho lo tercero, porque 
suena bien en nuestra lengua, y cada lengua tiene su espe- 
cial sonido. 

Así, porque en pampango no suena bien e mo cami aZ¿- 
pan^ y disuena icami e mo atipan o ique e mo atipan, pero 
asienta muy bien e mo que atipan, por e&to solamente es 
necesario usar en él de aquel artículo que. 



~ 11 — 

Por la misma razón si se dijese, ^c^^^^ tus esclavos, de- 
bía decir: alipan mo cami, porque disuenan todos los demás 
artículos fuera del cami. Y en estos ejemplos: tu eres nues- 
tro esclavo, vosotros sois nuestros esclavos, por el mismo mo- 
tivo es preciso recurrir a los de i; en el primero igan ati- 
pan mi; en el segundo icón alipan mi, etc. 

PRONOMBRES DE SEGUNDA PERSONA, 

A los artículos de este singular que acaban en a, sue- 
len aBadir una (9; icao, quecao, ca(?, para finalizar; v. g.: tauo 
mar aguí na CAO, etc. 

Singular. 

nominativo . ica, ca tú. 

Genitivo mo, rae, queca.(sup.) de tí, para, contra, con, 



etc. 



Plural. 



nominativo., icayo, ico, cayo, co. vosotros. 

Genitivo yo, ye, quecayo, de vosotros, a, para, con- 

quecoisup.). tra, con, etc. 

Si oyeres algún plural de estos primitivos con supuesto 
singular, no lo estrafies, porque es modo político y respe- 
tuoso, como cuando dice el indio al Ministro; v. gr.: ica¡/o. 
También usan de ellos para decir: v. gr. : Nos el Obispo, 
/cami, etc. 

Para decir nostras, nostratis usan de los supletivos de 
los tres plurales dichos, guardando a cada uno su modo de 
signiñcar; bien que los políticos, si escriben a alguno de 
Otro pueblo, no dicen ding quecami, por no excluirle; sino 
ding QUECATAMU mayap la ngang, lugud ning Dios. Vestras, 
se dice por quecayo o queco; v. g.: sulili co caring q\3Y.gayo: 
sí a los suyos, caring carela, etc. 

PRONOMBRES DE TERCERA PERSONA. 

Este pronombre se da mucho la mano con el pronom- 
bre latino is, ea, id; y así comprende masculino, femenino 
y neutro; bien es verdad que parece excusada la adverten- 
cia, porque en esta lengua todos son comunes de los dos. 
Sólo se me ofrece distinción entre mas, maris, el macho; y 
femina, feminae, la hembra; aquél es lalaqui, y ésta es ha- 
^^y^ y entre tío y padrastro, y tía y madrastra; aquéllos 



— 12 — 

son l)ajia, y éstas dará; comunes de dos hay muclios. Toma 
éstos: caca, uali, capaiad, y pisan, peTígarUasaud^nono, etc.; 
y a esto se reducen los géneros de esta lengua. Pasen las 
duras con las maduras, y anímete este trabajo para subir 
la cuesta que se sigue presto, que es bien trabajosa. 

Singular, 

nominativo . iya, ya, na, ne él, ella, ello, lo, la, le. 

Genitivo na, ne, no, quea(ár///?.) de él, a, para, contra, 

con, etc. 

r 

Plural. 

nominativo., ila, la, no ellos, ellas, los, las, 

les. 
Genitivo .... da, de, do, carela de ellos, a, para, con- 
{sup.) tra, con, etc. 

En este pronombre nuestras partículas admiten los ro- 
mances, como ves. El uno sirve para distinción de los casos, 
y se suele confundir con el romance que se puso con los 
apelativos; el otro hace veces de pronombre, pero uno y 
otro determinan la co^a. 

Ya llegamos a la cuesta, que es el uso y construcción 
de algunos nominativos y muchos genitivos de todos estos 
pronombres. Comencemos a subir por lo más fácil: ij/a, ila, 
se anteponen; su uso es, v.gr.: dice Juan que eres un puerco; 
respondes: él es el puerco, iyang babi. Al muchacho que 
quiere aprender y se pone a jugar ¿iyang anac a anti queca 
ing bisang magaraV^. A este modo ila, la\ y todos los demás 
se posponen. 

Restan cuatro artículos de nombre; tres de singular, 
que son: ya, na, ne, y uno de plural, que es no. Ya sabes 
que hay nombres que tienen plural, y sabes qué es singular; 
sabes también que hay nombres que carecen de plural; v. gr. : 
agua, vino, aceite, vinagre, etc., y otros que tiene esta len- 
gua, v.gr.: cañan, otos, casalanan, etc., y los que significan 
en confuso v.gr.: lo, haciendo relación de lo referido, y los 
que se toman en significación vaga o indeterminada; vg.: 
mata, balugbug, gamat, etc. Esto supuesto: 

YA. 

Úsase de éste, cuando el nominativo o nombre por quien 
supone es singular y determinado; v.gr. : Pedro es valiente, 
matapang ya y Pedro; esta taisa está caliente, mapali ya 



— 13 — 

ining saliao\ aquella tinaja e&tá fría, marimla ya itang ta- 
payan^ etc. También se usa de él, cuando se contraponen 
las especies de algún género: v.g.: el puerco en línea de co- 
mida es cálido, la vaca fría; mapali ya ing bahí, marimla 
YA ing vaca\ la sandía es fría y la manga cálida, marimla ya 
ing pacuan, mapali ya ing manga\ marimla ya ing amian, 
mapali ya ing abagat, etc. 

Cuando el nominativo es de los que carecen de plural, 
es lo más general y más seguro no usar el ya, v.g. : marimla 
ining danum, mapali iyang chocolate^ este mi pescado está 
avinagrado, el tuyo no; ing canacung asan maslam, ing gueca 
ali maslam, etc. 

No obstante esto, tengo por cierto, que cuando hay esta 
relación o contraposesión, con especialidad si el continente 
es de los que tienen plural, se usa bien del ya^ no sólo puesto 
en nominativo, que esto es rigurosísimo; v.g. : ining sapa ma- 
linao YA danum; itang ilug malabug ya danum\ y e§te es 
buen refugio si dudares de poner o no el ya\ sino también 
poniendo en nominativo el agua, etc. 

NA, 

Éste nunca se usa cuando el pronombre por qui^n su- 
pone es singular, sino sólo cuando carece de plural, y siem- 
pre incluye el romance ya, sea en activa, sea en pasiva; 
V. g. : lya está fría aquella agua? ¿marimla na itang danum? 
SI no está fría responderás: e pa po marimla; y si ya lo está, 
dirá: marimla na po. Esto es certíáimo, aunque tal vez no 
cuadre bien nuestro ya; v. gr.: ining danum a matabang 
ngeni, paquimique na quing dayat malat cumalat na; esta 
agua dulce ahora, luego que entre en la mar ya queda sa- 
lada. Lo mismo es aquella locución que trae el memorial; 
talampacan mo ing masugat, etc. , en pasiva; v. g. : déjalo ya, 
paburian mo na; dílo ya, sabian mu na. Siempre que lá 
oración dice perfección del acto, le usa el pampango, aun- 
que nosotros no; v. g.: llévalo, o acaba de llevarlo, o llévalo 
de una vez, etc.; el pampango dice: llévalo ya, dalan mo]^A. 

NE- 

Éste sólo se usa, si el nominativo es singular y siempre 
incluye ya, como el na. Si el nominativo por quien supone 
se expresa, es su acento breve, sino es largo; v. g. : ¿ya 
vino V^^xot ¿dinatang ne^^ Pedro? Si aun no ha venido, 
dirá: e ya pa po dinatang; pero si ya vino, responderá: dina-^ 
tang né po. Pasiva, v. g.: lleva esta carta; si quieras decir 



— 14 — 

que cuatido se vaya la lleve, no uses ne pero si es lo mismo 
que llévala de una vez, o llévala ya, á\H^: dalan mo ^^iyang 
sulat, etc.^ 

NO. 

El mismo uso y régimen tiene éste, con sola la diferen^ 
cia de que el nominativo ha de ser plural; v, gr,: ya vinieron 
aquellos hoiúbveíB^ ¿dinatang no detang tauo? si no han ve 
nido, e la pa po dinatang; si ya vinieron, dinaiang nó po. 
Otro: ¿vendrán los Padres?, ¿datang la ding Padre? ven 
drán, datang la po; ya vendrán, datang "^6 po. V2,%\y%\ llama 
ya esos \\oxsúy}c^^, ausan mo no detang tauo; ya los llamaré, 
ausan co^ópo. Cuando estos dos finalizan, para aquél dirás 
ne ya; v. gr.: con mo ne ya, tómale ya; para este, na la, 
v.gr. : ausan co na l.a, etc. 

Pasamos ya al uso y construcción de los genitivos de 
todos estos pronombres en que hay dificultad, omitiéndolos 
que no la tienen. Ya dije en el pronombre acó, que supli- 
ría con el acento los genitivos de dos letras, como ahora lo 
hice con los nominativos 7ie y no. Separo el genitivo da en 
cuanto equívoco: v^.\ caluguran T>Kca, tú eres amado. ¿De 
quién? puede ser rf<? mi, de ellos, y de nosotros: el contexto 
te lo dirá. 

Esto supuesto, el primer artículo de cada genitivo d€ 
estos cinco pronombres acó, zea, icayo, iya, ila, es co, mo, 
yo, na, da\ todos son breves, v solo se usan, lo primero, 
cuando el nominativo de persona que padece es plural: v.g.: 
los pollos son comprados de mí, ^ de tí; o de vosotros, o d€ 
é\,o^^(¿í\o^\saliuanco,o mo,oyo, ona, oj>Adingsisietc.\ 
lo segundo, cuando el nominativo es de los que carecen de 
plural; v.g. : saliuan co, o mo, o yo, o na, o da ingpalay\ ex 
ceptúanse los nombres de estos mismos pronombres, para 
los cuales se usan, aunque no carecen de plural, como S€ 
oye cada día: v.g.: caluguran da ca, o caluguranda la, yo, 
ya, etc. 

El segundo artículo de cada genitivo de los dichos y el 
del dual es que, me, ye, ne, de, te; todos de acento breve y 
para nada de lo que sirven los pasados se usan estos, por- 
que siempre traen nominativo de singular expreso; v. g. 
Dios sea amado de mí, de tí, de vosotros, de él, de ellos 
caluguran que, me, ye, ne, de, te ing Dios. 

Nota con cuidado, que si el nominativo que carece de 
plural, V. ^.\alac, gatas,etQ., está individuado, como cuandc 
es un solo vaso, una escudilla, un jarro, una tinaja, etc 
con relación o contraposesión, como ya se dijo; no debeí 



-15- 

asar de los antecedei;ites, sino de estos; porque si habiendo 
ios vasos de vino, quieres decir Mhete este y usas del mo, 
^[ue es uno de los cinco antecedentes, diciendo: inuman mo 
lyang, se los chiflará ambos; y así debes individuar con el 
genitivo me, diciendo: inuman me iyang, bébete éste, y no 
ése otro. Esta contraposesión es la que individua aquí; y 
así no repares en que sólo tenga artículo o demostrativo, 
que eso sólo no basta. Porque aunque hayga un sólo vaso 
de vino y le determine, o demuestre diciendo iyang; no usaré 
del me para decir MMle^ sino del mo: inuman uo yang. Si 
oyeres me, entiende el vaso, o lo que mezcla; v. gr.: piedra 
de Gaspar Antón, etc. 

Aquí pertenece el .genitivo no del pronombre iya, qué 
sigue a estos, pero como sólo él pide nominativo de plural, 
se pone por ribete; v.g.: patauaran i^o ding masama queya, 
perdona a sus enemigos; no construyes ya perdona, que los 
genitivos no incluyen ya\ para eso dijeras patauaran a. 
NO, etc. 

Restan los que tienen dos oficios, y. por eso estaban 
apuntados con dos letras (no faltó quien lo afease); ahora 
lo suplo con la apuntación, y por si acaso la come la im- 
prenta, te advierto, que todos son de acento largo. Son 
doce genitivos, dos de cada pronombre de los seis que si- 
guen: 

De acó qué có. 

De ica.. mé mó. 

De.. icayo /. yé yó. 

De icata té tó. 

De iya né... nó. 

De ila dé dó. 

La especialidad de éstos consiste, en que cada uno vale 
por dos; de modo, que siendo sólo genitivo, valen tanto como 
genitivo y nominativo. Aquél siempre está expreso, éste 
siempre está implícito y siempre es algún artículo de nomi- 
nativo de singular o plural del pronombre iya, como lo puede 
inferir de su uso, cualquiera que refleje; y de ahí es que las 
oraciones de aquellos se resuelven por estos. 

Lo cual supuesto, digo: que cuando, mediante nuestros 
pronombres, él, los, las, le, o algún posesivo, mío, tuyo, etc., 
ratificamos o negamos lo que se dijo de algún nombre expreso, 
se usa de esos genitivos. Los seis que acaban en e, se refie- 
ren a nominativo de singular; los otros seis de (? a nominativo 
de plural. Ejemplo: íes Pedro tu hermano'i responde: eslo, 
capatad qdé po\ es hermano tuyo, capatad mé pin\ es her- 



1 
— 16 — 

mano vuestro, capatad ye pin\ es hermano tuyo y mío, ca- 
patad TÉ pin\ es hermano suyo, capatad né pin\ es hermano 
de ellos, capataK± po\ como si dijera, capatad có ya, mó 
YA, Yó YA, Ttó YA, NÉ YA, etc. Otro ejemplo: lleva la carta. 
Respondo: llevaréla^ llevarásla, etc.; dalan Qvúpo, dalan mé 
pin, Yú pi7i, TÚ pin, etc.; si finalizan, dalan mó ya, có ya, 
NÉ YA, etc. 

Ejemplos de los que acaban en o: ¿son estos tus herma- 
nos'i Respondo: son míos, tuyos, vuestros, tuyos y míos etc., 
capatad có po, mó po, yó po, tó po, ^ópo, Dópo, etc. Otro: 
/leva las cartas; llevarélas, llevaráslas, etc. ; dalan có po, mó 
po, etc. ; y advierte para todos, que aunque es lo mismo datan 
có po, dalan co la, no siempre has de usa^ de cualquiera, 
sino del que mejor suena. Si como se puso el po después 
del có, se pusiera antes, dijera: ua po, dalan có l.a, etc. 

§ IV. 

PRONOMBRES DEMOSTRATIVOS. 

Estos son iniy iti, iyang, ita. Los tres vienen de las par- 
tículas de lugar, niy ti, ta de que se dirá en sum, est, fui. Si- 
gúelos iyang. Ini, significa que la cosa está en lugar propio 
solo al demostrante; v. gr.: ining pluma, esta pluma con 
que escribo; iti, denota que la cosa está en lugar común 
al demostrante y a aquél a quien se muestra; v. gr.: si los 
dos mojamos en un tintero, iting tintero; iyang, dice que la 
cosa está cerca de tí; ita, dice más distancia en la cosa; esto 
es, allá; y por eso sus acusativos de singular se usan para 
adverbios de lugar, denotando cada uno la distancia que le 
pertenece, según su pronombre, y son queni, quetU queyanq^ 
queta. 

Singular. 

Nominativo. . ini este, está, esto. 

OenitivQ nini, canini, queni, de este, a, para, con- 

{sup.) tra, con, etc. 

Plural. 

Nominativo., deni estos, estas. 

Genitivo .... deni, careni (sup.). . . de estos, a, para, con- 
tra, con, etc. 

Singular. 

Nominativo., iti este, esta, esto. 

Genitivo niti, caniti, queti, de este, a, para, con- 

isup.) tra, con, etc. 



— 17 — 



Plural. 



Xominaüvo. . deti 

Genitivo deti, careti {sup.) — 



Singular. 



estos, estas, 
de estos, a, para, con- 
tra, con, etc. 



nominativo. . iyang 

Genitivo niyang, caniyang, 

queyang (5M/0.).... de ese, a, para, con- 



Plural. 



ese, esa, eso. 

B ese, a, pa 
tra, con, etc. 



nominativo., deán esos, esas. 

Genitivo deán, carean, {sup, . . de esos, a, para, con- 
tra, con, etc. 

Singular. 

nominativo. . ita aquel, aquella, aque- 
llo. 

Genitivo nita, canita, queta, 

(sup.).. de aquellos, a, para, 

contra, con, etc. 

Plural. 

nominativo. . deta aquellos, aquellas. 

Genitivo deta, careta, {sup.) . . de aquellos, a, para, 

contra, con, etc. 

Cuando usan de estos pronombres, suelen, por más ele- 
gancia, añadir al fin de cada artículo, si acaba en ¿, nan; si ^ 
acaba en a, in o nin o ninan; sien n, in, o inaii; v. gr. ini- 
-Ñx^, itam o ¿/«NIN o ¿teNiNAN, iyanm o iganiÑAin. Tam- 
bién se les pega el adverbio pin; v. g. : inipiN; pero éste 
también se junta todo en la misma significación a los pri- 
mitivos; V, g.: acó pm, egó mtí, y a otras muchas cosas. 
Cuando se doblan, dicen más energía; v. g.: iyapin'iyan;j 
si se intercala la cosa de que se habla, mejor; v. g.: itapm 
TAUO ita; y advierte que, aunque el primero preceda en 
acusativo, el ^[ue se pospone ha de estar en nominativo; 
v. gr. : queta pin aldáo a ita, aquel mismísimo día, etc. , 

ó 



— 18 — 

§ V. 

PRONOMBRES INTERROGATIVOS. 

Estos son: niño, insa, nanu, y advierte, que si el artí- 
culo, que se les pega al nominativo de singular, es plural, 
también le significan; v. gr. ¿niño, insanu deta? ¿nanu la 
deta? etc. 

Singular. 

Nominativo., niño quién. 

Genitivo Niño, canino, queno de quién, a, para, con- 

\sup.) tra, con, etc. 

Plural. 

Nominativo., dinino, deno(más usa- de quién, a, para, con- 
de), careno {sup.). . tra, con, etc. 

El genitivo de singular niño sólo se suele usar con ré 
gimen pasiva v. gr.: ¿ngana niño?, por no le equivocar con 
el niño de nominativo. 

Singular. 

Nominativo., insa o insano cuál. 

Genitivo ningsa o ningsano; de cuál, a, para, con- 

quingsa o quingsa- tra, con, etc. 

no; caningsa o ca- 

ningsano. 

Plural. 

Nominativo., dingsa ^ dingsano. .. cuáles. 

Genitivo ..^. dingsa o dingsano; ca- de cuáles, a, para, con 

ringsa o caringsa- tra, con, etc. 

no 

Singular. 

Nominativo., nanu qué cosa. 

Genitivo . . . ningnanu o quingna- de que cosa, a, para, 
nu {sup^ contra, con, etc. 

Carece de plural. 

Cuando estos pronombres se les junta el adverbio man 
no son interrogativos, sino afirmativos; v.g.: ninuman, qui 



— 19- 

* cuJiQue; insanuman,qualiscunque;nanuman, guodlibet, y más 
elegante ninut-ninu, insanut-insanu, nanuUnanu, etc. 

§ VI. 

DEL NO USO Y USO DEL ARTÍCULO NING, DE LA UNIÓN DE 
NOMBRES Y PRONOMBRES t DE OTROS USOS DE ÉSTOS. 

No se usa de este artículo cuando el romance de signi- 
fica la materia de que algo se hace, y con razón; porque 
tal romance no denota genitivo, sino adjetivo, como le tra- 
sunta en latín; v.gr.: casa de piedra, domus lapídea; lo mis- 
mo es cuando se junta a alguna cosa propia de tal nación; 
v.g.; vino de castilla, vinum castellarum, o de tal suerte de 
gente; v.g.: vestido de rey, vestido de Pdi»áv^\ vestís regía, 
o relíffiosa; costumbres de bestias, mores feríni. 

Estos adjetivos cuando el romance de dice la materia, 
si acaba en diptongo o consonante la cosa, se dice ligándo- 
los con a; v. gr. bale a bato; cáliz a pílac, calix argenteus; 
cabang a bulaini, etc.; si en vocal con ng; v.g.: murenula 
áurea, tíngai^iG guinto; bucaj/o^G sajitol, etc. 

Cuando no significa lá materia, sino la propiedad o uso, 
no se ligan, si acaba en consonante; v.g. : imalan arí, imalan 
Pare, dasesanglay, alac castila, asalayup; si acaba en vocal, 
se ligan con ng; v.g.: amanuiHG castila, amanu^G capanpa- 
Tígan; natione gallaícuSy tauo ya Galicia, o Betis; capitán Ba- 
culud^ ucum capampañgan, etc. 

Otras veces, el romance de es equívoco; vg.: cuando 
decimos tinaja de aceite; esto es, o ya que tiene aceite, o ya 
que sirve para tenerlo; si lo primero, se dice: tapayan a 
yalac, ligados con a, porque es consonante; si no, con ng; 
V. g.: bañga^G danum. Si lo segundo, acabado en conso- 
nante, no se liga; vg.: tapayan alac; si en vocal sí; v.g.: 
frascoi^iG lar o, etc. Si es confuso, di: itang frascong maqui- 
laro, etc. 

Últimamente, el romance de tiene otra significación muy 
ordinaria, y se dice sin ligatura alguna, en el sentido que 
dir^n los ejemplos: v.g.: masaquít co buntuc, bitis oipan\ 
tengo dolor de cabeza, de pies o de dientes; mayap ya pa- 
n'gatabas, mabaca dan; y así en todas las predicaciones se- 
mejantes a aquellas del Poeta: ruber crine, niger ore, brevis 
pede, lumine laesus, etc. Así curó Marcial a un enfermo de 
cabeza por preciado de Narciso, llamándole hombre de ca- 
bello rubio, negro de boca, de pie chiquito, lisiado de ojos, 
M por no decir tuerto; para el cual romance de, no sirve el 



— 20 ^ 

nin; y así se dice, hulanggao ya buac, matuling ya asbuc^ 
macuyad ya hitis ampun duling ya mata. 

De este artículo ning se usa también siempre que un 
apelativo se junta con otro apelativo, o con pronombre pri- 
mitivo; v.gr.: el perro y el gato, itang aso ila-^i^o pma; 
tú y tu carabao, ico ning damulag vio; yo y mi mujer ique 
NING asaua co. 

Dirás: ¿qué hace junto al genitivo ning pasa aquel pro- 
nombre lia y los otros dos, icó ning damulag^ iqüé ning 
asaua? Porque, en romance no hay tal ellos^ ni tal vosotros^ 
ni tal nosotros. Reparas bien, pero sabe que, aunque no 
se expresen en romance estos prohombres, por la brevedad, 
hacen el mismo sentido que si dijéramos: ellos el perro y el 
gato; vosotros tú y tu carabao; nosotros yo y mi mujer; y así 
has de entender toda unión de nombres o pronombres, para 
darle siempre el pronombre que les corresponde en pam- 
pango expreso, 

Si los que son plural, se deja el ning y se toma el ding 
genitivo de plural; v.g.: el gato y los perros, ing pusa Ha 
DING aso; los gatos y los perros, ding pusa Ha ding aso. 

Esto supuesto, paso a la unión de los propios, y verás 
por tus ojos como se unen; que es más fácil oir (y) más breve 
qiie dar reglas. Yo y Pedro, ique^ Pedro; tú y Juan, icoiíi 
Juan; Petrus et Paulus, Pedro ilan Pablo\ yo, Pedro y los 
suyos, iqué di Pedro\ Pedro y los suyos, Juan y los suyos; 
di Pedro ilá di Juan\ nosotros y Pedro, icarai at y Pedro 
o itamu o icata^ según se hablare; tú y Pedro id a Manila, 
¿6'<^N Pedro ume co Menila; icami nan Juan ume caring, yo 
y Juan iremos, etc.; este nan parece limitativo. Si el li- 
gado con él propio es correlativo, se liga con ng;v. g. : Pe- 
dro y sus hermanos, Pedro ilai^o micapatad. Vide el mi 
correlativo. 

Cuando traté de estos pronombres, para evitar confu- 
sión, reservé otros usos de alguno de ellos para este §• 
Lo primero, usan de los artículos de nombres de los cuatro 
pronombres demostrativos en septido exclusivo, como dirán 
los ejemplos; advirtiendo que, cuando sirven de nominati- 
vos, son breves; pero cuando incluyen esta exclusión, es 
acento largo y espacioso. (Lo mismo los pronombres de 7¿¿, 
/¿, ta. Vide ibid.). Vamos a los ejemplos: Porfías en que 
no has hecho tal cosa; yo en que no ha sido otro que tú, y 
así te digo: icá pin, largo el cá, tú solamente, etc. En este 
sentido se dice: icÁ pin ing maquianac can Jesucristo-, esto 
es, tú sola, y no otra mujer alguna, tuvo la dicha, etc. 

De modo que siempre que en romance nos recalcamos 
o insistimos en excluir otro, usa el indio de los artículos que 



— 21 ^ 

se anteponen con acento largo: icé pin, iqué pin, ijjá pin, ilá 
pin, etc. También usan de los que se posponen en sentido 
exclusivo, según compete a cada locución. Estos son có, 
cá, coó, yá, ná; v. g.: mine co queting mialong, dice simple- 
mente he venido a divertirme: pero largo el có, muda de sen- 
tido, y quiere decir sólo a divertirme vine; por esta razón, 
si el maestro pregunta a un muchacho ¿por qué te pegó Pe- 
dro? responde: binasa co yá mo (largo el yá), quiere decir, 
sólo porque leí. 

No arguyas que consiste en el mo, que es limitativo 
también, porque este se añade para que suene mejor y para 
confirmar la significación dicha del ya, cosa ordinaria en 
esta lengua; mas aunque no se añada, hace el mismo sen- 
tido, v.g.: metong YApo, que metong ya mo. Otro: danum 
YÁ catauan ning tauo. Si construyes el cuerpo del hombre 
es agua, breve el ya, lo yerras; porque lo que dice es, que 
no es más que agua el cuerpo del hombre; como si dijera: 
danum MO^G catauan ning tauo. 

En las negativas se percibe más claro; v.g.: e ná lape- 
ngan at pinlutac no pa, no solo los comió, sino los pisoteó, 
v.g.: \o^ sinabud; donde si haces breve aquel na, entiendes 
lo contrario de lo que dice el indio. Et sic de reliquis. El 
na, no sóloes exclusivo como los dichos, cuando es artículo, 
v.g.: ya ka; ya na mo, atlo ná, atlo na mo; sino también 
cuando no lo es: v.g.: ica nan bala, ica nan ume caring, 
etc., y tiene otros usos que ellos no tienen. 

El primero, para decir nuestro ya\ v.g.: ya me voy, ya 
me vuelvo; maco na co, muli na co; ya se va quebrando, 
mabalbal na ya etc. El segundo, para exagerar: v.g.: ca- 
tutua NANG catutuan, gigote nang gigote, tatúa na cang ta- 
túa, porfías y más porfías (aquí está aunque empanado); 
para que no le confundas con el limitativo, nota bien el con- 
texto. Si no tiene más la historia, dice el indio: angga na 
po caring; éste es el limitativo. Pero si habla ponderando 
alguna cosa, angga na caring ing lugud ning Dios etc., es 
exageratívo. 

El tercero para suplicar; v.g.: ayúdame, te ruego, sau 
pan mu na co, o saupan mu na co sa dugo. No le confun- 
das con el na del ya, porque si manda, dirá también: saupan 
mu na co, ayúdame ya; di^x po o diana na po o din mu n\ 
co po queyang polvos mo, sírvase usted darme un polvo; bal 
dugai^k po o baldugana na po, sírvase usted de echarme 
algo; y así, diñan mayumo dugo, balduganan maman, paria- 
nan danun, etc. Vide^n los adverbios de precandi. El ya 
na sa, amen, también es de suplicar. Rl cuarto para decir 
futuro: bncas na, mañana será, sin añadir hora. Otro: ca- 



,_■; 



lacolaco cu na, me iré cuándo me vaya; dice, quisiera, pero 
cuándo o en qué hora, etc. 

Lo quinto, para exagerar lo que se extraña por impen- 
sado como cuando, v.g., vamos a sorber el caldo y nos que- 
mamos, decimos: ¡fuego^ qué caliente que está! el pampango 
dice: ¡mapali ná/ con su retintín y no simplemente como 
cuando dice, mapali ná, ya está caliente; y así ¡maparas ná/ 
¡matapang ná/ etc. Si el nominativo no es de los que ca- 
recen de plural, sino que es singular, se usa del ne con 
la misma significación y retintín o admiración; v.g.: está 
echando P^dro bravatas siendo cobarde, diré: ¡matapang 
NE // Pedro! ¡fuego, qué valiente es Pedro! Bien puedes 
tú dar otro romance, con tal que guarde el mismo sentido. 



CAPÍTULO II. 

DEL VERBO SUSTANTIVO. 



DEL CONCEPTO SER. 

Por conformarme en todo lo posible al arte de la len- 1 
gua latina, trato, seguido a los nominativos, del verbo suniy 
est, fui; y dejando cuestionen por la brevedad, digo que en I 
esta lengua, ni hay palabra qpe diga sum^est^ fui, ni que 
particularmente lo supla; sino que al modo que en latin, no 
pocas veces se entiende sin expresarse, como en aquellas 
palabras del Apóstol: .¥08 infírmi, vos autem fortes, etc., | 
donde puesto el sujeto nos y el predicado infir^ni, vos y for- \ 
tes, entiendes el sumus y el estis; a este modo en pampango 
puesto, V. g. : el predicado masanting y el sujeto yá, masan- 
iing !já, se entiende el est (aquel es hermoso); y lo mismo 
cuanto a modos y tiempos, puestas las demás partes de la 
oración statini subintelligitur verbum sum, est, fui. Los 
ejemplos lo harán más claro: eres esclavo, atipan ca iígeni\ 
eras esclavo ayer, atipan ca ríapon\ serás esclavo mañana, 
atipan ca bucas; serás esclavo mañana u otro día, atipan ca 
pog; antes de casarte ya habías sido esclavo, bayo ca mequi- 
asaua atipan na ca; si yo fuera esclavo, tíío^.^nun atipan co 
sa; criado ca sa, eras criado. A este modo los demás tiem- 
pos, como verás en las conjugaciones. 



— 23 — 

§ IL 

DEL CONCEPTO ESTAR. 

Ya hablamos del concepto estar, que equivale a ser; 
v.g. : está eníermo, est infirmus. Ahora hablo del concepto 
estar en lugar; v.g.: est Romae, está en Roma; para el cual 
tiene esta lengua tres raíces o verbos defectivos, que son 
7Z¿, tu ta, Q»\ys^ modo de significar se halla en los demostrati- 
vos iniy iti, ita. Dichas raíces o verbos se varían por las 
personas, como verás en los ejemplos. 

Pero antes es preciso advertir, para no errar, que 
siendo cierto, como lo es, que este verbo defectivo nU y el 
adverbio queni sólo denotan lugar propio al demostrante; 
infaliblemente se sigue, que solamente la primera persona 
de singular y la primera de plural, que es yo, y nosotros ^ 
demuestran su lugar propio del ni y^del queni; para todos 
los demás, es preciso añadir lugar propio sólo al demostrante; 
por lo cual, cuando dice: aquí estás, nica queni, se entiende, 
pongo por ejemplo, escrito en este libro, que tengo yo en la 
mano, et sic de ceteris, salvo cuando la cosa o lugar demos- 
trado, no es menos propio de aquel con quien hablo, que de 
I mí, como verás. 

NI. 

Singular. 

Primera: Yo. J^ico, anico, nico, aquí estoy, v.gr., cuan- 
do se lee mi nombre; nosotros en latin decimos adsum, aniña 
co o ninaco, ya estoy aquí: ¿aun^no ha venido Pedro? Él, 
que lo oye, responde: aninaco o ñütacOy ya estoy aquí. Si me 
riñen, porque no voy parejo en la procesión, aninaco , ani- 
naco takitag, ya estoy en fila o ya me voy a poner en fila. 

Segunda: Tú. Lo mismo observarás en la segunda 
persona tú, con sola la diferencia advertida, de que cuando 
digo, v.g., anica, nica, etc., se entiende aquí en el padrón 
o lista que estoy leyendo, etc. 

Tercera: Aquel. Kiyo o aniyo, aquí está, v.g., en mi 
o en lugar a mi propio; niné o ninayo, aquí está ya, ut 
cuando ya apareció; por aquí se dice, ecce, niyo; y advierte 
que a todos los de este 7Z¿, en singuUr y plural se añade 
bien queni, aun cuando suena bien sin él. 



— 24 — 

Plural. 

Primera: Nosotros. Mqué queni, aniqué queni, aniña- 
qué queni o ninaqué queni, observando el uso de cada uno, 
como se dijo en la primera persona del singular. 

Segunda: Vosotros, meó queni, anicó queni, ninacó 
queni o aninacó queni, observando lo que se dijo en la se- 
gunda persona del singular. 

Tercera: Aquellos. Mío, añilo, aquí están; niño o ni- 
naló, aniñó o aninaló, ya están aquí, como se dijo en la ter- 
cera del singular. Ya he dicho que a todos se puede aña- 
dir queni. 

TI. 

Este es más universal y más difícil, porque admite por 
adverbios de lugar en su territorio los acusativos de los 
cuatro pronombres que son: queni, queti, queyang y queta; 
y entre los dos primeros hay sus más y menos sobre los 
términos de su jurisdicción. Admite también al adverbio 
caring, por ser hermano del queta. 

Ya sabes que estos cuatro hijos se parecen en el modo 
de signiticar a los padres. Queni, donde yo estoy, o cerca 
de mí, o con respecto sólo a mí; aunque diste un tiro de pie- 
dra, como cuando dicen meco queni paroia. Cuando yo 
llamo alguno, aunque estén otros conmigo, también se usa 
de este: flgamu queni, ven aquí, a mí que te llamo. 

Queti, aquí; esto es, donde estamos yo y con quien ha- 
blo; v.g.: QUETI quing silid, queti quing convento, queti 
quing balayan, queti capampañgan, etc., supuesto que este- 
mos yo y con quien hablo en tales lugares; pero si excluyo 
al que habla conmigo, diré queni; v.g.: veme el indio que 
pasa ala ventana y me pregunta; ¿o cata po macasaut? 
¿dónde es tu habitación? Si me pregunta por »el convento 
donde vivo, responderé queni; si por el pueblo que yo escoy, 
pero no en el convento donde yo estoy, y no él, {queti). 

No obstante esta distinción, que es cierta, si lo que se 
muestra es alguna cosa o lugar particular, con no menos 
respecto a tí, que es con quien hablo, que a mí que soy el 
que demuestro; como ya advertí, se confunden hijos, padres 
y abuelos; esto es, el queni, y el queti, el ini y el iti, el ni y 
el ti, como tu aplicación notará en los ejemplos. 

Singular. 

Primera: ^ o. Tico o aticó, aquí estoy, v.g., hablando 
contigo, y en tal caso le puedes añadir queti, no queni (salvo 



— 25 — 

esté en otra celda cuando dices tico; entonces queni, no qiieti): 
tico o aticó QüETi queca. Si oigo mi nombre, como se dijo 
en el ni, tico o ático queni (no queti) aquí estoy, tico o aticó, 
ahí estoy, v.g., quean quing lista o padrón; tico o aticó 
QUETA o CARINO, allí estaba, v.g., en Bacolor cuando tu 
llegaste; ati na co o tinaco, ya estoy, v.g., contigo, como 
cuando me das priesa; o ya estoy aquí, tinaco qüeti, no queni. 

Segunda: Tu. Tica o ática, aquí estás conmigo, v.g., 
queti, no queni; pero si digo: aquí estás en la lista o padrón, 
tica o ática qüeti o qüeni, porque se verifica uno y otro, 
etc. Atinaca o tinaca, ya estás aquí, ut cuando veo que 
ya llegaste, y se entiende queti, no queni. Para el gueyan, 
queta y carin, como se dijo en el antecedente; v.g,: tida qüe- 
YAN quin libro, tica queta o carino, iñang miras co, etc. 

Tercera: Aquel. Tiyo o atiyo, aquí está, v.g., caco o 
queca; como si preguntan por tí, que estás conmigo, diré: 
tiyo caco o tiyo queti o queni caco; si contigo, tiyo jqueca o 
queyan queca; si con aquél, queta o carin queya. También 
por aquí se dice ecce, tiyo, guardándole la diferencia del 
niyo; aiiné o tinayo, ya está aquí; como se dijo en el ante- 
cedente. Atiné susulat, ya está escribiendo. 

PluraL 

Primera: Nosotros. Tiqueé, o atiqiié, aquí estamos; 
v.g.: contigo, QUETI queca. Si nos llaman, tiqué o atiqué 
QUENI, no queti, aquí estamos; tinaque queti, ya estamos 
aquí; v.g.: ¿qué nos quieres? 

Segunda: Vosotros. Aticó, tico, o atinacó, observado 
lo dicho. 

Tercera: Aquellos, l'iló, atiló, aquí están; v.g: tilo, 
queca na la, tómalos aquí están; si, v.g., sobre la mesa, se 
entiende queti; m de mi mano a la suya, queni. Tilo oatilo, 
están, v.g., los que mandé ver si estaban en casa o en el 
pueblo; se entiende caring. En ei queyan y en el queta no 
hay dificultad. Tino o tinaló, atinó o atinaló, ya están, 
queni, queti, queta o caring, como se ha dicho. 

Ya adviertes la confusión de queni y queti; la misma 
hay entre ini y itv, pero observando, que cuando se juntan 
para demostrar una misma cosa, si se usa de ini o queni, se 
habla como quien excluye; si de iti o queti, como quien 
incluye. No te confundirás aunque ocurran. 

TA. 

Ya se dijo en los dos antecedentes que se usan para 
decir ecce\ por éste se dice en, que explica más distancia que 

4 



— 26 — 

ec€e\ y aunque él se pone en tercera persona: niyo, tiyo, 
taya; es por ser lo más ordinario, no por que dejen de ser- 
vir para todas. 

Singular. 

Primera: Yo. TacOy allá yo estoy, v.g., en la nómina, 
que se leyó, o en el espejo a que me miro. TanacOy ya es- 
toy allá, v.g., en la lista o en cántaro. Taco panaya na, 
allá me está esperando; taco lalaua na, allá me está mi- 
rando, v.g., estando yo a la ventana y él fuera del patio, o 
mi imagen en el espejo que parece me mira. Taco mama-' 
ngan, allá estoy comiendo; y advierte que parece repugnan^ 
este modo de hablar, porque si estoy aquí hablándote, 
¿cómo se compone estar comiendo allá? pero si reflejas, no 
le falte este modo a nuestra lengua; v.g.: llamaste, me dejé 
la comida comenzada, vengo a donde estás y te digo: está uno 
comiendo y le llamas; siendo así, que ni yo estoy comiendo, ni 
tú me estás llamando. A este modo se compone estoy allá 
comiendo. En pretérito imperfecto es más claro; vg.: ¿qué 
hacías endenantes? estaba comiendo, taco mamañgan. 

Taco queni (¡otro que bien baila!) quiere decir allá 
estoy, en este cántaro, v.g., o. escrito en este libro, etc. 
Tandeo^ ya estoy allá; como si no me habían puesto en 
lista y ya me pusieron, tanaco misulat; ya sabes cuando le 
corresponde queta y caring. 

Segunda: Tú. Taca; v.g.: llamo al muchacho, y 
viendo que viene de mala gana, le digo: í,T!ack mamañgan?, 
¿estás comiendo? (como ya se dijo) o ¿tanaca mamaJíganf 
¿ya estás comiendo? 

Otro: No te llamé porque estabas comiendo, uling 
taca mamañgan. Taca queni, (iya escampa!) quing libro o 
quing padrón. Sigue en todo al pasado. 

Tercera: Aquél. Tayo queta o caring, allá está; tayo 
po inaus da; el romance es? ya le fueron a llamar allá. TayO 
queni,- queti o queyan (y este ¡pajas!). Buscas alguno, y yo 
por uno de éstos, te digo donde está, tañé o tanayo; v.g.: 
TAÑE mecao o tanayo, ya se fué; tañe mamacao, ya está 
para irse. De este modo ya diré. 

Plural. 

Primera: Nosotros. Taqué queta o caring, allá esta- 
mos; v.g.: TAQUE cariug macapadrón Baculud, etc. Ob- 
serva en éste lo mismo que en la primera persona yo. 

Segunda: Vosotros. Tacó o tanacó. Lo mismo. 



~ 27 — 

Tercera: Aquéllos. Taló, tañó, o táñalo. Lo mismo 
que la tercera de singular. 

Por estx)s tres se dice aquel nuestro romance estoy ya 
para, estaba ya para, etc., como dirán los ejemploa; v.g. : vie- 
nes a visitarme, y me estoy poniendo el hábito negro; sí 
me preguntas: ¿Qué es eso? diréte por los dos primeros, nico 
o TICO maco na, estoy ya para salir; y lo mismo en todas 
las personas con que usamos de este romance; v.g.: tiqüé 
o NiNAQüÉ maco na. Y así ninéotiné uiaco na ing Padre, 
ya está el Padre para salir; tiné macao o mamacao, Et sic 
de reliquis. 

Y lo mismo para comer, para escribir, para leer, etc. 
Nicó o TICO manga na, sumulat na o masa na. Si por aquí 
quieres decir ya estoy escribiendo, etc., muda los futuros en 
presentes y el na que está al fin ponle arrimado al ni o ti\ 
v.g. : tipó sumulat na, estoy ya para escribir; tii^ACO susülat, 
ya estoy escribiendo, etc. 

Para decir estaba ya para, se usa de este la; v.g.: luego 
que me viste con el hábito te volviste; si te preguntan cómo 
duró tan poco la visita, dirás: illing tañe macó na, porque 
estaba ya para salir. Si a mí me preguntan por qué te despedí 
tan pronto, diré: uling tacó macó na, porque yo ya estaba 
para salir. Otro: no entré en tu casa porque estabais ya 
para comer, uling itang datang co taco mangana, etc. Ahora, 
si quiero decir al modo de las oraciones antecedentes; v.g.: 
porque cuando llegué estabais ya comiendo, diré: uling itang 
datang co tan acó mamangan;et sic de reliquis. Al fin de 
estos te advierto, lo primero, que, para decir a secas el lugar 
donde alguno está, se usa de los advervios dichos: queni^ 
queti, queyang, queta, caring, y también se varían por las per- 
sonas. Pondréte algunos ejemplos: pongo silla junto al ta- 
blado para ver después la comedia, diré: queti o queni co lucluc 
pota; ahí te has de estar, v.g.: sin salir, queyan ca lucluc; 
estáte aquí, andariego, v.g.: junto a mí, queni o queti ca; 
caring ca, estáte allá; y así de las demás personas. 

Lo segundo, que lo mismo que se dice de los cuatro 
pronombres en orden a hacer limitativos, si se pronuncian 
con acento largo, se verifica también de todos éstos, de 
modo que tiyo, tilo, talo, etc. con acento breve significa estar 
como se ha dicho, pero con acento largo, significa aun están; 
v.g.: tiyo caring o layo caring, sólo dice está allá; pero tiyó 
o tayó con acento largo, dicen aun está allá. 

HasUa aquí sólo hemos tratado cómo se dice estar. Resta 
saber, por donde se dice no estar. Digo pues, que para ello 
se usa del verbo defectivo ala, que también se varía por to- 
das las personas. Tiene poco que saber esto, porque como 



~ 28 ~ 

contrariorum eadem esi vatio, y él significa 7io estar; en jun- 
tándole el adverbio de lugar y persona de que se habla, se- 
gún lo dicho, se dice lo contrario, porque se niega con él 
k) que todas las oraciones dichas afirman: nica queni, estás 
aquí, v.g., en la lista; pero ala ca queni dice no estás aquí. 
Mas advierte, que el romance de presente, v.gr.: estoy, 
adsiim, nicó, nunca se puede negar, porque si tú mismo di. 
ees de presente, ala cOy es lo mismo que lo que dijo el otro: no 
estoy en casa. El romance no estaba yo aquí, etc., bien se 
compadece, v.g.: ala co queni quing libro iñang ilicas mo 
ding bautismo; y también este romance: no estaba yo aquí 
cuando tú llegaste, ala co queti iñang miras ca. Et sic de 
reliquis. 

§ III. 
DEL CONCEPTO HABER O TENER. 

Para esto sirve el verbo def ectivo. /¿tz o atin; v.g.: ¿hay 
allá arroz?, ¿tín palé carina? responde: haylo, atin; su sin- 
tanxis y construcción en las oraciones personales es juntar 
a él (de modo que, cuando más, sólo pueden mediar adver- 
bios) el verbo o nombre, y luego la persona que hace o tiene, 
siempre en genitivo y con régimen pasivo. Ejemplos de 
verbo; ¿hay mxx^rUy por tí algún hombre?, ¿tin cayang pete 
MONO taúof Para responder, usa siempre de el atin; v.g.: 
hay hombre muerto por mí, atin pete cono tauo. Ejem- 
plos de nombres: ¿tiene sombrero tu hermano? ¿atin copia 
NmacapatadmoF; di Antonio atin baro, Antonio y los suyos 
tienen barOi Otro: ¿tienes ropa?, ¿atin imalan mo?; y si 
acaso oyeres ¿atin mong imalan?, ya ves, que no está el 
nombre inmediato al atin, por lo cual es preciso que haga 
otro sentido, y así es, que? aquel mo es adverbio que signi- 
fica aÚJi, y quiere decir ¿aun hay ropa? 

La negación de haber o tener se hace con ala; v. gr.: 
en el primer ejemplo ¿alan palé caringf ¿no hay arroz 
allá? Las oraciones personales no sólo se hacen al modo 
de el atin, esto es, juntado a) ala la cosa que se tiene y 
luego el genitivo de quien la tiene; v.g.: ¿no tienes ropa?, 
¿ALAN imálan mo?; sino también juntando 2\ala la persona 
que tiene en nominativo, y luego la cosa que tiene, ligado 
con n por ser cosa indeterminada; v.g.: ¿no tienes ropa? 
¿ala ca^ imalan ? Si el romance habla de cosa determinada, 
v.g.: ¿tienes tií aquél caballo?, no pertenece a este §, sino 
al antecedente; porque para esta lengua es lo mismo que 
decir: ¿está contigo aquél caballo? 



~ 29 - 

Para los verbos, más breve es darte ejemplo que regla: 
no hay hombre muerto por mi, ala pete gong tauo^ o ala 
GONG tauo petay, ala gong petay a tauo; y también dicen, 
v.g., tengo mucho que hacer , sin el atin: dacal cu dapat; tie- 
nes muchos puercos, dacal cá babU etc. Saca por éstos 
los demás. 

CAPÍTULO III. 

* DEL VERBO SIMPLE Y SUS CONJUGAGIONES. 

Antes de entrar en las conjugaciones de los verbos y 
su formación, te quiero dar la variación de tiempos. Este 
idioma sólo conjuga tres, que son presente, pretérito, y fu- 
turo; y con ellos, la raíz y varias partículas se hacen todos 
los modos y tiempos que corresponden a nuestro romance, 
así en activa como en pasiva; y no te causé novedad, ni 
confusión. 

Novedad: pues a nuestra lengua la falta totalmente el 
romance de todo verbo pasivo y la suplimos con la palabra, 
v.gr., amado, que es participio y sum,, est, fui, diciendo: soy 
amado, fui amado, será amado. No confusión: de ver que 
con un tiempo de la lengua pampanga, has de acomodar 
dos y otros, v.gr., de la nuestra; pues aunque corresponden 
tres romances de ésta, a un solísimo tiempo latino, con todo 
esto, en encontrando, v.g. : legeres, sin equivocarte o confun- 
dirte le acomodas uno de estos tres, yo leyera^ leería o le- 
yese. Si aun todavía se te hace cuesta arriba, consuélete 
el atajo de no ser menester variar en cada tiempo el verbo, 
diciendo; v.g.: scriho, scríbis, scríhimiis, etc.; sino que te 
basta variar las personas; v,g.: yo escribe, tu escribe, nosotros 
escribe, etc. Vayase lo uno por lo otro; y suponiendo no se 
te ha olvidado aquella advertencia proemial, poniéndote el 
ejemplo en sulat, te quiero decir como se forma de ella el 
presente, pretérito y futuro porque entiendas mejor la va- 
riación de tiempo. ^ 

RAÍZ SULAT. 

Si entre la 5 y la u intercalas um, dirá svMulat, y cata 
hecho el futuro. Si en lugar de aquel um, intercalas ¿7¿, dirá 
smulat, y éste es el pretérito. Pero si al sulat doblas la 
primera sílaba, dirá svsulat ¿no es así? pues ese es el pre- 
sente. Ahora atiende cómo yo les conjugo y te doy todos los 
tiempos y modos del Arte latino. 



-BO- 
DE T^A CONJUGACIÓN Y VARIACIÓN DE TIEMPOS. 
MODO INDICATIVO. 
TIEMPO PRESENTE. 

Singular. 

Yo escribo acong susulat o susulat cu. 

Tu escribes icang susulat o susulat ca. 

El escribe iyang susulat o susulat ya. 

Plural. 

Nosotros escribimos iqueng susulat o susulat cami. 

Vosotros escribís icong susulat o susulat cayo. 

Ellos escriben ilang susulat o susulat la. 

Para mayor expresión de esta actualidad se suele po 
ner el adverbio salocoyan o casalocoyan; salocoyan o ca- 
SALOCOYAN coiig susulüt. En pasiva: salocoyan o casa- 
locoyan queng isusulat iti. Nota que este romance escribo, 
doy y como, lavo, recibo, etc., que para nosotros es presente, 
para esta lengua, cuando no es lo mismo que estoy o ando 
escribiendo, dando, comiendo, etc., son futuros ordinaria 
mente: quiero decir, que muchas veces se dicen con la voz 
del futuro en activa, y más veces en pasiva; no obstante 
que usa mucho de la voz del presente para decir aquello 
que se hace muchas veces aunque actualmente no se esté 
haciendo; v.g.: susuca ya, susulat ya, sasala ya; anda vomi 
tando, escribiendo o faltando, etc. Vide de futuro imper 
fecto. 

PRETÉRIIO IMPERFECTO. 

Este se hace con la voz de presente en activa y pasiva, 
y con razón, porque lo mismo es escribía cuando me llamaste, 
que estaba escribiendo. Para explicar la imperfección de la 
obra, que dice este tiempo, se añade sa o sana. En todos 
los tiempos pondré ejemplo i^ólo en la primera persona, por 
que en todas es lo mismo, y porque no se escribe para ni 
fios este Arte. 

Singular. 

Yo escribía o estaba escribiendo, susulat co sa o sana. 
Pasiva isusulat co sa o sana inl 



- 31 — 

Pretérito perfecto. 

Ya sabes que éste tiene dos romances: yo escribí o yo 
he escrito; el primero muchas veces sólo dice que emprendí 
o comencé la obra, y en tal 6aso se hace con el pretérito 
simple; otras veces significa yd yo y v.g., o perfeccioné la 
obra, como el segundo romance, y entonces se dice, o con 
el mismo pretérito simple añadiendo na, que es ya, o con el 
maca de perfección o activo, (de que hablaré a su tiempo) 
y la raíz con na también o sin él. También se hace el pre- 
térito con el futuro imperfecto. Vide ibi. 

Singular. 

Yo escribí acong sinulat o sinulat co. 

Pasiva sinulat co ita. 

Yo he escrito sinulat co na o mecasulat co. 

Pasiva sinulat co na o asulat quita. 

Pretérito pluscuamperfecto. 

Si en el antecedente asientan bien los dos modos de de- 
cir el acto acabado, porque es perfecto, aquí asientan me- 
jor, porque es más que perfecto. 

Singular. 

Yo había escrito acón mecasulat o mecasulat co 

o mecasulat na co o sinulat na 
co. 

Pasiva sinulat na co o asulat co na, etc. 

También se puede decir por otros modos; v.gr.: yo ha- 
bía escrito cuando tu llegaste, ibat na cung sinulat, o 
MEARi na cung sinulat, etc. 

Futuro imperfeoio. 

Para éste no se necesita buscar prestado, porque es 
uno de los tres tiempos que tiene esta lengua como ya dije. 

Singular. 

Yo escribiré acong sumulat o sumulat co. 

Pasiva isulat quita, etc. 

Cuando el futuro dice tiempo indeterminado, porque no 
sabe cuándo o en qué hora, v.gr., escribirás, morirás, etc., 



^ 32 — 

ge le añade bien el adverbio >ooí/, (de íjuo postea) : sumulat ca 
POG, mate ca pog etc. 

Taoíbién la partícula o adverbio na suele decir futuro 
indeterminado; v.gr.: hoy no hay lugar, mañana; ducas^\; 
calacO'laco cu na, me iré no sé cuando, etc. 

ADVERTENCIAS. 

Lo primero que te advierto es, que esta lengua dice 
muchas veces por futuro, lo que nosotros decimos por pre- 
sente; quiero decir, que usa para presente de la voz del fu- 
turo, así en activa como en pasiva, y regularmente sucede 
esto, cuando nuestro romance de presente, dojjy recibOy llue- 
ve, comes, lavo, etc., no es lo mismo que estoij dando, reci- 
hiendo, lloviendo, comiendo, lavando, etc. 

Si argüyeres que es lo mismo uno que otro romance, 
respondo, que sea para ti lo que tu quisieres, lo cierto es, 
que para el indio no es lo mismo muchísimas veces, y espe- 
cialmente cuando se hace o se concibe el acto, no como per- 
manente, sino como transeúnte; no como que dura^ sino como 
que luego pasa\ no como que se estás haciendo, sino como que 
se hace. 

Vamos a la práctica: ve un indio a otro comer carne en 
viernes y extrañándolo le dice: ¿masan ca pala ngening bul- 
bul a bago viernes? ¿comes carne siendo hoy viernes? Ape- 
nas ve el indio que comienza a llover dice: muran, llueve; 
mayun, tiembla; ¿muyas ca ngeni? ¿lavas hoy? si le ve lavar 
en día de fiesta o Jueves santo; y así, me voy, me vuelvo, me 
despido, etc. En muchos de éstos futuros que sirven para 
presentes, he notado, que tienen el acento algo espacioso, 
a diferencia de los futuros que son corridillos. 

Pero en pasiva no hallo esta diferencia, aunque lo oigo 
usar cada día; y por eso raro será el Ministro que no diga 
por la voz del futuro estas arras te doy, y pregunte por la 
misma ¿la recibes?, y a ningún indio he oído responder la 
recibo con la voz del -presente, sino con la voz del futuro: 
TANGA PAN co yu; decir que todos yerran, es argumento in- 
tolerable. 

Lo segundo, que para decir la costumbre, o lo que uno 
suele hacer; v.g. : como carne, no bebo vino, falto a misa, riño, 
maldigo, etc., ya usan de la voz presente; v.g.: básala co, 
DARAMDAM CO, susüMPA co\ ya de la del futuro; v.g.: ma- 
rolas cong SÚMALA, MASAN cong bulbulan\ ya indiferente- 
mente; v.g. : bebes vino, miminum o mtnum o macainum can 
alac e'c. 

Cuándo. se use mejor de presente que de futuro, cuándo 



— 33 — 

indiferentemente, ya no me atrevo a fijarlo. Lo que me pa- 
rece es, que regularmente cuando usan de lo voz del pre- 
sente, es para decir más repetición de actos, que cuando usan 
de la del futuro, aunque uno y otro digan Tiábito o cos^ 
tumJbres. 

Futuro perfecto. 

Nunca podía entender, por qué éste no había de admi- 
tir el maca de perfección, admitiéndote el pretérito perfecto 
y pluscuamperfecto, hasta que le oí con él; mas no en pre- 
térito, sino en futuro imperfecto; y en realidad, hace el 
mismo sentido^ porque el pampango dice; v.gr.: antes que 
vengas acabaré; ¿y qué más dice antes que vengas habré aca- 
bado? de modo que de este tiempo hace dos: el uno con el 
romance antes que, etc. y éste es el suyo. 

. Para el nuestro usa de pretérito con el verbo defectivo 
ibat o meari, que ambos significan haberse ya acabado el acto 
de que se habla; y de ambos pondré ejemplo en activa y 
pasiva suponiendo que siemi)re a este tiempo le precede la 
oración de futuro para el pampango antes que, etc., y para 
el n\x^^\¡ro cuando\ v.^r. cuando llegues. 

Singular. 

Yo habré escrito. /. . macasulat co, o macasulat na co. 

Pasiva asulat co, o asulat co na. 

Yo habré escrito ibat o meyari na cong sinulat. 

Pasiva ibat co nang asulat o sinulat ita o 

ayari co nang asulat o sinulat ita. 

Imperativo. 

Se hace con el futuro de activa o pasiva, y para hablar 
con más eficacia o intención, con el presente: püpüLíAY ca, 
e ca TATAÑGIS; corre bueno bueno, no llores poco ni mucho. 

Singular. 

Escribe . . * sumulat ca. 

Pasiva isulat mo iyang. 

OPTATIVO o SUBJUNTIVO. 

Presente. 

El optativo explicamos, o deseando; v.g.: ojalá que, o 
si, etc., o con los de rogar; v.g.: sa, sana, uari, etc.; los 

5 



— Se- 
tales pueden servir, no sólo para todos los tiempos de sub- 
juntivo, sino también para el futuro o imperativo, según 
viniere al caso. Vamos a este presente, que se hace con el 
futuro, como lo oyes cada día; v.g. í ingatana ca o saupana 
cá ning Dios, etc. ^ 

Singular. 

Yo escriba Acong sumulat o sumulat 

co. 
Pasiva isulat co ita, v.g. 

Pretérito imperfecto. 

Yo escribiera, escribiría 
y escribiese sumulat co sa. 

Ya te he dicho, que no te confundas por ver un mismo 
tiempo para distintos modos; pues el modo con que se ha- 
blan, lo distingue con toda claridad. Éste se hace con el 
futuro con activa y pasiva. Ejemplo: yo escribiera, si me 
lo pagaran, sumulat co sa nun upan da có; y mejor si se 
añade ngeta\ v.g.; sumulat co sa n5eta. En pasiva: isulat 
co sa n5eta, etc.; y también con adverbios de deseo. El 
otro romance lo estuviera, estaría y estuviese escribiendo,^^ 
hace mejor con el presente de indicativo: susulat co 
SA, etc. 

Pretérito perfecto. 

Yo haya escrito sinulat n% co. 

Este ordinariamente se hacb con el pretérito perfecto; 
es bien ponerle la partícula na, que significa ya. También 
se hace con el meca y su pasiva; el romance te guiará. 
Ejemplo: alegróme que hayas escrito, matula co quing si- 
nulat NA ca o quing mecasulat na ca. En pasiva: matula 
co quing sinulat mo na ya, o quing asulat mo na itaninan, 
v.g., etc. 

Pretérito pluscuamperfecto. 

Yo hubiera, habría y hubiese acó san sinulat o sinulat co 
escrito sa (? sana, 

Éste se hace con el pretérito perfecto en activa y en 
pasiva y la partícula sa o sana\ v.g.: si yo hubiera escrito, 



— 35 ~ 

no se hubiera reído de mí; non acó san sinulat o non si- 
NULAT co SANA O non SINULAT co SA, etc. En pasiva: non 

SINULAT co SA O SANA Ua, V.g., 6 na co SA QUEILÍAN. 

Futuro tanto. 

Nota, que éste tiene dos romances: yo escribiere o Jiu- 
hiere escrito. El primero se hace por el futuro imperfecto 
en activa y pasiva; el segundo, por el pretérito perfecto en 
activa y pasiva, y también con su pasiva perfecta, y asienta 
muy bien el uari. ^ ÉJjemplos: si escribiere págale, nun ua- 
RiNG SUMULAT jju etc. En pasiva: nun uarÍing isulat na 
ita upan mo ya. Si hubiera escrito, azótale; nun uaring si- 
nulat ya, etc. En pasiva: nun uaring sinulat neta o 
ASüLAT na ita, batbatan mo ya. 

infinitivo. 

Presente. 

Ya sabes que éste siempre trae verbo determinante, y 
siempre que el tal no sea pretérito, se pone en futuro el 
verbo determinado; v.g. : deseo escribir, malsinta cong su- 
MüLAT; volverá a juzgar, suMi ya queting mocom, etc. Pa- 
siva: lo mismo; v.g,: palsintan cong isulat ita; suUia non 
ocoMAN ding mahiay, etc. 

Si el verbo determinante es pretérito, has de mirar, si 
lo es también el verbo determiaado; estp es, si lo que dice 
es cosa pasada, etc.: vino a escribir; si ya escribió, es lo 
mismo que vino escribió. Otro: determinaste salir al en- 
cuentro a otro: si saliste, es lo mismo determinaste salir, 
que determinaste saliste; y entonces diráslas por pretérito: 
dínatang ya^ig sinulat, sinari cang sinalubung, etc. Otro: 
nó quiso escribir, é bisang sinulat, poique ya pasó. Pa- 
siva lo mismo. Si lo que dice no es cosa pasada, se usa de 
futuro: v.gr.: vine a bañarme; si aun no me he bañado, o 
aun estoy bañando, no es cosa pasada, y así diré: dinatang 
cong MANDILO etc. Esto es lo ordinario, aunque tal vez, 
donde no puede haber equivocación, oirás hablar de cosa 
pasada ya en pretérito,* ya en futuro. 

Pretérito pluscuamperfecto. 

Haber escrito sinulat o mecasulat» 

Éste se hace en activa y pasiva con el pretérito, y por 
lo que tiene de perfecto, mejor con él maca y la raíz; y en 



~ 36 — 

pasiva, con la misma raíz y a antepuesto, que es propio 
para decir obra perfecta y acabada. Cuál asienta mejor de 
estos dos modos, lo dirá el sentido de la oración, que algo 
has de discurrir; v.g.: alegróme haber escrito, matula cong 
siNULAT o matula cong meoasulat. Pasiva: matula cong 
ASüLAT que ita o sinulat^ etc. 

Futuro. 

Haber de escribir sumulat, 

Éste, por ser tan imperfecto, necesita de añadir sus pe- 
gotes; V. g.: a haber de escribir, ya hubiera escrito: txz^tz 
sumulat co sa, etc. Pasiva: nun isulat co sa ita, v.gr. 

CIRCUNLOQUIO SEGUNDO. 

Que escribiera o hubiera de es- 
cribir sumulat. 

A éste le sucede casi lo mismo para hacerse por futuro. 

Ejemplos: el que escribiera o hubiera de escribir, ing 
sumulat sa; lo que se escribiera o hubiera de ser escrito, ing 
isulat sa. 

GERUNDIOS. 

Más breve y más fácil dártelos hechos, que darte tan- 
tas reglas; v.gr.: 

Genitivo.. Tiempo es de escribir, panaon a sumulat. 

Pasiva .... pQ»m.on a isulat ita, v.g. 

Dativo — Éste se romancea como hace el latino, non sum 
solvendo. 

£¡jemplos. 

No estoy para escribir e co macasulat. 

Pasiva.. . í asulat. 

Acusativo. Voy a escribir ume cong sumulat. 

Pasiva. Voy a ser escrito, v;g. ume cong isulat. 

Ablativo. Escribiendo sabrás .. nunsusulat ca mabiasa ca. 

Otro: Cansado estoy de escribir, mapagal na cong susulat. 

Si yá escribió mepagal na cong sinulat. 

Supino. 

A escribir sumulat. 

Pasiva: A ser escrito.. . . isulat. 



— 37 — 

Ya ves que se hace por el futuro activo o pasivo; para 
este segundo pondré ejemplo: manaiiang yang ísulat inU 
fea cosa de escribir esto, etc. 

PARTICIPIO DE PRESENTE. 

Estos se hacen con ingy qavngy porque el participio in- 
cluye pronombre y relativo: mira los 

EJEMPLOS. 

El que escribe ing susulat. 

Él que escribía ing siñulat o susulat. 

Pasiva. 

Lo que se está escribiendo ing isusulat. 

Lo que se estaba escribiendo . . ing isusulat. 

PARTICIPIO DE PRETÉRITO. 

El papel que fué escrito ing silatan. 

Lo que fué escrito ¿72^ sinulat. 

PARTICIPIO DE FUTURO. 

El que ha o tiene de escribir... ing sumulat. 
Lo que ha o tiene de ser escrito, ing isulat. 

La acción verhal se hace con pa, la 'pasión verial con 
panga, como verás en cada uno; para éste, pamañulat y pa- 
ngasulat^ etc.; y así para los demás verbos simples. 

Ésta es la variación de los tiempos; para el uso de ellos 
las partículas más ordinarias son non o cum\ significan 
cuando, y sirven para los tiempos de presente y de futuro. 
Iñang o ^í¿^/a,también significan cuando y sirven para pre- 
térito imperfecto de indicativo, y para pretérito perfecto de 
indicativo y para pretéritos, aunque se les arrime el futuro 
imperfecto. Ngeni y queni significan el hic et nunc; sirven 
para los pretéritos, presentes y futuros. No te pongo ejem- 
plos porque está lleno el Arte. 

§ IL 

DE LAS CONJUGACIONES REGULARES DE LA VOZ ACTIVA. 

i 

Habiéndote conjugado la raíz sulat por todos los tiempos, 
paria, que a imitación de ellos puedas hacer lo mismo con 



— 38 — 

cualquier otro verbo, paso ahora a darte las conjugaciones 
de los demás, por sus tres tiempos y raíces; para lo cual su- 
pone, que es muy rara la raíz que no se conjuga simple, o a lo 
menos compuesta, aunque sea en su simplicidad nombre ad- 
verbio, etc.; y sabe, que así como la gramática reduce todos 
sus verbos activos regulares a los cuatro conjugaciones; así 
esta lengua los reduce a tres; con la diferencia, que allá se 
mira en qué letra acaba el verbo, para saber por qué con- 
jugación va; aquí se mira en qué letra comienza. 

PRIMERA CONJUGACIÓN. 

Por ésta vao las raíces que comienzan en vocal; su for- 
mación para el futuro es añadir antes de la primera vocal 
una m; doblando la primera sílaba de el futuro, tendrás 
formado el presente. 

El pretérito se forma intercalando ¿zz entre la ttz y la 
primera vocal de futuro, como se ve en los 

Ejemplos de esta primera conjugación. 

Raíz. Abal. Ilut. Orod. Urna. Yi. 

Signif. Tejer. Sobar Afeitarse. Besar. Orinar. 

Fut. JbTabal. Jf/ilut. J/brod. Jí/uma. Miji. 

Prés. j/tí^77zabal. Mimi\\xt. Momoroá. MumumB,. Mimiyi. 

Prét. Mim^b^l. Minilnt. Minorod. Minxxms,. Miniyi. 

SEGUNDA CONJUGACIÓN. 

Por ésta van las raíces que comienzan con b, p, m. El 
presente se forma doblando la primera sílaba de la raiz; el 
futuro, mudando Is, b o p en m; si comienza en iriy no hay 
que mudar, pues la raíz es el futuro. Tienes formado pre- 
sente y futuro; el pretérito necesita, para no errar su for- 
mación, de algunas reglas que tienen sus excepciones. No 
te haga novedad; acuérdate de las muchas que estudiaste 
en los pretéritos latinos. 

PRIMERA REGLA. 

Las raíces que tienen más de dos sílabas, y aunque 
tengan solas dos, si tienen después de la primera vocal dos 
consonantes, para hacer el pretérito, que se forma del fu- 
turo, mudan la primera vocal de éste en ^ o en ¿, como me- 
jor suene; si fuere ¿ la primera vocal dtl futuro, se queda 
así, o harás lo que te diré en las excepciones de esta regla. 



39 



SEGUNDA REGLA. 

Dije en la pasada, aunque sean de dos sílábaSy si tienen 
después de la primera vocal dos consonantes^ porque si no las 
tienen, harás el pretérito intercalando ¿72 entre la m y la 
primera vocal de el futuro; si bien no carece de excspciones. 
Doyte en cada letra ejemplo de todas diferencias de verbos. 

EJEMPLOS DE LA SEGUNDA CONJUGACIÓN. 

B. 



üaiz . 

Signif. 

Pres. 

Fut. 

Pret. 


Balictad. 

Virar. 

i?tí5balictad. 

^í/alictad. 

J/¡?lictad. 


Busngi. 

Abrir. 

^z^busngi. 

J/usngi. 

Misngi. 

P. 

Panday. 

Labrar. 

PíZpanday. 

J/anday. 

J/znday. 

M. 

Molmol. 
. Enjuagarse. 
Momolmól. 
J/blmol. 
Milmol. 


Basa. 
' Leer. 
Babsisa.. 
J/asa. 
Mina,s^. 


Raiz 

Signif. 

Pres. 

Fut. 

Pret 


Palacol. 

Achear. 

P^zpalacol. 

J/alacol. 

J[/¿lacol. 


Pilit. 

Forzar. 

Pipilit. 

J/ilit. 

Minilit. 


Raiz 

Signif. 

Pres. 

Fut. 

Pret. 


Mulagat. 

Abrirlosojos 

^Kmulagát. 

J/iilagat. 

MihgB,t. 


Mulat. 

Abrirlosojos 

Mumnls^t. 

Jfulat. 

Min\ús»t. 




EXCEPCIONES. 





En cuanto a que los que tienen más de dos sílabas ha- 
gan el pretérito mudando la primera vocal del futuro en e 
o en i, no las hallo en las raíces que comienzan con í o m; 
porque aunque las pudiera haber en las que comienzan con 
5¿ o mi, mas de éstos hay pocos trisílabos. 

En la p hallo que pintacasi intercala entre la m y la pri- 
mera vocal del futuro ¿72.' pretérito mimntacasi, para distin- 
guirse del futuro; nó asi piraya, cuyo pretérito y futuro es 
miraya. En los de dos sílabas, que tienen después de la 
primera vocal dos consonantes, hallo c^hMngcas, abrir ex- 



-40- 

tendiendo, su pretérito es mimngcas; 'bintang, levantar falso, 
pretérito mimntang; pero hindang, destrozar; hinlit desar- 
rugar, hacen el pretérito como el futuro, mindangy minlit, 
en los de p sucede lo mismo con pildiSy torcer ut con huso; 
pretérito mimldis. 

B. 

La segunda regla tiene muchas excepciones, porque son 
muchos los de dos sílabas de b y p que no intercalan in en 
el pretérito: toma estos que hacen el pretérito mudando la 
primera vocal en ^ o en i; babat, ceflir; hacam^ echar vento- 
sas; 5a,^ú:d?, trabajar ut en el corte; hait, manifestar; baril, ar- 
cabucear; iasa^ mojar; &ú:tó, oliscar ?^^ carne; hating, tender 
la red; ¿¿z^ízíj, gotear; ¿(?5(^,, trastornar, ut tinaja; hucal^ her- 
vir; hulung, gruñir; hono^ apuñetear; husa^ tostar arroz; hu- 
tas, tasar; íicang, dividir y hilad, orear, su pretérito es como 
el futuro, micangy milad, etc. 

Bahá, bajar, su pretérito m^ha; hahá, cargar, su preté- 
rito m^ba; hayo, hacer de nuevo, pretérito mitayo; bayó^ 
pilar, pretérito w^bayó; bacas, rastrear, no tiene pretérito; 
si se ofrece, di lAwnacas; biicbuc, criar carcoma, pretérito 
micbuc o mi^ucbuc; buat, pretérito miuat. 

P. 

Pagal, cansar; pait, amargar; palis, barrer; pamon^ des- 
pedirse; pango, encepar; panic, subir; pari, hender con cufia; 
pasag, revolcarse con ansias; patac, gotear; patad, quebrar, 
7//lcordel; patay, morir o matar; pulad, emplumar flecha; /?z^: 
las^ tornarse; poloc, encresparse el gallo; puput, sofocar; 7?z^- 
Tul, embotarse; pusan, cargar al hombro; pusity exprimir; 
putal, llevar a la sesga; putao, hacer algo corto o falto; puti^ 
blanquear, todos sus pretéritos mudan la primera vocal del 
futuro en ^ o en i; pili, escoger, pretérito yiE.mili; pílig, 
sacudir, pretérito y futuro milig; puc, pretérito uipuc, des- 
tinar. 

M. 

En éste no hallo excepción de esta regla; lo bueno que 
tiene, es que casi todas las raíces tienen diversas composi- 
ciones, que hallarás una por una en el Vocabulario. 

TERCERA CONJUGACIÓN. 

Por ésta van las raíces de las demás letras consonantes, 
que son: c, d, y, Z, 72, ng, q, s, t, v, pero esta última, en sti 



— 41 — 

lugar te dije, que no hiere; de cada una de ellas te daré un 
ejemplo, para que por él saques la formación en las demás 
raíces. Sabe pues, que en todas ellas el presente se forma 
doblando la primera sílaba de la raíz; el pretérito interca- 
lando in a la raíz después de la primera consonante. 

Para formar el futuro toma estas advertencias. Pri- 
mera: las raíces de más de dos sílabas, y aunque tengan sólo 
dos, si después de la primera vocal hay dos consonantes, tiene 
por futuro la misma raíz. Segunda: las de una sílaba (que 
son muchas) hacen el futuro intercalando um después de la 
primera consonante. Tercera advertencia: las de dos sílabas 
que no tienen dos consonantes después de la primera vocal, unas 
admiten um, en otras sirve de futuro la misma raíz. 



EJEMPLOS DE ESTA CONJUGACIÓN, 



Raíz. Cutang. 

Signif, Preguntar. 

Pres. í7z¿cutang. 

Pret. Qu¿7¿utang. 

Fut. Cutang. 



Dalaquit. Gaga. 

Pasar. Reñir. 

Z?(Zralaquit. é^^éígaga. 

D¿7¿alaquit . Guzzxaga. 

Dalaquit, G^¿77^aga. 



Yaus. 

Llamar. 

r<^yaus. 

Yzxaus. 

Yz^TTZaus. 



Nota: Por si acaso lo oyes, que yaus^ yauad, siguen 
también a los qué comienzan en vocal: yiaus, mamuus, mi- 
i^aus; uauad, UAuauad, umauad. 



Raiz. 


Lud. 


Nabo, 





Ngatba. 


Signif. 


Acabar 


Derribar. 


Emparejar. 


Pres. 


Z«lud. 


.A'íZnabo. 


^fllangatba. 


Pret. 


Ltinxxá. 


N¿7¿abo. 


NgÍTzatba. 


Fut. 


Carece. 


Nzí/wabo, 


Ngatba. 


Raiz. 


Quiput. 


Sac. 


Tila. 


Viguig. 


Signif. 


Estrechar. 


Espesar. 


Escampar. Rociar. 


Pres. 


(^«¿quiput. 


SasAQ. 


Titils.. 


Fíviguig, 


Pret. 


Qu/Tziput. 


Sin&G. 


Tinila.. 


VíTZiguig, 


Fut. 


CwTOiput. 


Suma,G. 


Tumila, 


Viguig. 



No dudo deseas saber cuáles, de tantos como hay de so- 
las dos sílabas, admiten um en el futuro y cuáles no; pero 
bien sabes que mayores ingenios que el mío no han podido 
hallar regla; quizás que no la hay general; no obstante, 
toma estas, que te pueden servir de algún alivio. Primera: 
el verbo que admite in para primera pasiva en pretérito, ad- 
mite^um en futuro ordinariamente. Segunda: es muy rara 
la raíz de acento agudo que admita um en futuro; por lo cual 
notarás lo que apunto en el Vocabulario con esta cifra (A). 

6 



— 42 - 



DE LAS CONJUGACIONES IRREGULARES DE LA VOZ ACTIVA. 

Nota: Que estas irregulares, las más siguen también en 
la formación que viste en las que comienzan por vocal, y en 
tal caso son irregulares. 

PRIMERA IRREGULAR 

Por ésta van muchas de las raíces disílabas que co- 
mienzan en a y tienen después de ella dos consonantes, o 
después de la primera consonante dos vocales: el presente 
se forma sólo anteponiendo a la raíz su primera consonante; 
esto es, otra como ella; v. gr.: agtal, presente oagtal^ y de 
él se forman pretérito y futuro; para aquél se muda la pri- 
mera vocal en ¿tz, para este en un; y nota que así in como 
un, si se les sigue ¿, se convierte en ñi. 

EJEMPLOS DE ESTA CONJUGACIÓN. 

Eaíz. Agtal. Atuá. Albay. Asias. Aduang. 

Signif. Coger. Porfiar. Mirar. Endurecerse. Dar. 

Pres. (ragtal. ^atuá. Zalbay. /Casias. Z>aduang. 

Pret. ffuintdil. Tinuá. Zmbay. Sinms. Dinuo^ng. 

Fut. GuntaX. Tunwk. Lumhd^y, Sunisis. DunuQ,ng. 

NOTA. 

Dije que son muchas las que admiten esta conjugación 
y no todas, porque las que después de la a primera tienen 
n o m, (aunque no esté inmediata a la a) o tienen ng^ no la 
admiten; si bien angsad, heder a sobaquina; angsul, tedio, 
tienen UAsangsad y MASangsuh Tampoco la admiten (72W¿ 
forte raro) absic, inmaturo; abtae, hendidura; abpang, regla 
para ñipar; acbag, estrépito; aclug, rugir; agnan, a la par; 
agsaj), acabar de punta; albut, entresacar; alduc, sorber; 
abnoCy inclinarse; otras hay que^sólo tienen presente, como 
Bübual, de ahual, apalancar; aUi, pagar; ahnus, sortear; 
apiac, cerrar los ojos; otras también admiten pretérito, 
como apda, presente papda, pretérito PiNrfa, y significa 
apag9.r; apsay, extender, ut mano, presente "Papsay, preté- 
rito MiN5tí:¿^; asdo, apretar la tela, sasdo, siNdo; aspa, echar 
en la boca, saspa, sin/?¿z, etc. Otras hay que no la admiten, 
mas tampoco admiten la regular; pero en su composición 
la imitan; v. gr.: ablus, tiene MiBablus, remudar; abno, en- 
contrarse, MiBabno; alda, de mancomún, UAiualda; alpa^ 



— 43 — 

aguarse la morisqueta, UAi^alpa, etc. Adelante se tratará 
de ellos. Otras hay parecidas, que me contento con apun- 
tarlas, para que veas en el Vocabulario su irregularidad, 
como son acua, tomar; abyay, dar; oblas retribuir; aptas, 
atar; abpa, posar, ut ave; apsao, aplacarse la fiebre; agli, 
concebir; athud^ pudrirse. 

SEGUNDA CONJUGACIÓN IRREGULAR. 

Por esta se conjugan muchas raíces disílabas que co- 
mienzan en fl, y hacen el abstracto anteponiéndoles c o di, 
que son adjetivos de ma^ mudada la m en c; las que admiten 
esta conjugación son: caba^ largura; cayaUy liviandad; cayap, 
bondad; calát^ salobreidad; calbag, hinchazón; cauo, sed: 
capia^ riqueza; capias, escocer; casac, espesar; cascup, estre- 
chura; casdan^ espanto; casias, dureza; casnoc\ enfado; cas- 
ngao, utilidad; cati, la bajante de la marea; catas^ altura; 
cailac^ sordera. A estas se llegan camin, consumirse; camog^ 
humedecerse; capno, llenar; calmo, lo mismo; caslam^ avina- 
grarse; casna, embalumarse, y alguna otra tal cual; y sig- 
nifican ntutraliUr intraiisitive. Para formar el presente 
dobla la primera sílaba, para futuro intercala um entre la c 
y la a, para el pretérito in. 

Ejemplos de esta conjugación. 

Raíz. Ayap. Amin. Asias. Aslam. 

Signif. Bonificarse. Consumirse Endurecerse. Avinagrarse. 
Frésente. Cac^^^í^. 6feé?amin. 6feí?asias. Cfec?aslam. 
Pretér. Quin^,y^^.^ Quim>xn\n. ^¿^¿Tzasias. ^z^¿7zaslam. 
Futuro. uuma,yB.p. uumé.min. uumB.sieiS. uumQ,3lB,m. 

Nota: Que no admiten esta conjugación aquellas raíces 
que en su conjugación regular son activas o significan mo- 
vimiento transitivo, porque las de esta conjugación son de, 
significación inmanente. Nota más, que algunas de estas 
raíces admiten todas las demás conjugaciones y composi- 
ciones de que son capaces, mas no siempre en el mismo sen- 
tido; V. gr. : aslam, admite SASlam, sii^lam, svNlam, y la com- 
posición de ella, masaslam, etc., y ambas significan como 
cacaslam; mas en la conjugación regular, mamaslam, mi- 
naslam, maslam es echar vinagre en la comida. Qué con- 
jugaciones admiten y cuáles no, el Vocabulario te lo dirá. 

TERCERA CONJUGACIÓN IRREGULAR. 

Por aquí van pocas; significan como las de la conjuga- 
ción antecedente; son de dos sílabas comienzan en i vocal; 



— 44 — 

para el presente se dobla la i que no hiere en la otra, como 
dije en las advertencias; para pretérito sq antepone in; para 
futuro se intercala um, después de la i; v. gr.: imut r^iZy ser 
avaro; presente limut pretérito immut; futuro lUMimut; 
aquí hiere la ¿/^ a la u, como dije también; pero porque las 
raíces que van por aquí son defectivas, toma copia de ellas; 
míralas en el Vocabulario. 

Copia de ellas. 

Yiac, gritar; ina, debilitarse; inga]^, hacer ruido; inguis, 
ser mezquino; intac, insac, achicarse; ingpiSy adelgazarse; 
iring juguetonear; iri hacer gesto; no me acuerdo de más. 

§ III. 

DE LAS PASIVAS REGULARES Y SU FORMACIÓN. 

No pienses que una raíz sólo tiene una pasiva como 
legOy que no tiene más que legor, etc.; aquí pueden tener 
más, si bien algunas sólo admiten dos, otras sólo una, por- 
que su significación no da lugar a más. Toman el nombre 
de su distintivo: la primera se llama pasiva de ¿, porque se 
hace anteponiendo esta letra i; la segunda de aiiy porque se 
pospone esta letra an; la tercera se dice de anan, por la 
misma razón, aunque esté an en lugar de anan. Llamaré 
la primera, segunda y tercera. 

Para formar los tiempos en la primera, si la raíz co- 
mienza en vocal, anteponía una i y tendrás el futuro; con 
la advertencia, que si la vocal no es i, pronunciarás conso- 
nante la ¿ que añades; formado el futuro dobla su primera 
sílaba y antepónle otra i vocal, y tendrás el presente; el 
pretérito se forma de la raíz, anteponiéndola in. 

En las raíces que comienzan en consonante, todos los 
tiempos se forman de la raíz; el futuro, sólo con anteponer 
la i; el presente anteponiendo la misma i, pero doblando la 
primera sílaba de la raíz; el pretérito requiere sus adver- 
tencias. 

Primera. 

En los de una sílaba se intercala inmediato a la primera 
consonante. 

Segunda. 

En los trisílabos se muda la primera vocal en ^ o en if 
en los disílabos, que después de la primera vocal tienen dos 



- 45 - 

consonantes, o después de la primera consonante dos voca- 
les, se intercala Í7i\ pero si son disílabos puros, como v. gr.; 
sulaty suluty sucede con ellos para intercalar o no in en el 
I pretérito, lo mismo que el um en su futuro activo; sólo sé 
I que los más de los que tienen um para el futuro, intercalan 
in en este pretérito; los otros, ya intercalan in^ ya mudan 
la primera vocal en ^ o en i. No hay más remedio que 
examinar uno por uno, o ir al Vocabulario. 

Nota: Que en esta primera pasiva nunca se antepone 
la ¿ a los pretéritos y aun los presentes y futuros la «uelen 
perder, máxime si pasan de dos sílabas. 

EJEMPLOS DE ESTA PRIMERA PASIVA. 

Raíz. Aral. Salicut. Irid. Sulat. Sulut. Tun. 

Signif. Enseñar. Esconderse. Estregar. Escribir. Abrir. Cocer. 

Fut. Taral. /salicut. /yrid. /sulat. /sulut. /tun. 

Pret. lyaydkTKl. Isas^\ÍQ\iXi, /¿/irid. /yz^sulat. /íwsulut. Itutwxí. 

Pret //2aral. Sdicut. Imviá. Sí/zulat. Silut. Tí/iun. 

Ya se ha dicho que aunque la i hiere en la a y en la Oy 
no hiere a la ¿, y en el presente de irid, pronuncia tres vo- 
cales, y en el futuro dos, fuera de la i última. 

Nota:— Acerca de los trisílabos y disílabos, que des- 
pués de la primera vocal tienen dos consonantes y comienzan 
en ¿, que para distinguir el pretérito del futuro tal vez admi- 
ten in, como lindayog, bambanearse, pretérito, linindayog\ 
sítsit, hablar al oído, pretérito simtsit; simpan, guardar; pre- 
térito siniimpan, lo que fué guardado; pero tiltil, tocar leve- 
mente y liualas ensanchar, sus pretéritos, liualas, tiniltil; 
y así otros. Mira al Vocabulario. 

Acerca de los disílabos, que tienen dos vocales después 
de la primera consonante, hallo que no intercalan in: iuat, 
alzar; lual, salir; sui, violentar; tuag, trastornar vaciando, 
ut tinaja; sino sólo i: pretérito hiuat, liual, siui, íiuag; tayi, 
coser, pretérito ti^yi\ layi, pretérito Ze¿^¿. 

SEGUNDA PASIVA. 

Todos los verbos forman sus tiempos como la primera, 
quitando la i que se antepone, y poniendo al fin a;? que es 
su distintivo, si bien en pretérito le pierden; exceptúanse 
labul, encender; ahli, pagar lo que se compra; iayad, pagar 
lo que se debe; tauad, regatear; dagang, conaprar por junto; 
utang, tomar prestado, y otros cuantos; sali, comprar tiene 
también ^bZ¿z^an; pero más común el pretérito 5E/¿, etc. 
Anac, tiene uno y otro, como saliy baM, etc. 



— 46 — 

En las raíces que acaban en íí, regularmente basta aña- 
dir 72; V. gr.: lima, pasiva segunda uma'^, lo besado; bien 
que algunas raice» que acaban en a no se contentan con sola 
la n\ V. gr. : asa, confiar; tíf^^AN, interceder. Noto esto, por- 
que no se olviden en miralita'^ que es cantar, y miralitaA^, 
que es sufrirse. 

Otras intercalan 72, como quilala\ v. gr., quildla^an\ 
tanday tomar de memoria, tanda^an, salpantaya^an, cásala- 
^an\ otras intercalando u antes del an; como salivan (no 
salían) lo comprado, y sus compuestos. TaMli, dejar caer 
de las manos, tal)ilix¡an\ hali, anular, balwan\ lili, echar me- 
nos, lili\jan, etc. 

Otras, en lugar de esta u, intercala n. Pili, escoger; 
piÜNan; alili, permutar, alilÍNan o alinlan; tibaí/, íortn.\ecer, 
hace tibian; libay, trocar, líbian; lauay, mirar, lauan\ babay. 
Vide su composición; en el Vocabulario están. 

EJEMPLO DE ESTA SEGUNDA PASIVA. 



Raíz. , 


Agtal. 


Signif. 


Coger. 


Fut.. 


Agtalaw. 


Fres . . 


ra¿^agtala/i. 


Pret ,. 


/^agtal. 



Tacal. 
Medir. 


Sui. 
Forzar. 


Dapat. 
Hacer. 


Patay- 
Matar. 


Tacala/i. 

Túítacala/í. 

T/;iacal. 


Sui¿/a/¿. 

Susmi/an. 

S/ui. 


Dapta/z. 

DarsLptan. 

DephU 


Pataytí5/i. 

i^apatayaw, 

P^tay. 



TERCERA PASIVA. 

Su formación es como la segunda, excepto que unas 
veces acaba en any otras en anan; el pretérito siempre tiene 
an o anan\ en los que comienzan en vocal se añade in antes; 
en los demás su primera vocal se muda en ^ o ¿, si bien 
hay tal cual, que para distinguir el pretérito del futuro 
admite in en el Vocabulario. 



Raíz. 

Signif. 

Fres. 

Fut. 

Pret. 



EJEMPLOS DE ESTA TERCERA PASIVA. 



Agcas. 


Sulat. 


Tacal. 


Siclaud. 


Decir. 


Escribir. 


Medir. 


Arrodillarse, 


Tai^agcasfl/ia/z. 


4Swsulatfl/^a7^. 


TatHcalanan. 


/S/siclaurfl/i. 


Agcasa/za/z. 


Sulat«/^. 


T8LCdí]anan. 


Siclaur«/i. 


J/zagcasa/{(Z/z. 


S/lata/z. 


T€CB,\anan. 


SiniclvLUvan. 



§ IV. 



DE LAS TERCERAS PASIVAS IRREGULARES. 

Recorre la conjugación irregular de las raíces disílabas 
que comienzan en a y tienen dos consonantes después de 
ella, o dos vocales después de la primera consonante; aqué- 
llas pues admiten otra erregular en estas pasivas. 



47 — 



PRIMERA PASIVA. 

Toma el presente de la activa irregular, (que de ésta 
sólo hablo ahora) ai^teponle ¿, y tienes el presente; preté- 
rito el mismo de activa sin i antes; para el futuro mi^da en 
i la primera a^ esta es su primera pasiva. 

SEGUNDA PASIVA. 

El presente es el de activa con an al fin; el pretérito el 
de activa sin an; el futuro el de activa con an al fin. 

TERCERA PASIVA. 

Nota, que si alguno en activa mudó la & o /? en 77^, aquí 
no la muda. Su presente y pretérito con anan; su futuro 
la raíz con anan. 



EJEMPLOS DE ESTAS TRES PASIVAS. 
PRIMERA PASIVA. 



Rale. Agtal. 

Signif. Coger. 

Pres. /(^a^tal. 

Pret. Guintal. 

Fui. /gtal. 



Aduang. 

Dar. 

/rfaduang. 

Dinuving. 

/duang. 



Assuit. 

Abrir. 

/sasuit. 

5¿/iuit. 

/suit. 



Aptas. 

Atar. 

//captas. 

yptas. 



Pres. Gsigtvklan. 
Pret. Ouintsil. 
Fui. AgtvAan. 



SEGUNDA PASIVA. 



DsiánBLngan. 

//íaduang. 

Aduanga/i. 



/SásuitúfTz. 

Siñnit, 

Asnitan. 



i'aptasa/i. 
Pint&s o /captas. 
Aptasa/i. 



TERCERA PASIVA. 



Pi^es. Oek^íBÜanan. 

Preí. GuintHlanan. 

Fui. ^ AgtB,lanan. 



DB,á\i^nganan. 

InaánvLXXganan. 

Aduanga/ta/i. 



SéLSuitanan. 
Siñuitanan. 
Asuitanan. 



jPaptasa/íff/E. 
FintB.sanan. 
AptQ>sanan. 



No todas las que comienzan en a y tienen después de 
ella dos consonantes o después de la primera consonante 
dos vocales, admiten estas pasivas; son muchas las irregula- 
res: toma esta copia y ve al Vocabulario. ¿Para qué me 
has de cansar para que traslade lo que allí tienes? 

COPIA. 

Agías, rozB^r; aídas, revent3.r; atius, rescatar; atbi, par- 
tir bonga; assiad, picar; aslat, entrar por estrecho; úJ¿f&«c, 



— 48 — 

espetar; atdac, hincar estaca; a])iac^ cerrar los ojos; apsay, 
estender, ut brazo; albay, mirar; alúa, echar de la boca; 
aMaiy dar; asdap, reconocer delante; aíbay, anegar; atñga, 
poner inhiesto; ahual, apalancar; aspa^ echar de la boca; 
asdo, tupir tela; agcat, convidar; altaOy aboyarse; acliSy gri- 
tar, y más que descubrirás tú, 

CAPÍTULO IV. 

» 

DEL USO DE LA ACTIVA Y PASIVA EÍN GENERAL Y DE LAS 
TRES PASIVAS EN PARTICULAR. 

Estos dos principios son las dos basas fundamentales 
sobre que estriba la artificiosa fábrica de esta lengua; son 
los dos ejes en que mueve toda su máquina; por lo cual, ha- 
biendo ya tratado Qué es nombre, qué es verbo, qué es activa, 
qué es pasiva, cuántas hay y cómo se forman, me pareció, si 
no necesario, muy conveniente, poner inmediato este capí- 
tulo; porque, querer practicar algo de lo dicho, sin la inte- 
ligencia de él, más será adivinar o hablar de memoria, que 
saber decir cosa a derechas. 

Supongo que no te se ha olvidado que la oración pri- 
mera de activa consta de nominativo de persona que hace, 
verbo y acusativo de persona que padece; lo mismo es en pam- 
pango; y que la oración primera de pasiva consta de nomi- 
nativo de persona que padece, verbo y ablativo de persona que 
hace; muda el ablativo en genitivo y cata lo mismo en esta 
lengua. De uno y otro verás aquí muchos ejemplos. 

§ I. 

CUXnDO se ha de hablar por ACTIVA Y CUÁNDO POR 

PASIVA. 

PRIMERA REGLA. 

Pero antes de poner esta y las que siguen, ya que te- 
nemos la dicha de que nuestro romance nos puede servir de 
lazarillo en todo lo más principal de ellas, es preciso tengas 
muy presente, cómo sea nuestra lengua en sus modos de 
hablar, en orden a explicar o no el nominativo de persona 
que hace. 

Es cierto, que en las simples locuciones, regularmente 
no lo explica, sino que implica o incluye en el verbo: y así 
Aecimos: llama a Juan, no llama tú aJuan\ del mismo modo: 
escribida leemos, etc.; y si en tales oraciones explica el nomU 



— 49 — 

nativo de persona que hace, es lo mismo que si no lo expli- 
cara, porque no añade cosa alguna al sentido, pues lo mismo 
es decir: llama a Juan que llama tú a Juan. 

Nótalo bien, que en ese sentido procede la segunda, ter- 
cera y cuarta regla y el uso de los nominativos o artículos 
que se posponen, tan distinto del uso de los que se ante- 
. ponen, como puedes ir observando. 

Cuando las locuciones no son simples, sino que añaden 
alguna distinción en la persona que hace, ya porque a al- 
guna se determina y señala el agente de cada cosa; v. gr.: 
vosotros habéis de escribir las cartas; tú has de barrer la celda; 
yo rezaré el rosario etc.; ya porque se busca o pregunta por 
ella; v. gr.: ¿quién mató a aquel hombre? y ¿tú le mataste?; 
ya porque insiste, se recalca o se afirma en que aquél y no 
otro fué el agente; v. gr.: tú le mataste; ya porque en la 
persona se incluye algún énfasis o retintín, como cuando el 
maestro dice a su discípulo: si, tú lo entiendes mejor que yo; 
y lo mismo si incluye admiración o misterio, v. gr., en estas 
dos locuciones: ¡Tú lavas a mi los pies! Ego autem dico 
vobis, etc.; ya finalmente,* porque la oración empieza por 
nombre propio o cosa determinada; en todas las locuciones 
jamás nuestra lengua implica en el verbo la persona que hace^ 
sino que de necesidad la expresa, y de necesidad corres- 
ponde en esta lengua el uso de los nominativos o artículos 
que se anteponen; y en este sentido procede esta 

PRIMERA REGLA. 

Siempre que en romance comience la oración expresando 
el nominativo de persona que hace^ se usa bien de la activa, 
principiando por el nominativo que corresponde. De aquí se 
infiere que están bien dichas por activa todas las oraciones 
que se siguen y sus semejantes; v. gr.: 

Primera. El que ahora hurta a poquitos, mañana será 
ladrón; ing gagamit ngenin ditac, bucas manaco ya. 

Segunda. Padre buscará gente; y Pedro manintün 
yan tauo. 

Tercera. Yo llamaré al Padre; acón yümaus quing 
Pare, 

Cuarta. Tú coge los caballos; ¿6*úf/¿ manyacap car ing 
cabayo. 

Quinta. Vosotros bajad las sillas; icón mitipa caring 
siya. 

Sexta. El enfermo se arrepiente de sus pecados; ing 
salunan sümisi ya quing casalanan na. 

Séptima. Yo soy el que le ha de confesar; acó ing pa- 
pagcompisal queya. 

7 



— 50 — 

Octava. Aquél es el que. ha de tocar la campana, ita 
ing tiGTiG quing campana. 

Infiere lo segundo^ tíf fortiori, que se usa muy bien de 
la activa, siempre que las oraciones son interrogativas, ad- 
mirativas o enfáticas; v. gr.: ¿quién vendió a Cristo?, ¿ninon 
MiBAYAD can Cristo?; ¿cuál de los soldados le alanceó?, 
¿ingsa cay carino soldados ing tinandus queyaf iTú Señor,* 
lavas á mis \Aé^"i, ¡Icaj)un, müya3 quing hitisco Guinii cof\ 
¿el discípulo resiste a su maestro?, ¿ing alagad \.v^yíK^K^ ya 
pala quing maestro na?, etc. Ya habrás observado que esta 
regla milita en todos los verbos, sean simples o compuestos, 
sea la cosa determinada o indeterminada. 

Preguntarás ahora, si en las oraciones, que pertenecen 
a esta primera regla, se usa también de la pasiva. Res- 
pondo, que aunque usar en ellas de la activa es más común, 
más elegante y más seguro de tropiezo; no obstante, excep- 
tuando las que hablen de cosa indeterminada, como las dos 
primeras, todas las demás se pueden hacer también por pa- 
siva, porque conservan el mismo sentido; yo haré algunas 
para que a su imitación hagas tu las demás. 

Primera. Acón y umaus quing Pare. Pasiva, Ácox^x^- 
^K^ que ing Pare. «^ 

Segunda. Icón mitipa carin sia. Pasiva. lea yo ttipa 
yo ding sia. 

Tercera. Acó ing papagcompesal queya. Pasiva. Acó 
ing PAPAGCOMPESALAN co ya. 

Cuarta. ¿Kino mihayad can Cristo? Paáiva. ¿Xino 
ing piBAYAD né y Cristo. 

Quinta, ¡lea pon muyas quing bitis co? Pasiva, ¡lea 
po ing UASAN mo co litis? o ¡üasan mo ing bitis co, (ruinu 
co? etc. 

SEGUNDA REGLA. 

Pero en balde es ponerla si tú no te acuerdas primero 
de lo que antes se dijo a cerca de implicar el nominativo 
de persona que hace y usar dé los artículos o nominativas que 
se posponen, y si yo no te explico cómo se entiende cosa 
absolutamente indeterminada, que verás en ella. 

Digo pues, que cosa absolutamente indeterminada es aque- 
lla, que está en nuestro romance en lugar de acusativo o 
persona que padece, dejando en el aire, absolutamente des- 
nuda de toda partícula que pueda determinarla, como verás 
en los ejemplos. 

Esto supuesto, pongo la regla. 

Cuando en romance comienza la oración implicando el no- 
minativo de versona que hace, si habla de cosa absolutamente 



— 51 ~ 

indeterminada, se usa de activa y no de pasiva. De aquí se 
infiera decirse bien por activa y mal por pasiva, las ora- 
ciones que siguen y todas sus semejantes. 

Trae agua, cuma can danum; sube por bonga, muqüiat 
can luyus\ busca tablero, manintun can taUero-, comed carne, 
MASAN con hulhulan; no puedo hallar pollos, e co macaqüit 
sisi; llama un sacristán, yümaus can catauong sacristán, o 
YUMAüS can sacristán, o yumaus can metong sacristán: el 
que porfiare decirlas por pasiva probará que no entiende la 
lengua. 

Esta regla es muy cierta y muy general. Esceptuánse 
estos dos adverbios atin, ala; hay, no hay, con los cuales, 
se hacen también por pasiva las oraciones de cosa indeter- 
minada; V. gr.; ¿MECAMATE can tauo"}^ ¿has muerto gente? 
Pasiva: ¿atin pete mong tauo'i Responde: e co mecamate 
tauo. Pasiva: ala con petay a taiio, no he muerto hombre, 
no hay hombre muerto por mí. 

También son excepción de esta regla (y aun de la ge- 
neralísima que enseña debers^ poner en genitivo de persona 
que hace en pasiva) estos adjetivos dacal, ditac; mucho, pocot 
cuyo régimen es poner la persona que hace en nominativo; 
V. gr. : mataste muchos hombres. Activa: mecamate can 
DACAL a tauo. Pasiva: dacal ca petay a iauo; lo mismo 
en estas: comimos poco, ditac que pengan; dacal, ya inu- 
man, bebe mucho, etc. 

El propio régimen siguen estos adjetivos: matas, ma- 
baba, marayo, vfialapit, etc.; v. gr.: estoy mostrando a otro 
y no le ve; dígolé: ¿cómo le has 'de ver si miras bajo?, ¿nun 
MABABA CA lalauají? etc. Responde: maTvAS na co lalauan, 
ya miro alto, etc. 

TERCERA' REGLA, 

Porque el objeto de esta, como en ella verás, es en todo 
contrario a la antecedente, te prevengo para su inteligencia 
con la explicación de él: dejando pues reflexiones imperti- 
nentes y reparos inútiles, digo, que se habla de cosa absolu- 
tamente determinada, siempre que nuestro romance pone por 
persona que padece algún- singular; v. gr,: Dios, Cristo, hic 
homo y cualquiera de los demostrati^vos; Pedido, v. gr., y 
cualquiera de los nombres propios o apellidos; tú, yo y cual- 
quiera de los pronombres primitivos; mío, tuyo y cualquiera 
de los posesivos; finalmente, cualquiera cosa que se dice con 
algunas de nuestras partículas W, los, las, la, etc., es abso- 
liUamente determinada para el Caso de usar de pasiva, que 
es lo único que aquí se busca. Esto supuesto por la regla. 



— 52 — 

siempre que en romance comience la oración implicando 
ti nominativo de persona que hace, si habla de cosa absoluta- 
mente determinada, se usa bien de pasiva. En esta regla no 
hallo dificultad, ni se me ofrece excepción ni peligro de errar; 
pero saber cuándo las oraciones que a ella pertenecen, po- 
drán también decirse por activa en el mismo sentido en que 
sin dificultad se dicen por pasiva, hoc opus, hic labor est. De 
esta dificultad se reirá el que no da distinción entre el uso 
de los artículos, que se posponen y los que se anteponen; 
pero no advierte, que en el uso de aquellos no hay tropiezo, 
como se ve en la primera regla, y cuando se usa de éstos 
hay muchos, como se verá en ésta, en que más quisiera yo 
oir a otro. 

Lo primero, supongo por indubitable, que estas oracio- 
nes, v. gr.: 

Primera. Llama al Padre, aüsan me ing pare. 

Segunda. Cierra aquella puerta, icabat 7ne itang 
pasbul. 

Tercera. Coge al ladrón, dacpan me ing mapanacao. 

Cuarta. Arroja ese tintero, yugse me iyang tintero, 
y sus semejantes nunca pueden decirse por activa. 

Y que estas: primera. Llama al Padre, ausan me ing 
Pare. 

Segunda. Cierra aquellas puertas, ícabat mo detang 
pasbul. 

Tercera. Coge aquellos ladrones, dacpan mo detang 
mapanacao. 

Cuarta. Azota ese muchacho, batbátan me iyang 
anaCy o esos muchachos deang anac. 

Quinta. No puedo leer aquellos libros, e co abasa de- 
tang libro. ^ ^ -^ ' 

Sexta. Come esa gallina, A^SÁisr me iyang manoCy "s to- 
das sus semejantes, se pueden decir por activa; pero en tal 
caso, hacen diverso sentido que la pasiva. 

Supongo también, que con los verbos neutros, lo mismo 
es hablar por activa, que por pasiva; v. gr. : lumapit ca 
can Pedro o lapitan me y Pedro\ elisia ca quing dalan o 
LISIAN me ing dalan\ tatacvt co queco, te estoy temiendo; 
TACüTAN da ca, lo mismo, etc.; y aunque sean activos, sólo 
miran la persona que padece como a puro término, objeto 
o motivo: tuguiomusica caco, ven con migo; tuquian o usian 
mo co, lo mismo; siembra en esta tierra, salbag ca qtieyang 
gabun o sálbagan; tatanóis co can íbpa co o tatanói- 
san que, etc.; lümaban ca careta o labanan mo la. 

Y esto no sólo con los que piden tercera pasiva, sino 
también con los de primera; v. gr : lloro por mi padre, ita- 



— 53 — 

NGis que ibpa co o tümanGis co can íbpa co\ gümalang ca 
caring matua queca o igalang etc.; gaua can chocolate ca- 
naco o iGAüAN mo con chocolate, etc. 

Este supuesto, «en tantia, variedad, digo lo primero, que 
lo más seguro es, decirlas todas por pasiva, aunque en los 
verbos neutros no hallo peligro de errar aunque se digan 
por activa o por pasiva. 

Con los verbos activos que miran la persona que padece 
como puro término, objeto o motivo^ es muy ordinario (aunque 
no lo más seguro) hablar por activa; con los verbos con 
más propiedad activos, porque miran la persona que padece, 
como que padece, nunca hables de un número individuo por 
activa; y cuando traen plural, o es divisible la acción, tienen 
su activa y pasiva, pero no pertenecen a esta regla, sino a 
la que sigue. 

CUARTA REGLA. 

Siempre que en romance comience la oración implicando 
el nominativo de persona que hace, si habla de cosa determi- 
nada en el todo, y en la parte indeterminada, se usa Men de 
activa y nunca de pasiva primera, ni segunda, pero sí de ter- 
cera de anan o ananan. 

Para inteligencia de esta regla, supongo lo que no se 
puede negar; y es, que en nuestra lengua hay un modo de 
hablar muy ordinario en que se determina el todo y no la 
parte; v. gr,: 

Primera. Trae de aquellos pesos. 

Segunda. Bebe de este frasco. 

Tercera. Derrama de esa agua. 

Cuarta. No tomes de eso. 

Quinta. Toma í?^ esto; en donde como ves se determina 
el todo, pero no la parte. Más claro; dicesle a un enfermo: 

Sexta. Come de ese capón. El capón es el todo y está 
determinado con el demostrativo, de ese; la parte queda in- 
determinada, porque no le señalas si ha de ser la pechuga 
o la pierna, etc. 

Este modo de hablar y más extenso, tiene también esta 
lengua, de manera que siempre que se determina el to^o y 
no la parte, usa bien de activa, y entonces sus artículos no 
hacen oficio de acusativo (en que muchos se engañan) sino 
de ablativos ex o de, etc.; y por eso a esta activa la viene 
nacida la pasiva tercera de anan o ananan, que no determina 
la parte que saca y significa que donde aquella se saca, algo 
resta. Vamos a los ejemplos. 

Primera. Guuxca caretang pesos. Pasiva: cüananan 
mo detang pesos. 



— 54 ~ 

Segunda. Minum ca canining frasco; tnumanan me inin 
frasco. 

Tercera. Mibating ca queyang danum; batiñGanan 
mo iyang danum. 

Cuarta. E ca cuma canian; e me cacuanan iyan. 

Quinta. Cuma na ca canini; cuananan mo na ini. 

Sexta. Masan ca, qaeyan capón; asanan me iyan 
capón. ^ 

Séptima. Bíbite ex lioc omnes; pasiinum co ngan canini. 
Inuman na yo ngan ini, etc. Dacap ca caretang manacao, 
coge de ellos, dacpanan mo; batbatan mo; cabatanan 
mo, etc. , 

Ninguna de estas oraciones se puede decir por pasiva 
primera ni segunda, si no recurre a la olla de pobres, atin^ 
ala: hay, no hay; la razón es evidente, porque si se pudiera 
decir, había de ser poniendo el caso oblicuo en nominativo 
de persona que padece y dándole la pasiva que le corres- 
ponde; V. g.: finjamos que aquella oración: toma de esto, 
cuma ca canini^ se dijera por pasiva segunda, que es la que 
compete: había de decir cuan mo ini, y eso no quiere decir 
toma de esto, que es lo que debía, sino toma esto, que es ló 
que no debía. Aquel nominativo ini, no dice todo determi-- 
nado y parte indeterminada, que es lo que indispensable- 
mente pide este modo de hablar toma de esto\ sino que sólo 
dice cosa absolutamente determinada, toma esto; lo cual es 
variar totalmente el sentido; sino que porfíes en que es lo 
mismo bebe de esa cuba, que bel)e esa cuba, etc. 

Para que se vea cuan conformes son estas tres reglas 
a los dichos tres modos nuestros de hablar, y que todo lo' 
embrolla quien las confunde, telas pongo recopiladas en el 
tablero. 

Primero. Si quieres jugar, v. gr., trae talylero. 

Segundo. V. gr.: con que solemos jugar. 

Tercero. Si el tablero, v. gr., está hecho pedazos y 
pedimos algunos de ellos, decimos: trae de aquel tablero. 

Al prináer modo corresponde la segunda regla, que sirve 
para la cosa absolutamente indeterminada: cuma can ta- 
blero, sólo por activa; al segundo la tercera, que sirve para 
la cosa absolutamente determinada: cuan me itang tahlero, 
sólo por pasiva; al tercero corresponde esta, de todo deter- 
minado y parte inderminada: cuma ca quetang tablero, por 
activa, y pasiva: cuananan me itang tablero, etc. Et sic 
de reliquis. 

Si oyes, por último decir: sumügat, v. gr., omatbat ca 
queyang anac, no pienses que es, como si dijera, sugtan o 
batbatan me iyang anac, azota o hiere ese muchacho (como 



~ 55 — 

alguno ha pensado); poraue, como ya dije, con tales verbos 
activos no se dicen oraciones de cosa absolutamente determi- 
nada por activa. Lo quft dice es, hiere o azota tú también, 
que por eso de ordinario, suele añadir el indio namQJi, y para 
nosotros es aquello de también tú prueba la mano, moja tu 
también. De manera que este modo de hablar no es abso- 
luto; siempre supone que ya está otro u otros haciendo lo 
mismo, v. gr.: si cuando en toro muerto todos mojan, tú 
también mojas tu carranza, sinuldul na ca man queya; y en 
pasiva conservan el ñaman, v. gr.: sugtanan mu ne man; 
batbatanan mo ne man; sindulanan mu^E: man; etc. ; si fuere 
plural la persona que padece, admite también este sentido 
y el dicho en esta regla. 

ÚLTIMA REGLA. 

Siempre que en romance comienza la oración por caso 
oblicuo, se usa bien de la pasiva; v, gr.: ¿a quién buscas?, 
¿ninon panintünan mo?; a ti te busco, ican panintunan 
co; ¡a mí lavas los pies?, ¡acón ujjasan mo po bitisf; y a 
Judas también^ y Judas pa ñaman uyasan co bitis, etc. 

Ya te oigo decir entre dientes: más clara y mejor fuera 
la regla si dijera, siempre que se coniienza por la persona 
que padece, como en los ejemplos dichos y en estos: ¿qué 
haces?, ¿qué piensas?; ¿^(2/^2^/2 daraptan mo?, ¿nanung 
isipan mo? etc., que no andarnos con casos oblicuos. 

Pregunto: y cuando en romance comienza la oración 
por dativo o ablativo, etc., a quien nosotros no llamamos 
persona que padece, ¿cómo se comprenderá en tu regla? 
Pues es cierto que también entonces se usa de pasiva; v. gr.: 
¿para quién haces chocolate? ¿Jíinon igaua mon chocolate?; 
para Pedro estoy haciéndole, igaua que y Pedro; ¿Con qué 
escribes?, ¿nanun isulat mo?; con la pluma, ing pluiaa 
lyang isülat co; ¿en qué estudias? ¿nanun pipagara- 
lanmo?; en el Arte, ing Arte ing pipagaralan co; etc. 

§ 11. 

EL USO DE LAS TRES PASIVAS, Y PRIMERO DE LA 

Y. 

Siendo tan poco lo que se habla cosas de vagas o inde- 
terminadas, todo el restante cúmulo de inumerables locu- 
ciones con que explica el alma siis cóntíeptos, lo reduce ésta 



- 56 — 

lengua a sola tres pasivas. A esta primera, todo lo que es 
movido o mueve; a la segunda, todo lo que se atrae o inmuta; 
el lugar, objeto o término de todas las acciones a la tercera; y 
nota para todas que, cuando digo agente, hablo de la per- 
sona que hace en la oración, la cual siempre ha de estar en 
genitivo. Cosa, quiero decir la persona que padece, sea piedra, 
hombre, planta, etc.; y esta siempre ha de estar en nomi- 
nativ^o. Esto supuesto, 

PRIMERA REGLA. 

Puesta en nominativo cualquier cosa, que el agente mueve, 
especialmente hacia fuera, se debe usar de esta pasiva. De 
aquí se infiere que, puesto en nominativo el hábito, v. gr., 
que mete o mueve para vestirle, o el bocado que metes o 
mueves hacia a la boca propia o ajena, debo, decir isülüd 
me ing habito, viste eJ hábito; isubü mo ing cañan, etc. Así 
también, cierra los ojos, ipiac mong mata /7^{?; ábrelos, tmu- 
laT mo; extiende el brazo o la pierna, iapse me ing bilis o 
/fl5(?í?^,- encógelos, iclong mo la, etc.; quita eso, IL.ACO mo 
yan; etc. 

Dije especialmente hacia fuera, porque aunque esta regla 
tiene por objeto el movimiento propio o impropio, es lo más 
ordinario mover hacia fuera; de donde se infiere que puesto 
en nominativo, lo que se arroja, tira, siembra, esparce, de- 
rrama, se pone en lugar, escupe, mezcla a otra cosa, y cuanto 
se da, etc., se debe decir i3or esta pasiva; porque en todos 
estos modos de hablar se halla movimiento; v. gr. : arroja 
ese puñal, yügse me iyang sundang ; deja esa espada, ibílt 
me iyang calis, etc. 

advertencias. 

Advierte lo primero, que esto de mover algo al agente, 
no se entiende con tanto rigor, que siempre se haya de per- 
cibir con algún sentido corporal, como se percibe, v. gr., el 
palay que siembras o la sangre que vomitas; basta que se con- 
ciba en algún modo lo mueve; v. gr. : cuando el ministro dice 
te casaré, ni mueve, ni distrae, ni expele al que ha de casar; 
pero porque se concibe que de algún modo influye y mueve 
para que pase de no casado a casarse, se comprende de bajo 
de esta regla; v. gr.: yo te casaré, ipaqüiasaüa ra ca. 

A ese modo cuando yo, v. gr., estoy preguntando por tí, 
cierto que no te echo por la boca, pero porque de algún 
modo sales de ella en la voz que te significa, diré: icucu- 



— 57 - 

TANG da ca, y así, responde por mí, ipaqüibat mo co; y 
todo lo que se pregunta ^ responde, etc. 

Advierte lo segundo, si no quieres confundirte muchas 
veces, que, para saber si hay este movimiento, no has de 
atender tanto a nuestro modo de hablar, cuanto al del indio; 
V. gr. : en esta oración: enseña los muchadios, nosotros no 
hallamos este movimiento, pero el indio sí, porque en 
fuerza de el modo de significar de el verbo turo, dice que, 
enseñándoles, les indirga o mueve para fuera: ituro mo 
deang anac. Así también él le halla y nosotros no, v. gr., 
cuando pide perdón a otro, le suele decir: yo te arrodillo 
mi pecado, isiclaud co po quecang casalanan co; y el otro 
responde; v. gr. : liga mo na quing Dios mo isiclaud o isisi 
mo queng G. n, t. Dios, etc.; y esta advertencia es general. 

Advierte también que a muchos verbos por su manera 
de significar, no sólo les conviene esta pasiva porque dicen 
movimiento, sino la segunda o la tercera, porque dicen tam- 
bién inmutación o lugar etc ; v. gr. : saM, en cuanto la cosa, 
que se dice, sale para afuera, admite isabi; y en cuanto re 
latada o inmutada, admite segunda: sabían- Tungcos, en 
cuanto se mueve la cosa para envolverla, itungcos; en 
cuanto dice lugar, ut paño^ tungcusan. Tercera etc. 

Advierte por último, que, cuando el agente y paciente 
está en un tomo, sólo explica esta pasiva el agente; v, ser.: 
aprieta el paso, ilacad mo; esfuérzate á comer, ipangan mo; 
tumba los pemiles, iquera mo, itudtud mo, etc. 

INSTRUMENTO. 

Debajo de esta regla se comprende todo aquello que 
sirve de instrumentó propio o impropio, porque muy 
bien se percibe que para obrar con él, le mueve; y no te 
ates al romance con qué, porque muchas veces se explica 
con para y aun con el romance de; v. gr.: Este es el cu- 
chillo de cortar plumas, para cortar plumas, con qué se 
cortan las plumas, ini ing campit a ipanilos o ipan- 
LAYí o PANASA curin plumu; trae la nabaja para rasu- 
rar, de rasurar o con qué se rasura; cun meng lahasas a ipa- 
NURUD; dame, Señor, gracia o espíritu para servirte; lugu- 
ran mo co, Guinu cun gracia o luh, a isuyu co queca; etc. 
Lo mismo cuando sólo admite romance con qué; v. gr. : la 
pluma con que estoy escribiendo, ing plumang tsulat co\ este 
es el pufial con qué te heríy ini ing iuang iniuana queca; con - 
el carabao qué ara mi hermano aro yo también, ing damulag 
a iSASAROL ning capatad co, iya na man isasarol. co; estas 
son las piedras o maderas con que lias de hacer tu casa, Ha 
denin calap a igaüa mo queng bale mo. 

8 



- 58 ^ 

i 

SEGUNDA REGLA. 
MOTIVO. 

Puesio cii nominaiivo el motivo por qué o por quién algo 
se hace, se usa también de esta pasiva^ v. gr : Ipor qué estás 
trabajando?, ¿nanong igagalo mof; por la plata, ing sala- 
ping igagalo co; ¿por qué te azotaron? ¿nanuiig bitbat da 
quecafy v. gr. Bien es verdad, que estos modos de hablar 
son equívocos, porque pueden significar, con qué trabajas^ 
con qué te azotaron; y además de eso se pueden preguntar 
por el adverbio inta y responder por el adverbio tt/¿; pero 
otras veces son precisos, y cuando son motivó impelente y 
final, se hacen por este y por la tercera. Pondré ejemplo: 
En el nombre de Jesús toda rodilla se doble, ing laguiong 
Jesús isiCLAURA ngan, etc., siclaüran da ding meto, etc.; 
en todo cuanto obrares ten a Dios por motivo, iyan ipün 
mong Dios queng sabían daptan mo; si lo hicieras por ét sin 
duda te premiará, nun iyan irapat mo o daptanan mo, 
üblasanan queca alan sala; ¿por qué lloras?, ninon itata- 
ngts mo? o tatan5isan mo'i; ibpa co, etc. 

A esta segunda regla se reducen nuestros modos de ha- 
blar en gracia de quién, por quién o para quién; v. gr.: igaüa 
mo con chocolate; icua mu con api, danum o maman, etc. 
Tráele dulce por mí, icua mo con majjumo queya; escríbele 
por mí, isuLAT mo co quea; ruega o di misa por mí, ipa- 
nalanQin o ipagmisa mo co; díle cómo está o bésale la 
mano de mi parte, ipagmanano mo co o yümá mo co 
gamat queya; etc. 

TIEMPO. 

Pa^-a éste pongo regla a parte, no obstante que el pam- 
pango concibe o comprende tales locuciones debajo del con- 
cepto con o para, como se dijo del instrumento; y por eso 
no dice con esta pasiva el tiempo en que o de, si por lo menos 
no se concibe acción inmanente, como no se concibe en el día 
en que alguno muere o es concebido, etc. ; pero tampoco se debe 
restringir esta regla a sólo el tiempo, que explicamos con 
el romance en qué, pues admite otros romances, como verás. 

TERCERA regla. 

Puesto en nominativo ei tiempo en qué, de, para hacer 
algo, V. gr., se usa de esta pasiva; la explicación de esta regla, 
con otras cosas a que se extiende, remito a los ejemplos. 

Tiempo en qué: hoy jueves es el día en qué escribo esto, 



~ 59 - 

ing aldao ngenin jueves isusülat co cfueni; jueves fué el día 
m qué escribía esto, jueves ing aldm ^ sinulat co gueni. 
Debajo de este concepto prosigue: el viernes ayunaré, el sá- 
bado daré limosna, el domingo oiré la misa, el lunes llegaré 
a Mandaloya; ing viernes ipagyünal co, ing sábado ipan- 
LiMüs co, ing domingo ipaquiramdam con misa; ing lunes 
IRAS co Mandaloya; Dios te conceda tiempo en qué te con- 
viertas o arrepientas o cuides de tu alma o te confieses, lugu- 
rana ca ning Dios aldao a ibalic ning lub mo o tsisi mo o 
iSESE mo quing caladua mo o ipagconpesal mo. 

Tiempo de, etc. Por aquí se trasunta muy bien lo que 
dice el Eclesiástico: tempusflendi et tempus ridendi etc. ; v. gr.: 
tiempo de llorar, panaon a ipanangis; tiempo de reír, pa- 
naon a iailt, etc.; día de trabajar, aldao tí^ igalo; día de 
holgar, aldao a ipialong; día de audiencia, aldo a ipanic 
quing sefíoria; tiempo de dar fruta los árboles y abrirse las 
flores, panaon a ipamünGa /a ding dutung o ipamulaclac 
da ding sampaga; la cuaresma es tiempo de confesar y ayunar, 
ing cuaresma panaon a ipagcomfesar manga ipagyu* 
NAL., etc. 

Ya adviertes que este modo de hablar está en gerundio 
de genitivo; si se hablare por el futuro o pretérito, entonces 
le conviene el romance' ^tz qué; v. gr.: tiempo habrá en que 
llores, datang pog ing panaun a ipananQís mo, o iaili mo; 
aquel tiempo en que lloraste o reiste, itang panaun a pena- 
NGis mo o iNAiLi mo; por el mes de mayoo ^tz el mes de Mayo 
se abren, sé abrieron o se abrirán las flores, ing bulan a Mayo 
iyan ipamulaclac o pemut^aclac da ding sampaga, etc. 
Ét sic de reliquis. 

Tiempo de o^ para; v. igr.: de día trabajo y de noche 
duermo, ing aldao igagalo co, ing bengi itütüdtud co; el 
día es para trabajar, la noche para descansar^ ing aldao 
iGALAO, ing bengi ipainaua. Esté último modo se ex- 
tiende a decir aquello para qué está destinada o es propio 
de cada cosa; v. gr. : el carabao para Urar, el perro para ca-^ 
zar; ing damulag isarul ya, ing aso ipanSaso ya; el pe- 
cado para ser arrodillado, el cuerpo para castigo o para ser 
castigado; ing casalanan isiclaud, ing catauan isut quing 
pangosap etc. ^ 

Punto o instante de hacer algo; v. gr. : luego al punto 
que llega se echa, caratang na iquera na\ al instante que 
mi padre vuelve las espaldas, o luego que mi padre vuelve 
las espaldas, o se encubre, me echo de bruces, panQagü- 
LUT, panSap^npana nibpa co isübsüb co\ lo mismo fué 
llegar que proseguir, o al instante que llegó prosiguió, ca- 
ras NA BELAÜS na carin. 



- 60 ~- 

Este tiempo o modo de hablar se dice también coa los 
verbales; v. gr.: panSaratang na iyan panSaqüera. co; 

PANGAPANPANA ¿//¿Z/2 PANGASÜBSUB a>; PAMANÓAMANO 1710 

iyan panGatudtüd co, 

§ III. 

DE LA PASIVA DE AN. 

El principal concepto de esta pasiva segunda es en todo 
opuesto al principal de la primera, de molo que el de aquélla 
es escotista y el de ésta tomiwSta; porque si aquél sirve para 
todo cuanto el agente larga, este para cuanto agarra, como 
lo enseña la 

PRIMERA REGLA. 

Puesto en nominativo, lo que se toma, recibe, pide, quita, 
compra, busca (aunque sea cazando o pescando) llama, soli- 
cita, alaga, come, bebe, y en fin todo cuanto el agente atrae ha- 
cia sí, pretende o tira a adquirir, siendo la atracción concepto 
primero de la oración, como lo es en estos verbos, va por esta pa- 
siva de AN; y no es menester que sea atracción tan material, 
que se pueda agarrar siempre con la mano, basta que se con- 
ciba como atracción, y por eso se comprende debajo de esta 
regla también lo que se piensa, considera, imagina, discurre/ 
aprehende, y aun cuanto se mira, excepto aquit que va por 
la primera pasiva y es irregular. 

EJEMPLOS. 

Sea el capitán sangapi que significa atraer con el re- 
suello; V. gr.: atrae con el resuello aquel mosquito, sanGa- 
PAN me liang yamoc; cunlutan etc.; atrae o tira hacia ti 
aquello cunlutan o gunlutan mo queca ita; atrae o tira 
hacia ti esa puerta, cabiran me iyang pasbul. "Sigúese to- 
mar, coger o recibir; v. gr.: cuan co, o aduangan co, o 
TANGGAPAN CO ining babie mo, etc. Procura atraer el sueño, 
ALAPAN mo ing mipalilu ca, 

A esto siguen sali, comprar; manintun, buscar; aro, 
alagar; mangan, comer; inum, beber; isip, pensar; lauay, 
mirar, porque todo es atraer, etc. Dejé para el último 
yaus, que en cuanto significa llamar, sigue esta segunda 
pasiva; v gr.: llama a Pedro, yausan me y Pedro; pero si 
oyeres yumaus ca quing, GjíA. Dios, no te engaííes, pen- 
sando que significa llamarle como a Pedro; significa cla- 
mar a Dios. Lo que clama o pide clamando, pasiva primera, 



— 61 — 

ijjaus etó.; ya quién clama así^ pasiva tercera; v. gr.: clamé 
a Dios aquel trabajo, o con aquel trabajo, inaus co guing 
Dios itang casaquitan, ing Dios iyan piyausan co quetang 
casaqiiitan, no inausan, etc. 

SEGUNDA REGLA. 

Puesta en nominativo cualquier cosa que sea, como pa- 
ciente o paso o que se inmuta por la acción del verbo, se usa 
de esta pasiva. De esta regla se infiere que cualquiera cosa 
que sé hace o deshace, compone o destruye, bonifica o ma- 
lifica, corta, hiere, azota, apalea, lastima, rompe, borra, 
apaga, quema, mata, aniquila, etc., se debe decir por esta 
pasiva, porque siempre dice pasión o inmutación intrínseca 
de la cosa, saltem impropia. 

Sea el capitán fació; v. gr.: Dios hizo los cielos y 
tierra, güegua na ning Dios ing banua't lahuad; haz la 
casa en qué has de vivir, gaguan meng hale a pacasau- 
tan mo, etc. Iten^ por dapat: esfuérzate, v. gr., obrar, la 
virtud, pagcasipagan mong daptan ing cabanalan; haz u 
obra con tiempo o anticipadamente el arrepentimiento de 
tus pecados, danunan mong daptan ing pamanisi mong ca- 
salanan, etc. Para lo que nosotros decimos, v. gr.: haz 
calzones de esta pieza, etc., el modo que tiene esta lengua 
es hacer verbo de la cosa que se manda hacer, y poner en 
nominativo la materia de qué; v. gr.: haz calzones de este 
paño, SALUALAN me ining paño; haz tapis de esta pieza, 
TA PISAN me ining cabulas; haz vino de esas flores, alagan 
mo deang sampaga, haz bonete de este lienzo, bonitian mo. 
ining lienzo; y lo que dec.'a el otro a la cebolla: perdisan 
da ca, hago te perdiz, etc.; y así también sala pian co o 
PALAYAN co cuyu itang utang co queca, haré palay o plata 
lo que te debo, para decir, te pagaré en palay o en plata, etc. 

Advierte, que si la cosa de que se habla está ya hecha, 
entonces significa esta pasiva el uso de ella; v. gr.: bonIt 
TikK me iniíig búniti co: cülpmbuan me ining culumbu co, 
usa tú mi bonete, o mi pabellón, etc. Otras veces sólo por 
el contexto se pueden entender algunas locuciones de estas: 
PALACOLAN mc ining atac, puede significar, haz hacha de 
este hierro, o hachea este hierro; el contexto lo dirá. Esto 
se entiende, si no está hecha la cosa, que si ya lo está, siem- 
pre dice el uso; V. gr : sundangan me ining sundang, etc. 
Guando no aciertes las dichas locuciones, vete a la olla de 
los pobres; v. gr.: gauan men palacol ining atac; gaüan 
men boniti ining lienzo, etc.; haz casa de esta madera o 
piedra, etc. Vide en la tercera pasiva. 



- 62 - 

DEL USO DK LA TEEiCERA PASIVA. 

AN, ANAN o ANANAN. • 

Parece que. bastaba para regla de. esta pasiva sólo la 
advertencia de que todo lo que no pertenece a primera y 
segunda se debía decir por ella, no obstante para mayor 
claridad, y por seguir el método ordinario pongo la regla. 

ÚNICA REGLA. 

Puesta en nominativo cualqidera cosa que propia o im- 
propiamente, es lugar, término u objeto de la acción, pertenece 
a esta pasiva. 

EJEMPLOS. 

Lugar propio, v. gr.: ¿de qué pueblo vienes?, ¿insang 
balayan ing ibatan mof; ¿Por qué camino pasaste?, ¿insang 
dalan a delanan mo? ing cabunducan legaran co; ¿hacia 
qué pueblo vas?, ¿insang batanan ing painturuan mof; 
siembra palay en aquella tierra, salbaGan osalbag^nan 
mon palay itang labuad; planta arroz en mi huerto, tamnan 
mong palay itang muía co, etc. 

Lugar impropio, v. gr.: aralan mo deang anac, esos 
niños sean el cuasi lugar donde caiga o vaya a parar tu en- 
señanza; ican PENACAUANAN con salapi, tú eres el cuasi lu- 
gar de dond(í hurté la plata; tabasanan men baru ining 
bilusariy corta de esta pieza baro, o esta pieza sea cuasi de 
donde cortes baro; limüsan mo deang salanta, esos pobres 
sean el cuasi lugar de tu limosna; lapitan me y Pedro, Pe- 
dro sea el lugar impropio o término donde llegues, etc. 

Objeto o TÉRMINO. 'v. gr.: sasamban co ding santos, 
los santos son el objeto o término de mi adoración; palsin^ 
TAN co ing sampat banua, la hermosura del cielo es el objeto 
de mi amor; inusian cong utang co, el objeto terminado o 
motivo de haber ido con él, v. gr., fué la deuda, esto es, la 
mira de desquitarla; tatanGisan que ibpa co^ mi padre es 
el objeto o término o fin de mi lloro. Bien que estas locu- 
ciones de objeto aunque se dicen por esta pasiva, se exem- 
plifican mejor en los verbos compuestos, como verás. 

A este modo de hablar reduce elpampango lo que noso- 



^ 63 — 

tros di jéramos por segunda pasiva; v. gr.; haz casa de piedra 
o de madera, du:^un& an o batuan menff hale mo. Y así, pon 
de ladrillo el patío, laríuan mo ing patio; pon arena en la 
calzada o hazla de arena, balasan mong minañgon, lansa- 
Tigan, dalan^ etc.; pon capis en la ventana, capisan mo ing 
auang, como cuando dicen, ponme luz o alúmbrame, sulü- 
GüíAN mo co; pon cadela al Señor, candilan me ing Guiño, 
o ing altar; pon la cruz sobre tu frente, crusan mong ca- 
rutan mo, etc. También dicen: e mo panasa,n iyang ma- 
yumo; quiere decir: no dejes que lleguen hormigas en ese 
dulce; ya faltó el romance de poner, etc. 

Dirás: cuando yo doy a Pedro una lanzada arrojándole la 
lanza Pedro es el lugar o cuasi lugar a donde va a parar la 
lanza; puesto Pedro en nominativo, debo decir: tandusan 
que y Pedro, por segunda pasiva, y no tandusan, ni tandu- 
sanan por tercera; luego es falso que, puesto lo que es 
lugar en nominativo, se debe decir por tercera pasiva. 

Este es un argumento enfadoso que milita en todas las 
pasivas, y porque de su solución pende el saber cuál es el 
concepto formal de cada una, siendo tan diversas las inte- 
ligeiicias, me explicaré con términos diversos; si alguno le 
parece nimiedad que no los lea. 

En la regla que te di para* la segunda pasiva, te en- 
cargué lo que te encargo ahora de nuevo; y es, que advier- 
tas, que, siempre que el agente en fuerza de el ínodo de 
significar del verbo, intenta puramente inmutar el sujeto, 
que es nominativo, como sucede en el ejemplo puesto en la 
réplica, se debe decir por segunda pasiva; porque ése es su 
concepto u objeto formal; el que concurra poderse roman- 
cear lugar a donde va a parar, es de material respecto de la 
segunda pasiva, que mira el nominativo como paso, pues su 
acción es como práctica, y la de la tercera especulativa, 
porque mira su nominativo como a término puro. Y para 
que me entiendas, muda el verbo tandusan en luguran: lu- 
GüRAN que y Pedro, y hallarás, que porque el agente en 
fuerza de la significación de el verbo luguran, le mira a Pe- 
dro puramente como a término de su piedad, y a Pedro es 
nominativo de tercera pasiva, que se inmute Pe/Jro o no, 
eso no lo dice el verbo luguran. 

Mas claro: muda el verbo luguran en itulac; itula que 
y Pedro, y tendrás al mismo Pedro de primera pasiva, por- 
que el agente, en fuerza de la significación de el verbo itu- 
lac, solo intenta moverle; que Pedro se inmute y sea lugar 
a donde va a parar el empellón, eso no lo dice el verbo itu- 
lac, respecto del cual la inmutación y lugar, se hahent de 
materiali. E contra: si dijera de qué lugar le he de empujar 



— 64 -^ 

o echar, ya el lugar se liabet de fornialiy y el echar de mate^ 
riali; y así debo hablar por tercera y no por primera: ¿in 
sang fitolaca n co? 

Esto ya lo entiendo, porque el mismo significar del verbo 
me guía para saber que pasiva corresponde al nominativo, 
pero cuando un mismo verbo admite todas tres pasivas, con 
el íten más de acabar en aii segunda y tercera, como sucede, 
V. gr., con lab primera, y lub, luhaii segunda; luhán tercera; 
laj)it, ylápit primera, lápitan segunda, y lápiián tercera, *y 
esto con un mismo modo de significar, <ícómo nos hemos 
de entender? 

Preguntas bien, pero vamos despacio, que truecas los 
frenos. Advierte, que no es lo mismo con una misma sig- 
nificación, que con un mismo modo de significacar, mira y 
nótalo bien. Rs verdad, que el verbo ilub primera, lubdn 
segunda, luban tercera, siempre tiene una misma significa- 
ción, que es entrar; y el verbo ilapit primera, lapitan se- 
gunda, lapitan tercera, también tienen siempre una misma 
significación, que es llegar; pero cada pasiva tiene su diverso 
modo de significar. Ahora respondo a la pregunta, que 
para saber cómo te has de entender, debes mirar a las reglas 
puestas en cada pasiva, y esto es lo verdadero. En la pri- 
mera hallarás que, para lo que sale del agente, se usa de 
pasiva de ¿; con que sabrás que ílub^ ilapit, no sólo signifi- 
can entrar o acercar, sino que su modo de significar es mo- 
viendo in recto o hacia fuera. 

En la segunda verás otra regla que dice, que todo lo 
que el agente atrae para sí, se debe decir por segunda, con 
que luban y lapitan^ segunda pasiva, no sólo significa entrar 
y llegar; sino con su modo particular para sí, y entrar a to- 
mar cosa. En lo que estamos explicando se dice que, todo 
lo que se ha como lugar o término, va por aquí; con que en 
este concepto /z¿6fl//, será entrar en algún lugar, o mirará al 
sujeto como término de su entrada; lapitan el lugar o como 
lugar a donde se llega, o término a donde va a parar su 
acción de llegarse. 

Si lo oyeres hablar, no hay más regla para distinguir 
la segunda de la tercera, que los antecedentes y consiguien- 
tes; porque es inevitable en ellos la equivocación, si se oyen 
y no se recurre al contexto, y tainbién si se hablan y no se 
recurre a las reglas generales; pues, aunque es cierto, que 
si el nominativo es lugar propio puede acabar en an sin equi- 
vocación, porque coq él no admiten segunda pasiva; pero 
es falso, que con el nominativo de lugar impropio, no admiten 
tercera de an y también segunda; con que ya es inevitable 
la equivocación. 



— ÍQ6 - 

PuLAYiAN me ing pisamban, es tercera solamente, pero 
püLAYiAN me y Pedro, es tercera y segunda. Lo mismo 
estas, suBLiAN o ULiAN me ing asaua mo, v. gr., en todas 
las cuales, si se oyen, no hay más remedio para entenderlas, 
que el contexto, porque son equívocas; para hacerlas es for- 
zoso recurrir a las reglas generales; por lo cual si hablo con 
Pedro, V. gr;, que hizo divorcio con su mujer, y le quiero 
decir que se vuelva a ella, diré: ulian me ing asaua mo, 
que es tercera, porque la mira como término ad quem; pero 
si habiendo venido solo a confesarse, v. gr., y le quiero de- 
cir, que vuelva por su mujer para que vengan juntos, diré 
tambiéTn: ulian me ing asaua mo. por segunda, porque es 
como atracción. Lo mismo en todas sus semejantes; en esto 
no tengo duda. 

DIFERENCIA. 
ENTRE EL. AN DE LA SEGUNDA PASIVA Y EL AN, 

ANAN, Y ANANAN,DE esta. 

Este es un punto tan importante como enfadoso a los 
que se contentan con hablar a bulto, y por esto suelen des- 
preciar estas reflexiones por nimias, aunque en realidad son 
muy necesarias. Y si no, dime: ¿cómo entiendes al indio, 
cuando le oyes hablar de lugar propio e impropio con se- 
gunda pasiva, si estos pertenecen a la tercera, v. gr. , cuando 
dicen sarülan mo itang lahuady ara aquella tierra, que es 
lugar propio; tira a Pedro, basibasan me y Pedro, que es 
lugar impropio? Y si te parece que lo entiendes, dime qué 
juicio haces cuando oyes las dichas locuciones en tercera 
pasiva; v. gr. : sarulanan mo itang labuad; basibasanan 
me y Pedro, etc. 

Responderás, y responderás bien, que las dos locucio- 
nes primeras pertenecen a la segunda pasiva, porque, aun- 
que el nominativo de persona que padece en ellas, es de lu- 
gar, no es de lugar como término, sino de lugar como paso; 
cuando se dice que, lo que es lugar o como lugar, se hace 
por tercera pasiva, se entiende cuando el agente en fuerza 
de la significación del verbo, le mira como a lugar que se 
termina o en qué para su acción; no cuando le mira como a 
paso principal de ella, como ya es e^^licado. 

A las dos segundas dirás, que ya sabes son de aquellos 
verbos activos, que dicen todo determinado y parte indeter- 
minada, de el cual modo de hablar se ponen muchos ejem- 
plos en la cuarta regla del uso de activa y pasiva. Supuesto 
lo dicho pasemos ya a ver el uso del an de la tercera paaiva. 

9 



— 66 



AN. 

De éste se debe usar cuando en la oración no hay más 
<que agente y paciente; v. gr.: enséñame, aralAN mo co; 
siembra la tierra, salhagA^ mo iyang Idbuad; sube a estar 
con el enfermo, panicA^ meng salonan; arrójame, haldugA^ 
mu co; ábreme, düsngiAi^ mo co, etc. 

ANAN. 

De éste se debe usar cuando la oración añade al agente 
y paciente cosa; v. gr.: sube plata al enfermo >Da72¿CANAN 
meng salapi ing salonan; siembra palay en esa tierra, sah 
hag A^A^ mon palay iyang labuad; ábreme algún capis, ius- 
JZg¿ANAN mo con capis; ábreme vena u otra parte del cuerpo, 
esto es, sángrame, tahar a^a^ mo co o abar a^a^ mo con 
^yat; de modo que este anan siempre hace relación de algo, 
y de lugar o restante, etc. 

Dirás: yo oigo decir cada día salbagA^ o salbagA^Ai:^ 
con palay ining labuad; baldugAH^ o baldug a^ai<í mo con ta- 
baco, etc. ; de modo que, aunque se añade cosa al agente y 
paciente, indiferentemente lo dicen por an y por anan; luego 
entre el uso de an y anan no hay diferencia, cuando se añade 
cosa al agente y paciente. 

Concedo, que, aunque con menos propiedad, se habla 
también así; pero ni aun eso es general, porque sólo con- 
viene en los verbos activos, que en su concepto, fuera de 
la relación, incluyen cosa o instrumento; no a los verbos cu- 
yas terceras pasivas sólo dicen lugar, como son los neutros, 
con los cuales, añadida la cosa, no se puede usar de la tercera 
de an; v. gr. : panicAí^, Zz^San, que sólo dicen lugar o como 
lugar a donde se sube o entra, y lugar por donde se entra o 
sube. Y si dijera, panicA^ mo con salapi, v. gr., entendiera 
el indio, sube a mí por escalera de plata; lubAiti mo con sun- 
dang, entra a mí por cuchillo; y así es forzoso decir, panic- 
ANAN mo co salapi; /¿¿Sanan mo con sundang. 

También se diferencian siempre, en que la de an sólo 
dice respecto al lugar o término, etc.; la de anan dice res- 
pecto, no sólo al lugar o término, sino también a la cosa de 
que se habla; y cuando los verbos no admiten tercera de an, 
como son todos los de la cuarta regla del uso de las activas 
o pasivas, el anan siempre significa cosa indeterminada, y el 
lugar rf^ donde ^^ saca o toma, v. gr.: sarol anan mo itang 
labuad, significa la parte indeterminada que ha de arar y la 
tierra que resta a la parte que él ara; basibas anan quen lu- 



— 67 ~ 

yus y Pedro, de donde aquel aiian significa, que donde saqué 
el luyo o luyos con qué lo tiré, restan más. Ninguno de es- 
tos usos le conviene a la pasiva de an, de que se infiere hay 
gran diferencia entre ellos. 



ANANAN. 

Ésta se diferencia del anaii, lo primero, en que nunca 
dice cosa determinada\ y así en aquella oración, salbagA^A^ 
mon palay iyang lahuad^ no se puede decir salbaffAi<^Ai^Aií^, 
porque en tal caso, no significará la oración siembra palay 
en esa tierra, sino siembra palay en parte de esa tierra. Etsic 
de reliquis. 

Ya sólo resta dar la diferencia entre este anan que no 
determina y el ananan que jamás se puede usar para deter- 
minar; y ésta consiste ciertísimamente en que dice menos 
ananan que anan; v. gr.: ¿7^z/7^^ANAN mo iyang alac; batbat- 
ANAN mo deang anac, sólo, significa bebe de ese vino, sin decir 
poco ni mucho, con tal que no sea todo; y así también, azota 
de esos muchachos, y cuando 2iC'áh^, en ananan, v. gr., inumA- 
NANAN; 5fl/¿a/ANANAN, nuuca es la intención del que habla 
que beba mucho, o azote a muchos, sino alguna parte, alguno 
o agunos etc. 

Mas porque siendo como es generalísimo en los verbos 
admitir este anan y ananan, y difícil el saber qué respectos 
dicen por los varios modos de significar; te pondré dos ejem- 
plos para que por ellos saques los demás. Sea el primero en 
uquiat, y supongo el anan determinado; v. g.iUQuiatANA^ 
men lario itang carin babao; llamo determinado porque se 
expresa que ha de ser el ladrillo: y pasemos a los dos con- 
ceptos que con el puede decir este verbo; v. gr. : uguiat a^a^ 
mo deang luyos ^ quiere decir trepa de esos luyos; esto es, 
sube a parte de ellos, no a todos; z^^kz^taNanan mo deang 
luyos^ disminuye, quiere decir trepa alguno o algunos pocos 
de esos tuyos. 

Si el que habla está arriba dirá: uguiatA^Ain mo con 
lario, súbeme ladrillos, no todos, o uguiat ananas mo con 
lario, esto es, súbeme algún ladrillo o algunos pocos. Otro: 
si hay algún gallo valiente, v. gr., dicen: sabungAi^AT^ osa- 
5¿Z72gANANAN yu^ esto es, peleémosle con los nuestros; en la 
primera, no con todos, en la segunda con algunos o tal cual 
de los nuestros. Si dijere sabungANAi>¡ ta la^ quiere decir 
peleemos con algunos de sus gallos; sabun^AN ana^ ta la, con 
alguno tal cual. Saca por éstos los demás. 



-H — 68 — 

i? ÚLTIMO. 

NOTICIA POR MAYOR DE QüÉ PASIVA ADMITE CADA CLASE 

DE VERBOS. 

PRIMERA. 

Los verbos que dicen movimiento, como lacao^ ugsaj/y 
salbag^ etc., admiten primera pasiva la cosa, tercera el lugar 
o restantes; v. gr.: primera: ilaco me iyang pluma can Pe- 
dro. Tercera: lacauanan mo ding pluma 7ian Pedro; isal- 

BAG mo ITANG PALAY, primera; SALBAGANAN 7/¿6?72>DíZZ(^ ing 

patio, tercera. Et sic de religáis. 

SEGUNDA. 

Los verbos que significan obrar con instrumento, v. gr., 
cortar, herir, cazar, etc. , admiten primera de instrumento; 
V. gr., ibaril 7/^^ iTANG pistola; segunda é?^ inmutación; 
V. gr., barilan mo ya. Los verbos que significan sacar, 
tomar, quitar una cosa de otra, admiten primera en gracia 
de quién o el motivo; v. gr.: icua mo con tabaco; segunda la 
cosa, V. gr.: cuan mo itang tabaco; tercera, lo restante o 
restantes; v. gr.: cuananan mo ita^g tabaco, toma de 
aquellos tabacos; y también el lugar. 

TERCERA. 

Los verbos que significan contar o medir, también ad- 
miten las tres. Primera: lo que se cuenta o mide para en- 
tregar; V. gr.: IBILANG o ITACAL mO ITANG ADUANO CABAN 

can Pedro; tercera: el término o restante; v, gr.: bilanGanan 
o TACALANAN me Y Pedro quetung uduang caban a palay\ 
bilanGananan, o tacalananan aduang caban a palé; esto 
es, del montón. 

CUARTA. 

Los verbos de movimiento intransitivo; v. gr.: uquiat, 
lub, panic admiten todas tres también. Primera lo movido 
o en gracia de quién, v. gr.: iia\j b me itang pesos can acó; 
segunda de atracción; v. gr.: luban meng silid na, entra en 
su celda; y también lubanan o lubananan mo detang pesos 
na; el todo determinado y parte indeterminada. 

Sobre todo, no hay mejor regla para saber cuáles ver- 
bos y qué pasivas admiten, que mirar su modo de signifi- 



~ 69 — 

car, y mirar las reglas dadas en las pasivas. La regla más 
general que se puede dar, es acerca de la tercera pasiva, 
porque la admiten todos los verbos de todas especies. 

En tanto que llegamos a explicar las que faltan, en*- 
tretente en mirar qué tercera pasiva dicen estas: pitacutan, 
pitacasajiy tulacan, pitulacaUy pitulacanan; pitacalan, pitaca- 
laiiaii; pilarinan, cdbaldugan, píbalduganan; piban^isan, ca- 
luguraUy porque cada una significa de diverso modo. Mira 
por tu vida, si para no decir las cosas al revés es menester 
trabajar. 

CAPÍTULO V. 

DE LOS PROTOCOMPÜESTOS. 

Habiendo tratado en el antecedente capítulo de el verbo 
simple, se sigue inmediatamente tratar del verbo com- 
puesto, comenzando por la primera composición que ad- 
mite, llamada por eso protocompuesto, al modo que San 
Esteban, por ser el primer mártir, se llama protomartir, y 
por cuanto en esta lengua no vale aquella regla, cowpoü^ 
tum simplexque modo vañantur eodem, será el 

§ I. 

DE LA VARIACIÓN DE LOS PROTOCOMPÜESTOS. 

Nuestro Coronel dice, que hay una partícula para sig- 
nificar multiplicidad, que es man en activa, pan en pasiva. 
Esta partícula unida a la raíz es cabalísimiamente el proto, 
como lo evidencia su modo de significar, de que hablaré 
después; y así se entiende mejor el alma de esta composición, 
cuyo modo siguen los Artes tagalo, iloco y pangasinan. 

Para su formación en las raíces que comienzan en vo- 
cal, ly 72, ng, no hay más que arrimársela; v. gr.: aral, ma- 
Naral; lucas, UA^lucas\ ñamas, yíK^amas\ ngangas, MANga- 
ngas; ni obsta que no se diga, UA^namas, UA^ngan^as, basta 
una 72 para la partícula y el verbo como calugura^a, en 
donde basta una n para el verbo y el pronombre; y es regla 
en esta lengua, que cuando concurren dos letras distintas 
sólo en número, se capa la una; y nota de paso, que en los 
verbos que comienzan por 77, ng^ hay muy pocos protocom- 
puestos, porque no se equivoquen con los verbos neutros 
de ma. 

En los de ¿, p, m se muda la 5, y >o en m, y la partícula 
man pierde la n: como batbat, proto MAuathat; paco, mam¿z- 



- 70 — 

co; algunos de m admiten entera la partícula vían; v. gr.: 
molmol, MA^molmol; malmal, yizi^malmalj que es conürma- 
ción de lo dicho. 

En los verbos que comienzan en g, c, q, se une la n del 
man a estas iniciales y queda la pronunciación gangosa; 
V. gr.: gaga, UA^Gaga; calas, MAisiQa/us; quilahut, man6¿- 
lahut, o di que la Cy q se convierten en g. A los que co- 
mienzan en .í/ consonante, también se les une la 7^ y queda 
ñy, como de yaus, MAÑYaus, etc. A los rf, y s, también se 
les une la n; la ¿ y la ^ se muda en y; v. gr. : doloc, maÑ Y6>- 
¿oc; suLaty uA'ÑYulat: 

Pero éstos de rf y t9 no carecen de excepciones, porque 
hay algunos en la ¿, que admiten la partícula sin variarse, 
V. gr. : daliy UA^ddli; dilo, MANdilo; dayo, MA^dayo, etc.; y 
muchos que pierden la inicial y en su lugar entra la n;v. gr.: 
dalao, u.A^alao; dugarug, UAmigarug, etc. 

Para todos los demás que la pierden, así de d, como de 
s, toma esta regla que es muy general: siempre que la raíz 
tenga otra á o s, fuera de la inicial^ pierde la primera y en su 
lugar entra la n: v. gr.: daldac, lAA^aldac; dalumdum, ma- 
^alumdum; daráy UAi^ara (menos dacurac que hace mañy^- 
curac). Lo mismo es en los de ,5^, como sadsad, MA^adsad; 
sacsiy MAN^m, etc. 

Los de / todos la pierden, y en su lugar entra la ;/, v. gr. : 
tulac, MA^ulac. 

La conjugación de los protocompuestos es fácil, por ser 
en todas las letras una misma, y porque el futuro es la 
misma voz que el presente, si bien diversa la pronuncia- 
ción; porque para el presente se da el acento a la ^ de la 
partícula, para el futuro la penúltima del verbo; v. gr.: 
aral, presente MANaral; para pretérito siempre se muda la 
a de la partícula en ^ o en z, como suene mejor; v. gr.: men- 
aral, Miisaral 

La acción verbal de éstos se hace como la de todos los 
demás; esto es, anteponiendo la partícula/?^/; v. gr.: de ma- 
naral, predicar, PAinanaral, la acción; con advertencia, que 
estos mismos verbales, sin distinción alguna, sirven tam- 
bién para los verbos simples, única falta que he hallado en 
esta lengua; si bien no es mucho de estrafiar, pues vemos 
en la nuestra y aún en la latina, que con una sola palabra, 
V. g., lección, dicen en verbal activo y pasivo. 

Estos mismos verbales se usan también para decir, lo 
primero, el modo; v. gr.: itang pamanlacad mo ing atuan 
co, aquel tu modo de andar es lo que yo noto. Otro: tu modo 
de andar es como el modo de andar que tiene Pedro, ing pa- 
manlacad mo PAMANLACAD nan Pedro, etc. 



— 71 — 

Nota, que en lugar áe pamanlacad, oivé^B panlacad^ qui- 
tada la 7W, y pronunciando espacioso el pan, como también 
pamanlacao o panlacao pamañyatang o pañyatang y otros. Y 
advierte de camino, que cuando los verbales son intransi- 
tivos o neutros, como no tienen menos de pasión que de ac- 
ción, se dicen con pa opan^a; v. gr., "P^mingay o PA^GAcay; 
PAmanlacao o PA^OAlacao, la partida; agli, su verbal pa- 
^Qagli o PAjnaji^agli, uno y otro activo; y así para la Con- 
cepción de Nuestra Señora, v. gr., dirás: ing pamanSaglio 
pan5 AGLI CAN Jíuaii a Virgen, y no dirás ning nuan a Virgen. 

Lo segundo, usan de estos verbales para decir el punto 
o tiempo de la acción; v. gr.: en el punto o al tiempo de su 
entrada cayó, pamanlub na iyang pangaragsana. De esto 
hallarás varios ejemplos en la primera pasiva de tiempo y 
en la explicación de la partícula pan^a^ que en estos dos 
oficios es su hermana. 

Los verbales pasivos de los pro tocompu estos, se hacen 
también como los demás; esto es, anteponiendo la partícula 
pan^a y en esto no se confunde con los de los simples, en 
las cuales, la tal partícula' se pega a la raíz; ni con los de 
los demás compuestos, porque, aunque también se les ante- 
pone, son diversos en la composición. 

Pero los que admiten verbales pasivos son pocos, y 
aun en esos es difícil saber el genitivo de la pasión, porque 
en unos apela sobre la cosa; v. gr.: ing pan^apanaral ning 
EVANGELIO, la predicación del Evangelio; ing pan%apanag- 
cas NING AMANü; ing pan^apanunggue ning pangadyi: en 
los de esta laya, si no estas cierto, dilos con pan^a y la raíz; 
V. gr. : ing panGasabi ning balita, la relación de la no- 
vedad, etc. 

En otros apela sobre instrumento, v. gr.: ing pan^apa- 
nyiilat ning pluma; ing pangapanurud i^mo izabas as; ing 
pangapangunting ning gunting. En dudando si le admite, 
acude también al simple; v. gr.: ing pangabaril ding ayup. 

En otros, apela derechamente sobre el sujeto que pa- 
dece por la acción del verbo; v. gr.: ing pangapanansaquit 
co o ing pámanasaquit co; ing pangapanilut mo, la gran so- 
badura que te dieron. La extensión en esto es menos se- 
gura que el panga y la raíz. Otros se dirán en sus lugares. 

EJEMPLOS DE LA CONJUGACIÓN DE LOS pROTO- 
COMPUESTOS. 

RaÍ2 A ral. Ilut. Orod. Lucas. Molmol. 

Slgnif. Ensenar. Sobar. Afeitar. Desatar. Enjuagarse. 

Pres, y fut, Man^v^A, Man\\\it. Manovoá. .¥a/ilucas. Manvcíolmoh 

Freí J/6/?aral. MenWxíiU Menovoá. .¥i/ilucas. .¥/7imolinol. 



— 72 — 

Raíz Uangis. Batbat. Pasiag. Cutang- Gaga. 

Signif. C o n f o r- Azotar. M a n i f es< Pregan- Reñir. 

mar. tar. tar. 

Fres, j/ fui, Manu^ngis Afanmtha,t. MamhsivLg, M a ngu- M(inga,gA. 

tang. 

Pref MinuB,ng\s. Mem&th%t. .¥(?wasiag. M e n g \x - Mengs.g3L. 

tang. 

RaÍ2 Quilis. Ñamas. Dalpac. . Damdam. Samba. 

Signif. Menear. Dotar. Pisotear. Sentir, Adorar. 

Fres, y fiit Mangúis. Manoxn^kS. Ma ny al- M a n sk m- Aía ñy s^m 

pac. dam. ba. 

Freí Mengilís. Jtfie/¿amas. Miñyo,!- M e n s,m- ^IT/V/yamba. 

pac. dam. 

Sais Sesay. Tugtug. Ngatngat. Yaus. 

Signif. Cuidar. Regar. Roer. Llamar. 

Fres, y fut. Manesa,y. Manwgtng. J/a/zngatngat. Mañynns. 

Frest Mene^?Ly. Menxxgtng. .V//igatngat. -¥myaus. 



Ni es contra la verdad de esta conjugación el que oirás 
decir, v. gr. : mamanaral, mamanolOy etc., porque este no 
es presente. Vide los frecuentativos. 

Las pasivas no son menos fáciles, pues para todos los 
tiempos no hay más a que atender, que mudar la ni en p. 
Pasiva; presente iPANáral, futuro iPAHnáral, pretérito pen- 
aral. Segunda pasiva: presente PAMátdaÍAN, futuro pam- 
átbaÍAN, pretérito PEuaibat. Tercera: presente PAuasiá- 

ól'ANAN, futuro PAMÚ^^iú^í^ANAN, pretérito PEMa^¿(Z.(7ANAN. 

Nota, que hay tal cual verbo que aunque sigue este 
modo de conjugación, no es protocompuesto, aunque lo pa- 
rece; y de esta laya son: maitgulugui, Jiianalangin, manima- 
lang y maflf/umpa. Pruébase, porque, v. gr., pi5íyümpan 
cu ya, es significación de verbo simple, pues está bien dicho, 
aunque sólo una vez le maldijese; y si fuera protocompuesto, 
siempre significara maldecir muchas veces; y cuando le 
quiere dar tal significación, le protocomponen como el 
verbo que comienza en m, que es prueba clara, de que la 
dicha partícula es la que hace protocompuesto; y así, decir 
muchas veces le maldigo, no dirán pañyumpan sino pama- 
ÑYUMPAN cu ya. 

Ya que hemos tocado, como significan los protos a dife- 
rencia de los simples, deseo que te intereses de su modo de 
significar, porque si llegares a penetrar bien su significa- 
ción, verás claramente no son reglas nuevas las muchas 
que en este capítulo multiplican los artes, sino consecuen- 
cias nacidas de este antecedente. 



— 73 — 

§ II. 

DE LA SIGNIFICACIÓN DE LOS PHOTOCOMPUESTOS. 

Es cosa indubitable que la significacióa de el proto se 
extiende a más que la del verbo simple, porque a la signi- 
ficación que él tiene por sí se le añade la partícula maUy que 
la multiplica; y no hay duda que monta más el número mul- 
tiplicado que el número simple. Esto supuesto, digo, que 
la diferencia que hay entre el verbo simple y el proto consiste 
en que la significación del verbo simple, se verifica en un solo 
acto; la del proto de ningún modo se puede verificar; sino que 
haya pluralidad de el modo que cabe en la significación de el 
verbo simple. Lo que aclara mejor las reglas son los 

EJEMPLOS. 

Dígole yo a uno que escribe, háblándole por el verbo 
simple: sumulat ca; siéntase y habiendo escrito una sola vez, 
y aunque sea una sola palabra se levanta, dirá muy bien: 
sinulat na co, ya escribí; porque el verbo simple sólo signi- 
fica escribir y no significa escribir muchas veces; pero si yo 
dijera mañülat ca, por e\ proto, y habiendo escrito una sola 
palabra o una sola vez, se levantase y me dijese: miñülat 
na cOy mentía; porque ni en escribir una palabra, ni en es- 
cribir una sola vez se verifica el proto. 

En la pasiva es lo mismo; v. gr. : hablóte por los verbos 
simples diciendo: baibatan mo ya, tampalin^an mo ya, palu- 
can mo ya; en dándole un azote, una bofetada o un palo, 
responderá muy bien: bitbat cp ya, timpaling cu ya, peluca 
co ya, porque estas locuciones de verbos simples no piden 
gue sean muchos los azotes, bofetadas ni palos; y si quisiera 
decirle que diese muchos azotes, bofetadas y palos, debía 
yo usar de los pvotocomi)uestos, pamatbatan, panampalingan, 
pamalucan. Lo mismo es para todos los tiempos y para todas 
las pasivas. 

De modo, que cuando se haya de multiplicar la signifi- 
cación de el verbo por acciones distintas, debes usar del 
proto, no sólo cuando se ejecutan en una misma cosa, como 
un palo y otro palo en un mismo sujeto, sino también cosas 
diversas; v. gr.: cierra aquellas puertas; lo derecho es pa- 
ño abat mo detang pasbol porque se multiplica la significa- 
ción del verbo siple, para la cual bastaba cerrar una puerta. 

10 



O 



- 74 - . ) 

Mira siempre la significación del verbo simple, que 
aunque diga por sí mucho, proto entra para decir más; v. gr. : 
ilut^ sobar, no basta poner la mano y quitarla para el verbo 
simple, porque el sobar dicejmás. Si yo doy el paño, v. gr. , 
para una sobadura ordinaria diré: iylut me ijiing pallo; pero 
si digo ipanilut, o ha de ser una sobadura más que ordinaria» 
o para sobarle muchas veces, que por eso llaman a la par- 
tera manilut. 

De aquí nace decirse, que los protocompuesto se tra- 
ducen muy bien con nuestros acabados en or^ como ma- 
7^^?/7^(^, apufieteador; majiaral, enseñador; manilut^ sobador 
y mamipi, labador; man^aso, cazador, etc. Es cierto así, 
pero si eso lo haces regla general, porque en esos asientan 
bien, te hallarás atado muchas veces, por ser muchísimos 
los protocompuestos que no significan nuestros acabados- 
en Of\ 

Díjete al principio que si penetrares bien el oficio del 
verbo simple y de su proto, que consiste en que si el verbo, 
según lo que significa, puede tener una u otra acción y 
también muchedumbre, aquello se debe hacer por aquél, y 
esto por éste, te ahorrarías de muchas reglas, que bien mi- 
radas, no son mas que consecuencias de este antecedente. 
Una es, que cuando la raíz significa instrumento, el prota 
significa el uso de ¿L Otra, que cuando la raíz significa 
oficio, el proto el ejercicio. 

Pregunto: ¿Estos instrumentos y estos oficios se ha- 
cen verbos simples? No hay duda, por que sarul, tiene 
sarulan; bitango, hilangoan; pandajj, pandayan. ¿Y estos 
verbos simples, no dicen uso del instrumento y ejercicio 
del oficio? ¿Quién puede negarlo? ¿Con que lo mismo 
dice el simple que el proto? Lo mismo, pero de distinto 
modo, porque el simple dice usar de él una u otra vez, 
ejercitarlo una u otra vez; pero el proto dice muchedumbre 
de uso y ejercicio; ¿y qué más dice sumulat y mañyulaif 
Con que basta la regla general. ^ 

Lo mismo digo de la regla sobre los raíces que signi- 
fican quantitativo; v. gr.: grande^ cJiico, angosto, ancho, etc., 
pues sus protocompuestos significan según la regla general. 

Díjose si la raíz, según lo que significa, puede tener 
acción, porque claro está, que hay muchos términos, que 
no significan acción, sino cosa; y los tales o no admitirán 
proto y o si le admiten, ten por regla general, que siempre 
conserva significar multiplicidad de el modo que cabe en la 
raíz a que se pega; y entonces significa el uso inmediato, 
que más comúnmente ejercen los hombres acerca de aquella 
cosa, ó aquello que dice multiplicidad de la cosa. 



— 75 - 

Los ejemplos lo aclaran. ¿Cuál es el uso más imnedlato 
y más general de la banca? Andar embarcado en ella. Pues 
eso significa su proto mamangca. Balay ^ casa, protocom- 
puesto mamalay, el que la gobierna o cuida, como casero 
o mayordomo; ¿¿^¿Z72 pamalera ding miasaua. Balayan, 
pueblo; mamalayan, los habitadores, o los que le gobiernan, 
/// cabezas. 

De esta regla se infiere lo que ordinariamente se dice, 
que en las cosas que se buscan para la vida humana, el 
proto es buscarlas. De modo que significa aquel más gene- 
ral uso de ellas; y de aquí nace, que no le debes dar siem- 
pre el romance buscar, sino fel conveniente a cada raíz, que 
muchas veces tiene romance peor que vizcaíno. Man^aso 
no significa buscar perros, sino cazar con ellos, que es el 
uso más general. A ^ste modo filosofarás en los demás; 
V. gr. : hulaon molabe, mamuláon ir a cortarlos y traerlos; 
compay zacate, man^umpay \y ^or ello; talaba ostiones, TWtíí- 
nalaha pescarlos; biabas guayabas, mamayabas cogerlas; 
tuba, manuba; liab, manliab sacar estos licores; por esto te 
dije que no es buscar^ sino aquel uso, modo o ejercicio más 
común acerca de cada cosa; y por eso en las raíces que sig- 
nifican manjar, el protocompuesto es hacerlo; en el pescado, 
pescarlo; en la fruta, cogerla; en la lefia, ir por ella, etc. 

Dije o aquello que primariamente dice multiplicidad en 
la cosa; v. gr.: tulud cogollo, manulud brotar los cogollos; 
y así en los de esta laya, butul hueso, mamutul apartar la 
carne del hueso o quedar taguiang, costilla, managuiang qui- 
tar la carne de las costillas, o vérsele las costillas de puro 
flaco, etc. 

Otros hay que, aunque siguen la regla dada, es difícil 
darles significado; v, gr.: dalujndum,manalumdumyh\iSQdi,v^ 
ut fruta en árbol muy frondoso, y también inquirir; locloc sen- 
tarse, manalocloc sentarse la gallina en muchas partes, ya 
aquí ya allí, como cuando se quiere echar; no echarse so- 
bre los huevos, que esto es lolocloc. También significa es- 
tar en espera, ut cazador, o al que siempre dicen que no 
está en casa. 

En los de enfermedades, como pió, gota; gatal, come- 
zón; gutli, sarna, el protocompuesto es tener de esto: Jítamio, 
man'gatal. Mucho importa enterarse bien del primero y 
más general uso de la cosa, para entender cómo y cuándo 
se ha de usar del protocompuesto, no sólo en los que acaba- 
mos de decir, sino también para no estrafiar, por raro, lo 
que es muy conforme a las reglas. Preguntan por qué, 
V. gr., ^npugay, que significa quitarse el sombrero, si se le 
quita a otro de la cabeza, se ha de usar del simple, y si a 



— 76 — 

sí misino, del protocompuesto; y lo mismo en putung, coro- 
nar y cucUy cortar uñas, etc. 

Pregunto: ¿qué enseña la regla general? que el simple 
es hacer lo que dice la raiz una ú otra vez, y el protocom- 
puesto muchas veces. Vamos ahora viendo el uso de el 
hombre en orden a quitar el sombrero. ¿No estila ordina- 
riamente quitársele por cortesía si no es grosero? no hay 
duda. El desmonterar a otro, ¿no es verdad que rara vez 
se ejecuta? así es; porque cuando mucho, sucede una u otra 
vez que andan a mojicones o ea juguetes. Pues si el qui- 
tarse a sí el sombrero es muchas veces, ¿por qué se ha de 
estrafiar que use del protocompuesto respecto de sí, y del 
simple respecto del otro, porque sucede rara vez? En pu- 
iung que significa apretarse con paño la cabeza o frente, 
corre la misma razón, y en cucu; pero nada de esto obsta, 
para que si se ofrece hacer repetidas veces lo que significa 
la raíz, se use del protocompuesto transitivo; v. g.: quita 
las uñas a esos caballos, panQücüan mo deang cobayos, 
etc. Entérate bien de esta refleja que viene a muchas 
raíces. 

Con los verbos de movimiento intransitivo el protocom- 
puesto dice pluralidad de supuestos; v. gr.: menacas la ding 
discípulos, etc. Y así con tacad, uli, albay, datang, lacao 
y todos sus hermanos. 

§ TIL 

DE VARIOS COMPUESTOS. i 

Comenzando por las vocales, algunas admiten por pro- 
tocompuesto TTZú^TZg^; como de ablad temer, mangablad temer 
mucho; acó, mangueo; acua, mangacua, y como es irregular 
tiene mangua, coger mucho; manicua, coger también mu- 
chas cosas, pero con instrumento, el cual es panicua; ulila 
huérfano, mangulila, solitario; verbal psi^sivopangapangulila; 
y le admiten algunas veces, aunque alias tenga protocom- 
puesto ordinario, como amanu que tiene mangamanu, hablar 
simplemente y manamanu, hablar recio riñendo; uling, car- 
bón; manuling, tiznar, manguling, tiznar lo hecho retratán- 
dose; atipan,' manatipan y mangalipan; uuad, retoño, tiene 
manuad, retoñar o imitar; pero manginuad, coger o segar 
los retoños; pangapanginuad, lo cogido. 

Ányaya damnificar, manganyaya hacer mucho daño; pa- 
ngapanganiaya co mi dañadurja, pasiva. Otros admiten mana 
y ordinariamente se arriman al futuro activa; v. gr. : uyut 



— 77 ~ 

enlabiar, manamuyut; uili, manauili o managauilU atraer; 
ula adorno, managaula adornar noiucho, como embarcación 
de muchos gallardetes o imagen mny adornada, etc. 

También se llega a los de m^ como muliiiy manamulin 
gobernar en la popa, ut por el timón; el mang admiten al- 
gunas de 7z, como ndbo^ mangnabo, y de /, como luali, mang- 
luali; lualo^ manglualo. Otros hacen el proto mani y se 
arrima al futuro simple; v. gr. : /í^Ztí^rf dicha, manimaladhxx^- 
caria o decirla por la mano; putla descolorido, manimutla 
quedarse así, ut por susto, puyasao, manimuyasao ; lo mismo 
puti^ mamuti blanquear mucho; pero manimutU quedarse 
blanco o pálido, ut por cólera repentina; calma buena for- 
tuna, manin^alrna afortunarse (audaces fortuna juvat) , tiene 
también vian^alma, que es regular,' buscarla; muña y mani- 
muna^ es ir el primero absoluie. 

MAÑYALI. 

Otros le hacen con está partícula, cuya significación por 
lo regular es decir ansia o vehemencia en la acción de la 
raíz a que se junta; v. gr. : mañyalimana^ querer entrar con 
mucha ansia en la herencia, o ya sea porque le toca, o ya 
por codicia. Mañyaliguinto, pilac^ mutya, handi, etc., tiene 
ansias de adquirir estas cosas, sea por justo título, ut com- 
prándolas o por otra vía, etc. ; maflyalimura, afrentar con 
vehemencia; mafíyaliagap, desear con vehemencia, como el 
que está duro, y se quiere mover a dolor, no deja santo ni 
santa que no invoque; mañyalipagal. ponderar mucho el tra- 
bajo. 

Sus pasivas por las reglas generales. Pasiva primera 
lo Qué, V. gr., da por el oro, o el motivo. Tercera a quién, 
o el objeto; v. gr.: pañyaliguintoana 7zga/¿ ing sabia, todo 
se quiere hacer oro, todo lo quiere en oro; pañyalipaga- 
LANA n^an ing sabia, todo lo pondera por trabajoso; pañya- 
LiPAGALAN dü co, me hacen trabajar mucho sin provecho: 
etc. Éste y mura admiten verbales pasivos; v. gr.: pan^a- 
paílyalimura, el afrentado o fatigado, etc. 

§ IV. 

DE LOS FRECUENTATIVOS Y DE SU MODO DE SIGNIFICAR. 

Léos protos se hacen frecuentativos de varios modos. El 
primero añadiéndole un ma a parte ante; v, gr. : de manólo, 
UAmanolo;áe mangutang UAmangutang; de mamabat uhma- 



— 78 — 

indbat breve el del medio, que los de &, >d y m tienen tres 
ma. 

El segundo modo se hace doblando lo que queda del 
protocompuesto a parte post, que si fueren dos sílabas se 
doblan ambas, v. gr.: de mangutang, martgutangn^utang; de 
manólo^ manolo-nolo; de mamonó, mamona mono, etc. Si 
fueren tres se dobla la primera; v. gr.: de manalastas, ma- 
nanalastas; mananampalasan, mananaguri, etc. 

Los deb.p^m son algo irregulares en este segundo modo, 
porque no sólo los de tres sílabjas, sino también algunos de 
dos, ya trasmutan, ya repiten, v. gr. : de mamalacoí, mama- 
lamalacol; mamayamayahas, mamalimalita, mamulpiicmul 
puc. No me paro en cosa tan ridicula. 

Dar punto fijo a la significación de estos dos modos de 
frecuentativos no es dable; diréte algo é ingeníate tú. Digo 
pues, que uno y otro regularmente dicen más pluralidad de 
actos que el proto ordinario, pero los tales actos son más 
imperfectos y diminutos. Digo también, que el segundo modo 
aun dice más disminución e imperfección que el primero, si 
bien en algunos es difícil distinguir estos. Digo por último, 
que en los que significan oficio, lo primero dicen esta ocu- 
pación y suelen doblar la primera, aunque sean de dos sí- 
labas; después se extienden a significar más; v. gr.: maiuv 
tang, pedir prestadas más cosas o a muchos, prescindiendo! 
de si le fían o no; mamanutang, andar pidiendo prestado ya| 
aquí, ya allí; unos le dan, otros no; manutang utang , pedir! 
aquí y allí. Supongo el proto regular y paso adelante. 

Mamanolo, andar curando aquí y acullá, como el que 
sabe algo; y tal vez se dirá del buen médico; manolo-nólo, 
este sabe menos, no cura a tantos y lo hace con miedo, y 
tal vez a escondidas, porque va al tiempo; mamasa, andar 
leyendo ya aquí, ya allí; mamasamasa, leer, ya abriendo, 
ya cerrando, ut para probar cual es mejor o porque tiene 
pocas ganas de leer. 

MamanacaOy andar hurtando; manacaonacao, tomar ya 
aquí, ya allí a hurtadillas; y cuando aprovechan el ratillo 
que amaina el tiempo dicen: MANACAO-NACAO,/rtf7Z(7 ma\ 
mangca; mamanuh^i, andar ensartando ya en esta casa, ya 
en la otra, manun^i-nun^i las que ganan upa a ensartar 
tabaco cuando lo cogen; y si preguntan al que está co- 
siendo, responderá: manüngi-nunGi co; mamañingil, andar 
cobrando, mañyngil-ñyngil, cobrar deudillas; mananasa, 
manunugas, manunula, ejercitar estos oficios. Allá te las 
hayas. 

El último es muy sabido; hácese convirtiendo en p la 
segunda m\ como de' mamañyumpa, mapaflyumpa, y si no te 



~ .79 — 

agrada intercala el pa al proto, como de manarais ma'^ Ana- 
ral; es adjetivo y exagerativo, grande ejercitante de lo que 
significa la raíz y este es el frecuentativo más usado. 

CAPÍTULO VI. 

DE LA PARTÍCULA MAG. 

§1 

DE SU CONJUGACIÓN Y ALGUNOS USOS. 

Esta partícula es la más bien quista por suplefaltas. 
Hasta el indio en no acertando con lo que quiere decir en 
nuestra lengua, se vale de ella y dice así: i/íjLGentremete^ 
MKGJiegocio, nAAGpresenta, etc. 

Su conjugación es mag para presente y futuro; mig para 
pretérito; su verbal con pa, pamag; advirtiendo para todos 
los verbales de pa, que, si el verbo es de significación in- 
manente, estepa siempre le deja en su modo de significar. 
Para la pasiva se muda la m en p; v. gr.: pagdirila. De 
sus frecuentativos se dirá después. 

Su más general oficio es el acomodarse con el que con- 
viene a cada raíz o nombre a que se junta, como verás. Supo- 
niendo que cuando se llega a muchas palabras nuestras, que 
no hay en esta lengua, solo sirve de hacer los verbos; v. gr. : 
UAGpeniiencia, hacer penitencia; MAGa¡/unal, ayunar; mag- 
misa, decir misa; UAGchocolatey hacer chocolate; MAGlamesa, 
poner la mesa, etc. 

Las pasivas de estos son, primera en gracia de guien' o 
el motivo o el tiempo; v. gr.: ipagpenitencia o ipagpeniten- 
cía ing casalanan co, o ing utus, o ing viernes etc. ; ipagyunal 
mo co, ayuna en gracia mía etc.; la tercera, v. svr.pagpeni- 
tencian^ pagyunalan es, o lo que hace de penitencia, o aquello 
a que ayuna; v. gr.: ing pamibahata o iiig pamibaiMt\ en el 
ayuno, la carne o el vino. En los demás la tercera es el lugar; 
V. gr.: pagchocolatian o pipagchocolatian, la chocolatera, etc. 

Esto supuesto, junta esta partícula a nombres de cosas 
qufe se usan para la vida humana, su propia significación es 
usarlas; v. gr.: magsalual, usar calzones; magtapis, usaí 
tapis; magcopia, usar sombrero, y slsí sandata, tandus, sun- 
dang, singsing, tinga, dar i/, catana. 

Y es tan general esta composición como la multitud de 
cosas que sirven para nuestro uso; puedes usar de ella sin 
recelo con las raíces siguientes: banca, cabayo, sabung, asan^ 



- 80 ~ 

dayat, samát, tabaco, siitlá, mutyá, asin, atbOy y sus se- 
mejantes- 
La razón de darle a esta composición el romance de 
usar es, porque sus pasivas, que son terceras, hacen el 
mismo sentido, que el que dijimos en el uso de la segunda 
pasiva, hacían las pasivas cuando tenían por nominativo la 
cosa ya hecha; esto es, significaban usarla; y allí pusimos 
ejemplo, bonetian mo ining hoiiiti co; pues lo mismo in tér- 
^¿7z¿^ significa pagbonetean mo ining bonete co; pagtaba- 
COAN^ mo ining tabaco co; usa de este mi bonete, usa de este 
mi tabaco. Ét sic de reliquis ómnibus. De aquí inferirás que 
esta composición de mag es la activa de aquéllos y de éstos 
para el uso, v. gr. : magcabayo ca queyang cabayo co; en 
pasiva, CABAYOUAN o PAGOABAYOUAN mo ining cabayo co\ 
y aunque allí dijimos que eran segundas pasivas, tengo por 
más cierto, por lo aquí dicho, y porque todas tienen an eñ 
pretérito, que son terceras. 

Con tal cual adjetivo de ma significa también usar del 
color; V. gr.: magmaputi, magmaluto, magmatuling, ugar 
o vestirse de blanco, negro, encarnado, etc. Su pasiva 
primera lo qué. 

A esta composición se reduce lo que nosotros decimos 
portarse, representar^ etc., porque en realidad, consiste en 
usar por el general; v. gr.: magbabayí, usar el hombre del 
vestido o traje de la mujer o hacer su papel; maglalaqui 
(éste también perteneció a otra composición), vestirse de 
hombre la mujer, etc.; magcapanpan^an, magcastila, usar 
del traje o lengua de pampango o castilla; v. gr.: pagca- 
pangpanGanan, o pagcastilan mo co, habíame en cas- 
tilla, etc. 

OFICIO. 

Esta seguda composición o segundo modo de significar, 
es el modo que significan los protos cuando dicen ejercicio u 
oficio; y por eso se dicen también con ella los frecuentativos, 
como verás; y aunque se estienda a otras cosas, comd ya 
diré, lo principal de ella lo tiene dicho sin más diligencia, 
que doblar la primera sílaba en todas las cosas qup di- 
jimos en la composición antecedente, usarse para la vida 
humana, con tal que a cerca de ellas pueda haber trato 
u oficio. iJ 

Vamos a la práctica. Magcabayo y usar cabayo; mag caca- 
bayo, tratar en caballos; magtabaco, usar tabaco; magtata- 
baco, tratar en tabaco; magmutia, usar de piedra presiosa; 
magmamutia, lapidario; magsutla, usar seda; magsusutla^ 



— 81 ~ 

tratar en ella; magabias, magyayabias, arrocera; y así hangca, 
atbo, cabyo, asin, samat, asan, sahung, dayat, dutung, layag, 
etc: Ea el pretérito conservan lo mismo, v. ^v.\ migduru- 
tung, miglalayag, etc. 

Cuando se estiende a otras raíces o verbos, si no dobla 
eii ellos la sílaba, aunque en algunos significa como proto. 
no dice tanto como cuando dobla la primera sílaba; v. gr,: 
maglacad^ andar mucho; maglalacad, tenerlo por oficio, ut 
correo de a pie; magligao, pescar mucho; magliligao, te- 
nerlo por oficio pescador; magcapitan^ ejercer oficio de ca- 
pitán uno u otro afto; magcacapitan, tenerlo casi de por 
vida, como magari; magcnlarriy embrujar una u otra vez; 
magcncularriy tenerlo como por oficio. Lo mismo, magcu- 
cusiUy magcucutud, manggagauay. 

Aquí se reduce magdirila, hablar mucho riñendo: sus 
pasivas, primera el motivo o lo que; tercera el género u objeto, 
etc. Porque no todo lo que se sigue es tan claro como lo 
dicho, antes de pasar adelante, nota para su inteligencia, que 
por su naturaleza esta partícula nunca dice acción transi- 
tiva, sino inmanente: de ahí es, que no se junta a verbos 
propiamente activos, y si se junta es para quitarles la tran- 
sición que dicen; y aunque magdala dice transición, es re- 
gular y pertenece el mi transitivo. 

Nota lo segundo, que generalmente por su propiedad, 
sólo se junta a raíces o verbos que dicen acción que cae 
debajo de la industria humana o libre albedrío; y por eso 
ya suena a intención^ ya a obrar de propósito o de veras lo que 
la acción dice. De ahí nace que cuando habla de algunas 
propiedades o pasiones naturales suena a ficción con ellas. 
Todo esto puedes ir observando. 

RECÍPROCO. 

Si se junta a verbos propiamente activos los hace recí- 
procos, si significan acciones que suelen ejecutarse, ya en sí, 
ya en otra cosa; v. gr.: lusay, tender algo; maglusay^ ten- 
derse; sinup, tapar, ut agujeros; magsinup, taparse, abri- 
garse; suh, dar vaho; magsuh, tomarle; culuh, tapar ut olla; 
magculub, taparse en la cama; duyan, poner en hamaca; 
magduyan, ponerse (sola la raíz es usar); susi, cerrar; mag- 
susi^ cerrarse; aral^ enseñar; magaral, enseñarse, etc. 

Sus pasivas: primera el motivo, tercera el lugar; paga- 
raían es aquello en que se enseña, se aplica o aprende. 

INTENTO. 

Aunque como ya te dije conserve esta partícula en su 
modo de significar el hacer de veras o con intención lo que 

11 



— 82 ~ 

la acción dice, es apropósito paraC^ecir intento; v.gr.: mag- 
lolaOy pasearse que es lo que intentamos cuando salimos 
por las tardes. Y aún cuando se llega a raíz, que con sus 
verbos simples parece que dicen hacer de intento lo mismo; 
con todo eso, no se puede negar que cuando sólo se intenta 
lo que dice la raíz o verbo, le viene este mag como nacido; 
y si no vamos a acciones que no se hacen sino de intento; 
V. gr. : cáete, magdagsa ca; magpülid ca^ échate a rodar; 
MAGBILAD Cü, ponte al sol; magsacab ca, ponte de intento 
boca a bajo. Esto mismo se percibe bien eq el que miente, que 
por que tiene ánimo de engañarse dice este mag: magia- 
ram, mejor que por el simple, el cual se verifica en el que 
dice falso, sin ánimo de mentir, y el mag nunca, si no tiene 
de engañar. 

Llégase este mag a cuantas raíces dicen postura de 
cuerpo; v. gr.: cantan, talacad, tiñyacad, ticad, timocmoc, 
talungcu, aleláy, talindiquing, quera, tudtud, talindata, tuag, 
yungyung, salampac, nganga, y a otras que pueden decir lo 
mismo; v. gr.: lambiít, tindayag, huntalag, huntaga, tanto, y 
a cuantos se pueden obrar de intento, aunque pertenezcan 
también a otra composición. Sus pasivas, primera y tercera. 

PONERSE. 

Junto a raíces o verbos que dicen lugar, significa estar 
o ponerse en él; v. gr.: maguacas, ponerse o estar en el fin 
del pueblo, v. gr., ut centinela; magsiduan, ponerse en lugar 
principal; maglual, ponerse o estarse afuera; magsulud, es- 
tarse o ponerse aunque sea en un costal; maglulan^ ponerse 
o estarse aunque sea en la caja o en la hanga; y si el lugar es 
apropósito para estarse en él pcft:* mucho tiempo, aunque sea 
toda su vida, se dice bien por aquí; v. gr. : maghalay, estarse 
en casa; magbaleyang maghalay, se está siempre en casa, que 
nosotros decimos no sale de casa; magsilid cang magsilid, 
no salgas de la celda, etc. A esta composición se reduce 
hantay, tanud, abang, ahong, ahat, etc. 

De esta composición son carin, sulmuc, culung, cubo, 
catre, papag, talumpac, babao, sulip, dasay, dapoc, daton, pas- 
bul, cabal, susi, y pueden ser de intento. 

PASAR. 

Con otros nombres de lugares por donde se suele andar 
significa andar por ellos por algún motivo, ut porque el ca- 
mino está malo o peligroso; se parece a la composición an- 
tecedente, bien que esta es de paso; v. gr. : magsabana, pasar 
por la sabana; ipagsabana, el motivo; pagsabanan, ella. 



Así también lansan^an, minan^oiiy maranglayy masucal, 
batas, liputy lidie, danuman, mamcua, bundoc, caqueuan, lac- 
iay, etc. 

HACERSE. 

Con las raíces de propiedades contraíbles significa 
obrar contrayéndolas: v. gr. : magasal ca ángel quing cali- 
nisan, obra como ángel en la pureza, hazte ángel en ella; 
MAGBANAL ca, haz obras de virtud, hazte santo; magtimti- 
MAN cayó, obrad como cuerdos, sed cuerdos; magañyo can 
santo, sean tus meneos o acciones o gestos como de santo; 
MAGOüiCAN ca, es tan delicado y mirado, que cualquier ac- 
ción menos modesta le da en rostro, v. gr. Aquí se reduce, 
balit cayo. Magdauac, obrar cosas malas, hacerse malo; 
magmulang, hacer picardías, hacerse picaro, etc. . Sus pa- 
sivas en los que las admiten son terceras: pagasalan, pag- 
añyouan, v. gr., ing cahanalan; pagdauacan^ pamulan^an, 
V. gr., el objeto; ding macaquit o primera el vicio; hnanu 
tang pigdaua co o pigmulang co queca? A esta composi- 
ción se reducen, magpadre, magmonja, magcardenaí, ha- 
cerse tal, etc. 

HACER. 

Con todos los que se siguen significa hacer lo que dice 
la raíz; con advertencias, que aunque en todas significa hacer 
de propósito, de veras o con eficacia; en las raíces verbales 
añade más a lo que dice el simple, que a los que hace ver- 
bos, que irán los primeros; v. gr.: magpusung, h^cer pusung; 
esto es, bufonear; salbat, magsalbat no es hacer, sino pade- 
cer la aflicción, como maglj^nits, magmalun; magmola, prin- 
cipiar; magcusa, hacer su capricho; magdusa, no es hacer 
la pena sino llevarla; magtingquis, disponerse o armarse. 
Sus pasivas primera y tercera. 

Ejemplos de lo segundo; v. gu.: pipilit, hacerse fuerza 
o porfiar; magpilit, con tesón; v. gr.: magpilit cang mag- 
arál; sisipag, obrar con diligencia; magsipag, con mayor; 
daramot, apocarse; magdamut, apocarse más, dignarse; 
iimut, ser miserable; magimut, serlo más o de propósito; y 
en fin el mag siempre afiade o intensión o veras o de propó- 
sito; en los que dicen su intensión con la composición mi, re- 
gularmente sólo añade el propósito o intento. 

INTENSIÓN. 

Con los que son adjetivos por sí, o por componerse el ma, 
aunque alias en su simplicidad no admiten el mag; v. gr. : lagó^ 



■^ 84 - 

tapaiig, etc., intercalando ca entre el mag y la raíz, no sólo 
dice mayor intensión que la pasada, sino dice también que la 
tal acción se hace muy de intento, de propósito {magGxulüy 
magCAlago, procurar mucho adornarse, ut mujer que va a 
fiesta); y guardándole a cada uno su modo de significar, 
sin recelo puedes usar de esta composición con las siguien- 
tes: lunus, tingquis.pipit, sipag, imut, lalaqui, banal, bañáis, 
lasing, mata, pilyat, dugal, mal, matas, lab, mababá, imbut, 
saya, datna, danac, ayap, lungcnt, sindac, gula, santing, sam- 
pat, bayat, tuca, tambal, magcasaquit (dice intensión, pero 
no intento), y todos los adjetivos de rna, que dicen pasiones, 
como maragul lub, debilidad (sin intento), fortaleza, tris- 
teza, alegría, braveza, etc., y sus semejantes. Sus pasivas, 
primera el motivo; tercera el objeto. Si aun quieres levan-^ 
tar más de punto esta composición, intercala la partícula 
paca; V. gr. : magvK.Q\lagó, magvKCKsanting, etc. Magca- 
malí, magcasalá, magcaupaya, magculang son de acaso. 

MOSTRARSE. 

Junto a los verbos de ma significa mostrarse tal cual 
dice el adjetivo, sea tal el sujeto o no lo sea; v. gr. : magma- 
iapang, mostrarse uno valiente, o porque lo es, o porque le 
teman los que le quieren matar; v. gr. : magmaratna, mos 
trarse modesto, o porque lo e^, o porque, aunque no lo sea, 
es razón estar así delante desús prelados; v. gr.: magmala-- 
sing, mostrarse borracho, ut por diversión, pero si lo está, 
MALASiNG ya sin mag, A este modo con todos los adjeti- 
vos de ma. Sus pasivas, primera el motivo, tercera el objeto. 

Doblando el ma de esta composición sube de punto y 
significa mostrarse más de lo que es: magmamaluncüt 
ya, largo en todos el primer ma, muestra más tristeza de 
la que tiene; magmamaluca ya, muestra más pobreza de 
la que tiene, no es tan pobre como lo pinta; magmamaina 
ya, se muestra más débil de lo que está, no está tan malo 
como pondera; magmamaba lub, no es tan humilde como 
muestra, etc. 

Cuando se llega a los adjetivos que tienen su incremento 
en subir, significa también mostrarse, pero equivale a arro- 
gancia o presunción; v. gr.: magmamatapang ya, muestra 
o presume tener la valentía de un Bernardo; magmama- 
RATNA ya, muestra o presume tener la modestia de un san 
Bernardo; magmamatunüd ya, muestra o presume tener la 
madureza de un Sénefca. Et sic de reliquis, ut malagó, ma- 
sampat, masanting, masaya, etc. Sus pasivas, primera el 
motivo, tercera el objeto. 



— 85 — 

§ II. 
FICCIÓN., 

Cuando se junta a raíces cuya acción o pasión no está 
en mano de hombre tenerla siempre que quiera, el mag es 
de propósito y huele a ficción; v. gr. : maglungcut ca, entris- 
técete: MAGSALUN Cü, hazte enfermo; y así también, tapang, 
saya, lumbay, licsi, tu1iud\ pilo^ etc. Pasiva primera el mo- 
tivo^ tercera el objeto. Sus frecuentativos doblando la raíz, 
maglungcut-lungcut, y son diminutivos. 

APARIENCIA. 

Si a esta composición doblas la raíz o la primera sílaba 
y añades an, dirá mag luiigcut-lung cutan o maglulung cutan ^ 
y significa hacer la cosa en apariencia y no en realidad; es- 
tar triste no en realidad, sino en apariencia; maghanal-bana- 
lan o magbahanalan, hacer obras de virtud aparente y no 
verdadera, como el hipócrita, y esto es fingir santidad; 
mag salón- salonan o magsasalonan, mostrarse enfermo están- 
dolo sólo en la apariencia, ut por huir del trabajo, y esto 
es fingir enfermedad; magmate-maiayan o magmamatayan, 
hacerse el muerto, fingirse tal, ut la zorra que está muerta 
sólo en la apariencia. A este modo con los que se siguen: 
tapang, saya, lumbay, licsi, tunad, anac, sulat, mulang, la- 
sing, y todos sus semejantes. 

Para más bien fundada inteligencia de esta composición, 
nota otra que tiene esta lengua, de nombres principalmente: 
hácese doblando la raíz y afiadiendo an al fin; v. gr.: tauo^ 
tauo tauoan, y significa la apariencia de lo que el nombre, 
sin la tal composición, significa en realidad, como el ejem- 
plo dicho, que compuesto significa homini caco, u hombre 
pintado. Así api, fuego verdadero, apUapían, fuego en la 
apariencia, o este de por acá, comparado con el del infierno; 
basta que comparado diga o muy diminuto el ser de la cosa, o 
la apariencia de ella; v. gr. : baril, arcabuz, barilbarilan esco- 
petilla, Ut de caña; balay cdí»s^, balebalayan, tugurio, casilla 
que hacen los niños; caba-cabayoan caballito pintado de palo, 
etc., gaud remo^ gaud-gauran, remillo; y aun del bogar muy 
flojo dicen gaud-gaüran mo^ no merece el nombre de bogar. 

A esta composición de nombres con el mag la hacen 
verbos; por lo cual, de no se qué cosas que ven de noche 
dicen: magpusa-pusaan, magdar^puan, magcacambingan, etc., 
que traen la apariencia de gato, caimán o cabra. Líb. cual 
composición no dice ser verdadero sino fingido o aparente, 



— 86 - 

como ves; y en el modo de significar no se distingue de la 
pasada. Sus pasivas eii los capaces de ellas son primera 
el con qué; v. gr. : ala con ipagb ale- balayan o ipagbaril- 
BARiLAN, no tengo con qué hacer casilla ni escopetilla, ut 
de caña, para hacer guerra en apariencia; tercera el objeto; 
V. gr. : e mo co pagbanal-banalan, no te me yendas por 
santo, que tu virtud es fingida. Et sic de reliquis. 

FRECUENTATIVOS. 

Rara será la composición de esta partícula mag que no 
admite sus frecuentativos, como los protos o doblando el ma, 
como de magaral, mamagaral, mamag capitán. El primero 
dice frecuencia y el segundo también, y los que son capaces, 
como estos dos, dicen también pluralidad de supuestos, como 
se dijo de los verbos neutros en los protos, donde se puso 
por ejmplo, menacas la ding discípulos. 

El segundo frecuentativo se hace doblando la raíz o la 
primera sílaba, como mejor suene; v. gr.: magaral-aral o 
magaral-garal. Y nota que lo primero es andar enseñando 
a otro, el segundo andarse ensefi ando a sí; maguan^is uangis, 
maglupalupa dicen disminución, maghibiasa bachiller de es- 
tómago, maglaram-laram andar echando embusterías, mag- 
lalaraman lo mismo. A ese modo los demás. 

Las composiciones de maca también admiten frecuenta- 
tivos; V. gr.: mamagcasanting y magcacasanting ; magpaca no 
admite frecuentativos. 

El frecuentativo adjetivo, v. gr., aprendedor, mentiroso, 
etc., se hace en todos intercalando >D(7¿7,* v. gr.: mai?AGaralj 
maPAGlaram, mavkGcaula, etc. 

CAPÍTULO VII. 

DE LA PARTÍCULA MI Y SU FORMACIÓN. 

Ésta es la más célebre partícula de esta lengua, y a 
ese paso es también muy difícil; pero su formación es muy 
fácil, porque para todos los tiempos en activa es mi y en 
pasiva pi; para el presente en activa y pasiva se arrima al 
presente; para el futuro y pretérito a la raíz; con adver- 
tencia, que así el mi^ como el pi de pretérito es de acento 
espacioso; v. gr. : sulat presente de activa Misvsulat, de pa- 
siva Pisusulat; futuro de activa Misulat^ de pasiva Pisulat. 

Si el futuro a que se arrima comienza con ¡/; v. gr. : 
ynum^ se la conserva; v. gr.: tntxxvomiynum. Su acción verbal 
siempre anteponiendo pa; v. gr.: pami^ y esta m del verbal 



— 87 — 

nunca se muda en p; la de la partícula, si se recompone, se 
muda en p; y así no dirás: macauicasala, sino macapicasala; 
ni paMilarinan, sino papilarinan. Y es regla general en toda 
m recompuesta que se muda en/?, si no se advierte otra cosa. 

§ I. 

MI TRANSITIVO. 

Para que se vea lo mucho que llena este mi en la lengua 
pampanga, descubriré primero sus huecos. Son inumera- 
bles las oraciones que se deben decir por activa, y para todas 
falta verbo activo, no sólo a las que pertenecen a verbos 
neutros, v. gr., bajar, subir, entrar, salir, etc., que siendo 
de acción intransitiva, claro está que no pueden servir de 
activa; sino también a las que pertenecen a muchísimos 
verbos activos, porque tienen dos conceptos y sólo tienen 
activa para el uno; v. gr.; larin, que significa componer lo 
destruido, y también poner a recadó cualquiera cosa; para 
decir lo primero sirve el simple; para decir lo segundo, 
v. gr., tu pondrás este Arte a recado, no sirve el simple y 
así le falta activa. 

Batbat tiene también dos conceptos: el primero, v. gr., 
azotar el segundo dar porrazo impeliendo, y para esto no tiene 
activa. Bílang y tacal significan dos cosas: medir y contar, y 
también medir o contar para entregar, y para esto último 
no sirven los verbos simples; porque si dices; v. gr.: ¿quién 
contó aquellos pesos para entregarlos? ¿ninon minilang 
car etang pesos? por el simple, dejas la entrega en la escri- 
banía. 

Lo mismo sucede a cuantos significan obrar con instru- 
mentó, qne pH^r a, hablar del instrumento; v.gr.: Juan tiró 
con mí escopeta, no sirve el simple: y en otros; v. gr . : beber 
agua con dulce, acompañar con leche, sucede lo mismo, que 
no hay verbo con qué hablar de él dulce y la lee he. En 
una palabra: para hablar por activa de cuantas c.osas hay 
que dichas por pasiva, pertenecen a la primera pas Va de mo- 
vimiento, le faltan los verbos activos a esta lengua, salvo 
los que por sí dicen movimiento. 

Y esto supuesto digo: que este mi transitivo junto con el 
simple, suple y sirve de activa por todos ellos, y que todas las 
tales oraciones se deben decir con él, por ser la activa que les 
corresponde; v. gr.: ¿tú subiste aquella silla? ¿ican mipanic 
quetang sia?; pasiva: ¿peníc me caya itang sia?; ¿tú pon- 
drás a recado este Arte?, ¿ican milarin quening Arte?; pa- 



— 88 — 

siva: ¿ILARIN 77Z^ inÍ7ig Arte?; yo hice dar costalada a Pedro, 
acón MiBATBAT cüTi Pí^^T-c?/ pasiva: bitbat que y Pedro; 
Juan está contando los pesos para entregarlos, y Juan iyang 
MiBiBiLANG caring pesos; pasiva: ibibilang non Juan ding 
pesos; Juan tiró con mi escopeta, y Juan mibaril quetang 
baril co; pasiva: beril nen Juan itang baril co; ¿quieres be- 
ber agua con este caramelo?, ¿bisa can miynum damm 
quening caramelo?; pasiva: ¿büri men iynum danum ining 
caramelo?; yo acompañaré con esta l^che.MCon miulaM que- 
ning gata^; pasiva: iula co ining gatas, etc. 

Dije arriba salvo los verbos que por sí dicen movimiento, 
que con los tales no hay necesidad de recurrir siempre al 
mi transitivo, porque como éste en sustancia viene a ser la 
activa de la primera pasiva, y ellos de su cosecha tienen 
casi lo mismo, no siendo irregulares como lacao, dayao etc.; 
lo mismo es hablar por el simple que por el mi; v. gr.: 
lo mismo es acón minugsay quetang libro, que acón 
MiüGSAY quetang libro; ican tinabi, que ican mitabi 
quetang cabayo; icón sinalbag, que icón mis aj^bag quetang 
palay, etc. Así como también, porque los verbos sim- 
ples no tienen falta de pasivas, sino de activas, no ne- 
cesitan para la pasiva de recurrir a las pasivas de pi; sino 
echar mano de la pasiva de i que tienen de su cosecha, como 
lo viste en los ejemplos. 

También sirve este mi transitivo para decir por activa 
las oraciones de mi de compañía; v. gr. : ¿quién les hizo reñir?, 
¿ninon migaga careta? etc.; entonces le corresponde por 
pasiva la de mi de compañía; v. gr.: tú les pusiste en paz, 
ican miaga careta: en pasiva piaga mo la, etc.; y aunque 
para la activa suele pro tocom ponerse; v. gr. : mamiaga, es 
para decir multiplicidad, como mamiasaua, el Padre que 
casa a muchos; y este protocompuesto no se usa en pasiva 
por evitar confusión, súplese cuando se habla de muchos, 
con doblar la raíz: v. gr. : acón memiasaua quecayo; pia- 
s^üA-SAUANAN da cuyo, etc. 

A la persona que padece en todas las oraciones de las 
composiciones dichas, corresponde igualmente por verbo 
neutro el mi pasivo, porque de todas suponen el mi transi- 
tivo o activo que imprime en ellas su movimiento o acción; 
V. gr.: acón mitipa quetang sia. Si quieres decir por el 
verbo neutro que aquella silla se paró bajada, nunca puedes 
usar del verbo neutro de ma, diciendo metipa ya itang sia; 
sino precisamente del verbo neutro de mi (mitipa ya itang 
siya, aquella silla se paró bajada) que yo llamo como ya 
dije, mi pasivo, por ser efecto del transitivo o activo, y para 
distinguirle de otros verbos neutros de mi, de que ya diré. 



— 89 — 

Así también acón miasaüa guecayo, v. gr., vosotros sois 
el mi pasivo^ miasaua, porque en esta consideración es efecto 
aquel mi; es pasivo respecto del mi transitivo, sin que eso 
obste a la composición del mi de compañía, como en él verás. 
De el mismo modo en esta oración acón miynum quetang ca-- 
ramelo, yo bebí con aquel caramelo; el caramelo se paró tal, 
debes decir: miynum ya itang caramelo, etc. 

Este MT pasivo tiene su modo de protocompuesto intran- 
sitivo para decir pluralidad; v. gr. : donde Agiste miynum 
ya, porque era solo el caramelo, si fueran muchos dijeras 
mengainum; la silla mitipa ya, si fueran muchas menQatipa 
la; el haril mibaril ya, si fueran muchos MEN5ABARi/a; ing 
libro, V. gr., miugse ya, los libros mengaugse la; ing paco, 
mipaco ya, los clavos, menGapaco la. En todo lo dicho 
hasta aquí no se me ofrece la mayor razón de dudar. 

§ II. 
de las pasivas de lugar con PI y AN al final. 

Pongo este importantísimo § inmediato al mi transitivo 
porque él hace el principal papel en estas pasivas. Dícese 
comúnmente, que el tugaren dondese hace con pi y an, v. gr.: 
PiZ¿¿/'AN, Pi¿¿^AN, lugar en donde se escupe u orina. Pre- 
gunto ahora: turan, iyan ¿no son también el lugar en donde 
se escupe u orina? No hay duda. Pregunto más: baldugan 
obalduganan ¿no son ,el lugar en donde algo se arroja? 
Pues ¿de qué sirve píbáldugan y pihalduganan? y si el pi y 
an se lleva siempre el romance dé el lugar en donde\ el lugar 
de donde o por donde, que no hay otro modo de decirlo mu- 
chas veces, sino con piy an, se ha de confundir con el lu- 
gar en donde. 

Yo quisiera oir a otro la explicación de esto más que 
d^rla yo. En fin, cumplo con decir lo que alcanzo. Digo 
pues, que el pi y an por su naturaleza sirve para decir .ge- 
neralmente el lugar de toda acción, sea lugar en donde, a 
donde, por donde, o traiga el romance que quisiere; quiero 
decir, que es preciso usar de él siempre que se intenta de- 
terminar o señalar el lugar respecto de el cual se hizo algo 
active, o se supone y da por hecha la tal acción; por lo cual 
no se puede usar de él, si no precede o supone el ejercicio 
de algún verbo activo o pasivo. 

Explicóme: supongo que Cristo, bien nuestro, fué azo- 
tado; si pides que te determine o señale lugar de esta ac- 
ción, puesto el tal lugar en nominativo, es forzoso usar de 
el pi y an; Y. gr. : la casa de Pilatos es lugar donde azotaron 

12 



- 90 — 

a Cristo, iNG BAT^E nan Pílalo ing pibatbatan da quvngí 
Guinu lang Jesu Crislo. Otro: supongo que fué enclavado; 
si quiero señalar el lugar de esta acción, diré: ing cruz ing 
piPACüAN da queya. También sabemos que fué vendido; 
si señalo el como lugar respecto iel cual se hizo la venta ^ 
diré; v. gr. : los judíos fueron a quienes le vendió Judas, 
DiNG JUDÍOS lia pin PiBAYARANANAN Judas; SÍ Se señalare 
el lugar propio en donde 1^ vendió es lo mismo; v. gr. : carin 
hale nan Caifas ing pibayaranana, etc. 

Dirás: en estos ejemplos está claro el uso del pi y aiiy 
porque se percibe bien que la acción precedió, y él entra» 
para decir y señalar el lugar de ella; pero en futuro e im- 
perativo ¿cómo hemos de entender que el pi y an señala el 
lugar de la acción hecha, si aun está por hacer? pue& 
aunque es cierto que se dice, v. gr., como por futuro pi- 
SALBAGAN co iniTig lahueHa, y como por imperativo pisa- 
CULAN mo iyanq mola, etc.; esa no quiere decir diferencia 
de tiempos, sino que en tal futuro e imperativo se usa de 
pi y an para hacer nombres destinados a lo que el pi y an 
dice con ellos; v. gr.: en el primer ejemplo, esta huerta será 
mi sembradero de palay; en el segundo esta huerta será tu 
sembradero de caña, etc.; de que se infiere que el pi y an en 
cuanto verbo sólo tiene pretérito, en el cual sólo supone ve- 
rificada la acción. 

No se puede negar, que en los ejemplos dichos y en 
otros inumerables que se pueden poner, se usa el pi y an 
también, para significar que el lugar de que habla es nom- 
bre destinado, señalado para lo que la voz significa; como 
también, v. gr., pipamaduasan que ining huslo, con la vo^ 
del presente significa este cesto tengo destinado para los 
peces que pescaré con anzuelos; en los cuales nombres, si 
no dicen frecuencia de actos y no se dobla la raíz, como pila- 
ran, puyan, pipatayan, etc. 

Si dicen frecuencia se doblan; v. gr.: pvphv\tayan, ma- 
tadero; pis\3S\5 latan, escribidero, donde muchas veces se es- 
cribe; si sólo dice sobre que se suele escribir bs^sts» pisulatan; 
y así en estos píbahathatan, pibabatingan, piyayan^pan, pi 
lululanan, pisasablayan, pitutunan, pibebeuan, pipamiñyagan, 
vipandiluan, piyayapian, pilulutuan, etc., y todos cuanto» 
pudieren decir lugar a propósito para hacer en él lo que el 
verbo significa. 

Para nada de esto obsta para que el pi, y an tenga di- 
ferencia de tiempos, cuando se supone la acción, aunque no 
se haya ejercitado; y de él como.de raíz, nace la dicha com- 
posición de nombres, en los que se debe notar con gran cui- 
dado que, cuando no dicen frecuencia de actos, se hacen con 



- 91 - 

la voz del futuro; pero con pronunciación muy diversa, por- 
que es toda la voz breve y corridilla, como quien lleva priesa 
para llegar al fin; y cuando es futuro, se pronuncia espa- 
ciosa, y esta diferencia de nombre a tiempos es muy común 
en esta lengua; v. gr. : canán^ comida, porque es nombre se 
pronuncia breve, pero 'cañan futuro se pronuncia algo más 
de espacio. 

Lo mismo observarás cuando se dobla la raíz, a dife- 
rencia del presente de indicativo que se pronuncia algo es- 
pacioso; V. gr. : pisasaclouan danum, nombre, se pronuncia 
todo breve, pero cuando dice lugar donde actualmente se 
saca agua, se pronuncia espaciosa. Oye con paciencia y 
cuidado al indio, y hallarás ser ciertísima esta diferencia, 

lepásemos ya a ver cómo se puede suponer la acción en 
futuro e imperativo. -Más breve y más claro que dar reglas 
será poner ejemplo; v. gr.: siembra este arroz. Respondes; 
¿en dónde lo sembraré? aquí se supone la acción de sembrar 
y pides que te señale el lugar donde lo has de sembrar, que 
es futuro; preciso es usar del >5¿ y an^ diciendo: ¿ingsan pí- 
sale agan a n co? Otro: supuesto que quieres azotar el 
criado, si te pido que me sefiales la celda o lugar en que le 
has de azotar, debo usar del pi y an; ¿ingsang silid ing pi- 
BATBATAN mo quejja? Tú también puedes responder por 
futuro, ing silid mon pibatbatan co, en tu celda le azotaré. 

Así también en imperativo; v. gr.: no tengo por donde 
derramar esta agua, ya comienza con pi y an, porque con 
este romance supone la acción de derramarlo y habla de 
lugar que supone la tal acción; dirá: ala cong pibatinQan. 
Ahora el imperativo: derrámalo por esta ventana o por ese 
abujero, pib atinjan me iyang aslat o auang. Otro: véote 
volver la caña, porque dices que no hallas donde sembrarla, 
digo te yo: siémbrala en esa mi huerta, Pis aculan mo iyang 
muía co, etc. 

Presente: ¿ En donde está sacando Pedro agua ? el mismo 
modo de hablar supone la acción y así diré: ingsan pisa- 
SACLAüANAN danum Pedro ?;estdindo sacando del río, ing ilug 
iyang pisasaclouana^ Y así, ing muía co iyang pisasal- 

BAGANAN puluy, PITATAMNANAN Ubi, PIYÜYUSDANANAN 

qandus. 

Dirás: no está mal dicho ing muía co, v. gr., ing sasal- 
BAGAN A^s palay, tatamnanan, yuyüsdanan gandas, etc.; 
luego hablando del lugar lo mismo es el simple que pi y an. 
Rn tales oraciones es lo mismo materialiter y per acciaens; 
pero el concepto de pi y an siempre es diverso; así como 
cuando tú, v. gr., le dices a uno envuelve en aquel paño estos 
pesos, encaminando la intención al paño que es lugar, cuyo 



- 92 - 

concepto es tercera pasiva: tungcüsan me itang paño 
careting pesos^ y el tal, porque materialmente o per accidens 
es lo mismo, muda la intención de la locución dirigiéndola 
principalmente a los pesos, respondiéndote \tvngcos co pin 
DETiNG PESOS QuetanQ paño, sin que de ahí se infiera que lo 
mismo es la primera que la tercera pasiva; como tampoco 
es lo mismo formalmente pisa Iba ffa/iai?, que salbagan, tung- 
cüsan, que pitungcusan, etc. 

La diferencia entre las pasivas terceras del simple y las 
de pi y an, consiste en que la del simple sólo dice lugar a 
que se termina la acción del verbo, (si se ha de llamar acción 
la que no se tiene active): sasalbaganan mon palay ining 
muía co, V. gr., solo dice que la huerta sea sembrada o co- 
gida de la acción de sembrar, la cual no se mira como acción 
que hace, sino como acción que se va a parar al lugar; así 
como parece que es acción la del aguacero que moja el lugar 
en que cae. 

Las de pi y an también dicen lugar, pero no lugar a 
secas, como aquellas, sino que siempre señala el lugar res- 
pecto del cual o en qué se ejercitó alguna acción propia- 
mente tal; que por eso incluye siempre dos pasivas, la del 
lugar señalado y la de la acción que se hizo o se su- 
pone, que es la pasiva primera regularmente, por ser raro 
el verbo que no la admite, cuya activa siempre es mi tran- 
sitivo; y este concepto hacen las dichas pasivas pisasalba- 
gan, pitatámnan, piyuyusdanan; como si el pi a un tiempo 
dijera isalhag, salhagan; ítanan, tamnan; yusad, usdanan, lo 
que y el tal lugar; o como si se supliese la i de la primera 
pasiva al pi, diciendo ipisasalbaganan, ipitatamnan, ipiyu- 
yusdanan; y porque en las dichas oraciones concurre, o se 
junta per accidens tierra que se supone sembrada y la tierra 
respecto de la cual hubo el mi transitivo o primera pasiva, 
parece que hacen el mismo sentido unas pasivas que otras, 
siendo muy diverso. 

De donde nace que, cuando no se les junta a las pasivas 
simples más acción que la que ellas dicen por sí, aunque se 
señale mil veces el lugar donde se hicieron tales acciones, 
nunca se puede usar con ellos el pi y an; v. gr.: silbaga- 
NAN o TiMNANAN, iNüSDANAN m.0 uupon ing mulu; pídote 
ahora que me señales la huerta en que hiciste esas acciones 
(si se deben llamar así): ¿ingsa cayang muía ing silbanGa- 
NAN, TIMNANAN, iNUSDANAN mo napon?\ nunca con pi y an 
aunque señale el lugar de tales acciones hechas cien veces, 
sino que se les añada la acción del mi transitivo o primera 
pasiva; V. gr.: ¿ican misalbag napon palay? Et sic de re- 
liquis. 



- 93 — 

Dije que generalmente es la pasiva de ¿ ]a cual siempre 
pertenece el mi transitivo, v* gr., el con qué: ining caramelo 
lYNUM quen danum; din mu con danum a piynuman co que- 
ning caramelo. De instrumento: ing haril co iyan ibariLt 
mo quetang usa; itang usa pibartlan mo quing baril co. En 
gracia de quién: IL.1UAT mo con alac quetang frasco\ itang 
frascong piliuatan mon alac caco. De movimiento, además 
de las dichas: ican mique queni queyang libro; ique M^queni 
iyang libro; queni ing picayan mo queyang libro; ican milub 
caco quing silid mo etc., ing silid mo piluban mo caco; ili- 
PAT mo co can^atba: can^atba ing pilipatan mo caco, etc. 

Con los verbos de movimiento intransitivo, cuales son 
luby lipai, lual, uquiat, etc., el j)i y an lo que es per se, trae 
cosa en que ejerce la acción, porque nace de mi transitivo 
como viste en piluban y pilipatan\ pero si per accidens les 
faltare la cosa, refunde la acción en el mismo agente; v. gr.: 
sal de ahí. Responde: no tengo por donde, ala con pilua- 
LAN; como si dijera: ala con iluallualan o pilualan quing 
catauan co. 

En los verbos de movimiento intransitivo también supone 
el Pi y AN, per se, la acción de la primera pasiva o su activa, 
porque nace del mi transitivo, como viste en piluban y pili- 
patan; pero per accidens le puede faltar la tal cosa, y en tal 
caso tampoco le falta la pasiva de ¿, refundiéndose la acción 
en el mismo agente; alias no pudieran estos verbos admitir 
pi ^ an. Para decir el lugar a secas, se usa siempre del 
simple; v. gr.: ala con pantcan, tipán o uqüiatan, como 
se dijo de salbagananan, tamnanan ^\^q,.\ <^'^ decir, simple- 
mente el lugar como la escalera o árbol trepado. 

Con ^\pi y an supone la primera pasiva del movimiento 
de su mismo cuerpo y señala lugar por donde o a donde etc. ; 
v. gr.: quiero entrar o salir; está la puerta cerrada, diría: 
ala con pilualan o piluban o pitacasan. Y este úl- 
timo dice también el lugar a donde, ut monte a que huyó su 
cuerpo. Otras veces, aunque lo dicho basta para el pi y an, 
se percibe mejor, porque añade la mira que tiene el que 
obra, al objeto que mira; v. gr. ala con pipanican o tipan 
queca quening mua co o quening tula co, no tengo /?(?/• donde 
subir o bajar mi alegría o ira contigo; ala con piuquiatan, 
V. gr., no ten^o por donde subir mi cuerpo; siempre añade 
también la mira del blanco a que se encamina. Saca por 
estos los demás. 

Cuando el pi y an no supone la acción de la primera 
pasiva o su activa, de ordinario supone la acción de la se- 
gunda pasiva o su activa; y en todo lo demás sigue el mismo 
régimen; v. gr.: trae vaso en que beba agua, cuma can bubug 



— ^ — 

a PiYNUMAN mi; aquí supone la acción de beber y señala el 
lugar en donde. Otro: ¿qué árbol has de vendimiar? (supongo 
que vas a eso); ¿insang pan iny pipupulan mo?; ing dalan- 
dan, V. gr., ing pipupulan co. Otro: ¿en qué casa están 
azotando aquellos muchachos? ¿insang halay pibabatbat^n 
da caretang anac?; en la escuela les azotaron, guing escuela 
ing piBATBATAN da cávela. 

Dije de ordinario, porque como las terceras pasivas de 
cosa indeterminada salen de verbos activos, dicen también 
verdadera acción; y supuesta ella, entra también el pi y an 
a señalar el lugar; v. gr. : ican matbat caretang anac o hat- 
tatan mo detang anac, azota alguno o algunos de aquellos 
muchachos. ¿En dónde?, ¿ingsang sílid ing pijbatbatanan 
co carela? quing pisamhan ing pibatbatInan mo; ¿en 
dónde' cogieron tal cual de aquellos ladrones?, ¿nu carin ing 
piRACPANANAN da Caretang mapanacaof Et sic de reliquis. 

Hasta aquí sé han dicho las acciones que regularmente 
supone el/?¿ y el an, pero nada de eso obsta para que, si las 
acciones fueran de verbos compuestos, entre también el pi 
y an a señalar el lugar de ellas^ como pipanganan o pipaca- 
nan, los lugares en donde comió la gente o se dio de comer 
a bestias, etc., pronunciando siempre en todos espacioso el 
pi del pretérito, como se advirtió al principio; y si reparas 
porque no doy la razón de acabar en an, anan o ananan, 
mira el uso de la tercera pasiva que lo mismo sigue el pi 
y an. 

Para complemento de este pi y an, pongo por último 
otra cosa que con él se dice; y es, que, cuando los verbos 
en su modo de significar embeben desperdicios, deshechos 
o residuos de la obra principal, estos se dicen con pi y an, 
y advierten que eso mismo suele ser la tercera pasiva de 
lugar: tahas, cortar ropa, pitabasan, retazos y el lugar tam- 
bién; pialacan, heces; pipalutan, las pajas que quedan de 
donde se ha segado; pilagarian, serrín y el lugar en donde 
se sievra.; picuturan, si Siñ^,des cauai/an, serán los pedazos 
que quedan de haber cortado cañas. Atiende al contexto 
de la conversación para no equivocarte. 

§ IIL 

MI NEUTRO Y MI CON AN. 

Rara será la raíz que diga movimiento propio o impro- 
pio, a que no se llegue este mi; y porque con ninguna es 
activo, se llama neutro; y para decir qué oficio hace con to- 



— 55 — 

dos, y qué especialidad tienen con algunos, se pueden re- 
ducir a tres especies, aunque no es división esencial. 

A la primera pertenecen los que por su modo de signi- 
ficar dicen principalmente acasOy como son; v. gr.: sumpung, 
taguid, tropezar; sagquil, sagcuh topar con algo; suhsuh, su- 
n^asong^ dar de hocicos; tagco, dar con infortunio, a los cua- 
les siguen sacáb^ ponerse boca abajo; talindata^ ponerse boca 
arriba y todos los que significan cualquiera postura del 
cuerpo, que con mag dijimos eran de intento. 

A la segunda pertenecen los de movimiento local intran- 
sitivo, como son lapit, dayo, lacad, urung^ sulung, da^ug, dasig. 
das, tipa, panic, locloc, etc. 

A la tercera todos los que admiten mi pasivo por nacer 
del mi transitivo y de la pasiva de ¿, como misalbag, miug- 
say, lo que es sembrado, arrojado etc.; y aquí son de este 
mi neutro, porque con ellos significa como con los demás, 
salvo que los verbos a que se llegan no dicen acción ad hoc 
intransitiva. 

El modo de significar con todos ellos consiste en decir 
que el nominativo se para Haciendo o padeciendo lo que sig- 
nifica el verbo a que se junta; v. gr.: susumpung ya, está 
tropezando; misüSümpüng ya, separa tropezando; sinubsub 
ya, cayó de hocicos; misübsub ya, se paró caído de hocicos; 
lalapit ya, se va llegando; milalapit ya, se va parando lle- 
gado; minurung ya, reculó; miürung ya, se paró reculado; 
MiYüYUGSÉ ya, se va parando arrojado; misalbag na ing 
palay, ya se^Jiró sembrado el palay; mitacal. na, ya se pa- 
rará medido. jBt sic de religuis. 

Para usar a su tiempo del simple o del mi, has de ob- 
servar en todos (menos en los de mi, n, p), que el simple 
es como esse, y el mi como manere; de modo que así como 
dice N. P. S. Agustín, que primero es estar en un lugar que 
permanecer en él, prius est esse alicuhi quam manere, así 
también primero es el simple que sólo dice acción como 
transeúnte y no bien perfecta, que el mi, que la dice coano 
perfecta; y aunque es tan inseparable del simple como la 
sombra del cuerpo, empero siempre va el verbo simple por 
delante para decir la significación del verbo, y él sigue para 
decir que se va parando verificada, etc. 

Todos los verbos de esta composición, sin exceptuar 
alguno, admiten su proto para decir pluralidad con el no- 
minativo, y se hace con man^a; v. gr.: mangas acab la, 
ellos (que son muchos) se paran puestos boca abajo; menSa- 
LAPiT la, se pararon llegados; menQayugse la, se pararon 
arrojados, etc. 

Todos los que significan alguna postura de cuerpo ad- 



— 96 — 

miten pa entre el mi y la raíz; y entonces significan que el 
supuesto hizo la acción que dice el verbo, sin saber lo que se 
hacía; v. gr. : milocloc cOy me paré sentado; pero mipaloc- 
LOC co^ me senté sin pensarlo; mitad co, me paró puesto en 
pie; pero mipatod co, me puse en pie sin saber lo que hacía, 
ut porque me asusté con algún ruido; y así en todo lo 
demás. 

Todos estos y sus semejantes admiten también ca in- 
tercalado entre el mi y el pa: miCA^pa^ y entonces significan 
que aquello le sucede muchas veces; v. gr. : micapalucluc 
€0, MiCAPATiCDO co^ muchas veces me siento o me pongo 
en pié sin advertirlo. Et sic de reliquis. 

También admite este mi con todos los dichos verbos de 
postura de maca de estar, intercalado entre el mi y la raíz; 
V. gr.: miPACAlocloc ya, se para estándose sentado como ita- 
liano que no pilla fastidio per niente; miPACAsacab ya, se para 
estándose boca abajo, se está en tal postura; y así /72¿paca- 
talindata y todos sus compañeros. Puedes estender este 
mi a todos los que admiten maca de estar. Vide ibi. 

Cuando los dichos sólo admiten éipa, v. gr.: miPAÍocloc, 
les siguen con el mismo modo de significar los de movimiento 
de la segunda especie; v. gr. : mi"^ Atipa, miPAlapit, etc., a 
que se juntan lucsu, cay, ngisi, sigue, guiguit, mulagat, cu- 
lisac, tañáis, cullyao,haliquid, tudtud, nigla, taclá,mipaaili 
o mipacaili, etc: mipalatiit, mipaliyi, estos dos con pal. 

Mipacañian, mipacayap, mipacarauac, mipacamal, sig- 
nifican el que paró en tal cosa, o por su fortuna o por su 
desgracia; mipalaot, se dice de lo que llevó el fondo, ut 
porque no sabía nadar, o la banca que no tenía buen gobierno, 
o porque lo llevaron las olas, o mar ancha; y los que iban 
en ella son también mipalaut; mipacarauac, mipatiueuay el 
que paró engañando en el trato. Y con esto dejemos así sus 
activas y vamos a sus pasivas. 

A los de la primera especie que con mi siempre dicen 
acaso j como tropezar, caer, dar de hocicos, etc., corresponde 
tercera pasiva, puesto el lugar en nominativo; y como esta 
pasiva de que hablamos no es para el verbo simple, sino 
para su mi de pararse, siempre es de ca y ah; v. gr.: misum- 
pung co queíang dutung, me paré tropezando de acaso en aquel 
madero; su pasiva, quesumpünGan que itang dutung. Otro: 
me paro tropezando contigo, miiataquid co queca, catata- 
QuiRAN da ca; y así quesachan, queragsan, etc. 

Y advierte, que así como las pasivas áepi y an, dijimos, 
que la voz del presente servía también para decir nombres de 
lugar destinado para hacer algo active; así en estos, si usur- 
pan la voz del presente pronunciándola corridilla, significa 



. — 97 -x- 

nombre de lugar en que algo sucede acaso ^ que es a propó- 
alto para eso; v. gr.: casusumpun^an^ catatag airan, tropeza- 
dero; catatyabaii, bajío, ut Scyla; casasayaran, varadero, etc. 

Los de la primera especie también que dijimos significar 
postura de cuerpo admiten esta pasiva; v. gr.: qüetalindi- 
qüinQan que ing ulunan. 

De los de la segunda especie, sólo parece que la admi- 
ten los que incluyen distancia, cuales son: lapit^ dayo, dasix), 
dasuQy urung, sulung, y tal cual otro, puesta la distancia en 
nominativo; v. gr.: en dos horas se paró alejado el navio 
seis leguas, lab ning aduang horas mirayo yang daang anan 
a leguas; anan a leguas ing querayouana ning daung lub 
ning aduang horas. Otro: me paro reculando o llegando a 
ti cuatro varas, apat a varas ing cayüyürunGan o cála- 
la pitan €0 queca, etc. 

Las de la tercera especie, que son los de mi neutro pasi- 
vo, todos lo admiten y en todos ^% de acaso; v. gr.: miugse 
co quing patio^ me paré arrojado en el patio; qupig patio ing 
queyugseyan o qüebindünGan o quetapunán o quebá- 
lügseyXn co, etc. 

Todas las pasivas de acaso se dicen muy bien pegando 
a al futuro de ca y an, para él y para el pretérito, o a la 
raíz del simple; v. gr.: acasüsumpunGan da ca o asüsüm- 
püngan da ca, me /?ar6> tropezando contigo muchas veces. 
Otro: me pai'é tropezando con mi padre, acataqüiran o 
ATAQüiRA qué ibpa co. Otro: si te paras tocando conmigo 
te he de azotar, nun uarin asagquilan o acasagquilan 
mo co, batbatan da ca, etc. Ya ves como me ato al romance, 
para que adviertas, que nosotros decimos muchas veces por 
la acción del verbo transeúnte lo que para la lengua es pa- 
rarse. Vide los neutros de ma y sus pasivas^ 

MI CON AN. 

Puedes dar esta composición a los verbos del antece- 
dente, porque, puesto en nominativo el lugar o como lugar a 
que ipira la acción o movimiento, todos la admiten (menos 
tagco, que no mira lugar); v. gr.: si tropecé contigo, tú eres 
mitaquiran; si te pusiste boca abajo en la silla, ella es 7»¿- 
sacban; si Pedro se llegó a Juan, Juan es milapitan; si la 
banca se menea, el lugar es milingguian; si te arrojan a la 
calle, la calle es miugseyan, etc.; y todos también con su 
manga de pluralidad para decir los lugares; v. gr. : menga- 
ugsay, como ya dijimos, son las cosas arrojadas; pero los 
lugares en qué son mengaugsayan; mengatubu los árboles, 
V. gr., crecidos o nacidos; mengatubuan, los lugares en qué; 

13 



-es- 
pero advierte aquí para los de ambas composiciones que, si 
el supuesto o nominativo fuere singular; v. gr.: mengasabit 
o me/igasumpuTiff ya, dice que, o se trabó de muchas par- 
tes, o que tropezó en muchos lugares, etc. 

Los de el mi pasivo, siendo el nominativo singular, 
sólo se usa con aji, en que conviene con todos los demás; 
V. gr.: menGasalbagan o men&asambülatan ¡/a, el que 
sea como lugar en que caen muchas cosas, como el Padre 
a quién llenan de flores el día de Ramos: men&asabitan 
ya, ut dalaga prendida de muchas joyas; de modo que el 
primero, men^asumpung, mengasabit, v. gr. , es el que tro- 
pezó en muchos, o se trabó muchas cosas; el segundo me- 
ngasumpungan, mengasabitan ya, es aquel en quien muchos 
tropezaron o en quien muchas cosas se trabaron, como 
cuando adornan lái banca para hacer salubung. 

Todo esto omití en la antecedente composición, así 
porque se entendiese mejor, como porque aquella es una 
sola rama de esta, que tiene otras muchas; y para no andar 
por las ramas iremos al tronco, explicando la raíz en que 
principalmente consiste esta composición, que es aquella 
partícula que se pospone. 

AN. 

Tengo para mí cierto, que esta partícula es el an que 
constituye la tercera pasiva de el lugar, y por esto, con 
todos los nombres o verbos a que se llega, dice el lugar o 
como lugar, si es nombre cogido de lo que significa; si es 
su verbo neutro, que siempre es mi con an, significa lugar 
o como lugar que se va parando cogido, o se paró o separará 
cogido de lo que dice el verbo; porque así como el supuesto 
o nominativo de persona que padece en la segunda pasiva 
tiene su verbo neutro de ma, para decir éí pararse tal; así, 
el lugar o como lugar cogido de alguna cosa, tiene esté verbo 
neutro de mi con an para el mismo efecto. 

Esto supuesto, ya entiendes mejor, que mitaquiran, 
V. gr., es el lugar o como lugar cogido del tropezón; como 
si al pasar tropecé en tu pie o por juguete que, es tequiran, 
o de acaso, que es ¿z^taqüiran o qüetaqüiran que ing 
bilis mo; siempre tu pie es mi con an: mitaqüiran o mita- 
TAQUiRAN yan bilis mo; y que si te llegas a mí, yo soy el 
lugar o como lugar cogido de tu movimiento: milapitan co\ 
como si te arrojaron en la calle, la calle es el lugar o como 
lugar cogido de tu arrojamiento, iyan miugsayan. Si el 
lugar no fuere apto para el verbo, entonces, ser^ lugar yoer 
accidens. 



~ 99 — 

Volvamos a la partícula un que, como constitutivo de 
tercera pasiva de lugar, será rara la que no la admite con 
su mi, para decir qué lugar o como lagar se para tal; v. gr.: 
liban den diablos y cay; cay milubayan diablos. 

A ese modo misaldacan, misandulian, mipungpun^an, 
mibúngbungan, miyablasan, mibatoan, y así en otros mil en 
que para no errar puedes llevar por capitán mituran, mitu- 
tiran; v. gr,: a ti te cogió, la misa y a mí me ¿ogió. el ser- 
món, ican MiTULiRAN quingmisa, acón MiT\3B.PL'Ñ.quing ardí; 
y por más que se varíen los romances por la variedad de 
las raíces, nunca varía el mi con an este sentido, 

Pero debes notar con cuidado, que, aunque ese es su 
concepto formal y constitutivo, no obsta para que materia- 
liter o identice diga muchas veces pasión; v. gr. : para que 
se verifique mialdauan o miáldauanan, basta que le toca a 
uno el sol, y esta es la esencia del an; el que concurra ser 
lastimado de él, ut caballo enjalmado, es de maíeriali y ex- 
trínseco a esta composición, y así la debes entender con 
mibulanan, mianginan, miambonan, cuando se llega a nom- 
bres de enfermedades; v. gr.: misasalanan, misalunan, s^v 
cogido de tal accidente, que identice o maierialiter es ps,si6n; 
y así con las que se siguen, como saquit, bulutung, bilig, ba-. 
clao^ buni^ gutli, baya, tigsá, paltus, etc., para la composi- 
ción son lo mismo que bulbiil, alimpuyo, gumi^ guti, etc. 

Y para el caso lo mismo es mebulbulan, que mibatoan, 
porque el ser lo uno natural y lo otro artificioso, es de mate- 
riali; y porque no se me olvide te advierto aquí, que, aun- 
que se dice casa de piedra bale a bato, no se dice casa de 
madera bale a dutung; sino con la tercera pasiva, bale a 
ditunGan; y si es de tabla, bale a deligan; ventanas de ca- 
pis, auang a qüepisan; estos y todos sus semejantes admi- 
ten mi con an. 

Para que veas cuan cierto es que así como el verbo neu- 
tro de má corresponde a la segunda pasiva, así este de mí 
con an siempre corresponde al lugar cogido de algo, que es 
tercera y que si dice pasión, es muy per accidens, por no ser 
lugar propio. Nota la diferencia en los dos, cuando en un 
mismo verbo se juntan; v. gr.: mesalaing, misalain^an ; me- 
paluca, mipalucan; mebatbat, mibatbatan; mebaril, mibari- 
lan. 

Mesalaing apela sobre la segunda pasiva selain^an, 
V. gr., la candela que encendiste en el altar; la misma es 
misalaing de acaso, y en cuanto lugar en que para el fuego 
es, misalaingan\ por eso suelen decir macabulad, misalaing 
o misalatngan ya; y nunca dirán macabulad, mesalaing ya. 
Nota bien esto para algunos verbos que admiten an en pre- 



— 100 — 

térito siendo de segunda pasiva, y también admitan ma 
y mi. 

Arriba dijimos que el lugar de mi neutro pasivo y de 
acaso se hace con mi y an miugsayan; y así cuando sucede 
quemar a alguno es lugar del mi: misalain^an, misuhulan 
milahlahan; y él es también la tercera pasiva de ca y an 
de acaso. 

Mebaril, mebathat corresponden a la segunda pasiva; 
mibarilan, mibatbatan corresponden a la tercera de ra, que 
dice acaso; v. gr. : mipalucan ca quiere decir que, por dar 
palos a otro, te di a ti; esto es, que el palo fué mi pasivo, 
mipaluca^ y que el lugar a que peí' accidens miró o en que 
cayó fuiste tú: ican mipalücan; así filosofarás en mebaril 
y mibarilan; mebatbat y mibatbatan y todos sus semejantes; 
porque los tales, si dicen de algún modo pasión, siempre 
es per accidens, por yerro de cuenta, y siempre con an de 
tercera pasiva; como si te arrimaste a mí que estaba ar- 
queando una vara y sin querer se me soltó y te dio, tu eres 
mibalantican y mibatbatan; porque aquí la vara fué mi pasi- 
vo y tú el lugar a que miró, etc. Quede pues asentado que 
nunca se llega a segunda pasiva, y que si dice pasión es 
per acicdens o a más no poder; porque habiendo de tener la 
locución verbo neutro, se echa mano de él, porque no puede 
entrar el de ma. 

Olvidóseme poner cuarta especie de verbos neutros, y 
aunque está comprendida en aquellas palabras del principio, 
apenas habrá raíz que diga movimiento propio o impropio 
a que no se llegue este twz, etc. No obstante, porque esta 
cuarta especie de verbos neutros se cita muchas veces en 
el Vocabulario, como las otras tres, diciendo verbo neutro 
y el de /7^¿, aunque no añade cosa especial a las dichas, diré 
algo de ellas en especie. 

Digo pues, que hay muchos verbos neutros en quienes 
no se halla más movimiento que el que basta para admitir 
primera pasiva de cosa y tercera de lugar; y eso basta tam- 
bién para que pertenezcan al mi y no al ma; v. gr.: lablab^ 
ut candela; dalacdac^ ut fuego; dicaty pegarse; sanana, la- 
mas, catauan, incorporarse; dalan, pasar, y todos sus seme- 
jantes, con los cuales el mi neutro significa pararse tal la 
cosa de que se habla, como se ha dicho en los demás. 

Y también admiten su pasiva tercera de ca y an el lugar 
o como lugar, pero no es del caso; v: gr. : calablaban, guer 
lablaban, lo cogido de la llama, ut zacate; caricatan, aquello 
en que se pega -(aunque sea por aficción); capadtan, quepad- 
tan, ut pájaro pegado de la liga; caralanan, vi pleito o trabajo, 
y todos admiten mi con an, como se ha dicho en los demás. 



— 101 - 

Supongo que todos tienea manóa de pluralidad o. de 
intensión, según lo pida cada verbo, como; v, gr.: meníSa- 
GüTLiAN ya^ menGagutlian la, en muchas partes del cuerpo 
o muchos los sarnosos, etc., y que los que dicen pasión o 
como pasión, aunque identice o per accidens, todos hacen el 
verbal x^omenáo pan^a en lugar de mi; v. gr. : pan^ataqui- 
ran, pangapauasan, pangagutlian^ pangauranan, pangatu- 
lüan, pangayaldauan, pangahiUanan, pangayalimoman, pa- 
ngayamhonan, pangayandalian, pangahayaran, pangacayan, 
etc. 

Y digo por último, que con el futuro de la tercera pa- 
siva, si la raíz es verbo; y si es nombre, pospuesta la partí- 
cula an; se hacen nombres adjetivos, que significan el lugar 
o como lugar cogido de la tal cosa: v. ^iw pandilouan, ba- 
fiadero; ligauan, pesquería; dulangan^ mina, ^to.,, almonan 
tragadero, etc. 

De nombres: pindangan, IngRv donde se hacen p¿7z- 
dang; liaban, donde sacan chancaca, etc.; y con los nom- 
bres de enfermedades; v. gr.: gutlian, ss^rnoso; piona n, go- 
toso; gumian, barbón; Mnian, cascado, hutulan, pepi- 
toso, etc. 

§ IV. 

DE EL MI ACTIVO Y DE LOS FRECUENTATIVOS. 

El mi neutro tiene oficio descansado, porque no es más 
qyx^ pararse; el de éste es más trabajoso porque siempre 
dice acción, ya en otra cosa, ya en sí, segú¿ la raíz lo pide; 
V. gr.: mibaya, hacer brasa o caldear, 7/?\^erro; micaunay^ 
hacer de lo mismo, como hacer que del cuero salgan las 
correas; migaua, componer, ut embuste; micudía, inventar 
o componer la historia o novela; mitulá, componer versos; 
mialung, jugar, etiamcum membro; mialit, trazar, ut ardid; 
mibatá, sufrir. Pertenecen a esta composición los siguien- 
tes: dapal, lagaua, saguli, casi, galing, ganacá, acó, añyo, 
asal; v. gr.: obra las costumbres de santo, piasalan mong 
asal banal. ítem: ucul, gani, tangca, dangca, adia, saddia, 
tañara, lagaña, talagá, etc. 

Micubu, miralungdung, milamo, hacer estas o cosas 
como de prestado, por servir para poco tiempo; picubuan, 
piralungdungan, pilamuan, el lugar, o para lo que sirven; 
V. gr. : PiCüBüAN mo ding maiz, etc. También son de com- 
pafíía en cuanto se unen los materiales de que se hacen. 

Y lo mismo con raíces que piden acción inmanente: 
V. gr,: miligaya, deleitarse; mitula, alegrarse; milasa, gus- 



— 102 — 

tar? y así saya, sigla, saguit, gaiíacá^ etc ; con advertencia 
que ninguno de ellos admite an en pretérito. Puede ser 
que por lo que tienen de acción sean segundas pasivas: lung" 
cut tiene an en pretérito y también mimua, micasbo, mitubud. 

INTENSIÓN. 

Con los que se siguen dice intensión, y son: miban^is, 
7/iibagsi {con an y sin él en pretérito), inicaluco, milablab^ 
miralacdac (estos tres, cuando el nominativo no es viviente, 
pertenecen al mi neoitro), misan^il, miran^in, miranda con 
an y sin é]^; pretérito mitacut siempre con an, como misamá 
milugud. Vide la partícula ma. 

Todos los dichos admiten frecuentativos, aunque con 
diversa pronunciación que el presente, porque éste es co- 
rridillo, pero el frecuentativo se pronuncia como quien se 
detiene un poco en la primera sílaba del verbo; v. gr. : mi- 
ligaya; y algunos sólo se suelen usar con él, como son: sa- 
n^it, n^alip, huri, yassa. Masa, pibibiasnan, etc. 

BURLAR. 

Cuando este mi se junta a raíces o verbos cuya signifi- 
cación es apta para mofar o burlar o chancear, hacen fre- 
cuentativos que significan este modo de chanza o burla, que 
consiste, o en alabar por bueno lo que es malo, o en hacer 
de propósito siempre lo contrario burlándose; v. gr.: pídote 
el tintero y me das la salvadera; vuélvotele a pedir y me 
das la pluma; tú eres el tal frecuentativo, misalasala. Otro: 
pregúntasme, V. gr., qué significa tinapay, y te digo que 
calabaza; vuélvesme a preguntar, y te respondo que camote: 
yo soy misalasala, porque de propósito yerro el blanco, y tú 
eres pisalasala, porque todos tienen esta pasiva. 

Misasaria es, v. gr,, el criado que por el mismo caso que 
le mando estar en casa, adrede, de propósito, por hacer lo 
contrario, se sale; yo soy pisasaria. Hace otro un desatino, 
y yo por burla, le digo que es una acción admirable: yo soy 
misonO'Sono, mitaro-taro; y así misudsud-sudsud, mitatalin" 
dua, etc. 

ACCIÓN FRUSTRADA. 

Esta composición es la misma, pero la significación di- 
versa y más general. Llégase principalmente a los verbos 
que dicen acción, prevención, disposición, etc., y su modo de 
significar, consiste en que, emprendida ya, se frustra porque 
faltó el fin por qué se emprendió; v. gr.: prevengo la comida 



— 103 — 

porque^ te espero a comer tj no viniste; diré: misadia-sadia 
CON cañan e ca dinatang\ pisadiasadia ra can cañan, etc. 
A este modo de hablar es muy ordinario juntarle se- 
gunda oración, para decir que, ya que se emprendió la ac- 
ción, para que no sea en balde del todo, hago esto o lo otro, 
V. gr.: MiTiPATiPA na co pin man papagcompesal quetang 
salonan, n^enVi mete na ya, manalo na co mo\ ya que se 
me frustró el bajar a confesar el enfermo, visitaré siquiera 
los altares. Otro: viénesme a pedir diez pesos prestados; 
no te los doy, y te digo: toma si quieres uno, porque no te 
salga en balde tu intento, mis asaría ca casi n^eta, niyo 
ining pesos. Son de esta composición, miaqueacái/y lacad, 
gani, tangas^ dangca, tangca, adyia, tubúd, talagá, y todos 
sus semejantes. 

^ De aquí sale un modo de hablar muy ordinario, que no- 
sotros* explicamos, diciendo: todo te se va en disposiciones 
y nunca haces nada\ hácese el frecuentativo; v. g.: al que 
dice que se anda disponiendo y no se confiesa, pigani- 
GANí mo mong pigani-gáni ing pamagcompisal mo; en 
activa, MiGANi-GANí cang migani-ganing magcompesal^ 
etc.: y así, al que siempre responde que hará miagad y 
nunca llega, miagad-agad cang miagad-agad; piJIgad- 
AGAD mo mong piagad-agad ing pamaquialang mo quing 
pamagcompesal mo; al pintor que no acaba de sacar el re- 
trato, por más muestras que hace: miücul-ücul ca mong 
miucuUucul, todo se te va en ideas. Et sic de reliquis. Y 
advierte que aunque oigas esta composición recompuesta 
con MACA de perfección, en nada varía su sentido. 



FRECUENTATIVOS. 

Fuera de los frecuentativos que van apuntados, puedes 
usarlos con todas las composiciones del mi, y significa an- 
dar haciendo lo que dice la raíz; v. gr.: en todos los de el 
mi transitivo y pasivo, mibalag-balag, andar dejando caer, 
y lo que es andando dejar caer ut platos; misui-sui, ut pa- 
dre a la dalaga para que se case, y también la tal dalaga 
porque es /7i¿ pasivo; mitaquid-taquid, y todos los de el mi 
neutro; micudta-cudta, su pasiva, picudta-cudta, que son de 
el mi activo; mitali-tali, miyorod-orod, milabon-lahon, de el 
mi, recíproco; y el con qué, ut navaja, piyorodorod, piulas- 
alas, etc. No hallo en que tropezar guardando a cada com- 
posición su régimen y modo de significar. 



— 104 ~ 

§ V. 

DE EL MI liECÍPROCO Y MI CORRELATIVO. 

Éste también dice acción^ y tan codiciosa, que a cuanto 
se llega, del oaodo que puede, se lo apropia. Junto pues a 
verbos de significación apta para ejercerse, ya con otro, 
ya consigo, la hace que se quede siempre en el agente y sea 
recíproca, conviniéndole literalmente nuestros recípro- 
cos me, te se; v. gr.: ulo, curar a otro; miyolo, curarse 
a sí mismo {médice cura teipsum); sampat, hermosear; mi- 
sampat, he.rmosearse; orody rasurar, miorod, rasurarse,, 
aunque sea por mano ajena. 

Son de esta composición labon, bathaty omalid.ontay, 
suclajjy lilas, imalaii, dasay, dalayap, lava, asin, aslam; pero 
no pienses que con mi son sUlarse o avinagrarse, sino to- 
mar sal o vinagre, etc., para su comida. Todos los dichos 
piden pasiva primera con pi; v. gr.: piorod que ini, ésta es 
la navaja con que me rasuro; pibatbat que ita, aquél es 
el ramal o disciplinas con que me azoto. 

Así también piolo mo ini, cúrate con esta medicina; 
piiMALAN co iyan; piulas yo ita; piasin mo ining asin. 
Si comes sin plato te diré: mipingan ca, pipingan me ining 
pingan co etc.; pibayad, pisali, pilibay no son recíprocas, sino 
transitivas e irregulares. 

También son de la misma composición, aunque no ad- 
niiten la misma pasiva, pero admiten paca de intensión, larin, 
sinup, tiilyao, napnap; v. ^vrAarin, componer otra cosa; mi- 
larin, componerse a sí; mipacalarin, componerse bueno 
bueno, etc.; y cuando admiten paca^ les siguen santing, lago, 
sampat, hayal, banal, lalai, lasing, saua, angsul, asnoc, y mi- 
pacañyaman, saborearse o relamerse bueno bueno; ban^on, 
tali; guising no admite paca. 

ve:nirle. 

Junto a raíces nombres que por la mayor parte signifi- 
can cosas poseibles o adquiribles, también se les apropia al 
supuesto o nominativo, denotando que le vienen y ex conse- 
quenti, que las tiene; v. gr.: misa L api (?6> n^ening datang 
yang daung, en llegando el navio me vendrá plata; lo mismo 
MisiCAPAT co, me vino plata, etc. Son de esta composición 
guinto, bacsao, singsing, alipan, tapis, bandi, sandata, dayat. 



— 105 - 

cahayo, calma, palad, nuan, salap, dangal, puri, pala, damla, 
usa, ut a monte; daguis, ui a longlong; asan, ut a laguna; 
daj)o, ut a río; huiiga ut a árbol, etc 

También pertenecen a esta composición de venirle, aun- 
que equivalgan materialiter a otros romances, aquellas lo- 
cuciones que se añadieron al mi correlativo; v. gr. : miyanac, 
es venir hijos y mialipan venir esclavos, como mimanuyang 
venirle nuera o yerno; ahora pues, Masa yang mtmanuyang 
significa sabe que le venga yerno; esto es, sabe escogerle; 
mapagalpala ing mianac o mialipan, trabajo es que vengan 
hijos o esclavos; porque viniéndole a uno, y ex consequenti 
teniéndolos, tiene más de que cuidar. 

Las pasivas de esta composición son tercera de piy an^ 
aquello de donde vino (aunque no todos pueden admitir aquel 
algo); V. gr.: ing pamag capitana iyaiig písala pin a; ing pa- 
man^alona iyan piSAiaXPtANA, etc. 

MI CORRELATIVO. 

Consiste el oficio de éste, en. que, junto con algún nombre^, 
relativo, le hace significar a su correlativo sin ser necesario 
expresarlos; sino que al modo que, pósito fundamento reta- 
tionis, resultai relatio; así también puesto este mi con algún 
nombre relativo, le hace que diga su correlativo; v. gr.: ihpa 
es nombre relativo, porque dice relación a^hijo, y lo mismo 
sucede con anac, que dice relación a padre; pues si juntas 
el mi a cualquiera de ellos, no sólo dice el nombre relativo 
que expresa, sino también el correlativo que le corresponde; 
V. gr.: miihpa, no sólo dice padre, sino padre e hijo; mianac, 
no dice hijo solo, sino hijo y padre; de forma que lo mismo 
es decir un término que otro, pues cualquiera incluye su 
correlativo; si bien para dar el romance se ha de comenzar 
por el que se expresa; v. gr. : miibpa, padre e hijo; mianac, 
hijo y padre. 

Abuelo ¿a quién dice relación? a nieto; pues minono, 
abuelo y nieto; apo, nieto; miapo, nieto y abuelo. Lo mismo 
es de suegro a yerno, de cufiado a concuñado. Si los hijos 
o nietos etc., fueren muchos se dobla el anac, y el apo, 
V. gr.: mianac-anac, miapo-apo; los hijos y el padre, los 
nietos y el abuelo. 

Hasta ahora sólo has dicho, padre e hijo, hijo y padre, 
etc., y lo mismo mundo, madre e hijo o hija; pero si quie- 
res llamar a cualquiera de ellos por su nombre propio, no 
has de arrimar el mi al nombre propio, sino a su correla- 
tivo. Supongo que el hijo se llama Martín; dirás: Martin 
ilang mundo, Martín y su madre; si quiero decir Antonia 

14 



— 106 — 

y su suegro, diré: Antonia ílang micatuyanQan; Jesús y 
su madre, Jesií^ ilang mundo; y así en tío y sobrino, abuelo 
y nieto, etc. 

En otros no hay esa dificultud, porque la denominación 
es una misma en los dos correlativos: micapatad, dos her- 
manos; mipisan, primos; miasaua, casados; mibilas, cuña- 
dos. ¿Quieres decir Pedro y su hermano? Pues di: Pedro 
llano MICA PATA D; y si son muchos los hermanos, Pedro 
Uang micacapatad, o di Pedro ilang micacapatad. De 
el mismo modo en los demás. También entra aquí miguino^ 
amo y criado; a este modo, miprior, mivicario, mihilango, 
misabi/at, micabangca, micuyog, etc. 

^ VT. 

MI DE compañía. 

Llegamos ya a la célebre composición de mi de com- 
pañía. ÍAéimdiS^ de compañía, porque significa obras o cosas, 
en que es forzoso que haya dos, por lo menos; v. gr.: bonó^ 
aporrear; mibonó, aporrearse dos; presente mibobonó, pre- 
térito mibonó; de manera que dice el reñir, según procede 
de ambos con relación mutua y simultánea de una acción a 
otra; o si es por pasiva, las cosas que son nominativo 
de persona que padece, dicen también relación mutua 
y simultánea en la pasión, etc.; de modo que las dos 
acciones o pasiones se liabent per modum unins. Antes 
de pasar adelante, nota que mibobonó es aporrearse dos 
no más; si son muchos, para especificarlo, se dobla lá 
raíz entera: miboiw-bonó. Dirás ahora: ¿cuál es el presente 
en donde, aunque sean dos, se debe doblar la raíz? Mira, 
si son dos, se dobla para presente la primera sílaba, si mu- 
chos, se dobla la raíz entera; v. gr.: misaup ayudarse do$, 
misasaup presente; pero si son muchos se dice misaup-saup; 
y lo mismo en la pasiva pisasaupdn, si áos^pisaup-saupan, si 
muchos; aunque también los oirás con voz de el presente. 

El verbal, según que sale de los dos, es con pa, pamU 
saup; si son más, pamisaup-saup. Para decir la acción, 
según que procede del uno, pamaqui; y para decir el com- 
pañero en estas acciones; v. gr. : el conrreñidor, conayudante, 
viene muy a pelo explicarte hav una partícula ca, que equi- 
vale generalmente a nuestro romance con; v. gr. : condiscí- 
pulo, conovicio, concolega. Esto supuesto, como en estas ac- 
ciones siempre hay compañero, que por eso se llama de com- 
pañía; el uno, y el otro se hace con ca y la raíz; v. gr. : riñen 



- 107 ~ 

Pedro y Juan, migagala di Pedro ílang Juan; pues Pedro 
es el cagaga de Juan y Juan el cagaga de Pedro, y así en 
todos. Vide la partícula ca. 

Esta composición se hace de dos modos. El primero 
es el ya dicho; esto es, cuando la acción procede de dos o 
más; pero ha de ser acción de commflía, quiero decir, que 
la acción de cada uno diga precisamente relación a la del 
otro, porque si no, serán acciones parciales, como las de los 
bogadores, que no dice la de el uno relación a la de el otro, 
y por eso nunca se dice; v. gr.: migaudgaud la, de com- 
pañía, sino gagaud la^ por el simple; y esto se debe observar 
también en el segundo modo de que ya diremos, so pena de 
no poder ser mi de compañía, si falta la tal relación. 

Esto supuesto, volviendo al primer modo, a diferencia 
del segundo, consiste en que la acción de compañía nace de 
el nominativo; v. gr. : Pedro y Juan riñen, migaga la di 
Pedro ílang Juan; Francisco y Antonio se ayudan, misasaup 
la di Francisco Han Antonio; no pleiteéis, e co miyamano; los 
mapias porfían, miyatua-yatüa la ding mangapia; siempre 
se entiende, v. gr., si riñen uno con otro, si se ayudan uno 
a otro; si pleitean uno con otro, etc. 

Estas acciones dichas siempre tienen motivo por qué o 
wbre qué o en lo qué, y también lo qué, el cual, puesto en 
nominativo, se dice siempre por tercera pasiva; v. gr.: ing 
COPIA PfGAGANDA di Pedro ílang Juan; ing bale a pisa- 
upan dang tinali di Francisco ilang Antonio; ing dayat dan 
pij/amanuan da; mGi^xjNivoj^G magcapitan,¿¿'«7z piatuan- 
ATUAN da ding mangapia; misamac la ding santos quing ca- 
banalan da; ing cabanalan ding santos pisasamacan da o 

PISAMAC-SAMACAN da, etC. , 

Exceptúense por irregulares pilibajj-líbay, pibayüd-ba- 
yad, ut esclavo o cautivo que siempre es de compañía, y 
siempre con pasiva primera; pisali-sali es frecuentativo, lo 
que se compra y no sirve; es de acción frustrada* 

Él segundo modo de esta composición, ordinariamente, 
es hacerla por pasiva; siempre es pasiva segunda, porque 
la acción viene de agente extraño, que en activa es mi tran- 
sitivo; V. gr.: PIASAUANAN ITIO lu; por activa ¿ra7¡?.MIASAÜA 

careta; hazles reñir, esto es, uno con otro, pigagan mo la; 
ican migaga cúfr^Ztíf,-piL.APiTAN mo detang caban, llega aque- 
llas cajas unas con otras; ican milapit caretang caban; pon 
en frente estas sillas una de otra, pitüliran mo deang sia, etc. 
En esta consideración el mi de compañía que resulta, 
V. gr., MiASAUA, MIGAGA, MiTULiD la ding siUy etc., es mi 
pasivo, porque son donde se reciben las acciones o movi- 
miento de mi transitivo; son muy a propósito para esta com- 



- 108 - 

posición de €ompañí(ir\o^ siguientes: lupa, anas, para, alas, 
ascajj, lianas, asal, sitcad, asbuc, pantay, ahájj, etc. Vide la 
partícula sang. 

% VIL 

DE EL MI DE ALTERNAR Y DÉ COMPETENCIA. 

A éste llamé antes mi ad iiivicem; y lo es, porque el ad 
invicem es género que conviene al mi de compañía y a éste; 
como al animal, al hombre y al caballo. La diferencia con- 
siste en que aquél es ad invicem simul y éste es ad invicem 
successive o alternatim; de modo, que misasaüp la es ad in- 
vicem concurriendo la acción de los dos al mismo tiempo; Mi- 
SASAUPAN la es ad invicem concurriendo la acción de ambos, 
no al mismo tiempo, sino alternando: hoy por mí, mañana 
por tí; hazme la barba harete el copete; dar que van dando; 
alter alterius ónera pórtate, miralitaan cayo. Y esto mismo 
se dice bien de los buenos casados que toleran sus faltas, 
porque, v. gr., el marido está de mal humor por la mañana, y 
aguanta la mujer; ella está de peor por la tarde, y la 
aguanta el marido, miralitaan la; y no digas miralitan la, 
que eso quiere decir, él canta coplas y ella oye; elía canta 
y él escucha. Ya ves que eso es alternar, como miyúyüma- 
liran la, en lo material alternan en limpiarse nrio a otro; 
en lo formal miümaliran cata, callar por que callemos. 
El contrario misusumbun^an; riñen los mesqueros, descú- 
brense los quesos; miqüiqüibusan la, alternan como los 
sacristanes que se van remudando con el orimón, etc. 

Así también, porque hay esta alternación, Pedro v. gr., 
vendió un esclavo a Juan, éste se lo volvió a vender a Pe- 
dro, se dirá: di Pedro ilang Juan mibabayaran lan atipan, 
porque uno y otro alternan en ser comprador y vendedor, 
etc. Y así miyoyotosan, mipapatauaran, miyuyutan^an, mi- 
iyuaran, con advertencia, que en todos es espaciosa la pri- 
mera sílaba del verbo, y lo demás corridillo hasta llegar 
al fin. 

Las pasivas de esta composición siempre son terceras, 
como las de el primer modo de compañía; y para distin- 
guirlas es preciso ocurrir a la difereucia que distingue una 
de otra; v. gr. : En esta oración, ¿qué es aquello que se 
dan de mano en mano?, ¿nanu re tang piraduang-adua- 
nSan daf Si esta pasiva es de mi de compañía, es forzoso 
que las acciones que miran al nominativo de persona que 
padece, se tengan per modum unius respecto de ella; y así 



— 109 — 

quiere decir, que la tal cosa pasa de mano de Juan a la de 
Pedro y de la de éste a la de Antonio, resultando de todas 
estas acciones correlativas una acción; si es de el mi de al- 
ternar quiere decir, que la tal cosa pasa, v. gr., de la mano 
de Juan a la de Pedro, y de la de Pedro vuelve a la de Juan, 
y de allí a la de Antonio, y de ésta vuelve a la de Juan ó 
Pedro, como la pelota, etc. En donde ya ves, que la acción 
de el uno no se tiene per modum unius respecto a la del otro. 
Esto supuesto, si digo ésta es la espada con. que se hirie- 
ron, diré: iti pin ing espadang pisusügatan da; aquél es el 
palo con que se cascaron, tayong palacang pipapalücan da; 
y así los demás de esta composición, tan distinta de la de 
compañía, porque las acciones no sí> acompañan, sino que 
como alternan; es inconexa la una con la otra, o la del uno 
respecto de la del otro. 

COMPETENCIA. 

Por esta misma composición se dice de la competencia 
con todos los verbos que son apropósito para ella v. gr-: 
competimos en correr, puto el postrero, mipulaiyan o mi- 
TAGAT^AN cata; veamos quién es más ligero, milicsian cata; 
MiSALüSüAN cata; probemos las bancas cuál es más ligera; 
MiTUTüRANAN la, porfían o compiten sobre quién acierta 
mejor el blanco, etc. 

Cuando el verbo es indiferente para alternfir o competir, 
v. gr.: mibabataan, mibabasibasan, mibabarilan la^ mipapa- 
nan la, que pueden significar alternar en arcabucearse o 
flecharse, y también competir en quién tira mejor; para saber 
qué significan, no hay más que mirar si las tales acciones 
traen objeto estrafio; y si lo traen; v. gr.: mibabarilan la, 
Mip APAÑAN la quetang ayup, será de, competencia, y si no 
de alternar. Y nota, que la competencia de los pretendien- 
tes lít de oficio o mujer, no se dice por esta composición sino 
por el mi de compañía y el verbo aslat; v. gr. : misaslat la 
quetang babay o quetang oficio, etc. Las pasivas son como 
las de alternar, salvo que estas no dicen competencia y 
las de competir siempre la dicen. 

Así en el mi de alternar como en el de competencia la 
acción verbal es Qonpa, observando el an siempre; v. gr.: 
ing PAMiSAüPAN da, ing pamibacalan da, etc. Para decir 
la acción del uno, se hace con pa y maqui; v, gr.: ing pama- 
quisaupana; ing pamaquibarilana. El compañero se hace 
con ca^ conservando el an también; v. gr.: casaupan, cabari- 
lan, etc. 



- lio - ^ 

Cuáles, o si todos admiten el verbo neutro de mi con 
aiiy no obstante que allí se dijo mucho cuando se afirmó 
que la candela que se enciende es mi con an, y de la can- 
dela encendida en el altar, v. gr., se dijo que en cuanto 
verbo neutro de ma: masalaing mesalaing, no ^odía ser mi- 
salain^an^ no obstante que es también misalaingan, como 
la ropa que de acaso quemó; uno y otro se reserva para 
explicar cuando digamos, cuándo el verbo neutro de ma 
es pararse y cuándo no. 

§ VIH. 

DEL MICTA VERBAL Y NOMINAL. 

Llámele verbal porque su primer uso es hacer verbos. 
Su pronunciación es juntar el ca al mi, como si los dos fueran 
una sola dicción separada del verbo hiriendo el ca; v. gr.: 
mica-metong ; el presente doblado el ca juntando los dos ca 
al mi hiriendo el segundo: micaca-metong. Si pasan de dos 
se pronuncian los dos ca el primero con el mi, el segundo 
con la raíz; v. gr.: micá-cametovg. El verbal si es de dos, 
pamicá-metojig ; si de más pamicá-cametong , Para decir la 
acción como que sale de uno, maguicá-metong ; su verbal /?«- 
maquicá-metong . De los compañeros se dirá después. 

Sp modo de significar con todos los verbos a que se 
junta, es puntualmente el mismo que micá-^metong ; esto es, 
que los dos o más que obran en fuerza de el mica^ convienen 
ser uno en ia operación, v. gr.: micacá büri la, convienen 
en un quererse; micacá-sama la^ convienen en un aborre- 
cerse; igualmente se quieren e igualmente se aborrecen. 
Sus pasivas, o son segundas, o son terceras de objeto. En 
estos dos ejemplos no caben pasivas, porque son de acción 
inmanente y no tienen más objeto que los mismos agentes, 
que vienen a ser también los ad invicem patientes\ pero si se 
les añade objeto, podrán admitir tercera; y. gr.: convienen 
en querer eso mismo y en aborrecerlo también, iyan pica- 
ci-BURiAN da manga picagá-saman da, etc. 

Si quieres hacerle de segunda pasiva, dales el régimen 
de MI de compañía con agente estraño; v. gr.: acón micaburi 
o MiCASAMA carela, yo les haré que convengan en un que- 
rer; por pasiva, la segunda de compañía: picacabürian, 
piCABüRiAN, picaburi cuJa, etc. Así también, micacálü- 
GUD /a, se amanceban; esta no puede admitir objeto, como 
el mismo romance lo dice; pero sí segunda pasiva como las 
pasadas, añadiendo alguna tercera del diablo, que será: ing 



•~ 111 — 

MICÁL.UGUD carela, picalugüran, picalugüd iiá la\ así 
también, micasan^il, micásan^it.picámua. Admite tercera 
el objeto^ y segunda de compañía con agente, que siempre es 
77^¿ transitivo. 

Con estos verbos micayari-metong , Mtasá, suiígdo y sus 
hermanos admite segunda pasiva de compañía^ no sólo con 
agente extraüo, como los dichos, sino también puesta en 
nominativo la cosa que mira la acción; v. gr.: picacá-me- 

T0N5aN, PICAMETONQaN, PICAMETONG, o PICACÁSUNG- 

DüAN, piCASONGDOAN, piOASUNGDO va lug lub da; y así pi- 
CABiTASA rá ing piamanuan, ptcayari rang pamitangó rá. 

Y nota que aun sin agente estraño (que con él todos los 
de esta composición admiten segunda pasiva), cuando deci- 
mos admiten tercera de objeto, si el tal objeto es el motivo 
de la acción, él viene á ser la tercera pasiva y el agente; 
V. gr. : si estando enojados o se aborrecen por Juana, ella es 
el picasaman, picamuan, y ella es también el micamüa y el 
MICASAMA carela; como si en aquella oración del mi de com- 
pañía MiGAGA la quetang copia, pigagan de itang copia, di- 
jéramos: ing copia^ iyang migaga carela, estuviera bien 
dicho; y así lo puedes observar en aquella composición y 
en ésta, siempre que elx)bjeto a que iñira la pasiva tercera 
es motiw\ y también le corresponde segundas de compañía^ 
como a verdadero agente; v, gr. : pigagan o pigagá o api- 
GAGANÓ ning cupia detang migaga; picacásaman, pica- 
saman, PICAS AMA o APiCASAMÁ 71071 Juaua detaTig mi- 
casama. 

Cuando esta composición se llega al verbo lugud^ como 
con la raíz no significa amar, §ino con caluguran; \>dbra, decir 
los que C07ivie7ie7i eTi amarse, no se dice micalugúd, que ése 
como ya dijimos es amor lascivo, sino micálugura7i con su 
pasiva tercera el objeto; y aunque algunos verbos, como son: 
su7igsu7ig, balaus, Imgpus, ¿utas y tal cual otro, no áólo admi- 
ten las segundas pasivas de compañía, como yari, metoTig, 
etc.; sino también la tercera, picalutasaTi, picasungsuTi^an, 
etc.; no es en cuanto son los agentes micasu7igsu7ig, micalu- 
tas, etc. ; sino en cuanto los mismos son micalutasa7i, mica-- 
su7igsu7iga7i, micabalausa7i, micala7igpusa7i; de suerte que 
materialmente es lo mismo un modo que otro, aunque son 
diversos respectos; como toda candela encendida es misa- 
laiTig, y se distingue de sí misma, en cuanto es misalaÍ7iga7i. 
T^ide los verbos neutros de ma. 

Si acaso oyeres micasalusuaTi, micagalin^an, micalicsia7i 
la, no los confundas con estos porque spn compete7icia junto 
con las pasivas de ca y a7i que dicen exceso como verás en 
las pasivas de ma. 



— 112 ~ 

MICA NOMINAL,. 

Con todos los que hemos dicho que hace verbos esta 
partícula, los hace también nombres sin más diligencia que 
pronunciarles de diverso modo y tomar la voz de el futuro, 
V. gr.: micd'buri, largo el ca^ es verbo: los dos que convienen 
en amarse o quererse; pero micacaburi, todo corridillo, sig- 
nifica los dos amantes; como mica-lugud^ amancebarse; mi- 
eacalugud^ corridillo los dos, manceba y mancebo, a distin- 
ción de los que no son amancebados, que se pronuncia largo 
é\ ca con la voz de el futuro. Así también juica- cametong, 
convenir los dos en una cosa; micametojig, corridillo es 
nombre de dos compañeros en la unión. Y así en todos los 
demás. 

Cuando los compañeros de esta composición pasan de 
dos se hacen por la voz de el presente, pero con pronuncia- 
ción distinta; v. gr.: micacalutas, junto los dos ca al miy y 
como quien se detiene un poco en el segundo, es presente 
de los dos que se convienen en fenecer el negocio; y si pasan 
de dos, se pronuncia el primero con el mi y el segundo con 
la raíz; v. gr.: micá-calutas, presente de muchos; y él mismo 
sirve para decir los compañeros que pasan de dos. 

Otros compañeros hay que parecen de esta partícula y 
no lo son, sino de el mi de com^pañia^ en el cual dijimos, que 
el compañero en reñir dos de migaga, era cagaga^ éste es el 
uno; para decir los dos pega el mi^ porque uno y otro es 
cagaga, ^ á\YÁmicagaga,\o^ dos compañeros riñentes; mi- 
calo sale de milo, los dos compañeros en ayudarse, y aunque 
sean catorce; de miinum y misulo, los que comen o beben 
juntos, macainum, micasulo los compañeros, etc.; micalatic, 
micasuman, micasantoí, etc., los compadres. 

$? ULTIMO. 

MICA DE NOVEDAD. 

Lo primero, esta composición junta a raíces de cosas 
que suceden de tarde en tarde, o fuera de lo que esperaba, 
significa haber esta novedad, como cosa que regularmente 
se estraña; y para decir frecuencia se dobla el ca v. gr.: 
micadurun haber langosta; micacadurun, se repite en poco 
tiempo; y así con estas raíces bun^o, salot, salon^ doloCy si- 
lab, saquit, danup, salát, laui, bulutung, etc., con todos los 
cuales se habla sin supuesto o nominativo. 



— 113 — 

Las que se siguen, siempre se predican del segundo su- 
puesto o nominativo, con el mismo modo de significar; v. gr, : 
MIGAR APO ytning ilog. este río tiene caimanes y no solía te- 
nerlos. Si temes pasar por alguna sapa que yo sé que 
no tiene caimanes te diré: ining sapa ali ya micacarapo, 
esta sapa no suele tenerlos, o no suele haberlos en ella; 
MICAYUSA ya ining hundoc; micayasan ya ining ilog; mica- 
bunQa ining dutung; micapilao ining daung, este navio trae 
mucha plata; ^^ novedad porque se esperaba poca. Son de 
esta Qom^osiQ\6ri guintOy palay^ bandi y todas las que signi- 
fican cosas usuales o adquiribles. 

Las que se predican de cosa inanimada admiten tercera 
pasiva el lugar o cosa de donde: ¿nanong picarapoana 
nining ilug?, ¿de dónde este río hubo caimanes?; ing hundoc 
o ing bolos iyan picarapoana, de el monte o de la avenida. 
Los que tienen supuesto por nominativo, también admiten 
tercera el de donde^ ¿nanung ptcaguintoan o picabandian 
mof ing dulan^an o ing dayat iyan picagüintoan o pica- 
bandian co\ y también primera de motivo o de movimiento; 
V. gr.: ¿nanu tang picapale mo? ing sipag cong galao o ing 
linibe co iyan pic^iPale co. Y si fuere lo mismo el de donde 
que el motivo, admitirá primera y tercera; v. gr.: dening ba- 
yabas ding pica y a bi as co, o pica y abi asan co, estas baya- 
bas que troqué, v. gr , fueron el motivo de que hubiese yo 
arroz limpio y también el de donde me vino arroz limpio; o 
puesta la persona de quién o de donde las hubo en nomina- 
tivo, siempre con tercera; v. gr.: picayabiasan co detang 
anac carening bayabaSy de aquellos muchachos hube yo 
arroz limpio por estas bayabas, etc. 

Siguen a esta composición gutli, alimpuyo, tigsá, tamu^ 
cutu, luqmu, lungcut, gula, tula, tacot, sucal lub, dinay, 
puri, damlá, micacamdl, micamura, como sucede de un día 
para otro en el Parlan, con su primera y tercera pasiva. 

Así también, aunque no del mismo modo, significa con 
los que siguen, a que es imposible dar un romance: micasalá^ 
caer o contraer falta; micautang, caer en deudas o contraer- 
las; ;w¿C(ZZ^tó72^, caer o contraer en pagar, no lo que compró, 
sino lo que se le quebró o perdió; micatiban, caer en yerro; 
V. gr.: piensas que hoy es miércoles, día de fiesta y por eso 
viniste en jueves: micatiban ca; si viniste en miércoles, día 
determinado y por algún accidente se dejó para el viernes, 
ing miércoles o ing aldao iyan micatiban queca; dale tú el 
romance que nunca ha de ser transitivo. Si te quieres volver 
y hay fiesta te diré: no te vayas, uling mica pan aon Tíg^TZZ, 
porque ahora se ha venido el tiempo en que pued.es diver- 
tirte; si me respondes ocasión o tiempo habrá, dirás: mica- 

15 



— 114 ~ 

PANAON />K,<7. Son de esta composición tagun, libay, pali, 
aimlá, etc. Las pasivas, como ias antecedentes, primera y 
tercera. 

Lo segundo, junto este mica a varios verbos de acciones 
intransitivas, significa pluralidad de actos, que por mayor 
parte se hacen por aturdimiento; v. gr.: micapulayU correr 
de una parte a otra, como quien no sabe a quién acudir; 
micaculisac, andar gritando por aquí, por allí, ut mujer 
aturdida, a quien roban la casa; micalangutngut, rechinar 
los dientes, ut durmiente o a fuerza de tormentos, ut con- 
denados; micasalobong, el que encuentra a otro muchas 
veces; micabalatong, errar muchas veces, o porque va de 
prisa o porque, v. gr., no sabe la lección; así también ha- 
¿ingus, halaquid, suhsub, haligao, balinas, sagouil, pulpuc, 
pungcul, sumpung; y aquí se reducen lagusgus, langutac, da- 
hihil, dahulbul, aquellos golpes continuados del agua co- 
rriente. 

ítem: son de esta composición todos aquellos de micapa, 
como micapaticdao, Tnicapalucloc, quitado el pa, y todos ad- 
miten primera pasiva, o de motivo: v. gr.: ing picaculiSaC 
na, etc, o de movimiento, aunque con dificultad se percibe; 

V. gr.: PICABALINAS O PICASALOBONG CO yá, CtC. 

últimamente los adjetivos de ma que con mag son mos- 
trarse^ con magca son de intento e intensión y con manga 
plurales, vuelta la menc,y juntando el mi, son de esta com- 
posición en cuanto también hace plurales; v. gr : de maraina, 
micaratna; de maputi, micaputi; de malasing, micalasing, etc. 
La diferencia entre éstos y los de manga, consiste en que 
manga dice plurales de montón, toíc^^^ distribuye, v. gr.: 
mangatapang dice los valientes, como olla de pobres en que 
entran todos; pero micatapang dice los valientes, suponiendo 
distributive por cada uno de ellos, cómo si dijera que cada 
uno de ellos es un Bernardo. 

Ahora ve notando los frecuentativos y su modo de sig- 
nificar en cada miembro de los que componen el cuerpo de 
esta composición. Los de el primero, como son: micadurun, 
micabungo, micaalimpuyo, micabulutung , micasalapi, mica 
palay, micadapo, etc., se hacen doblando la raíz, si es de 
tres sílabas, la primera; v. gr. : micadurun durun, micadapo- 
rapo. Su modo de significar es, que una vez que hubo lo 
que dice la raíz, lo hubo de buena gana, o lo hubo sin tér- 
mino; v. gr. : MiCADüRüNDüRüN ugeni e na piyayang ganan; 
tardó en venir la langosta, pero ahora que vino, vino de 
una vez; micadarapo yang ilog, e la pabilang; no solía tener 
caimanes, pero ahora que vinieron son tantos que no tienen 
número; micasalapi ya itang tauo; como si dijera, aquel 



— 115 — 

que no conocía un real, una vez que le vino, fué tanto, que no 
sabe lo que tiene, etc. 

A este modo micahubulutung, micabungo-bungo, mica- 
salot'Salot, micasalonsalon. Pero advierte que cuando se 
predican de algún sujeto en quien dicen fealdad física, usan 
de este modo de hablar, o para dar con ella en rostro, o 
para mayor alabanza; v. gr.: rifles con tu hermana que c^ 
virulenta, y para vengarte le das en rostro con esa fealdad, 
PQnderando que está hecha un cribo, aunque no tenga muchas, 
iñyapin micabubulutung ca, o micabülag-bulag ca, 
aunque sea sólo tuerta. Y a la contra, si está algo enfer- 
miza, V. gr., por trabajar para sus hermanos, ponderando 
la enfermedad para elogiarla, dice: micas alon-s alón a 
ca quing pamilingon vio cávela; ya en pro ya en contra, según 
la raíz y el caso lo pide. 

De el mismo modo cuasi son los de el segundo miembro, 
aunque algunas raíces varían algo v. gr. : micacasala dice sólo 
frecuencia; micautang-utang ya y Pedro, al modo de los 
antecedentes; estoes, nunca había pedido prestado, pero una 
vez que comenzó, no hay perro ni gato a quien no deba. Ad- 
mite otro modo; v. gr.: micaütÁng-utang lan apolong pesos 
o ¿MICAUTANG-UTANG cong upulong pcsos? como qijien dice: 
¿qué deuda es la de diez pesos? Es nada. O ¿qué hombre 
honrado se hace deudor por diez pesos siendo abonado para 
pagar mil? Micacautang, es de acción frustrada; v. gr.: 
pide para comerciar y no comerció, micatiban-tiban o mica- 
cátiban; esto sólo significa como frecuentativo; micacapa- 
naun es como micasasalapi; y así micapali-pali, micarimla-- 
rimla, etc. 

Los de pluralidad como micapulayi, micabalatung, mi- 
cabaligao, etc., doblando la primera sílaba son puros fre- 
cuentativos; los plurales cuando la raíz puede tener acción, 
dejan de ser plurales doblando la raíz y significan como 
los primeros; v. gr.: de uno que ni olía el vino y ahora es 
un cuero, micalasinglasing ya ngeni; y a ese modo ta- 
pang, datna, sampat, puti, tuling y sus hermanos. Con esta 
composición se dice bien nuestro romance ya tenemos so- 
brado; V. gr.: teníamos necesidad de alguna cosa, y no po 
díamos haberla, pero ahora nos viene de sobra, 7?ge72¿ mica- 
LALO-LALO na; micabigla-bigla na, etc. 

CAPÍTULO VIII. 

DE LA PARTÍCULA MAQÜI. 

Cuatro oficios tiene esta partícula: introducirse, procu- 
rar, entrar y tener. En este último oficio es invariable, en 



— 116 — 

los otros tres su conjugación para presente magui, algo 
espacioso el má; para futuro magui corridillo; para preté- 
rito megui. Por pasiva se muda en todos los tiempos la m 
enp. Él verboX con pa, pamagui, que es el futuro, corridilla 
la acción. Esto supuesto, vamos a su primer oficio, que 
es el más general. 

§ I 
INTRODUCIRSE. 

" No me parece que se dará cosa más entrometida que 
este magui: hállase donde quiera que pueda participar algo, 
aunque sea metafóricamente, y lo que es más, aunque se re- 
partan cachetes y palos. Llégase lo primero, a los verbos 
de MI de compañía; y nótalo bien, porque no basta que la raíz 
sea de las que admiten este mi para que entre el magui 
donde no hay mi; v. gr.: gaga; si quieres decir ríñelo^ no 
debes usar de el magui: maqüigaga ca gueya; ni paqui- 
GAGAN mo ya; sino gagan mo ya. Para que en tales ver- 
bos entre el mi, ha de suponer reciprocación, como cuando 
decimos: riñe con él; entonces entra el maqüigaga ca gueya; 
PAQüiGAGAN mo ya, porque se supone migaga, y él entra 
por la mitad o parte de la acción. 

Esto supuesto, siempre que hay el mi de compañía o de 
alternar o de competencia o mica z;^r¿a/, siempre entra este 
magui para decir la parte de acción que le toca como uno 
de tantos; por eso en todas las dichas composiciones, se ad- 
virtió que la tal composición como salía de uno, se decía 
con este magui; v. gr.: de compañía: migaga tan Pedro Han 
Juan;^ Pedro mequigaga ya can Juan\ y Juan maqüi- 
gaga 1^^/ can Pedro; advirtiendo que cuando las tales com- 
posiciones tienen pasivas, las mismas tienen el magui; y 
aun cuando no las tienen, como en este ejemplo, las hay 
para él; v. gr.: paquigaga nen Pedro y Juan o paqüigaga 
nen Juan y Pedro\ son terceras. 

También dijimos que cuando el mi de compañía trae 
expreso el nominativo de la rifia, v. gr., migaga lang re- 
dro ILAN JUAN can Antonia, Pedro y Juan riñen por An- 
tonia, puesto el motivo en nominativo, pide tercera pasiva: 
Y ANTONiAN PiGAGAN di Pcdro Han Juan. La misma ad- 
mite el magui respecto de la acción de cada uno: y Anta- 
nian paqüigaga nanjuan can Pedro; iyan paquigaga nan 
Pedro can Juan. 

Lo mismo sucede con mi de alternar; v. gr. : mitaba- 
CAN la di Francisco Han Pablo; y Francisco maquitabacan 



— 117 — 

ya can Pablo; y Pablo maquitabacan ya can Francisco. 
La acción pamaguitabacan, si es de los dos: pamaguitabacan. 
Por pasiva: paqüitabacan n^n Francisco y Pablo; paqüita- 
BAOAN /2^7¿ PaNo y Francisco. Si el motivo, v. gr., fueron 
aquellos pesos, puesto en nominativo en cuanto la acción 
sale de los dos, dirá: detang pesos ding pitabacan di 
Francisco Han Pablo; en cuanto sale de el uno, paquitaba- 
CA^E^ Francisco y Pablo caretang pesos o detang pesos ding 
peqüitabacan Pablo can Francisco; y así en todos los demás; 
y con ellos podrán admitir la primera pasiva de movimiento; 
V. gr.: e mo co tpaqüigaga o paqüitabacan can cay, etc. 

El mismo régimen sigue este magui de cualquier modo 
que se introduzca; v. gr. : tu te metes con los niños a jugar, 
MAQüíALONG ca caring anac; paqüialonSan 7W6> dinganac, 
tercera; llévale a jugar con los otros niños, ipaqüialong 
me caring aliuang anac. Otro: fuiste a lavar con los que es- 
taban lavando, maqüipamipi ca caring mamipi; si lavaste 
aquella ropa con ellos, paqüipamipian mo careta itang 
imalan; lo cual observarás en los dichos de compañía y y te 
advierto que no juzgues, que porque los ejemplos se pusieron 
de mo^o, no es lo mismo en cualquiera otra cosa; y. gr.: 
cuando los cH,iyita,nes pinggan se entriegan los platos, mibilang 
la caring pinggan; pibilanQan do ding pinggan; entra el 
magui y e\ pagui; v. ^t.: ding pinggan paqüibilanSan zítí? 
ning metong guetang metong^ etc. 

Tampoco hay especialidad alguna en maguitolong; v. gr. : 
MEQüiTOLONG CO ^^í^^á^úí; PEQüiTOLONeAN CO yu; y SI d^yxxáé 
por una ganta de abías, meto pating abías ing peqüito- 
lonQan co gueya: B.SÍ maqüiapüs co gueya o guing cabanala 
na; pequiapüsan co o ing cabanalana. Maguiíipa y magui- 
sugo no dicen respecto a los compañeros, aunque los tengan, 
sino al que paga la opa o dueño de la obra: meguiupa co o 
meguisugo co can Bedro; peguisuguai? o pequiupan gue y 
Pedro, de Pedro recibí opa, o trabajé para Pedro por opa; 
y se me dio áe opa un carabao, pequiupan c^ neman itang 
damulag. Por primera pasiva los llevados para esto: pe 
QuiSüGO, o PEQUiuPA CO la can Pedro; pis^qíuvo'pa guengda 
77¿¿^/a.^, pasiva primera, alquilé mi carabao, etc. 

Paso a la mayor dificultad que consiste en saber cuando 
algo se intromete, si esto ha de acabar en la pasiva, ¿qué 
corresponde a aquéllos con quien se intromete? v. gr.: su- 
pongo que está alguno lavando ropa a lo cual corresponde 
segunda pasiva: pipián co ining imalan; qyxievoáedivqwe me 
lave el paño con aquello, o de camino que lave aquello ¿si 
debo decir paqüipian o paquipipi tw^ ining paño? 

Para que l(/entiendas, ten por regla general, que jamás 



- 118 — 

en este modo de hablar hay segunda pasiva^ porque lo pri- 
mero que en tales modos se descubre, es el movimiento y 
aplicación de lo que se intromete a lo que se intromete; y ésta, 
si la entiendes y sabes distinguir de la de complemento, 
nunca te fallará porque siempre es primera pasiva y así 
debes decir: paqüipipi me ining paflo, con tanto rigor, que 
aun a las más finas segundas pasivas les sucede lo mismo; 
V. gr.: compras un caballo y un puerco y te digo: compra 
de camino este sombrero, debo decir: paquisali me ingcupia; 
ausan me y Pedro y Francisco; llama también a Diego, paqui- 
YAüs me y Diego; cuan mo ¿ti; cuan mo ita; paqüicüan mo 
ini; sin que falle jamás, aunque sea/T., dirás: paquipainum 
(por primera), dale también de beber, y si tiene este paqui 
tanta fuerza para que sea primera pasiva la que parecía 
que había de ser segunda, mucho mejor y sin razón de dudar 
conservará la primera donde la halla; v. gr. : supongo 
que mandas llevar algunas cartas y dices patad co o pahal 
co dening sulat^ que es primera pasiva; digo yo ahora TTZflTzrfa 
que de camino lleven esta; debo decir por la primera pasiva 
también paquipatad o pabal me ini; esto es del todo 
indubitable. 

Más da en que entender, cuando ^\ paqui entra con lo que 
se supone en tercera pasiva; v. gr.: si escribes algún pliego 
y te digo escribe también, dúdase si se debe decir paquisulat 
o paquisulatan. Para esta dificultad lo que has de tener por 
cierto es, que siempre que preceda la tercera pasiva de 
anan, el paqui la conserva, como puedes ver en los ejemplos 
siguientes: envía a Pedro, envía á Juan, patdanan me y 
Pedro, patdanan me y Juan; envía de camino ^ Francisco, 
PAQüiPATDANANME y Fruncisco; daptanan meng mayap y 
Pedro, daptanan meng mayap y Juan; paqüidaptanan men 
mayap y Francisco. En esta regla no hallo que haya falla, 
y esto, aunque sea en los de mi y an ad invicem; v. gr.: 
mipatdanan, que significa enviarse uno a otro, como si tú le 
envías chocolate y el te corresponde con cacao u otra cosa, 
paquipatdanan; y lo mismo miabiayan, paquiabiayan. 

Eso mismo observarás siempre y cuando el nominativo 
del paqui se concibe como término puro a donde algo va a 
parar, aunque la tercera pasiva acaba en an, como, v. gr.: 
pabalan me y Pedro, etc., paquipabalan me y ^Tuan; pero 
si se concibe que no es término puro, sino que ha de ser 
introducido, y como aplicado por el agente al otro que 
está haciendo, entonces sigue la reglft» de moi^imiento, esto 
es, se dice por primera pasiva. 

Esto supuesto, respondo a la dificultad, que se debe 
decir paquisulat mo ini, y no paquisulatan, porque se 



-- 119 — ) 

concibe movimiento y aplicación de el papel que introduce. 

En orden a la activa de este maqui has de saber, que 
en algunos verbos es equívoca; pondréte dos ejemplos, que 
me parece bastan para que me entiendas: maquisilu puede ser 
activo y neutro, porque si entra a poner lazos con otros 
que los están v^oniendo, será activo; si se entró y cayó en 
lazo puesto, es neutro. Maquibaíbat entrar a azotar, y 
también a llevarlos entre otros que son azotados; lo mismo 
sucederá o^n máquiroloc {no hay maquimaruloc), aunque 
éste más comúnmente dice neutralidad: ser quemado con 
otro. 

Cuando este maqui se junta a nombres, conserva el 
mismo concepto de introducirse a participar de el modo que 
cabe en la raíz; v. gr.: maquisiuala, introducirse a partici- 
par de la voz de el otro, esto es, hablar o cantar como él, 
imitarle o remedarle en la voz; maquiquisiuala ^ frecuentar 
esto; maquialipan, introducirse con esclavos, tratar o co- 
municar con ellos; maquiquialipan, frecuentar esto: maqui- 
pugut o maquipugot-pugot, con negros; maquitauo-tauo^ ma- 
quianac-anac, el muchacho que se mete a tratar con hom- 
bres, o el hombre que se introduce con muchachos; de el 
inferior en edad o cualidad que se mete a tratar con los 
que son más que él, dicen por metáfora maquigüsi-gusi ya 
e tampayac man, se mete a ser tibor la ruin salserilla, etc. 

Esta composición admite frecuentativos al modo de los 
protocompuestos, o doblando la primera sílaba de la partí- 
cula o la segunda; v. gr.: uhMAquiapus o maQviQXJiapus, 
MAMAquisugo, MAMAquiupa o maQviQüiupay UAUAquigaga 
o maQviQXJigaga, etc. El primero dice frecuencia, el se- 
gundo dice diminución, ya en la acción ya en las cosas, con 
sus pasivas como los demás. 

§IIt 
PROCURAR. 

Junta a raíces que de algún modo dicen orden o ten- 
dencia a cualquiera cosa, significa procurar conseguirla. Sea 
el capitán ungquit^ que significa procurar o pretender^ ut 
alaja, y para mayor energía admite este maqui; v. gr.: los 
diablos procuran mucho que vayamos a parar a su cóm- 
pafiía, MAQUI üNGQuiT la dingdiaNos quing miqueque carelü. 
ütro; Mq prpcMes e ca maqui paqüicuan. Otro: 

yo procuraré sacarle o cóñocérie p^^ 
sivAj^Aqueya^eto. 

Óyese más ordinariamente por pasiva, puesta en nomi- 



~ 120 — 

nativo la cosa que se procura y es pasiva tercera; v. gr.: 
procura ganar las indulgencias, paqüiabütan mo iNt3 ca- 

PATAÜARAN; PAQÜIABÜTAN CO ING CATÜLIRAN CO, prOCUrarÓ 

conseguir mi derecho; procuraré alcanzar la gloria paqui- 
rasnGan co ing banua; procura saberlo o averiguarlo, o 
aclararlo, paquibalüan o paqüisügüiran o paqüiüstan 
mo etc. 

§ IIL 

ENTERAR. 

Este modo de significar consiste en juntar al agente lo 
que falta a lo que tiene ya hecho, para que con lo que se 
supone y lo que se junta, quede la obra entera y acabada. 
Úsase más de ordinario por pasiva, que es tercera, puesta 
en nominativo la cosa en que se obra. Sea el capitán ma- 
quiyari, que significa acabar con perfección. Tengo comen* 
zada cualquier obra; fáltame algo para acabarla; si entonces, 
V. éi\: me llaman, diré: aguarda acabaré esto que estoy ha- 
cíetjdo, ali ca pa paqui varían co pa ininan. Otro ejemplo: 
está uno derribando un árbol y quiérele dejar, v. gr., a 
medio derribar; pues dígole: paquipünGcan me pa iyang 
datuiig, acaba de derribarle añadiendo lo que falta a lo hecho. 
Para este modo de decir se hizo esta composición. 

En este sentido, puedes con seguridad usar de los si- 
guientes: lasaCy titi, asuay, sira.y según algunos, también 
sulat^ saroh doloc; pero si quieres quitarte de dudas, en no 
estando cierto si se usa, recurre a uno de estos: paquiarian, 
paquilutasan, paquíluran, paquilangpusan, paquiganapanajiy 
y con eso no te expondrás a que no te entiendan^ si no se usa. 

§ IV. 
TENER. 

Este maqui es invariable y tiene siempre el acento en 
la i: maqui; significa que el supuesto o nominativo tiene lo 
que dice la raíz a que se junta, y principalmente que lo 
tiene como dueño, señor o autor; v. gr.: maquíbalay, el que 
tiene casa como dueño de ella; Dios es Señor y Autor de 
todas las cosas, ing G. n. t. Dios ing maquídapat quing 
sdblang nano; Calderón es el autor de está comedia, y Cal- 
derón iyang ing maqüírapat queting comedia. A este modo 
y en los demás ;;y^^^ ^r.Amaquíiqui, tener rabo ; maquihalu, 
tener certeza; maqui catuiaran, tener media sordera, ser 
medio sordo; y así maqui guinto, maqui palay, maqui pilac, 
maqui casalanan, etc. 



— 121 - 

CAPÍTULO IX. 

DE LA PARTÍCULA MA. 

§L 
DE LOS VERBOS NEUTROS DE MA Y SU FORMACIÓN. 

Comenzaado por ésta, es regla general, que para for- 
mar el presente en todos los verbos se pone el ma en lugar 
de la primera i del presente de la primera pasiva; v. gr.: 
en esta raíz aral e\ presente de su primera pasiva es iya- 
yaral; puesto el ma en lugar de la primera ¿, queda UAya- 
yaral, c{\ie es el presente de ma, y así en todos los demás; 
V. gr. : uxyuyuma, lAhtutula, yíkj)apno, MKgagtal, uhbahal- 
hal, etc. Para el pretérito, en todos los que comienzan 
con vocal, se arrima la partícula a la raíz, mudando su a en 
e; V. gr.: tula, pretérito UEtula; y así umsucul, MEruluc, 
etc. Si la raíz comienza en vocal se intercala una y entre 
la partícula y la raíz; v. gr.: aral, pretérito mevaral; agtal, 
pretérito meYagtal; orad, pretérito meYorod. Algunos irre- 
gulares para el pretérito, mudan la primera vocal en ¿ y se 
la arrima sólo la m de la partícula; v. gr.: apno pretérito 
Mipno; aslam, pretérito uislam; asías, pretérito Mistas, etc. 

Para formar el futuro en todas las raíces que no co- 
mienzan en vocal, no hay más que arrimarlas el ma; v. gr.: 
balbal, futuro UAbalbal; saul, MAsaUl; futuro MAsaul; doloc, 
futuro Mhroloc, etc. Si la raíz comienza en vocal y tiene 
futuro, se intercala una y entre la a de la partícula y la 
inicial de la raíz; v. gr.: aral, futuro maxaral; de urna, fu- 
turo maYuma; de orod, futuro moYUrud; de albay, futuro 
moYalbay; de agtal, futuro maYagtal, etc. Dije si tiene 
futuro, porque ninguna raíz, que es nombre abstracto, co- 
mience con vocal, como ayap, asías, aslam, o comience en 
consonante, como lago, santíng y todos los demás abstrac- 
tos, digo que ninguno tiene futuro de ma, porque con ma 
son adjetivos. 

Para proceder con más claridad en la explicación del 
uso para que sirven estos verbos neutros de ma, los sepa- 
raré de otras composiciones, en las cuales añade esta par- 
tícula alguna cosa a lo que la raíz simple significa; y solo 
trataré ahora de éstos en que el ma no añade cosa alguna 
al simple, sino que sólo dice pararse el sujeto o nominativo 
en lo que de él se predica, en fuerza de la raíz a que 
se llega. 

16 



— 122 - 

Aunque los verbos neutros de ma propiamente tales, de 
que ahora hablamos, tienen distinto origen, porque unos 
suponen verbo neutro simple, como madurunut que supone 
durunut; otros suponen verbo activo, como mebathat^ que 
supone bitbat; otros que el ma hace verbos^ como mehina, 
mebenat, mebenus, mebanal, etc.; empero todos estos verbos 
neutros de ma, en cuanto tales, convienen en decir pasión 
o cualidad que se le pega al sujeto; v. gr. : pararse frío, ca- 
liente, seco, mojado, blanco, negro, feo y hermoso, bueno, malo, 
herido, corrupto, lastimado, alegre, triste, etc. 

Esto supuesto, la métyor dificultad consiste en saber 
cuándo se ha de usar de el simple neutro o de el ma, porque 
nuestro romance les confunde, siendo propio sólo de el 
simple; v. gr.: para estos dos verbos pampangos, bisa ca y 
mebisa ca, decimos sólo quisiste; y para éstos: durunut y 
marurunut, sólo decimos podrirse; y así, tulumao, y malu- 
lumao, acostumbrarse, etc. A esta dificultad ya respondí, 
explicando el uso de el verbo neutro y el de mi. Digo pues, 
que cuando se habla de el oficio o ejercicio transeúnte, o de 
su hic et nunc, entonces se debe usar de el simple. 

El de ma supone este ejercicio o transición de el simple 
y explica con más perfección lo significado diciendo que se 
para, tal; v. gr. : para este romance quisiste, si se habla hic 
et nunc en que diste el sí o quisiste, has de usar de el simple, 
BISA ca; si se habla de aquel sí, ya dado en virtud de el 
cual paraste queriendo, usarás de el ma: mebisa ca; y por- 
que en pretérito se verifica uno y otro, guardándole a cada 
uno su concepto, puedes usar de los dos. Así también, para 
decir aquella actual y transeúnte progresión de la cosa, 
v. gr., que se pudre, se usa de el simple durunut ¿/tz,- ^ino 
habla de aquella progresión como transeúnte, sino de lo que 
inseparablemente se sigue de ella, que es pararse o irse pu- 
driendo o ir aprovechando en la corrupción, dirás madurunut; 
y a este modo en todos los demás verbos neutros y el de ma. 

Pero en orden a los futuros, debes observar lo primero, 
que con ningún abstracto, de que ya hablaremos, hay fu- 
turo de ma; por lo cual si quieres decir; v. gr. : se blanqueará 
o parará blanco, o negro, hermoso, valiente, etc., siempre has 
de usar de el simple: mutya, tuling ya, santing ya, tumapang 
ya, etc. Lo segundo, que cuando la raíz es adjetivo, no has 
de usar de el simple, sino de el de ma; v. gr. : sufre para que 
seas o te pares justo, mibata caH ba can mabanal, no ba 
can banab, písale para que se pudra dapacan mo yaH^ ba 
yan marunut, no ba yan dunut; biasa, adjetivo: magaral ca't 
ba can biasa; sino ba can mabiasa; porque las raíces que son 
adjetivos no sirven para futuro; pero la raíz, ni es adjetivo 



123 



V. 



el simple, ni compuesto con ma, se usa del simple y de el 
de ma; v. gr.: M can lumao o há can malumao, guardando 
a cada uno su concepto. 

Cuando las raíces necesitan precisamente de el ma para 
ser verbos, como mabenat, mahina, mabenus, etc., es pre- 
ciso usar de el verbo neutro de ma, porque no hay en que 
escoger; lo mismo cuasi sucedq con los verbos activos, que 
con el ma siempre son neutros; v. gr.: mabaibaí, masucul, 
masugat, etc.; que tampoco hay en que escoger. Dije así, 
porque, como con el ma son pasivos, podrá tal vez suceder 
el dudar si entra la pasiva simple o el de ma; v. gr, : en este 
romance fué azotado, si se ha de decir bitbat ya o mebat- 
BAT ya. Estas dudas se desatan teniendo presente lo que 
se ha dicho en orden a usar de el simple o de el ma, como 
BISA ca y MEBiSA ca. 

Antes de poner los pro tocom puestos que admiten los 
verbos de esta composición, pondré las pasivas de ella, no 
una por una, que fuera nunca acabar, porque son inumera- 
bles los verbos que abraza, siuo de cada especie alguros 
ejemplos. La primera especie tiene pocos verbos, que son 
aquellos cuyas raíces no se hacen adjetivos con ma; v. gr.: 
marunut, masilim, maben^i, malumao, malutas, mamo, y 
matay, etc.; y suponiendo que aquí no se trata de la pasiva 
de icá, sino solo de la tercera pasiva de ca y an^ que es la 
propia de los verbos neutros de ma; digo por la regla ge- 
neral que se mire con cuidado en cada verbo neutro de ma, 
qué respectos dice o puede decir; porque si ninguno dice, 
ninguna pasiva admitirá, y si dijere uno, dos, tres respectos 
o conceptos, en tantos admitirá la pasiva de ca y an. 

Esto supuesto; marunut sólo dice la pasión de la cosa 
sin respecto a otra; con que no es capaz de pasiva. MasU 
lim y mabengi dicen respecto a los cogidos de el verbo neu- 
tro ma; V. gr.; mebbnQi o mebengi cami; por lo gue puesto 
en nominativo el paciente, le corresponde tercera pasiva de 
ca y an, caca^enSian, cabenSian quebenGian cami, 
según el tiempo de que se habla, y lo mismo en casiliman, 
etc. Malumao dice respecto a la cosa en que se acostumbra; 
con que puesta en nominativo, admite la tal pasión. Dirás: 
QUELUMAUAN co, V, gr., iug j)amagyunal. Mapno y matmo 
irregulares, lo son también en decir transacción; v. gr. : cat- 
MOAN o CAPNOAN mo detang ban^a; ing carunutan o palu- 
tasan, pan^arunut o pan^alutas no son terceras pasivas. 

Matay dice lo primero respecto a lugar, como matudtud; 
V. gr. : iiig cruz a qüematayan ning G. n. t. Jesu Cristo; ing 
dase a catüdturan co, etc.; y dándole objeto, como lugar 
donde o de quien^ también la admiten; v. gr.: me muero de 



— 124 — 

risa de tí^MAMAMATE cong mailÍQ\5¥.CK\ CAUAM\TAYA^ da 
CANG cailian, como si dijera: tú eres de quien me viene 
muerte de risa, o guien me causa muerte de risa o quien me 
hace morir de risa; camamata yan da cang cailian. Dice 
también respecto al interesado de dos modos; v. gr.: el ca- 
ballo que me prestaste, para ti se murió, no para mí, mete 
ya QüECA, no caco; ican quemataya na, ali acó, etc. Y a 
este modo se reduce aunque no admite activa, queniatayan 
co; como si dijera: mete ya caco, mesira o melaui ya caco; 
quesiran o quelauian co; aunque también suelen poner el 
interesado en nominativo; v, gr.: melaui co, quelauian co. 
Aquí conciben el supuesto de el ma, el supuesto como lugar 
de dondey al modo que en el mi el mismo supuesto es como 
lugar de donde; v. gr. : miluluual o milulual, o milalagay o 
mibabait caco; quelualan o quelegayan oquebaitan co; como 
si mirarasug qubca, ican cararasuga na, etc. 

La segunda especie abraza inumerables. Cuenta si 
puedes los adjetivos áe ma, que tantos verbos neutros per- 
tenecen a ella, y mira los varios respectos que dicen ya en 
donde, ya de donde, ya a quien, etc., unas más, otras menos, 
y por ahí se buscan las pasivas no sin trabajo; v. gr. : lo pri- 
mero, estas pasivas terceras calalagoan, calagoan, quelagoan 
(sale de el verbo neutro de ma: malalago, malago, melago), 
éste dice respecto, v. gr,, a la persona para quien es malago. 
Pongo por ejemplo: malago caco ing lago ning ana co, 
e man malago qüeca, dice la madre: es hermosa /ííz/'^z mí, 
aunque no lo sea para tí; ya vés que el ma dice respecto al 
caco y al queca; ponles en nominativo y dales esta tercera 
pasiva: calalagoan co quing lago na, e ca man cálala- 
GOAN queya; ya ves que aquel malago, no significa como 
futuro, sino como adjetivo, que basta para que le corres- 
ponda pasiva, como también adelante verás. Estas mismas 
pasivas dicen quehangloan, queparasan, quesantin^an, quepai- 
tan, y cuantos dicen estos respectos. 

Lo segundo, admiten también calagoan, quelagoan. El 
calagoan por su modo de significar es como presente y fu- 
turo; sale [de] el verbo neutro de ma, malalago, melago, pa- 
rarse aprovechando en hermosura, y la pasiva dice el en que 
está lo aprovechado o la hermosura; v. gr.: ing calagoana 
tiyo quing mata ná\ como si dijera: ing mata ná iyang quela- 
goaná y por aquí se dice si se compara con otra; v. gr.: ing 
QüELAGOANÁ quea ing mata ná, la hermosura en que excede 
son los ojos. 

Raro o ningún adjetivo de ma habrá que no admita estos 
dos conceptos, esto es, el donde o en que está lo que la raíz 
dice, y el exceso; v. gr. : ing banua nan qüetu a ná, sus años 



— 125 - 

son el en que está su vejez; apat a banuá ing qüetua ná 
caco y en cuatro años me excede; mebanál yá quing pamag- 
YUNAL. ná; ing pamagyünal nan quebanala ná^ en el ayu- 
nar está su virtud; mebanal ya caco quing pamagyunai.; 
ing PAMAGYÜNAL QüEBANALANA caco, la virtud de el ayu- 
no es en que me excede; liman taLtIri ing qüecaba ná caco, 
su largura está en cinco dedos; añadiendo queca dirá qué 
cinco dedos es más largo que tú; y así en todos los demás 
en que de ordinario se habla en pretérito, porque de ordi- 
nario se habla de la cosa in fado esse. 

Los verbos de esta segunda especie que no dicen cuali- 
dad, ni forma, sino pasiones, son más fáciles, porque luego 
se conoce qué respectos dice el ma; v. gr.: matutula, malUi- 
gaya, masasaya, etc. Claro está que dicen respecto al obje- 
to en que o a que se termina la pasión, el cual, puesto en 
nominativo, admite esta tercera pasiva; v. gr.: mal.il.iga ya, 
MELIGAYA O MALiGAYA (aunquc cstc sirve como de futuro, 
no lo es, basta el romance que dice como adjetivo) co quing 
tula banua; ing tula banuang caliligayan, queligayan o 
CALiGA YAN CO; catacutojí, mira el objeto como lugar de donde 
le viene el miedo; carinayan, le mira como caiulan, etc. 

Los de la tercera especie que son los que dicen las pa- 
siones de los verbos activos; v. gr.: mabalbal, maruloc, tam- 
bién dicen siempre algún respecto, que es a los compañeros 
que quedan, o a los dueños como interesados; v. gr.: mebal- 
BAL yá itang banga, o dice respecto al dueño: mebalbal yá 
quing maqui banGa, y él será la tercera pasiva, quebal.- 
balan yá quetang ban^a, o dice respecto a los restantes 
V. gr. : si eran cuatro, se quebró una, quebalbalan lá detang 
atló; lo mismo es querolocan, el dueño y las cosas que están 
cerca y no se quemaron. 

Masucul, dice tres respectos; v. gr.: la deuda, masüsü- 

CUL co QUETANG ÜTANG CO queCU; CASÜSÜCUL.AN CO ITANG 

utang CO queca, como causa o lugar de donde le viene la 
prisión; también dice respecto al lugar en que fué preso; mk- 
SüCüL CO queta quing silid; quesuculan que itang silid; 
últimamente respecto a los compañeros si los tiene; v. gr.: 

MESUCUL CO CARETANG YABE CO; DING YABE CO Han QUESU- 
CULAN: esto es, cacon mesucul; casugatan, sólo dice respecto 
a los compañeros restantes, como capilayan a los huesos que 
quedaron sanos; casaulan dice respecto a los restantes y es 
también de exceso. Saca por éstos los demás. 

Todos los verbos neutros de esta composición admiten 
man^a. Los de esta última especie, que nacen de verbos 
activos, todos dicen multiplicidad correspondiente al nomi- 
nativo; V. gr.: menQarüluc yá itang balay o detang balay, 



— 126 — 

aquella casa se quemó por muchas partes, o aquellas casas 
se abrasaron; lo mismo menQabalbal^^í, y menGabalbal 
lá;.mengasuculá, áioe pluralidad de supuestos, como menga- 
saulá. A este modo los de la primera especie según con- 
viene a cada verbo. 

Los de la segunda especie con este manSa. Los más 
dicen plurales como con Tnicá y son: ffanacá, aangá, bangiSy 
lasingy dauác, hilog, dagól, aM, tulid, tampá y todos los que 
dicen cualidades, como tapang; olores, como bangló o bulóc, 
o sabores, como jjumo, salpác, etc., con todos los que dicen 
pasiones, como dináy, tamád, sama, lugud, ligaya, uíli, tacut^ 
etc., dice intensión a modo de protocompuesto que admite su 
tercera pasiva^/ objeto. Su modo de significar es al modo 
de los verbales en bilis, como cosa amable, aborrecible, abo- 
minable, etc.; V. gr.: de las mentiras de los graciosos dicen: 
laram a panSailian, y para más exagerar se dobla el n^a\ 
V. gr.: panóanGalugüran yáng tauong mababá lub, el hu- 
milde es amable; panGan&alungcütan que yang saliia mo; 
panGanQauilian co ing tula banua, la gloria es deleitable 
para mí; panGanGasaman co ing casalanan, es aborrecible 
de mí, etc. 

Man^atulid, es plural: los derechos. ítem, man^atulid 
sale de el mi pasivo: los puestos derechos, como los cañones 
que miran al Parian; man^atuliran y mengatuliran, los lu- 
gares a que miran, como las casas de él, como se dijo de 
men^augsay y men^augsayán. ítem, mitulid y mituürán, 
como mitad y miturán. ítem, man^atulirán, men^atulirán, 
con supuesto singular y plural, es el como lugar, aquél o 
aquéllos a quienes mira derecho por machos títulos alguna 
cosa, como dijimos de el singular mitulid y mituliran; v de 
aquí nace manGatülirán, menGatültrán co queta, que de- 
cimos, tengo acción, tengo derecho, merezco aquello. Su pasiva 
tercera, pan&atcjlirÁn, penóatülirán co itá. 

factibilidad. ^ 

Con los que se siguen no significa pararse como con los 
antecedentes, sino que significa ser la cosa de que habla 
factible-, y de aquí nace que en las oraciones negativas equi- 
vale ^.potencial; v. gr. : mararapat, merapat, marapat ing 
dapat, cualquiera cosa de que se habla, es actu factible, lo 
será o lo fué. Con negación, aunque no es potencial, 
equivale; v. gr. : ^marapat ita, no es fácil de hacer aquello; 
y de aquí, no se puede hacer. Son de esta composición acut, 
daclut, dampot, an^o, dala, daquit, bitbit, yaus, salac, guyud, 
sulút, sagmit, dará, accuá, tanggál, rfac?á/? y sus hermanos. 



- 127 - 

Todos íidMíeii manga para decir pluralidad de supuestos o 
nominativos. 

También admiten todos cá y an^ y generalmente dicen 
con él la vez de la accióii, y los que dicen otros respectos 
siguen en las pasivas a los antecedentes; v. gr.: caraptán 
sólo áiQe la vez de hacer, y si fueren dos dirá adua caraptán; 
dampot y daclot dicen también la vez y lo que comprende 
la vez; como caralan y cayacutan, la vez y lo que una vez 
se carga o lleva; cayangoan o cayangoanan, la vez, lo sacado 
y los restantes; como cayausan, la vez, los llamados y los 
restantes; con advertencia, que para decir los restantes 
tienen pretérito. 

Gagoyoran^ la vez, lo arrastrado y la gente que de or- 
dinario entra en el arrastre, que si es de un guijo, son tres- 
cientas CAGüYORAN lang guijo; y los guijos que arrastran 

QÜEGÜYORAN la\ COmO QUBYAOCÜANAN lá, QUEGÜYORAN 

có. Transitiva es aquello en que salí perdido: meguyod 

la caco DETANG ATLONG PESOS; QUEGÜYORAN COn ATL.ONG 

PESOS. Si en una hoja metiste más letras que yo en dos, 
MEGUYüD con cahulung o meguyod ya caco ing cabulung; 
QUEGÜYORAN con cahulong, etc. 

§ II. 

MA DE ABUNDANCIA. 

Lo primero junta esta partícula ma a las raíces que 
dicen respecto a lugar y tienen su verbo neutro de to¿ para 
A^Q^Xv pararse, denota que lo significado es adjetivo que dice 
muy o mucho; v. gr.: mayanam lá ding judíos o mayugse 
lá, están muy entendidos o arrojados por ese mundo: ma- 
YAGTANG ing cuyupaya ning aring casilla, el poderío de el 
rey abraza mucha distancia, etc. Son de esta composición 
lilao, langtad, acial, laganap, talactac, taloctoc, talongtong, 
suluc, salicut, salingit, cutcut, simpan, salindo, liput, tung- 
cus, etc.; admiten manga; como protocompuesto pertenece 
al mi pasivo. 

Sus terceras pasivas guardan el mismo concepto; v. gr.: 
ing CAYANAM AN dingjudíos; ifeomo si dijera: ing cayaní^man 
dang maragül. También son a propósito para que compa- 
rados digan exceso, aunque para más claridad se les pega 
bien lalo; v. gr. : lalo ing cataluctuca ning isip ning banal, 
quing quetaluctuca ning isip ning magcacalacál, etc. 

Con sólo añadir an, esta composición dice el tal adjetivo 
de abundancia con respecto también a los lugares; v. gr.: 
MAYANAM lú ding judíos sólo dice que ellos están muy es- 
parcidos, sin tomar en boca los lugares; pero mayanaman 



^ 128 — 

Id ding judíos dice que están muy esparcidos con relación a 
los lugares y v. gr. : por Italia, Francia y Turquía. Así se 
distinguen malachang y malachangany magauang y maga- 
uan^an, etc. 

Aquí se reducen maleganapan^ el que tiene el entendi- 
miento en todo; distingüese de malaganapan, en que para 
verificarse éste basta una vez; con el pretérito dice que lo 
tiene de hábito, costumbre o mafia, como maselan, masibucan, 
malecaran, magu maguelauan. Los que se siguen dicen que 
tienen el vicio, y son: maomisany malibacan, masaiian, etc. 

Junta a nombres sustantivos, significa con toda pro- 
piedad, que el nominativo tiene abundancia de lo que la raíz 
significa; v. gr. : mabandi yá y Pedro, Pedro tiene abun- 
dancia de hacienda; mapilac yá y Juan, Juan tiene abun- 
dancia de plata; m a panas ing mayumo, el dulce tiene 
abundancia de hormigas; mabunóa o masampaga ya ing 
dutung, el árbol tiene abundancia de fruta o flores, maba- 
YABAS ing balayan; maricut ing sabana; mataco yá ing 
bale co, mi casa tiene abundancia de huéspedes o visitas; 

MARAMULAG O MABABI O MAYUSA, Ut monte; MAYüNGüT 

ing muía; maraguis ing long long; mayanóin ing bulan a 
agosto; mayuran ing bulan a septiembre; mayalon, ut mar, 
etc., protocom puesto de man%a, pero es sólo para decir ad- 
jetivos que significan tener la tal abundancia de continuo. 

Todos los de esta composición admiten ca y an; v. gr.: 
caguintouan, y no más. Úsase de el en tres conceptos: el 
primero para decir el tiempo de la abundancia, poniendo en 
genitivo el supuesto o nominativo; v. gr.: casalapian da 
ngeni ding castila, ahora es el tiempo en que abundan de 
plata los castillas; inang cabandian mo e mo co agaganacá, 
cuando estabas abundante de hacienda no te acordabas de 
mí; ahora es cuando abundan las lluvias, cayüra ná ngeni 
NíNG PANAON; ifíang cataüoan mo, cuando abundabas de 
huéspedes. Y así en los demás. 

Lo segundo se usa para decir el lugar de la abundancia 
como nombre, v. gr. : caguintouan, mineral de oro; capilacan^ 
mina de plata; casaguingan, platanal; capanasan, hormi- 
guero; cayungotan, cocal; caricutan, zacatal, y así en los 
demás que pueden tener lugar como los dichos. Lo tercero 
se usa para decir el lugar de la abundancia como verbo, 
puesto en nominativo lo que es lugar o como lugar de ella; 
V. gr. : ING jardín iyan casampagan, él es lugar que abunda 
de flores; ing longlong iyan caraguisan, es el lugar que 
abunda de ratones; capanasan ing pungso; carapoan ing ilog; 
caramolagan ing caqueuan; cayusan o cababian ing casu- 
calan, etc. 



El presente y pretérito de esta compoáición tiene un 
modo de significar muy diverso, y consiste en significar, que 
por estarse muy ocupado o divertido o entregado a lo que 
significa lá raíz, falto a lo que había de hacer; v. gr.: ¿por 
qué los codiciosos se encomiendan poco a Dios? porque se es- 
tán divertidos mucho con la hacienda, ulinff mababandi la 
o MAGUiGüiNTO lu O MAPiPiLAO M. Si estrafias, V. gr., que 
Pedro no coma a medio día, te diré yo: ¿Cómo ha de comer 
si toda la maftana se ha estado mamando puto? mapüpüto 

o MEPUTO í/d; MADÜRUMAN O MEDÜMAN ¡/á; MADARALAN- 

DAN o MER AL ANDAN j/á, se está llenando o se ha llenado de 
cajeles, y así en todos los demás, v. gr.: éste no cuida de su 
casa porque se está divirtiendo en comedias, ulinff maCOOO- 

MEDIA o MECOMEDIA J/á etC. 

De modo que por la abundancia o demasía de el ejerci- 
cio de la raíz, dice que se impide el orden o destino regular, 
y de aquí nace, que de las sementeras que ya no pueden la- 
brarse, porque los carabaos las han hecho lodazales, dicen; 
medamulaff yá ing dayat, etc. 

§ IIL 

DK EL MA DE ADJETIVOS Y SUS ABSTRACTOS 
Y FRECUENTATIVOS. 

Juntándose esta partícula a cualquier término o nom- 
bre abstracto, llamado así por que le concebimos separado 
de el sujeto, como si estuviera en el aire. v. gr.: puti, blan- 
cura; tapang^ valentía; lago, hermesura; dauác, maldad y 
otros inumerables, los hace con toda propiedad nombres que 
nosotros llamamos adjetivos; v. gr.: maputU blanco; mata- 
pang^ valiente; malago, hermosa; marauác, malo, etc. Ya 
dije antes que estos de md admiten maiíga para plurales unos, 
para significar como verbales en hilis otros, y otros para 
intensión. 

Y por cuanto tengo para mí por de el todo cierto, que 
los abstractos llamados de ca y an salen de este may en que 
se tCTcan también los abstractos simples, hallo ser el lugar 
más oportuno, para explicar en que consisten y la diferen- 
cia que hay de unos a otros; por eso dije antes que bastaba 
ser adjetivo para que le correspondiese la pasiva de ca y an. 
Y por cuanto en los simples no hay más que decir, pues 
corresponden cabalmente a los abstractos nuestros, paso a 
decir lo que hay en los de ca y an. 

Digo lo primero, que su composición es de ma, vuelta 
la 7W en c y poniendo an, que es la pasiva de ca y an, y haz 

17 



cuenta que es el futuro, no en cuanto verbo, sino en cuanto 
nombre. Esto supuesto: maputU y. gr., es adjetivo, que 
significa el que es blanco; y si es blanco, o lo es en todo el 
cuerpo, o en parte de él; pues caputiaii (fuera de otros con- 
ceptos) en cuanto voz de tefcera pasiva, dice, o todo el 
cuerpo, o la parte de él cogida de la blancura, como lugar 
de ella; así como malagó dice la hermosura, v. gr., en los 
labios, malagó yá labi, o malagó ing labi ná: con que ing 
LABí ná ¿pan c Ais AGVAi>í A, sus labios es eKlugar cogido de 
su hermosura; con que su hermosura consiste en sus labios» 
Y de aquí nace que estos abstractos dicen también los cons- 
titutivos, porque dicen en qué consiste, como si yo pre- 
gunto: ^,en qué está o en qué consiste la virtud de Pedro? 
/ingsanu ta ing cabaisíajjÁna^ Pedro? si respondes: está o 
consiste en su humildad, dirás: ing cababánán lub igan ca- 
báñala ná: y de aquí se sigue también, que estos abstrac- 
tos digan el vigor de el constitutivo en su punto; esto es, 
en todo su auge, de modo que no haya falta, ni por carta de 
más ni por carta de menos, v. gr.: calagoaní ning bábayU 
el tiempo, el vigor, o fuerza de su hermosura; en la flor de 
su edad, casampatana ning panaun, v. gr.: si quería aca- 
bar la misa al punto de amanecer y desperté al tiempo me 
dio dé eso iyan CAS AMPATAi^ A ning panaon. Está una vara 
totalmente derecha y el otro la quiere enderezar más; déjala 
que no puede estar más derecha, catulirána ná, etc. 

De aquí inferirás lo mucho en que se distingue este abs 
tracto de el simple, pues aun cuando suena como aquél, 
porque le concebimos como separado; v. gr.: cabanala?i^ 
virtud; nunca, empero, se puede concebir tan desnudo como 
aquél, porque envuelve esencialmente el concepto de la ter- 
cera pasiva de cu y an\ y esto aunque siempre le concibas 
como abstracto; V. gr.:m/'«c/a«, gueradañ, cacaldan, que' 
caldan^ etc. Vide el Vocabulario al principio y más se dirá 
en el capítulo de la partícula (^a. 

FRECUENTATIVOS. 

Todos los dichos adjetivos de ma admiten su modo de 
frecuentativos^ unos que exageran, y otros que disminuyen 
o exageran; y los primeros se hacen doblando el adjetivo, 
ligando el segundo al primero con a^ si acaba en consonante, 
V. gr. : masampat a masampat, o con ng, si acaba en vocal, 
como malagói^G malagó. Su modo de significar es en grado 
superlativo; esto es, hermosísimo, hermosísima, y así en 
todos. Si para ligar en unos con otros intercalares nan, 
V. gr. : masampat nang masampat; malagó n ang malagó. 



- 131 — 

dirán frecuencia, que en la práctica es molienda; v. gr.; mü- 
savipat iiang niasampat, el que a todo dice masampat; como 
el adulador, el ignorante O hablador; malagó nang malagó; 
V. gr. : se trata de María, y uno dice malagó yá; se trata de 
Juana, y el mismo u otro dice también malagó yá; el que 
oye tanto malagó, se enfada y dice: vamos a otra conversa- 
ción, que no ha de ser todo malagó nang malagó, sin salir 
(le malagó. Rste modo es como gwde nang gigote; y en 
esta tierra sisi nang úsU y como los charlatanes sal)i nang 

«//;/', etc. 

El segundo modo se hace doblando sólo la raíz; v. gr. : 
masampat-sampat, malagó-lagó. Éste tiene dos modos de 
significar: el primero exagera, porque se hace afeando al- 
guna acción, y así pide dos oraciones; v. gr.: dejas salir el 
preso, y por eso, te digo: mabit-.og-bi log cang taño, palualan 
mo yá] esto es, no eres medio hombre, sino muy entero para 
exagerar la falta. Otro: mudaste algo de donde estaba y se 
quebró: yopor culparte diré: mayap ayap yd queti, muy 
bien estaba aquí. Fuiste a calentar más el agua, yo enfa 
dado te digo: mapali-pali yá, bien caliente estaba, no era 
menester más, etc. El segundo disminuye; v. gr.: masam 
PAT-SAMPATi/í/, este hermosito; malagó-lagó M algo her- 
mosa; v. gr.: preguntas si María es hermosa, y te respon- 
den: MALAGÓ-LAGÓ 2/rf,- «/¿tf molagó; mapali-paliyC,z^&h%\%o, 
no ha llegado a ser 7Wtf/)a/¿, etc. : ;^ 

Este modo de significar se extiende también a cuaiqw0r^ 
nombre sustantivo, aunque sea adverbio de ma; y así es^fe- 
neralísimo y con todos significa, que le falta algo para Uegai* 
al término a que llegan los de su estado, especie o condición 
o nombre; v. gr.: mataüO-tauo ya, éste se dice por vitu- 
perio; como quien dice, que no llega a ser hombre. También 
se usa para decir parece gente; v. gr. : si de lejos dudamos si 
es hombre o bestia, al que le parece hombre dirá: maTauo- 
TAUO vá; maraung-daung, no llega a ser daung; u&^\- 
GiTio-BAGUio ining úrTzgí/z, uali-üalin baguio, no Wq^^ íí 
baguio, es su hermaino menor, no ha llegado a ser c«Cúí,'7W« - 

Í'-aramolag, vituperio, le falta poco para ser carabao; y no , 
í dice de el carabao chico, porque aunque tal, es completo 
n especie; pero se puede decir: mababaintauo yá;UAUX3- 
UMALAGA ¿^<í, o matatagaindo, si es hembra; y así de cuel- 
ijuier cosa semejante. 



- 132 - T 



§ ÚLTIMO. 

DE EL MA DE REPUTAR Y DE LA PASIVA DE ICA. 

Aunque regularmente se usa del futuro para presente, 
toma no obstante su conjugación; v. gr.: en el adjetivo ma- 
rauác, añádese an al fin, marauack^^ ese es el futuro; mama- 
rauack^^ presente; ^wnarauack^ pretérito; el verbal pat/í^- 
rauacA.^. Su régimen siempre pasivo, en genitivo la per- 
sona que hace, y en nominativo lo que padece; su modo de 
significar es decir que el agente tiene la cosa por tal cual 
dice el adjetivo^ o futuro de ma^ que es más claro, así porque 
no hay futuro de ma que no comprenda, como porque para 
esta composición no hay para qué detenerse en si es adjetivo 
de ma^ o si es futuro. Esto supuesto, todas las composi 
clones de ma admiten esta pasiva, conservando en cada una 
su modo de significar. 

Comenzando por los adjetivos de ma; v. gr.: masam 
PATÁN co ita o mamasampatan, memasampatan, estoy repu- 
tando, reputaré o reputo o reputé o tuve aquello por her- 
moso; mapaitan por amargo, matapan^an por valiente, ma* 
yaslagan por resplandeciente, masalain^an por encendido, 
mahulucan por podrido, y así en todos los demás. I 

Los de abundancia la conservan, v. gr. : mamayanaman 
co ding judíos^ los tengo, los reputo por muy esparcidos; 
malaganapán co yá, le tengo por hombre que está en todo; 
jr así mayaclatanaii; maúmpanaUy etc. Lo mismo maban 
DiA.^coyd, le tengo por abundante de riquezas; mayüranak 
co ining panaojiy tengo este tiempo por abundante de lluvias; 
así maguintoan, mamatauoan; memarapoán que ining iloi 
etcétera. 

. Los que nacen de verbos activos varían el modo ríe sig 
niticar, v. gr.: mamarünutan, memarunutan o maru 
ÑUTAN co tía (en cuanto dunut es también activo), quiere 
decir no lo tengo por machucado, como los antecedentes, sino 
que me parece que se puede machucar o moler; como si por 
fiáramos en si una hoja de tabaco, v. gr., por estar algo hú 
meda se podía moler o hacer polvos; si eres de opinión que 
no, dirás: e que mamaronotan; yo de la contraria, mama 
RUNUTAN que pin. En este mismo sentido has de entender 
todos los que salen de verbos activos, v. gr.: marulocaN 
co ining dicut; mamasiran que ining hangca; masaülan 
y Juan; mamasugatan que y Pedro; mabülagan, mapi 
LAYAN, mabücutan da cá; mamabaldügan que ining bato, 



~ 133 — 

mayan^oan, maraptaii, mayausan, masasagmüaiiy maralan, 
mamaguyoran, etc. 

Que esta ma signifique reputar o. tener por tal, se infiere 
claro de que todo lo dicho se dice también por el verbo irre- 
gular amánaiiy que es muy ordinario, y sin disputa significa 
el juicio o dictamen u opinión que uno tiene de la cosa; v. gr. : 
M APAiTAN co yá, téngolo por amargo; lo mismo que amanan 
cong mapait yá; y así en todos los demás guardando a cada 
uno su concepto. 

El mismo sentido hace el pa de decir; v. gr.: pamatü- 
L.IKAN co yá digo que es derecho, porque cada uno habla 
según lo que siente o según su opinión, cuando no miente; y 
y por aquí se dice bien aprobar; v. gr.: pamayapan cq ita, 
digo que aquello es bueno y consiguientemente lo apruebo 
por tal. El mismo sentido se hace con la partícula mina: 
MINAMARAÜAC O MINAMARAUACAN (con an y sin el) co ita, 
tengo o reputo o repruebo aquello por malo. Si se ofreciere 
hablar en activa; v. gr.: ¿guien es el que aprobó o reprobó? 
dirás: ¿niño tang pepamayap o pepamarauac? y si se ofre- 
ciere decir; v. gr.: ¿quién te triando que lo aprobases?, añade 
otro pa: ¿niño tan pepapamayap queca? 

ICA. 

Esta partícula como lo indica su misma fachada, sólo 
puede servir de primera pasiva. Ella es el futuro; para 
el presente (si la raíz o verbo no es de aquéllos que comien- 
zan con ca, como cayap, capias, etc., en todos los cuales el 
presente tiene dos ca, icacayap, icacaplas, etc.) se dobla la 
primera sílaba de la raíz; v. gr. : áelugud, iuturo iCAlugud, 
presente iCACAlugud; con advertencia que es muy ordinario 
omitir la i; el pretérito siempre es que: pretérito QVElugud, 
Su modo de significar consiste en decir, que la cosa, que 
está en nominativo, es siempre causa o motivo de que la 
cosa que está en genitivo haga o padezca lo que significa la 
raíz o verbo a que se junta. 

Aunque 'esta partícula se llega principalmente a los 
verbos neutros de ma y de mi, v. gr. : ¿nanong qüesaul mo?, 
¿qué fué la causa o motivo de que fueses masaul? uling atin 
QüETAQuiD cOy O QUERAGSA CO, porque hubo causa o moti- 
vo de que tropezase o cayese, esto es, de que me parase ma- 
taguido meragsa; y así puedes correr con ella por todas las 
especies de mi^j de ma; pero con la advertencia/ que paira, 
usar de ella con el ma de abundancia, es menester conser- 
varles el ma, aunque disfrazado, porque la m se vuelve en 
c\ V. gr.: Iqué es la causa o motivo de que aquel va^ abundan- 



Y 134 — 

Ao en oro, hacienda, palayJ^Ui:} no dirás: ¿nano tang icama- 
GUiNTOANÁ? sino ¿nano tang icacagüinto náf Y nota de 
paso, que como en tales por razón de la m vuelta en c, y dos 
veces ca, esos sirven de presente; y así, ¿nano tang qveca- 

PALBNÁ, QUEC ABAN DINA, QUECACAPPIANÁ? etC. 

Lo mismo con el otro ma de abundancia; v. gv.: ¿qué es 
la causa o motivo de que los judíos estén tan dispersos? 
¿ na7iong QUECAYANAM. dáding judíos?; ing pamacamate va 
quing G. n. t. Jesa Cristo iyan qüecayügse rá; y así en los 
demás. Con advertencia, que cuando el ma dice pasiones 
que miran otro objeto, el ica hace lo mismo; v. gr.: ¿nano 
tang icalügüdo icabanQis mo queyá? no les has de cons- 
truir como si dijera: ¿nanong icatacutino queyá? porque este 
último dice que el genitivo padece la pasión de el medio; 
como si dijera: ¿nanong quesaul mo cang Pedro?, ¿qué fué la 
causa de que fueses vencido de Pedro? pero aquellos dos 
no dicen que el genitivo padece, sino que hace; ¿qué es la 
causa deque le ames? ¿qué es la causa de que seas bravo con él? 
De modo que si el verbo a que se junta dice acción, el ica 
se la conserva; v. gr. : ¿nanong quepañyaul mo can Pedro? 
¿qué fué la causa, no de que fueses vencido, sino de que ven- 
cieses ^» Pedro? y a ese modo icapalsinta, icamud, icasangit, 
icaburi, etc. Con los que dicen pasión, la dice con los que 
dicen acción también. 

Pasemos ya a ver qué modo de significar tiene este ica 
cuando le precede tiempo; v. gr.: aflo, mes, días, etc. de 
que trae muchos ejemplos Sio, fol. 55. aldao a ic amate 
mo; ALDAO a qubranüp 7iá; aldao a icaiablas ná ning 
Dios quing dapat mong mayap, en todos los cuales ejemplos 
es ciertísimo que el ica no dice que el día será causa o mo- 
tivo, sino que simplemente dice tiempo o día en que; como si 
dijera: aldao ning panSamate mo; o aldauo ning camata- 
YAN mo; aldao ning panQaranvp na; aldao a pamanablas 
7iing Dios o aldao ning pamanablas na, los cuales modos 
dicen lo mismo que ica, y ninguno de ellos dice causa o mo 
tivo. Tampoco en ésta: aldao a icaroloc 7ii7ig bale mo, 
día en que se quemará tu casa, aunque sea por sentencia 
de juez; como si dijese: aldao apa7i^a7'olocnÍ7ig bale mo, etc. 

Con cuidado dije cuando le precede tiempo, y no cuando 
el nominativo es tie7ripo de ica, para que el que condena los 
dichos modos de hablar, los mire con más reflexión y no tan 
a bulto; pues en ellos ni con mil leguas se llegará a tocar 
en ^\ fatum: Querrá decir que ^ tiempo es nomina 

tivo de el ica, entonces se hace al tiempo causa o motivo de 
lo que sucede; v. gr. : los que tienen por día aciago el mar 
tes para comenzar el viaje en banca, porque dicen que han 



— 135 — 

de naufragar; y si sucedió que alguno naufragase^ dice et 
supersticioso: inff martes a panlaco na iyan quecatiab ná o 
lYAN MECATiAB queyá por el maca causal. La superstición 
cualquiera que sea, siempre se debe reprender; pero el 
j)obre ica y maca ¿en qué lo han pecado? échese la culpa a 
los que abusan de ellos. 

Si acaso reparas en aquel quecatiah^ porque no es de 
m.a de abundancia, para conservarle el ca, respóndote: lo pri- 
mero, que también puede decir iyan queyatiah ná; lo segun- 
do, ya te dije al principio, que aquellas raíces que hacen 
sus abstractos con 6*, como de ayap cayap, de apia capia, de 
aplas capias, y así, catas, cabá, casyas, casnoc, calat, caslam, 
etc., conservan su ca con el ica; y por eso con ellos no do- 
bla la raíz en presente; así también se la conserva de ordi- 
nario con el pretérito porque es más usado guecasnoc, v. gr., 
que queasnoc; pero entre quecabá y queabá hay diferencia. 
El primero dice lo que fué motivo de alargarse; el segundo 
de tardarse. En los demás no hay dos conceptos. 

CAPÍTULO X. 

DE LA PARTÍCULA CA. 

§ L 
DEL COMF^AÑERO Y CONIGÜAL. 

Lo primero esta partícula ca^ como ya se dijo en el mi 
de compañía, mi de alternar y mica verbal, sirve para decir 
el compañero; v. gr. : cayabay o cabayabáy, el compañero de 
el otro que ha de estar en genitivo; v. gr. : ca yabb Oü yá; 
y así casugal, caramay, capantoc, cainum, etc., y aunque sal- 
gan de mi o mica. Por aquí se dice confín, calabuád; colin- 
dero, carulon; confeligres capan^adyi o caprior; confidente, 
cátutu, cacasi; consultor, cacUtáng; comprovinciano, capro- 
vincia o cayocom; convecino, cabalaydn \calicupaii); confru- 
ta, como dos peras en un pezón, casalay; conrama, caspi o 
casa/i^a; contronco, capan; conhermano. si es de padre nada 
más, cáibpá ;si de madre, caindo; si es tu hermano de padre 
y madre, cíibpá oáindo mo yá\ cábaláyi, conharigue, por- 
que está en frente de otro, etc. 

Con este cá dicen también de los compañeros, que lla- 
man de compadrazco, que son los que traban amistad, ó por 
comer en la misma cosa, v. gr., de un plátano, y queda 
cada uno hecho casaguin de el otro y los dos por juntos son 
micasaguin; si pasan de dos, micacasaguin; o porque para 



— 136 — 

encompadrar le da una flor o un limón, y si le toma, ya 
queda uno hecho casampaga y caralayáp; si compadrastes 
por haber navegado en una misma galera, él será \ai caga- 
lera, y tu también su cagalera; y los dos seréis micaga- 
lera, etc. 

Hasta aquí sólo hemos dicho compañero en lo que la 
raíz dice, para lo que basta que convenga en lo que dice la 
taíz, aunque sean desiguales; v. gr.: cainum na ya, aunque 
el uno beba muy poco y el otro beba un cántaro; pero con 
los que se siguen, que por la mayor parte son de accidentes 
o propiedades o cuantidades, etc., esta partícula ca dice 
igualdad de comparación. 

CONIGUAL. 

Capara igual con otro; v, gr.: caparang anac co yá, 
somos iguales o es igual mío en la edad de muchacho; CA- 
LUPANE ning capatadná, es de conigual rostro de su hermano, 
son de una cara; como si dijera: misang lupa lá; caragul 
ná caco, soy tan grande como él, soy su congrande, somos 
igu3,les; y así en todas las raíces de cuantidad, como altOy 
ha jOy chico, etc.; y en las de cualidad, como hermoso, feo, 
malo y huerto, etc.; y en los de facciones, como asal, afíyo, 
anas, huác, etc.; y en los de colores y sabores, comohangló, 
yuvfíó, etc.; y con estas: linis, lindo, tindág, salaingyaslág, 
ningning, sigla, ñaua, cascup, etc. 

Para que no te hagan novedad los modos pampangos 
con que se habla, este mismo sentido lleva por delante el 
nuestro romance, y no lo estrafiarás; v. gr.: la torre de 
Uaua es conigual en la altura de la torre de Bacolod: este 
modo de hablar se trasunta con el modo dicho, ing torre 
Uaua OACATAS o catas ne ning torre Bacolod. El mismo 
sentido hacemos cuando decimos: la altura de la torre de 
Uaua es como la altura de la torre de Bacolod; este modo le 
dice el pampango así: ing torre Uaua pan&atas o panGa- 
CATAS ne ning torre Bacolod. También decimos lo mismo 
con este romance: tan alta es la torre de Uaua como la torre 
de Bacolod; a éste dice el pampango: ing torre Uaua antia 
CATAS (o si dijeres tanto es en altura), o antia pangatas 
quing torre Uaua; y nótalo bien porque todos los de la dicha 
composición a que te añado anti y alimbaua, se trasunta 
muy bien por todos estos modos. 

Con los de esta composición se hace superlativo, de 
grande expresión para las oraciones negativas, sólo con an- 
teponer a cualquiera de ellos el verbo defectivo ala; v. gr.: 
ALAN cay anti; alan cay alimbaua; aijK^ catulad; m,kñ 



— 137 — 

cauan^is; alan calupa, alan cácalas, etc. ¡Ba! Virgen a 
ALAN calinang, alan calinis, alan calinao, alan cauagas, 
ipanalan^in mo cami; iya na sá. 

Para superlativo de afirmación de la comparación dicha, 
que sólo dice conigual, o que es como él, y dice que es como 
él pintiparado, sin quitar punto ni coma en lo que dice la 
raíz,* no hay más que doblarla, como dirán los ejemplos; 
V. gr.: Cristo era muy parecido a su Madre, ing G. n. t. Je* 

SUCristo CALUPA NÁ NENG CALUPA Nuido T^rf, indo nÚ CAUA- 
NGIS NA NENG CAÜANGiS, CAYAÑIO NÁ NENG OAYAÑIO, CA- 

TüLAD NA NENG CATüLAD ning Ánac ná, etc. 

Y lo mismo con panga\ v. gr.: panSalüpa ná neng 
panGalupa, pangayanti na neng pangayanti Mndo 
iiá; Indo ná pangauangis ná neng panóaüanSis, pa- 

nGaYAÑIO ná neng PANgAYAÑIO, PANGaTÜLAD NÁ NENG 

pangatülad ning Ánac ná. Y así en los demás. 

Pero si en lugar de exagerar loque dice la dicha composi- 
ción, quisieres disminuirlo, no tienes que hacer 4iiás que do- 
blar la raíz; v. gr. : calüpa-lupa 72^ yá, o pan&alüpa-lupa 
ne ud\ quiere decir que se le parece algo, que le da un aire 
en la cara; casayá-sayá, panóasayÍ-sayí mo co, te tne 
pareces algo en la viveza; me das algún aire en ella; calas- 
ALAS ná can Pedro o panóayalas-alas na ca^ eres poquito 
iecual de Pedro; un poquito te pareces en lo largo de las 
piernas a la cigüeña, cacaba caba na cá o panSaba nGabX 
o pangacaba-cabá na cá bitis ning tagac^ porque el cabdes 
de los ab^ractos irregulares. 

Adviértote por último, que para decir comparación en 
las raíces que dicen acciones, al modo que las dichas dicen 
cualidades; así como en aquéllas se usa también de panga, 
para éstas se usa de el verbal activo, qu« como es su ma- 
rido se le parece en los oficios; v. gr. : Pedro anda como 
Pablo, // Pedro pamanlacad neng Pablo\ Andrés anda a lo 
afinchado, como portugués, y Andrés VK1A^.^^\WR^ yanpor- 
tiígués\ Francisca se pone las joyas de Juana, Antonio se 
arrepiente como Francisco; y Francisca pamalias o pa- 
mag-iyas nen Juana, y Antonio pamanisi ne7iFsancisco\ y 
así PAMANAGUIO Jien cay y cay\ tu hablar es como el mío, 
pamanGamano ra ca; pamanagcas da can amano; para exa- 
gerar: PAMiBALic na nen pamibalic lub: pamanSamano 
ra na cang paman6 amano o pamanagcas da na cang pa- 
managcas amano, etc. 



18 



— 138 - 

§11. 

CA DE PRONTITirD Y VERBALES EN BILIS. 

Lo primero junto el ca a cualquier raíz, dice el tiempo 
en que el genitivo acaba de hacer o padecer lo que dice la 
raíz; con advertencia, que cuando la raíz es transitiva, es 
también neutra, por admitir verbo neutro de ma o mi; se 
puede decir con ella acción y pasión. Cuando se dice ac 
ción trae la oración acusativo que padece. ítem, si la ora- 
ción no es transitiva, se dice lo mismo con pan%a que con 
ca; si es transitiva, dice lo mismo que el ca el verbal que 
corresponde; obsérvalo todo en los ejemplos que son mu- 
chos y largos para repetirlos. 

Caratang na pá mo, o panóaratang Jia pá mo, o pa- 
MAÑYATANG 7ia pá VIO (lo mismo es en éste un verbal que 
otro), ahora acaba de llegar; casalaing da pá mo ding 
candela o pan^a^ ahora acaban de ser encendidas las cande- 
las; CASALAING da pá mo o PAMAÑYALAiNG caving candela, 
ahora acaban de encender las candelas; cayari ña pa ni- 
tang balay, panGayari na pá nitang balay, ahora acaba de 
acabarse aquella casa; cayari ra pa quetang balay o pa- 
MAÑYARi ra pá quetang balay, ahora acaban de hacer 
aquella casa etc. 

Doblando la raíz, si es de dos sílabas, y la primera si es 
de tres, restringe más el tiempo de la acción con todos 
ellos; V. gr.: cabuclat-büclat na pá o panGabüclat- 
BüCLAT napa ning másala, ahora, ahora acaba de amanecer; 
CASAGMiT-SAGMiT O PAMAÑYAGMiT ÑYAGMiT napa quetang 
espada o pluma, ahora, ahora acaba de tomar aquella es- 
pada o pluma; y si se pone alforjas al genitivo, que con to- 
dos ellos las carga, exagera cuanto puede lo instantáneo 
de la acción; v. gr.: calino-lino "^^páng calino-lino o 
PANÍ5 ALIÑO- LINO na pang panGalino-lino ning panaon; 
ahora, ahorita, en este punto o momento acaba de aclarar 
el tiempo; cayaus yaus na pang cayaus-yaus o pa- 
MAÑYAUs-YAüs na pang pamañyaüs-yaus na can Pedro, 
ahora, ahorita acaba de llamar a Pedro, etc. 

La dicha composición con todos sus arrabales es pun- 
tualísimamente la que sirve para señalar el tiempo en que 
ha, de hacer lo que dice la segunda oración que se la suele 
pegar, y en tal caso admite pretérito; v. gr. : caratang na 
OPANGARATANG uu, baíbutan mo yá, luego que llegue azótale; 



— 139 — 

este luego que no es tan luego, que entre la llegada y los 
azotes no dé lugar para sacar la caja, tomar un polvo y 
coger las disciplinas. Segundo: caratang-datang na o 

PAN5ADATANG-DATANG llü, hütbataJl 7710 IJÚ, luegO, luegO 

que llegue azótale; este apura más, porque sólo da lu- 
gar, V. gr., para tomarlas disciplinas. Tercero: caratang- 

DATANG NANG CARATANG-DATANG O PANGARATANGDA- 

TANG NANG panGadatangdatang, MíbataTi 7710 yá; este 
apura demasiado, porque la llegada y la sacudida no ad- 
mite dilación alguna. 

Toma otro modo que aun apura más que ninguno de los 
dichos y se hace con el verbal que corresponde; v. gr.: ca- 
ratang 71(1, PAMAMATBATAN 7710 Queá; a estoes, su acción de 
llegar y tu acción de sacudir han de ser a un mismo tiempo; 
al mismo tiempo que llegue sin dejarle bien llegar, etc. 
Bien es verdad, que cuando es uno mismo el genitivo de la 
primera oración y el de la segunda, como no puede hacer 
dos acciones a un tiempo sólo, no cabe tanta precisión, 
aunque dice tanta cuanta el ca c.on alforjas; v. gr.: carata7ig 
71(1, caragsa 7ia, p(i7i^a7iigsa 7ia. 

Lo mismo es en todos y en pretérito; v. gr.: cay amano 
7ia o QüEYAMANO 7iá, Mtbat 7710 jjú, luego que habló le sacu- 
diste. Segundo: cayayamano o queyayamano 7¿^, etc., 
luego, luego que habló, etc.; cayayamano nang cayaya- 
mano o QUEYAYAMANO NANG QUEYAYAMANO, Mthat 7710 yá ; 

luego, luego inmediatamente que habló, etc. 

Con el segundo modo de la composición dicha, se hacen 
otros tres modos de hablar, todos diferentes: el primero, a 
distinción de el pasado, pide indispensablemente, que la se- 
gunda oración sea tan conexa con la primera, que puesta 
ésta, infaliblemente ae siga aquella como efecto suyo. Su 
modo de significar es decir Ib. pro7ititud y facilidad del agente 
en efectuar cuanto emprende; v. gr.: casulat-sülat 7ia, 
ÚTiulat 7ia yá; esta locución, si no se entiende, parece verdad 
de Pedro Grullo, porque lo que suena es: luego que escribió, 
esc7iMó; pero tiene más alma y puede decir dos cosas: oque 
el agente era de tanta habilidad que a la primera vez que 
se puso a escribir, supo escribir, o que si sabía escribir y 
se puso a escribir alguna obra o sermón, la escribió sin 
tropezar de la cruz a la fecha. 

En este sentido se dice, v. gr., de un muchacho inge- 
nioso: CAPAPAGARAL 7ia, 77iebiasa yá, en aprendiendo, luego 
sabe; esto es, en poniéndose a estudiar cualquier cosa, se 
sale con entenderla; carapat-dapat Tía 7nacayaria, enpo 
niéndose a hacer cualquier cosa la perfecciona; capapa- 
^i^TO 7iá 77iacaquil ya, en buscándolo lo halla; quebaril- 



— 140 - 

BARiLi na tira na yá, en poniéndola el punto, segura la caza; 
y también admiten verbales de el segundo modo dicho^ etc. 

El segundo, a distinción de éste, no se infiere la se- 
gunda oración de la primera; sino déla primera, la segunda, 
porque siempre supone la oración implícita o expresa que 
dispone y facilita la cosa; de que se sigue que el agente esté 
pronto y expedito para hacer la acción cuando le diere la 
gana; v. gr. : de oración implícita. Si oyeres decir casa- 
QüESAQüE ta ná, nos podemos embarcar cuando quisié- 
remos; supone que todo lo necesario está ya dispuesto, por 
lo que no hay embarazo; catudtud tüdtüd coiiá; calaco- 
1j \co co ná; me echaré cuando gustare: supone que ya está 
hecha la cama; me partiré cuando me diere la gana; supone 
que están ya aparejadas todas las cosas necesarias para el 
viaje. Expresa; v. gr.: ilantang moiig üatudtaran, bá con ca - 
tüdtud-tudtud; isadia mong sandata, bá con casagmit- 
SAGMIT; prevén los materiales, para que, en viniendo los 
maestros, hagan la obra, sin tener en que detenerse, ba ron 
CARAPAT-DAPAT díjig maestro queang balay, v, gr., etc. 

El tercero rarísima vez trae exp^resa la segunda oración, 
y significa que la acción es inconsiderada y hecha sin mira 

miento; V. gr. : CALÜB a LUB /7^6>í/7/<?/¿OCAKATANG-DATANG 

mo queti quing silid co, te entras en mi celda sin miramiento; 
si quieres expresar la segunda oración que le corresponde 
podrás decirle: ala can marinay. Otro: quesulat sülat 
mo quetang sulatan cOy escribiste sin miramiento aquel mi 
papel; sino le quieres tratar tan mal, podrás por segunda 
oración: e ca quinutang, sin pedir licencia; quedürüp-durup 
ná canaca^ se llegó a mí sin miramiento o sin vergüenza, etc. 
A este modo se entiende, cayagcas-agcas/?<í mo, habla 
sin mirar lo que dice; capapanaral ná mo, se pone a pre- 
dicar sin consideración. Cuando ellos en sus fiestas quieren 
relaciones, de repente, echan mano de el que tiene menos 
vergüenza y dicen de él capuri-püri o quepüri püri na 
mo, ya lo entiendes. También sale de aquí aquel nuestro 
modo cortesano, que ellos usan también; v. gr.: cuando al que 
tratamos con llaneza y cariPo le decimos: aquí tiene usted 
su casa, puede usted entrar en ella con tanta satisfacción, 
como si fuera en la suya\ esto es, sin pedir licencia, caratang- 

DATANG mo, CAPANIC-PANIC mO O CkLUB A LUB mO, etC. 

RESUMEN DE ESTOS CUATRO MODOS. . ^- 

Esta partícula ca en todos estos modos de prontitud, el 
primero dice prontitud de las acciones entre la segunda y 
la primera con respecto al tiempo; v ^r.: casülat-sulat 



- 141 - 

ná hatbatan mo yá. El segundo dice prontitud de la pri- 
mera oración con la segunda con respecto al agente; v. gr.: 
CASüLAT-suLAT 7¡d qmtaug sermón sinulat yd. El tercero 
dice prontitud y factibilidad de la acción con respecto a la 
primera oración que apronta; v. gr. : tiyong pañiulat; casü- 
LAT-SULAT Jjio. El cuarto dice prontitud nimia de la ac- 
ción sin respecto alguno; v, gr.: casulat-sulat mo mó 
quetang sulataii co, mabibigla cá\ por eso el pampango ex- 
plica este cuarto modo diciendo, que el agente es mabibigla^ 
etcétera. 

VERBALES EN BILIS. 

La última composición de este párrafo consiste en ha- 
cer nombres que son nuestros verbales en bilis; dóblase la 
raíz o compuesto si es de dos sílabas; si es de tres, la pri- 
mera. No se llega a raíz alguna de las de la composición 
antecedente, ni aquélla se llega a las de ésta; que solo ad- 
mite las que significan pasiones ó acciones que tienen su 
origen o efecto en el alma principalmente; y aunque esta 
lengua tiene más verbales que la nuestra, con atender a los 
que corresponden a los nuestros, quedan entendidos los 
suyos. 

Esto supuesto: capapalsijita , amable; calunus-lmius^ en- 
ternecible; esto es lo que está en nominativo; cagulaUguLat 
horrible (tanto para los niños es, que suelen enfermar); ca- 
qu\laquilabut, o capapaii^ilabué, erizable, sabían ing carin 
qiiing infiernos; casiisumamU abominable, y así con éstos: 
tacui, magsalbat, yasa, saya, malsimi, yojjóty magbitquil, 
agías, asag, sindae, yamd, magmulaldy sambitdnomanyambi' 
Hn, casdan, cauan, etc. Los que se siguen, no sólo son de 
éstos en cuanto verbales en 6¿/z5, sino que admiten superla- 
tivo, y los dichos no. Son: lungcót, íugud, ibiig, sanglit, dinay, 
tula, ligaya, uili, ¿ajigis o mañanáis, galimguim, etc. 

El régimen de unos y otros, en cuanto t^erbales en bilis^ 
para hacer oraciones con ellos, es; v. gr. : enternecible cosa 
es considerar el miserable estado de el pecador, calünüs- 
LUNUS isipan o pigaganacan (hacen veces de suspiro pasivo) 
ing pangabili nang pacalulu ning palpicasala; entristecible 
cosa es ver como se alegra y ríe, calungcüt-lungcut al- 
bayan ing pan^atula na't pan^aaili ná; alegrable es y afi- 
cionable meditar la hermosura de el alma que está en gra- 
cia, CATUTULA-TULÁ man^a cauili-uiling pigaganacan 
ing sampat ning caladuang macasaut quing gracia, etc. 

Los que admiten superlativo siguen el régimen de los 
pasivos, V. gr., tú eres llorable, ican catan&is-tangis; el 



— 142 - 

superlativo, ican catanGis-tanóisan, tú eres llorabilí- 
simo. Así ea las oraciones; v. gr. : en aquella, caluiigcut' 
lungcut alhayan, etc., es tristebilísimo ver; ¡ha, Calugud- 
LUGüRAN a Jesús co!, CAUíLi-uiLiAN son como casaiitiuff- 
santiii^an^ que ya verás. 

§ ITL 

CA DE ABSTRACTOS. 

Lo primero, junto esteíY/ a varias raíces mudas |rregu- 
guiares, las da significación de abstractos, v. gr. : de abpa^ 
cabpa, braza; de alaní, calaní, liberalidad; de albai], calbag, 
hinchadura; de alpity calpit, sonadura; de anqlap, canglap, 
receladura; y así de capia, riqueza; casbo, cólera; capad, 
asentadura, ut de temple; catlac, sordera; catni, sonoridad; 
caniani o calangalang, respetadura, etc. Los que de estos 
admiten an, v. gr., canglapan, calaman, canianiaiiy t^alang- 
alanzan dicen tercera de ca de objeto; los que admiten de ca 
y an de abstractos cayapan, casiasan, cascopan, catlacan, 
etc., se distinguen como los simples y compuestos de que 
hablamos en el mu de adjetivos; y por ahora toma este 
ejemplo: diiig tauong alan pasa alan ibatan dá quiíig cxs 
COPAN; esto es, los hombres sin corazón no son de provecho en 
la apretura; donde si dijera quing cascop, era cosa muy fría 
y aun fuera de tiempo, porque este es apretura Í7i genere, 
y la apretura de que habla la oración es apretura hic et nunc; 
por lo cual aunque le compete el romance abstracto, no se 
puede desnudar de la tercera pasiva de que nace. 

Cada abstracto se debe usar cuando lo pide su concepto, 
sin atarse al romance, porque este sólo explica un abstracto 
pam pango, y en éstos de que hablamos hay tres y no hay 
más que un romance: viste ya dos, toma tercera laya, (y 
luego verás más): tepan'gan, sipagan, sintin^an, legoan, te- 
maran, degolan, licsian, sicanan, hilusan, neuan^an; pocas 
más habrá de estos. Ahora santing, sintin^an^casantin^an, 
etc., son tres y para todos tres no hay más que un romance, 
que es hermosura. Cada uno pide diverso uso, porque cada 
uno tiene diverso concepto, y sólo el primero entendemos, 
porque corresponde a nuestro romance, que es, v. gr., san- 
ting. El segundo es sintin^an; éste se distingue de el pri- 
mero, porque dice la hermosura íncoriDorada y no como 
separada; distingüese de el tercero, que es casantin^an, 
porque no envuelve en su concepto el lugar, como casan- 
tincan. 

Los de ca y an parecen abstractos de botica, que de dos 



~ 143 — 

simples hacen un tercero. Para que entiendas, mira loque 
te sucede con el buyo; mascas con cal y en la saliva sale un 
tercer compuesto, que ni es buyo ni es cal, y es cierto que 
hay cal y buyo, que son dos simples de que nace; a ese 
modo de inasaiiting^ v. gr., en que hay dos simples, ma y 
sánting, salen casantin^an en que no se ve el ma ni el santing^ 
y es cierto que en él hay uno y otro, porque son los dos 
simples de que resulta; y así, casantiii^aii esencialmente dice 
lugar o como lugar efecto o cogido de la hermosura. 

Todos los dichos abstractos de ca y an que nacen de ma, 
se hacen superlativos doblando la raíz, como lo puedes ver 
en este ejemplo: casanting-santinGan yá ing GuUiu iang 
Jesucristo caring saMang tauo, e yata capilan ta yá caya 
aquiiitang /^5tí^¿z cayumo-yümoan,casampat-sampatan, 

CAYAP-CAYAPAN, CAMA L-CAM ALAN, CALUGÜD-LUGURAN, 
CASANTO SANTOSAN, CABAÑAL BANALAN, CALIGA-LIGAYAN, 
CÁTÜLA-TÜLAN, CASALAN-SALAN, CAPÜPÜN-PUN AN lÚTig Sa- 

Mang nano, man^á cauili-uilianá, etc. 

Aquí has de notar que estos superlativos no sólo son 
adjetivos, sino también abstractos en grado superlativo; 
V. gr. : i7ig casantosantosan, no sólo dice el que es muy santo, 
sino que también significa la santidad en grado superlativo; 

V. gr.: ¿7?ír CASANTO-SANTOSAN O CABANAL-BANALAN nuail 

a Virgen María, la santidad grandísima de Nuestra Señora; 
y así con todos los demás. 

Aunque pocos, hay algunos abstractos superlativos, que, 
como los dichos, son para subir; estos son para bajar; su 
composición conserva el ma; v. gr.: camamainsacan, peque- 
ñísimo; camamaulían, inferiorísimo; camamadahan, bají- 
simo; camamalatian, los chiquitísimos, y todos sus hermanos; 
V. gr.: ing camamainsaca ning dapat ná, o ing dapat nang 
camamainsacan; camamainguitan de díng saJblang tauo, 
el más impertinente de todos los hombres; dapat a cami- 
mistulan se puede arrimar a estos. 

Otros abstractos de ca y an hay, muy diversos de los 
dichos, no sólo porque aquellos dicen pasiones, y estos ac- 
ciones, sino también por su composición; porque aquellos 
son de nombres y estos de verbos y frecuentativos; son en 
dos maneras: los primeros, sólo tienen voz de futuro, ante- 
pónese ca al verbo y se pospone ¿ztz; v. gr.: de magMtquil, 
OKpagl)itquilK^\ de magmalun, QKpagmalu7iK^\ de magui- 
iiaquit, CApaguinaquitA^', de míbahdtá, CApiMbatÁlS ; y así 
CApalsintA^, CApagdatitAi^, CApagdamutA^, CApagimlutA^, 
QApagcasaquitA^, CApalmorAi^^ CApalsimiA^, CApalsisÍA^, 
CApialon^A^, CApiacA^, CApirayanA^, ca>o¿/¿/an, etc. 

Su modo de significar es decir nombres como verbales 



— 144 — 

de acción, y porque nos falta romance con que ponerles 
nombre distinto de el verbal, me explicare por rodeos; v. gr. : 
casaulan sale de nía y significa vencimiento pasivo, sin ser 
Gon paJi^a; capañyaulan, vencimiento activo, distinto de el 
pamañjjauly que no es vencimiento, sino acción de vencer; 
éste 6s su modo de significar con todos; y esto es en lo que 
consisten, y lo que dicen estos abstractos activos, aunque 
tal vez sus acciones sean como pasiones; v. sv.:pamibabaia^ 
acción de sufrir; capibabatan, sufrimiento, etc. 

El segundo modo de estos abstractos se compone con 
el frecuentativo adjetivo; sólo tienen como pretérito, ante- 
pónese que, múdase la ttz en í? y pospónese an; v. gr. : de 
mapan^an^as, QUEcapajigangasA^; de mapamialong , quec^/- 
pamialon^A^^ de mapagimbut, QVEcapagimbutAN; de mapag- 
palalo, QU Ecapagpa ¿a ¿o A^; y así en todos los frecuentativos 
que nacen de verbos, que pueden decir vicio o exceso^ como 
muchos de los de la composición antecedente. Su modo de 
significar es decir tal vicio o propiedad de el sujeto que está 
en genitivo; v. gr'.: ing quecapamialita ná o iiig quepami- 
yalita na, porque aunque tolos admiten queca, algunos 
suelen capar el ca, si no muda de sentido; por lo cual en 
lugar de qvec Apanacauaii, si se dijera QV^panacauan, sig- 
nificara como quelauian, quematayan, etc. 

También se usan sin artículo, v. gr. : no sólo se dice ing 
quepañyaria iid can Pedro, sino también quecapañyaria na; 
esto es, vicio suyo de hacer mal; como liablando de las pro- 
piedades de las naciones que también pertenecen a esta com- 
posición, se usan con artículo y sin él; v. gr.: si al mestizo 
español le ven con humo de soberbia, dicen: cucul ing que- 
castilana o quecastilaná ita; como decimos, gallegada, queca- 
gallegoan; dA vizcaíno que porfía mucho, quecavizcainoan, 
vizcainada^ y así quecapangpanganaiiy pampangada, altivez 
de pampango; quecatagaloqan^ tagalada, esto es, acobarda- 
miento o cortedad de tagalo o quetagalogan; pero no, que- 
pangpanganan, porque dijera lo hablado en pampango, como 
tegalogan lo hablado en tagalo. 

Aquí se reducen, en cuanto significan propiedades va- 
roniles o mujeriles, quelalaquinan, quebabáinan; quedirilan 
dice vicio de la lengua; también se reducen aquí quecapian, 
propiedades de noble; quebabán, propiedades de timaua; 
quepugótan, de negro, etc. Y advierte que aunque ordina- 
riamente con los dichos pretéritos dan en rostro por alguna 
propiedad defectuosa, con ellos se dicen también las propie- 
dades de tal nación o casta, aunque no sean malas. 



— 145 — 

§ IV. 

CA INDIVIDUAL CON AN Y SIN ÍL. 

Confundo la individuación con la unidad, así por su 
conexión, como para ir más formal en esta lengua; y así 
comenzaré por las universales o grados superiores, para ir 
descendiendo hasta los individuos y unidades. Supongo el 
término hagay pampango, que es género generalísimo, que 
trasciende a todo ente; pinduan^ aunque no es tan general, 
también es género generalísimo, porque se predica de todas 
las naturalezas de las cosas generalmente; y cada una de 
por sí es capinduan, que ya individúa, porque si se predica 
de la naturaleza humana, le distingue, y a diferencia de otra 
naturaleza, luego individúa la nación que cada unst es ca- 
pinduan, respecto de el primero capinduan; luego individúa 
las castas, como negros, Mancos, etc., y así por todas las 
naturalezas o series de cosas, predicándose siempre de gé- 
neros y especies aunque accidentales, como negros y Mancos, 
y el medio de el silogismo distinto de otro, y nunca se pre- 
dica de individuo. 

A éstos siguen los géneros inmediatos de cada natura- 
leza; vg.; dicut, saguin, palay, etc. los cuales, con este ca y 
an se hacen especies; v. gr.: capalayan, casaguin^an, carico- 
tan: ¿nano caricotan iyan? ¿qué especie de hierba es esa? 
Responderá; v. gr.: es hierba de Santa María; y de el arroz, 
^slacatan, v. gr., etc. 

^ De el hombre no se puede preguntar que especie es, 
porque no hay más de una especie; pero de el bruto sí; v. gr. : 
ayop, bestia in genere, y este se predica de géneros distintos, 
que todos los dividen en dos géneros, esto es, volátiles y 
reptiMes, que llaman gagapang-, y cualquiera de estos sene- 
vos es cayayupan; y cualquiera de sus especies, v. gr., cara- 
baos, cuervos es cayayupan; y cada individuo es también ca- 
yayupan; así discurrirás de todos géneros, especies e indi- 
yiduos. Pondréte otro ejemplo; v. gr.: hulung, hoja in ge- 
nere, aunque sea de espada; cahulun^an, especie; v. gr.: 
¿nano yá cabülungan iyan?, ¿qué especie de hojas es esa? 
Responderá; v. gr.: hulung yán saguin; cdbulun'gan es tam- 
bién el individuo; v. gr.: ¿pilan cabulunGan iyáng daralá 
mof cabulunGan yá mo, un individuo, esto e^, una. 

Ahora entenderás la diferencia que hay entre caiulung 
y cabülungan, pues viste que éste es una hoja o individuo 
de tal especie determinada; para decir de la naturaleza hu- 
mana, se dice sin an, porque semel que sea su individuo de 

19 



— 146 — 

especie determinada, porque no hay más que una especie 
de hombres; y aunque dicen: ¿nano cata cataüo-taugan o 
panQatauo-tauo? es como decir: ¿qué especie ínfima o qué 
ser de hombre es el tuyo? poco te falta para bestia; dícese 
pues, como cualquiera otro individuo, con ca y la raiz: ca- 
tauo^ una persona o individuo, y aunque dicen catauong- 
tauo^ es lo mismo que catauo, porque para los individuos 
usa esia lengua repetir la raíz por mayor expresión; así 
como capalayan, cadayahasan, canasian dicen un grano, y 
no obstante eso, es muy ordinario entre ellos decir ca palay an 
a PALAY, caMyahasan a bayabas, canasian a nasi. 

Para exagerar, o decir que no es más que una especie 
o individuo, lo dicen de dos modos: el primero, doblando la 
primera sílaba, y el segundo la raíz; v. gr. : una especie de 
palay o un grano, capapalayan o cápala y -palay án; una sola 
especie, solísima, o sólo un grano, solísimo, cananasian o 
canana si'iiasian, cariricutan o cariricuUdicutan, cayayasa- 
nan o cayayasan-asanan, carurutun^an o carurutung-clutU' 
ngan; calubulun^an o cabuhalung-hulun^an; y así para to- 
das las demás especies e individuos; camemeton^an o carne- 
tong-meton^an es para los numerales. 

Los que se siguen, dicen unidad y no admiten an, 
V. gr. : pun, pie de árbol o de cualquier planta, con ca es uno: 
capun\ si éste le añades an, te caparán; pero si reduplicas 
la raíz, bien puedes afíadirle an: papunpunan o capupun- 
punan; y esta composición no dice unidad, sino superlativo, 
esto es, lo que está más profundo, lo primerísimo de el pun. 
De los que se siguen ninguno admite más composición que 
el ca, V. gr.: calagay, una espiga,* cabulus, una pieza de 
ropa; calublub, un lo que coge el pilapil; cabuliga, una 
braza en cuadro; cabanata, una consonancia o pie de copla; 
casigaro, un cigarro; y asi con patac, balitang, buli, ba- 
lebay, cawan, calaldao, camasa. Estos tres individúan el 
tiempo, etc. 

Con las raíces que dicen acciones o cosas que suelen 
mirarse, también individúa o hace unidad; v, gr.: calduc, 
de alduc, unatrangullada; caramput, de damput, un puñado; 
caraclot; de sandüc, cuchara, casanduc una cucharada, etc.; 
y de cosas: catun^i, de tun^i, catun^i una sarta; y así ca- 
tangcas, un atado,- de capít, cacapit, uno que es la quinta 
parte de el catangcas; cabugong, un manojo que tiene diez ca- 
tángeos; cabalisungsung, pregúntale a una huyera, etc. 

Con ca y an, en las raíces que por la mayor parte sig- 
nifican cosas artificiales, se dice los materiales que bastan 
para la tal cosa, y también unidad; v. gr. : baro, camisa,- ca- 
baroan, una, y también la tela que basta para un baro; y así 



— 147 — 

catapisan, casayaii, casalaualan, cásalhagan; cabalayanan no 
dice una casa, sino los materiales que bastan para ser una; 
cayasinan, la sal que basta para un guiso; cayaslaman, la 
vinagre, y también casangcapan a aslaní o hauaiig o lasoná^^ 
lo que basta de cualquier especie de estas; y todas juntas 
son casangcapan de guisar para una vez; porque este casang- 
capan es un tótíli mundi; la pluma también es casangcapan^ y 
todo lo que cabe debajo de la significación de su raíz, e^ ca- 
sangcapan, que por haber sido preciso tocarle aquí no le de- 
jamos para la composición siguiente, a donde pertenecía. 

Con ca y an se dice también todo lo que cabe en la sig- 
nificación de la raíz; v. gr.: cayacotan, una carreta y lo que 
se cargó; v. gr. : cincuenta piedras; cayapagan, una ponedura 
de mesa; cayapagan, todos los platos y manjares de una mesa; 
cayapagan, los, que fueron de una mesa; v. gr.: halang ca- 
YAPAGAN limalang pu/u cdtauo, o cayapagan la pá ding 
tauong e menean, v. gr.; faltan los de segunda mesa, dapot 
ala nán cayapagan quetang candn meluma na, por no decir 
ala nd. 

Caloclocan, una sentada, 7// confesores; caloclocan^ los 
que confesaron de una sentada; carolocán api, una quemada 
de cal y los cavanes que salieron; catipan a imalan, un ves- 
tido de punta en blanco para salir; cacalapan, una cortada 
de madera y las que de ellas se sacaron; cayaatdanan, una 
llevada, y lo que se llevó, v, gr., de regalo y los de cada 
casa en que entró la bandeja, cayatda nano mdñ; casubuan, 
la vez de hacer sudu, y el bocado, casamolan; a ese modo, 
casalucan, la vez y la cucharada; causucan, una puntada; 
caralitan la vez y la canción; catigtigan, la vez y el son, etc. 

Aquí se reducen cayariaii, territorio del reino y la gente 
de él; y así cayocoman^ como cayarian, y también la vez de 
juzgar o sentenciar; capriolan, caguinoan, capangpan'gan, 
territorio de su provincia, la gente de ella, de cada uno de 
ellos y su lengua, etc. 

Ninguno de los de esta composición de ca que se indi- 
vidúa o se hace unidad admite ligatura con los numerales, 
sino que se une sin ella, v. gr. : adua casaguin^an, atlo ca- 
taiio, apat cayapagan, lima calagay, anam caraclot, pitu ca- 
baroan, adua Id cabalayanan, apat cayasinan, etc. 

Sólo resta el ca y an con las raíces de vivientes 
fuera de lo dicho; v. gr.: catauoan, no sólo es humanidad o 
especie humana, sino también propiedades de tal especie; 
V. gr.: ing maili o mabalatung quetauoan, el reir o errar 
es propio de hombres o es su propiedad. Para que se en- 
tienda aquella pregunta de el catecismo inino tan que- 
TAUOANA? no hallo que pueda salir, sino de el verbo neutro 



— 148 — 

de ma: matatauo, metano, matauo; y así dice el indio: tamhe 
cong METAUO (como tairibe cong mílliarin tauó). Este verbo 
neutro de ma supone la materia o epbrión o sangre cuajada, 
para lo que sirve el verbo neutro jde ma que sale de la raíz 
hitog; y sólo dice ser hecho hombre de aquella materia o 
embrión, que supone. 

Y aunque de él pollo dicen lo mismo, esto es, de la 
yema dicen mebitog, se cuajó o se incorporó lo que era lí- 
quido; esto lo dicen con propiedad como lo dicen de la san- 
gre cuajada o embrión (si así se forma, que yo no soy mé- 
dico), pero el decir metano de el pollo, es impropio y trans- 
lativo, porque sólo se dice con propiedad de el hombre; 
V. gr. : iiig caduang personas metauo yá qning atianan nuan a 
Virgen (yo siempre diré: millyarian tañó). Pasiva tercera 
dé ha y an: ing atianan nuan a Virgen o y nuan a Virgen 
iyan quetaüoaná. 

Esta pasiva no dice lugar en donde, sino de donde o de 
quién, porque la activa metauo ya can indo ná, pide el 
mismo romance que mibajt ya can indo ná; y la pasiva no 
muda el sentido de la activa, etc. 

Cayayupan, queyayupan es la especie o ser del bruto y 
sus propiedades, como caramulagan, queramulagán es la 
brutalidad o especie de el carabao y también sus propieda- 
des, aunque no sean específicas, porque estos no parece que 
atendieron esa distinción; y así, de el hombre pesado y flojo 
o incapaz dicen: damulag yang mabiyay o caramolagan 
ita\ cayasuan, queyasuan, ^\x especie y propiedades; de el lu- 
jurioso dicen: asó yáng hitasá, malibi ya pan asó quing ca- 
YASOANÁ; cabahian, quebabian su ser y propiedades; De el 
sucio o sucia dicen: babi yá, y de la propiedad de andar he- 
cho un puerco o una puerca dicen: quebabianá. Esta sucie- 
dad no toca en lo moral, etc. 

CAPÍTULO XI. 
de la partícula maca. 

§ I. 
MACA de perfección. 

Apuntaréle así: maca de p. 

Otros le llaman de consumar; yo le pudiera llamar de 
consumir, porque me ha consumido mucho tiempo, pues 
hace cerca de diez años que ando trabajando en él y en lo 



- 149 - 

poco que alcanzo, hallo ser la composición más ambigua y 
difícil de entender que hay en toda la lengua, porque siendo 
una sola admite muchas y varias significaciones con unos 
mismos verbos. De modo que sólo con esta oración, v. gr., 
mecasulat cOy puede significar: Tie escrito, he acabado de es- 
cribir, he escrito por error, y también he podido escribir. Son 
cuatro y añadiendo el maca de recelo son cinco. 

Bien es verdad que a todas comunica su modo de signi- 
ficar el MACA de p, pero no entendido como regularmente 
se explica, esto es, que sólo sirve para decir la acción per- 
fecta ¡j consumada, porque en realidad, eso es tomar el rá- 
bano por las hojas, y hacer la composición, no sólo más 
difícil, sino también imposible de entender; y de aquí ha 
nacido que unos le hacen poca merced, porque le niegan to- 
dos los tiempos, menos el pretérito, contra lo que cada día se 
oye hablar al indio; otros le hacen mucha, porque hasta pre- 
sente le conceden, no siendo inteligible que mientras la cosa 
se está haciendo, se llame perfecta y consumada; a que se 
añade, que en estos dos modos de discurrir, no es posible 
explicar, cómo se entiende el presente, que ninguno niega a 
la pasiva. 

Digo pues, que se llama maca de perfección, porque su 
modo de significar, aunque se halla en todos los verbos que 
dicen acción, no es hacer, sino decir lo que supone que 
hace el agente con el ejercicio de el verbo; habla siempre 
como de cosa pasada y por eso se llama maca de perfección. 
Es difícil entender el uso de este maca 'y más difícil es ex- 
plicarle, porque falta romance propio para su concepto. 
Daréme a entender como pudiere; y para eso es necesario 
distinguir los conceptos de los verbos; porque unos dicen 
solamente acción, otros dicen también el efecto de ella; 
V. gr.; magcabajjo, usar caballo; babaril, papaná, disparar sin 
acertar; manintun buscar sin hallar, etc.; sólo tiene un oficio 
el maca. 

Cuando por su modo de significar es inseparable de la 
acción el efecto, como de el escribir lo escrito, de el andar 
lo andado, de comer o beber, lo comido o bebido, etc., en 
tal caso tiene dos oficios. El primero consiste en decir que 
cualquier cosa que ejerce la acción de algún verbo se para 
ejerciéndola, y mejor se denomina o llama agente o ejerci- 
tante de tal acción, y por eso es consecuencia tan infalible, 
como que el que corre se mueve, que el que escribe, v. gr., 
es macasulat: nun susulat yá, macasulat ya; nun lalacad 
yá, MACALACAD yá; nun mamangan ya, macapan&an ya; 
nun miminum yá, macainum yá; nun magcábayo yá, maca- 
PAGCABAYO yá; nun babaril yá, macabaril yá, etc. 



- 150 — 

Cuando la acción de el verbo trae consigo el efecto, 
como de el escribir nace lo escrito, que conforme se va es- 
cribiendo se va quedando atrás, o quedando hecho, o pa- 
rándose escrito; el maca dice también, que el agente se va 
parando con aquello hecho o escrito, o que se denomina y 
llama hacedor o agente o perfeccionante de la tal obra u 
. efecto; v. gr.: cuando Pedro está blanqueando la pared, 
así como el tagalo y el pampango dicen que la pared es no- 
minativo de persona que padece de aquel verbo pasivo pu- 
patiaiiy en virtud de el cual se dice, que la pared se está 
blanqueando o está siendo blanqueada; y que de aquí re- 
sulta, según el pampango, que la pared se va ya parando 
blanca, o que va ya aprovechando en blancura, que es el 
verbo neutro de muy y según el tagalo, que se va perfeccio 
nando el ser blanca, porque el verbo de ma dice con más 
perfección y más^ in fació esse la blanqueadura, v. gr.; así 
también mirando a la acción o ejercicio de el verbo, dice en 
él este tnaca dos cosas: la una que según el agente va 
blanqueando, en fuerza de el verbo se para también blan- 
queado o se denomina y llama el que blanquea macaputi, 

Y como al paso que en fuerza de el verbo va blan- 
queando se va dejando atrás, digámoslo así, lo blanqueado 
o perfeccionado o hecho; porque no puede blanquear sin 
irse parando también con el efecto o con lo blanqueado, el 
rnaca dice también el agente con este respecto a lo hecho, 
diciendo que se para o se denomina el que blanquea o hace 
o va perfeccionandt) tal obra. En este sentido pondré otro 
ejemplo palpable aunque largo; v. gr. : visitas tus obreros 
a las ocho de el día, notas bien lo que han hecho; vuelves 
por la tarde y hallando lo mismo les dices: ¿cómo no tra- 
bajáis? Responden: trabajando estamos. Replicas: si es- 
tuvierais trabajando hubierais adelantado. Nota bien lo 
que quieres decir con ese romance: hubierais adelantado o 
hubierais hecho más o hubierais aprovechado o hubierais ido 
perfeccionando o como tu quisieres explicar ese concepto, 
que ése es cabalísimamente el modo de significar de este 
maca: vun clarapat co sa n^eta, mecarapat co sa n^eta; y 
para que se vea claro que no es otro que éste éimacaáQ 
consumar, si como los oficiales estaban a la mitad de la 
obra, V. gr., les faltase poco para acabarla, con este mismo 
maca les dijeras: si estuvierais trabajando hubierais aca- 
bado, nun darapat co sa ngeta, mecarapat co sa Jigeta; que 
así lo habla el indio. ' '^- 

Ahora también se entenderá cómo significa el presente 
de su pasiva; v. gr. : atatalastas co\ porque siendo como es su 
presente de activa macatal astas co, me voy parando en- 



— 151 ~ 

tendiendo, voy aprovechando en hacerme cargo, voy perfec- * 
clonando el entenderlo, etc.: claro está que su pasiva; 
V. gr. : atatalastas co iyan, significa también me paro haciendo 
cargo o voy aprovechando en entender eso^ etc. Para su cabal 
inteligencia, vide el uso de las pasivas de pi y an, porque el 
mismo concepto, en orden a suponer el simple, guarda 
éste que aquéllas. 

En orden a su conjugación es la misma en ambos con- 
- peptos, salvo el acento del macax Para el presente si el 
verbo es simple se junta a la raíz, pronunciando el maca, 
breve para el primer concepto, y espacioso para el segundo, 
hiriendo el ca\ si es compuesto se junta al futuro, y lo 
mismo en futuro y pretérito salvo que en éste es meca, tam- 
bién es espacioso, o breve, según lo dicho; v. gr.: de sulat, 
presente y futuro MACKSulat, pretérito UECASulat; de mana- 
lastas^ presente y futuro MACApanalasias; pretérito meca- 
panalastas, etc. 

En ambos conceptos tiene futuro habitual y en ambos 
es espacioso el maca y con él dice, o que el supuesto suele 
pasarse haciendo o perfeccionando tal cosa, o que suele 
perfeccionarla de el todo o acabarla, v. gr.: los cristianos 
son los que conocen a Dios, ding cristianos Han macaqui- 
L.AL.A quing Dios; el muchacho que de ordinariov sabe su 
lección, ing anac a macábalo quing lecciona\ el que suele 
enseñar a los niños, ing macaturo caring anac; cada día 
escribo un pliego, macasulat con capliego aldao aldao; cada 
vez acaba un frasco, macamin yan meto frasco halang 
misan, etc. 

En pasiva a todos los tiempos se antepone una a; para 
el presente se dobla la primera sílaba en simples y com- 
puestos (salvo tal cual protocompuesto); en pretérito y fu- 
turo se arrima a la raíz, si es simple; si es compuesto, a la 
voz de el futuro; v. gr.: ^reseni^ Asusulat o APApafíyulat, 
A\^Apagdalita, Avipíbata, A^Apanalastas, etc.; pretérito y 
futuro Asulat, Apagdalita, Apanalastas etc. Para saber 
cuándo has de añadir an, y cuándo no a los tiempos de esta 
composición, tendrás por regla, que cuando el verbo de que 
se habla tiene an en pretérito, se le has de dar en todos los 
tiempos, y cuando no, a ninguno. El futuro habitual tiene 
también su futuro pasivo, etc. 

De la dicha composición nacen los siguientes modos de 
hablar: el primero se hace con el futuro habitual de el verbo, 
y tras de él, el futuro habitual de su maca^ y es de el segundo 
concepto; su modo de significar es el qup dirán los ejem- 
píos: el pobre porfiado limosna saca, ing salantang milu^ 
luat mañyauad macapañyauad yá; cualquiera que em- 



\ 



— 152 — 

prende el trabajo, se sale con hacer algo, halang darapat, 
MACARAPAT jjá\ el que busca halla, no porque sea infalible 
(también lo dicen de el que fué por lana y salió trasquilado), 
ing maninton maCapanintün yá, etc., con su futuro habi- 
tual pasivo. 

El segundo modo, que suele extrañarse, nace también 
de esta composición. Es aquello de meril yá^ disparó; mb- 
CABARiL yá acertó. Ya dijimos arriba, que macabaeil ya^ 
V. gr., es maca de el primer concepto, que sólo predica de 
el agente la acción de pararse disparando. En éste y en 
otros semejantes verbos, cuyo efecto o fin de la acción es 
contingente, claro está, que, cuando se predica de ellos el 
maca de el segundo concepto, supone el efecto cierto, lo 
que no puede hacer el simple; porque aunque, si le acertó, 
V. gr., con el simple le acertó, como éste sólo significa dis- 
parar, prescindiendo de acertar o no, por éso, cuando 
tiene su efecto, se echa mano de este maca^ a quien no le 
puede faltar la certeza, si el que habla no miente: meca- 
BARiL yá^ tuvo su efecto el simple o logró su fin; y así 
se deben entender todas las locuciones semejantes con sus 
pasivas. 

Exceptúase de la dicha composición el pretérito meca- 
maté yá^ con el cual este maca no dice que se paró haciendo, 
sino que se paró muriendo y que en efecto murió. 

INOPINADO. 

Supongo que ya estarás en el concepto dicho, que este 
maca es consecuencia de el ejercicio de el verbo, porque 
resulta de él y respecto de la intención directa de el agente 
que sólo intenta hacer lo que dice el verbo, no pararse ha- 
ciendo; es como prceter intentionem; y de aquí nace que usan 
de él para decir aquel agente hizo sin advertir lo que dice 
el verbo, o inconsideradamente, o por equivocación, o por 
caso, o contra lo que pensaba, y éste es el que llamé antes 
MACA inopinado; atiende a los ejemplos; y para que entiendas 
mejor su primer concepto, sea el capitán el que oyes a cada 
paso, que es macapulot, mecapulot, el que halla o encuentra 
algo, especialmente si no lo buscaba, y aunque lo busque; 
V. gr.: si se me perdió algo y digo que será premiado el 
que lo hallare o lo encontrare o diere con ello, ing maca* 
pulot o macaquit o macasumpung o macatuclas o macada^ 
lang^ etc. Prosigo con la misma composición. 

Macabulad, macadalo o mecahulad, mecabalo: y Pedro 
iyan mecapülot o mecaquit, etc.; sin pensar di en manos 
de ladrones, mecabalo o macábalo, mecasumpung co ca- 



— 153 -" 

retaríg mapanacao. Aquí pertenece mbcayasan' C(?72;^tt¿- 
pulan^ comí carne sin advertir que era viernes; comí sin 
acordarme que era día dé uyuno, mecapanSan eo; bebí sin 
acordarme que había de comulgar, mecainüm co. Por tomiar 
mi sombrero tomé el tuyo, y preguntas: ¿quién tomó mi som- 
brero? tu dirás: ¿ninon mbcaYacüI o mecasagmit?, no 
quinin^ua, ni sinagmit, que éstos no dicen equivocación; yo 
diré acón mecasagmit, yo le tomé creyendo que era él mío. 
Y así en cualquier acción de acaso o fortuna^ como el que 
acierta sin saber tirar; el que da con lo bueno creyendo que 
era malo, o al que sucede lo contrario de lo que pensaba, que 
es el mismo concepto; v. gr.: pregunté te pensando que sa- 
. bías, y no sabes, mecacutang co alan balo mo; pensaba que 
contases o que pagases cien pesos y contaste o pagaste cua- 
tro, MECABiLANG ca apat la mo o mecabiLíAng bilang ca, 
porque estos admiten frecuentativos en presente y preté- 
rito; como si pensaba que estaba abierta o cerrada la 
puerta, v. gr., y hallo lo contrario, macayaqüit-aqüit co o 

MECAYAQUIT AQÜIT CO, O MACABUSNfil BUSNQI CO O MECA- 

büsnSi busnGi co, etc. 

Las pasivas son las de la dicha composición, pero son 
más claras con los frecuentativos en los capaces de ellos; 
V. gr., ACüTNANG-CüTNANG da ca O aturan-turan o asurri' 
pung-sumpungan o aramput-damput o apapalaran o acalman- 
caimán, ataguntagunan, arapat-dapaU asagmitsagmiU atu- 
tuc-tutucan, ábarihbaril, y por olla de pobres que hacen a 
todos apatulusan, etc. 

RECELO. 

Con el futuro de la dicha composición en el segundo 
concepto, se dice el maca de recelo; v. gr.: macabalbal í?á, 
te has de parar quebrando, o recelo que has de quebrar; 
macasulat ca quing e hala, no sea que escribas lo que no 
es de el caso; dejadme, dice el colérico, porque no sea que. .. 
macapalu cacó e subli, macasagmit co quecayó, maca- 

MÁTB co, MACASUGAT CO, MACATABA CO, MACASIROL CO, 

macapanampaling cOy MACAYAGCAS con emajjapj etc. con 
su futuro pasivo. . 

Corresponde el ma depararse\ v. gr.: mabaldqg o ma- 
NABO cá, te pararás caido o no sea que caigas; masüqat 
ca, se dice bien al niño que anda con el cuchillo; té has de 
parar herido, o no sea que te hieras, etc. 

El MACA de recelo es más claro, añadiéndole algún mo- 
dillo; V. gr.: macabalbal. Tíúí cá nÓeta, hago juicio que 
has de quebrar, o macapaná caí, macabaril caí, o ma- 

20 



~ 154 — 

CASÜOAT Ca POTA O APOCS, O AMPOG MACAM AtB Ca, al qiie 

baja habiendo tomado laa armas; o magoan, maoasugat 
ca^ AMPOG o APOG INDA. También es de recelo o magca- 
ninda; significa no sea por esto o por aquello, etc. 

A. 

KoseaQue\ v. gr.: al que se casa sin pensarlo bien: 
Asumisi ca aucas, macadua^ no sea que te arrepientas ma- 
fiana, otro día; al que dilata la penitencia: a e na ca pota 
macasisi, no sea que después no te puedas arrepentir; al 
que se bafia doude hay caimanes: Acuna cá ning dapo, no 
sea que te coja el caimán; Amibono, migaga cayó^ no sea que 
riñáis; Apotan panacaUanan da ca\ y también Amacdbalbal 
cá, Amanahó ca, etc. 

§ IL 

DE EL MACA POTENCIAL Y OTROS POTENCIALES. 

Su conjugación en activa y pasiva es la de el maca de 
j), salvo que éste en presente sólo dice potencia y no acto; y 
por eso no le corresponde presente de el verbo en ac- 
tiva ni en pasiva. Su acento es el de el primer concepto 
espacioso; v. gr.: macasülat co, puedo escribir; mácasu- 
LAT co pota o bucas, mecasulat co^ pude escribir; pasiva: 
atalastas co iyan, puedo entender eso; atalastas co 
pota, lo podré entender después; atalastas co náy ya lo 
pude entender, etc. En orden a admitir o no an, sigue lo 
dicho en el maca de perfección. 

Tiene su futuro habitual con su pasiva; v. gr.: maca- 
sülat o xMACAPANULiD yan amanun latín, tiene hábito de 
poder escribir y trasuntar latin; macabuat yan mabayaty 
tiene hábito de poder levantar cosas pesadas; macaisip yán 
mataluctuc; macatalastas yan masulit, etc. Su acento es 
espacioso, porque es el futuro habitual de la composición 
dicha. 

Tiene sus frecuentativos respecto de las cosas que dicen 
relación a las fuerzas; v. gr.: abüat-büat co iyan; api- 
SALO-SALO co ini, ut pelota; apibaril-baril co yá o baril 
barily puedo disparar con ésos con la facilidad que puedo 
con una pluma. 

Notarás que en todo el maca apenas se pone un ejemplo 
de activa; no es porque no se pueda, sino porque los modos 
de hablar con el maca^ son regularmente con los artículos 
que se posponen; y para hablar por activa y pasiva, se ha 



~ 155 ~ 

de observar con él lo mismo que se dijo de todo3 los dem¿9 
en las reglas dadas para el uso de activa y pasiva. 

SÜCAT. 

Taiíibién es potencial y el más adecuado a nuestro ro- 
mance puedo, puede, etc. La razón es porque el maca solo 
dice la potencia próxima y expedita; por lo cual, de el que 
no sabe escribir, v. gr., no se puede decir que pudo con 
maca, porque es potencia remota; pero con ésta, sí: sücat 
yang sumuiat porque con él dice potencia próxima y remota; 
V. gr. : el que está con grillos, SüCAT yanff lumacad, dapot 

ali yd MACAI^ACAD. 

En orden a la potencia moral, auque más ordinario es el 
decirla con éste, también se usa decirla con maca; v. gr.: 
¿dícesme si puedo hacer por tí algo que es ilícito? ¿e ca ma- 
CAHAPAT Queta uli co? o¿e mo caya arapat ita ulicof o 
¿Sücat mo cayáng daptan ita uli co? Bien es verdad que 
no se puede negar que es más propio el sucat, y aun por 
eso, y aun cuando se usa de el maca es muy regular el 
sucat; V. gr.: ¿puede lícitamente el que ayuna comer dos 
onzas sin quebrantar el ayuno? ¿sücat yd cayáng MACA*- 
panGan ing magyunal adduang onzas e masira pamagyunalf 
Y lo mismo en locuciones que no dicen potencia moral, sino 
física; V. gr.: ¿sücat mo cayáng ábuat inif ¿sijoat cán(f 
MACASüLAT? ¿puedes escribir? 

UPA YA. 

Nombre sustantivo: poder, ut el que se da por escrito, 
o el de el poderoso, o el de las justicias y también potestad, 
ut la de absolver, etc.; y por eso con negación cierra la 
puerta a todo remedio; v, gr.: alan vPAYÁ^alan piüpayín, 
no hay poder; no hay remedio alguno; ala cqiixjpáyAiüqIu- 
macad, o ala yán üpayánq cumayap, ut desahuciado; atin 
UPA YÁ nang cumayap; magui cayüpayan con manlucas ca^ 
salanan^ tengo poder de absolver pecado. 

MALLIARI* 

También es potencial: significa puede ser o hacerse lo 
que se dice; v. gr.: si el camino está muy malo, dirá si le 
envían: nun malliari cong lumacad; esto es, si puede ha- 
cerse o si puede ser que yo ande; y de aquí si puedo andar; 
MALLYARiAN cumayup, puede hacerse o puede hacer que 
mejore; y de aquí puede mejorar, etc. 



- 156 — 

MI Y MA. 

Suelen servir de potencUiUs, especialmente con ne 
gación; v. gr.: mipanic co, puedo subir; mitipa co, puedo 
bajar; e co mitipa o mipanic o mil acá p o mipamanGa- 
manoomibanOon, etc.; ^ marapat ita, ^matangoal ining 
paco, e MARALÁ ini quing bayat na, etc. 

§ III. 

MACA DE iSNGORRO. 

No hallo otro romance más adecuado a su significación. 
Pronunciase corridillo y se dobla la raíz; v. gr.; macabí- 
LANG-BiLANG ya, largo el ca, es inopinado; pero macabí- 
LÁNG-BiLANG yá iniJig pesos, v. gr., es de ésta; y quiere 
decir: este peso sirve sólo de engorro al contarle, porque no 
sirve, es falso o de plomo; macalarin-larin yá ining tapis 
o balay, componer este tapis o casa es gastar tiempo en balde, 
porque no tienen composición; macaragdag dagdág o 
macaracal-dacal la dening tauo, estos hombres no sirven 
sino de hacer montón: no son para el caso; así en abiyay^ 
sali, simpan, misali, etc. No es capaz de pasiva esta com- 
posición. 

§ IV. 
MACA causal. 

Su acento es llano; su régimen es poner en nominativo 
la persona que es causa o motivo, y en acusativo la persona 
o cosa en quien causa. Su conjugación es doblar para el 
presente la primera sílaba de la raíz o verbo a que se junta; 
para el futuro, si es compuesto, se pega al futuro y si no a 
la raíz; para el pretérito lo mismo, salvo que el a de el ma 
se muda en e. Llégase a todas las raíces o compuestos, de 
cuya causalidad es capaz el paso y siempre significa /ítíf^¿J7?, 
no obstante que el acusativo tenga acción. 

Llégase lo primero a todas las raíces que con el ma son 
adjetivos o verbos de Z7^fl,• v. gr.: itang caí iyan macasa- 

SANTING, MACASANTING O MECASANTING; MACADÜRONOT, 

MACARüNOir O mecarünot; macababanQis, macabanGis 
O MecabanGis gueca, etc. También se llega con el mismo 
régimen y variación a las raíces de nombres sustantivos, 
que con ma dicen abundancia; v. gr.: ing paman^alao, o y 



— t57 — 

Pedro yanupiOKGXSi^TO, pilao o palay queca, etc.; será 
causa o motivo de que tengas oro, plata, etc. 

También se junta con la misma variación y régimen a 
raíces verbales, simples y compuestas, y con todas ellas es 
lo mejor y más seguro intercalar /?«; así para quitar equivo 
caciones, como para mayor exprfe&ión de la causalidad e in- 
flujo; V. gr.: ing alac iyan macaí^atüdtüd queca; y Pedro 
iyan macapabatbat caco; ing hatbat iyan mecapabiasa 
quetang anac; ing tacut na quing infiernos iyan mecapasisi 
quetang tauo, etc.; con advertencia, que lo mismo que se 
dice con este maca se dice con la partícula ica. 

Dije al principio, no obstante que el acusativo tenga ac 
Clon; V. gr.: ¿¿/ti72 mecap atipa caco quing tinipa quetang sía, 
él fué la causa que yo bajase aqtiella silla; ing tacot quing 
infiernos iyan mecasisi caco quing óasalanan co; iya ñaman 
MECAPiGAGANAcX canuco quing camatayan; ican mecapa- 
SüLAT caco o mecapabasa; si ^o dice más, significa tú 
fuiste la causa de que me escribiesen en lista o me leyesen; si 
trae acusativo dirás: tu fuiste la causa o me obligaste a que 
escribiese o leyese alguna cosa^ etc. 

Llégase últimamente a todos los que con ca son verba- 
les en bilis; ya doblando la primera sílaba, v. gr., maoatu- 
TtJL»ANqalbayan, y así apenas se distingue de catulaTü- 
LANG albayan; ya doblando la raíz, como el ca; v. gr.: ma- 
CATüLA-TüLANG ulbayoTí; y así se distingue de él porque 
dice causalidad; v. gr. : carine-rinb yang lauan ing tauong 
lubas dice, que es vergonzable, esto es, tviab yang cari- 
nayan, digno de vergüenza; pero macabinerine yáng aquit 
ing tauong lubas dice, que es vergonzoso de ver, o que causa 
vergüenza, o por mejor decir, que da vergüenza verle. Y 
a este modo con los demás. 

Con la voz de el futuro y tal vez con la de el presente, 
aunque es poco usado, se hacen nombres qu^ significan ser 
acusativos de lo que la raíz dice; v. gr.: ining dicut a ini, 
MACABiYE yán metay, macabibiye ya o maoapaldan yá, 
esta hierba es sanativa o tiene virtud causativa de salud, y 
por ponderación, resucítalos muertos; ining lasun a ini ma^ 
CAMATAY, este veneno es mortal o causativo de muerte; y 
así macasaquit, macasalon, macasican; macapan^ayan dicen 
de la hierba de santa María que es aligerativa, etc. 

§ V. 

MACA Y PACA DE ESTAR. 

., Éste también es de pronunciación llana y no tiene va- 



- 158 — 

riación de tiempos; arrímase a las raíces simples, o a los fu* 
turos, si los verbos son compuestos. El romance más adecuado 
para expresión de su modo <ie significar es estar de el modo 
que la raíz o verbo dice. Llégase princij)almente a cuantos 
dicen estar de algún modo con respecto a lugar; v. gr.: está 
lejos, MACARAYO yá, o MACALAPiT yá, está acercado (ma- 
tapu yá^ está cerca o cercano); macalocloo yá^ está sen- 
tado; y así, echado, colgado, en pie, arrojado, sembrado, 
atravesado y todos sus semejantes, que son inumerables. 
Ya ves que su romance es como participio de pretérito. 

Junto a nombres de lugares destinados para poner algo 
en ellos, sólo con atómarle significa estar en tal lugar; v. gr. : 
MACATAPAYAN Ua^ aquello está en tinaja o tinajas: y así 
macacahán, macatapocan, mácagusi, macabayong, macapid- 
pid^ etc. 

Este mismo romance admiten otros, aunque no dicen 
respecto a lugar; v. gr. : macasulat, está escrito; macayotos, 
está mandado; macáyugali, está estilado; macapanabilin^ en- 
cargado; macatanto^ prometido, como lo que se vota, o niño 
ofrecido a la religión; y así mac ap al, am an guing santong 
Sulat, y toáoslos de su leiy a,; macapalual. Recompoijien el#. 

Varios verbos hay que con este maca dicen acción y pa- 
sión; v. gr.: ing danum macatabun o m^casaclao guing 
tabun, el agua está abarcada estancada del tabun, y también 
active el tabun está abarcando o estancando el agua, etc. 
Todos estos y los demás que dicen acción trayendo caso des- 
pués de sí, puesto en nominativo, admiten pasiva; v. gr.: 
asasaclonI, o ATATABUNA NÁ ning tabun ing danum, etc. 

Esto supuesto, todas las oraciones que dicen con este 
maca, digo que se pueden decir también con paca, con una 
de dos condiciones: o que el nominativo sea plural, o diga 
respecto a pluralidad de lugares; v. gr.: pacaloclog lá, 
o PAC ARA YO 7^^ PACAYA NAM, PAC AS ALE AG lá; pacotapayan, 
pacagusi, pacacaban, pacábayon, puesto en tinajas, tibores o 
petacas; ing pagcasulat, v. gr., en el viejo y nuevo Testa 
mentó; ing asal a pacayugali, v. gr., en varios pueblos; ing 
pacayotos, v. gr., en varias iglesias, etc. 

Entre estos tres modos de hablar; v. gr.: macarayo lá, 
PACARAYO la, MiPACARAYO la, ut casas, hay esta dife- 
rencia: el maca dice simplemente que están alejadas; el 
paca añade cada una; el mi es neutro, pararse en tal postura; 
con advertencia que todos dicen respecto al lugar de que, 
y üp respecto unas de otras; que para esto dijera mtsica- 
candayo lá; y estos tres modos puedes usar generalmente 
en todos los verbos que dicen estar\ con advertencia que 
cuando el nominativo no es plural y el oblicuo sí; v. gr.: 



— 159 — 

asal, a macayügali- guinff metong at mttóng a balayan, ea 
tal caso no hay distiación de asal a pacaügalt, etc. 

§ VI. 

MACA Y PXOA de intensión. 

Éste tiene el acento largo en el má: maca; sólo admite 
imperativo. Júntase a las raíces cuya signiñcación es 
apropósito para decir el acto con más o menos intensión; y 
con todos significa, que el agente haga lo que dice la raiz 
con más veras, eficacia y esfuerzo; v. gr.: Siote viri fortes, 
MÁCATAPANG Cüyó; MÁCALAOAD cá, alarga el paso; máoa- 
GALiNG cayáf apresuraos; macainGat cá canaco, guárdate 
bien de mí; mIcaganaoa ca; macaisip cá, ten más enten- 
dimiento; maoatünüd cá, ten más madurez; máoabiasa cá^ 
pon más cuidado en saber; mácapagaral cá, pon más cui- 
dado en aprender; MíÍoapaminto cá quing otos ding punino, 
obedece bueno bueno los preceptos de tus superiores; etc. 

MÍ.OALALE cá O mácalUTM cá O'MÁCACALALB cá O MACACA- 

LüMB cá, vete con mucho cuidado, ut porque no se quiebra 
o derrame. Los dos últimos exageran. 

PACA. 

Esta partícula siempre rige pasiva, y su concepto es 
hacer bueno bueno lo que dice la raíz; de modo que icábat 
me itang pasbul, v. gr,, por la pasiva regular, sólo dice 
cierra aquella puerta; pero pícacabat me itahg páshul da 
más intensión al acto, significanído gueHa cierre bueno bueno, 
o gue la cierre bien cerrada. Este mismo modo de significar 
conserva con todas las pasivas simples y compuestas a que 
se junta, porque es generalísima. Y aunque tal cual oración 
de el maca se hace por pasiva guardando el mismo sentido 
que en activa; v. gr.: pxcAPAMmrv Avmoinffoiosningpun 
mo; pacainGatan /raí» co, guárdate bien de mí; pácalala- 
yán o pácalumean mo iyang darala mo, lleva con mucho 
tiento eso, y tal cual otra; lo cierto es que pJlCapagara- 
LAN, pácaisipan, pácagalingan y otros de este modo que 
parecen pasivas correspondientes a las activas de dicho 
Tuáca, no lo son; porque aunque no hubiera tal maca de 
intensión se dijeran eon este paca. Sea lo que fuere no es 
motivo de cuestión. 

Su pretérito es peca, regularmente sin an: pÉCAisip, 
PECApeminio; la cosa, púc ApemintuA.i<í; la persona, peca- 
lumay, pécalalay, pécacabat, pácarayo, pácasalaing, pécarayo. 



~ 160 --. 

nécasalaing y etc. Dije regularmente sia a/z, porque aunque 
conserva o sigue la primera y segunda pasiva, varía la ter- 
cera, perdiendo con muchas el an en pretérito y guardán- 
dole en otras. 

Con las raíces de abstractos y con todas aquéllas con 
que se concibe que dice acción perfecta le pierde, como pé- 
casantingy pécasampaty etc. Con los que mira como término 
puro de su acción, como sucede siempre que se mezcla o echa 
una cosa en otra, le pierde; v. gr. : pecalaran mo ing asaii^ 
mucho chile echaste al pescado; pécaebünan mo ing cara- 
meló, mucho huevo echaste al caramelo; y así PÉCAlaucan, 
pécatugtugan^ pécayaslaman, pecaasinan, etc., y aun con tal 
cual abstracto, si dice acción especulativa o mira la cosa 
como puro término; v. gr.: pecdbangloan, etc. 

Dije que esta partícula siempre rige pasiva, pero eso 
no obsta para que se pueda recomponer, v. gr., con el mi 
transitivo, y con él será activa: ing Guiña tang Dios iyan 
mipacasampat; ing Dios a mipacasampat guing caladua, 
ampón mipacaüla guea, etc. 

PECA. 

Esta partícula es invariable; aunque, cuando se junta 
a verbos rige pretérito, significa en lugar de o en cuenta de; 
V. gr.: PÉCAMBBATING ^no yá, PÉCAMETAY mo ya, tenle 
en lugar de muerto o perdido, o cuéntale con los muertos; 
como ibilang men matay, o mébating; pécamesambut mo ne 
yd ing pemaogui mo, haz cuenta que te ganaron o que per- 
diste el regalo hecho a mujer. Y a este modo, pécamesira. 

También se junta a nombres; v. gr.: pécayanac mo 
.?/¿í, teníé por hijo, o como hijo o en lugar de hijo, o cuéntale 
por hijo, como si dijera: ibilang men anac. Y así ing yoron 
PECAN ASI, ing hulong saguin peca papel; ing cubon peca- 
balay; ing asin pecayasan, pecasaguin, pecasisi, pe- 

CATINAPAY, etc. 

CAPÍTULO XII. 
de la partícula PA. 

§ I. 

de el PA en cuanto es PF. 

En esta cifra ff, dice faceré faceré y paceré fierl 

Esta famosa composición, juzgo no sin gran fundamento, 
es trascendente a todas las lenguas circunvecinas. En la 



— 161 - 

pampanga, su conjugación es presente /^á/^a, ínturopá, pre- 
térito pepa, y tal vez pé. Júntase a toda laya de raíces, 
verbos simples o compuestos, y su acento largo: pá. 

La significación concepto y alma de esta partícula es 
decir influjo projgio^ impropio, positivo o negativo, y aunque 
sólo metafórico; y con ella se denota que la persona que 
hace, sea nominativo por activa, o sea genitivo por pasiva, 
üo es la que ha de ejecutar lo que el verbo dice; sino la que 
influye en que lo ejecute la persona que padece, o ya esté 
en acusativo por activa, o ya en nominativo por pasiva, sin 
que sea menester poner el término o verbo que significa 
influir, mandar, permitir, etc. , porque para eso es el pd. 

Para que se vea claramente, que este pá únicamente 
dice influjo in genere, y que el que sea de éste o el otro modo, 
proviene sólo de el verbo a que se junta, o de el sentido 
que Me et nunc le quiere dar el que habla en fuerza de qI 
contexto, pondré un ejemplo en activa y otro en pasiva. 

Pabatbat ca queyá. Aquí puede decir mándale que 
azote, supliéndose el que ha de ser azotado, y puede decir 
déjate azotar de él, omite el influjo de la resistencia, influye 
negative; y puede decir pídele que te azote, como yo he oído 
dé un buen viejo que, por penitencia, rogaba a sus mismos 
hijos le azotasen: pabatbat yá careta;^ también puede decir 
se lo mandaia. 

Lo mismo sucede en pasiva; v. gr.: ya oímos palual 
mo las ya PAL.ÜALAN; y el pa siempre es el mismo; sólo el 
sentido en que hic et nunc se habla les distingue. Porque 
lo primero es arréales o hazles salir; lo segundo puede ser 
mándales salir, y también si les tiene cerrados, déjales salir 
o permíteles que salgan, etc. 

Esto supuesto, el influjo que dice este pá, ya se explica 
por mandar, ya por permitir, ya por hacer que haga, etc.; 
V. gr.: manda a Juan que escriba aquel libro, pasulatca can 
Juan quetang libro\ manda al huango que prenda a aquel 
ladrón, pasücul ca quing Ulango quetang mapanaco. Aquí 
es inevitable la equivocación, porque puede decir manda al 
ladrón que prenda al bitango. Dila po* pasiva: pabilango 
meitang mapanaco quing bitango. 

Para las pasivas sea regla única y general, mirar si el 
nominativo de persona que padece en la oración agif, vel 
agitar, que esto quiere decir//; o faceré fieri\ si lo primero 
siempre debe ser pasiva de an; y así dirás: pasulatan me 
y Juan quetang libro; pabilangoan me ing bitango quetang 
mapanacao; porque aquí Juan y el bilango agunt, non agun- 
tur, esto es Juan./^^, no es leído; el bilB»ngo prende, no es 
prendido. ) 

21 



— 162 — 

Si lo segundo, siempre pasiva de i; por lo cual si po- 
nes en nominativo el libro y el ladrón, dirás: pabasa me 
itang libro can Juan\ pasucul me itang mapanacao qidng 
hilango; porque uno y otro agitar^ non agit^ esto es, el libro 
es leído ^ no el que lee; el ladrón es el prendido, no el que 
prende. De esta regla nace, el que puesto por nominativo 
lo que no es viviente, ni tiene acción, saltem metaphorice, 
siempre usan de la primera pasiva, quia agiiur, non agii, 
padece, no hace. En los vivientes, ya usan de una, ya de 
otra; pero no indiferentemente, sino observando si al hic et 
nanc de la \oqmq\(>xí, potius concipitur quod agatur vivens, 
quaní agai; y en tal caso pasan por inanimados, esto es, que 
también van por pasiva de ¿, que por eso se llama faceré 
fieri, hacer quod nominativus agatur, vel fiat in illo. 

Por esto cuando dicen de el agente arréales^ hazles salir, 
usan de esta pasiva, palüal mo tó,* porque más quiere de 
cir Jiaz que sean ecJiados fuera, que no haz que salgan; potius 
agantur quam agant; es faceré fíeri, y no faceré faceré. Al 
contrario, si les manda salir puramente, es faceré faceré, in- 
fluir en que salgan ellos, no echarles; hacer que hagan, po- 
tius agant, quam agantur. Si entiendes esta regla, rarísima 
o ninguna vess te fallará. Ya se explicará más. 

Otras veces se explica este influjo por permitir, dejar o 
esperar: pasaul va can Pedro, déjate vencer de Pedro, rio 
te resistas, influye negative, et sic de ceteris. ¿Qué pasiva 
le corresponde? la de faceré faceré, que es la de an; pasu- 
latan me y Pedro, se entiende queca, porque Pedro, que es 
nominativo, agit, non agitar, vence, no os el vencido. 

En este sentido oímos gada día pasaliüan mo có, per- 
míteme comprar de tu palay; v. gr. : fac me faceré, influye 
negative en que yo compre; pasacloan mo con danum, de- 
jame sacar agua de tu pozo; payüman mo co quing gamat 
mo, permíteme besar tu mano, ff. ; pero si dijera, permite 
que tu mano sea hesada de mí, faceré fieri: payuma mong 
gamat mo canaco. De aquí nace, no se debe estrañar digan 
patulan, patan^isan, palungcutan, etc., porque el pa sólo 
cuida de si el nominativo de persona que padece agit, aun- 
que sea impropiamente; y de aquí potius agit, quam agitar. 

Aquí pertenecen palulutan me iyan saguin; patilan, 
pahen^ian, pagatpanaponan, etc., todas ellas de ff. pasiva de 
an, porque se concibe que la acción sale de el nominativo; 
y a la verdad, mejor se concibe quod agat, quam quod 
agatur. 

En fin, es menester cuidado, porque siendo tantos y tan 
diversos los modos de influir, ocasiona muy varios sentidos, 
V. gr.: pasaup ca, ya será déjate ayudar, como paiuad ca, 



~ 163 - 

déjate corregir, y pedir que le ayuden; en el primer sentido 
tiene pasaupan mo co, v. gr.: déjate ayudar de mí; en el se 
gundo, si dices pasaupan mo yá, o será déjate ayudar de él 
o mándale que ayude. Así también páturo, páyaral, etc. ; 
pero abriendo el ojo, bastan las reglas y doctrina dada si 
tu no eres tardo. 

Tiene sus frecuentativos: papuri-puri, páyaus-yaus, pá- 
paquit'paquii, pátilip-tilíp, pálaue-laue, pásilip-silip, pata- 
n^al4an^al, pátanqdao4angdao, etc. 

PÁ. 

Así como sabiendo qué es el hombre, de camino se sabe 
qué no es, porque sabiendo qué propiedades son las suyas, 
se sabe también que lo que no las tiene no es hombre; así 
también, sabidas las propiedades de ^\pá Aq ff.^ se sabe 
que lo que no las tiene no es tal pá. Asentado este prin- 
cipio cierto, sea regla general, que donde hubiere pA que sig- 
nifique otra cosa, que sea puro influjo, no es pa de ff. Tales 
son los siguientes. 

DECIR. 

Lo primero, significa decir, junto a palabras decideras, 
buenas o malas: v. gr.: pájesus, pádios (y este suele ser mal- 
dición) padiaUos, páihpa, páindOy páua, pdyali; de yata, 
dudar, payaia, decir en duda; páimburis, decir más que; pá- 
tahalo, decir que no sabe; y a este modo junta a otras pala- 
bras buenas o malas. Su pasiva es tercera, por las reglas 
generales: pájesüsan mo yá, páuan mo co, pépataba- 
LUANA co, PÉPAYALANA coug marinay\ páyatan, pálasingan, 
páyalian, a quien se dicen estas cosas, etc. 

Tiene también su frecuentativo; v. gr.: pdlasing-lasi- 
n^an, andar llamando borracho: pálasing-lasinSan yá 
canuco, páyasu-asü yá, páraramülag yá, pábabibabi yá, 
PAYALÁ-YALAYAN diiiuy. La pasiva la misma: pálasing- 
lasinGana có, páyasü-asuana có, páraramulagana 
có, PÁYALAN-ALANA cojig diuuy; y así páibpan-ibpan, pá- 
indoindoan, papanunú-nunuan, párapo-rapoan, etc. 

PEDIR. 

Lo segundo, junto a cosas que ordinariamente pasan de 
mano en mano, significa pedirlas? v. gr.: pálimus, pedir li- 
mosna; PÁSALAPi yá, pide plata; págüinto yá, pide oro; 
PÁBALAT yá, ut zapatero, y si es niño ¿pabalat ca? ¿quie- 
res azotes?; pagunting, pedir tijeras {¿pagunting ca? ¿quie- 



- 164 — 

res que te corte el cabello?), pamayumo, dulce; páyasan, pes- 
cado; páculumbo, etc. 

Sus pasivas terceras; pero no denotan la persona a 
quien se pide, sino la persona a quien se da: págüintüan 
da cá, daréte oro; pItabacoan mo có, pábaroan mo de 
tang ludas; pachocolatian mo lá; et sicdereliguis. Tienen 
págiiinto-guiíitoan, payumo-yumoan, di» qxxien Be ádi» a poqui- 
tos, etc. Aquí se llega pátauad, pedir rebaja o perdón; pá- 
tañaran, no es a guien se pide^ como ya dije, sino a quién se 
concede, y su primera ipátauad, por las reglas generales. 
Al contvQxio, par alampo, en el cual páralampoan es a quién 
se pide como papagdalitan. 

DAR. 

Aquí pertenecen muchas locuciones que están tenidas 
por de //, y no lo son; como pácan¡ páinum, páimalan, pa- 
rusa, páram, páutang, y sus semejantes, a los cuales puedes 
Q,YvimB,r pábulo. Su significación es dar lo que dice la raíz. 
Sus pasivas por las reglas generadles; primera lo qué o en 
gracia de quién; \ieveeYdL a quién; sus protocompuestos, niU: 
marúsa, mamaimalan, etc., no dicen mandador, que es otra 
prueba de lo dicho, sino dadorí calulu, sayáng, cauan, tubo. 
Vide in Vocabulario. Quien porfiare en que son de //., 
probará que no lo entiende. Nota que paútang naco, larga 
la 7/, es dice que le debo, sin qué, ni por qué. 

§ II. 

RECOMPOSICIÓN DE FACERÉ PACERÉ, REPACERÉ 

PIERI. 

Esta recomposición, que por sí es difícil, se ha hecho 
más escabrosa por el nombre con que la han bautizado, lla- 
mándola re^ff, porque dicen que se dobla el faceré, con que 
tendrá cuatro faceré, so pena de no ser dos veces dos cua- 
tro; y esto ¿quién no ve la confusión que causa? más, 
viendo que ninguno de los ejemplos, que para probarla se 
ponen, pertenecen a ella; porque todos son de el //., pues 
en ninguno de ellos se halla más que hacer a otro que Juiga. 
Examínelos quien quisiere, como busque la verdad. 

Esto supuesto, afirmo que hay en pampango recompo- 
sición de pa, para cuya inteligencia, supongo que la com- 
posición es //. Ahora pues recomponiéndola con otro pa, 
no es composición doblada, esto es, no hay dos //, sino uno 
y medio, qué es reff.; intitulo refaceré fieri, porque es más 



— 165- 

claro y comúnmente se usa por pasiva, y ordinariamente 
sólo sirve para influjo propio, esto es, para mandar. 

EJEMPLOS. 

Payaüs me quing fiscal itang sacristán, manda al fiscal 
que llame aquel sacristán. Ésta pertenece a la composición 
pasada, porque el fiscal es mandado solamente y no mandador, 
él es quien ha de llamar; pero papayaus me quing fiscal 
itang sacristán es de esta recomposición, porque se le manda 
que mande, es mandado y mandador; no ha de ser el que 
llame, sino el que mande llamar; y entonces el genitivo de 
persona que hace es faceré; el fiscal también es faceré^ por- 
que manda, y sigúese fieri^ que es lo que él manda; ^bXo es, 
que sea llamado el sacristán, y esto es refaceré fieri. 

En donde notarás con cuidado, que para esta recompo- 
sición es preciso que haya dos mandantes; el uno el genitivo, 
de persona que hace; el otro a quien manda el genitivo^ que 
ha de estar en acusativo, que para cada uno hay su pa;\id^ 
de haber también persona que padece, y es en quien se eje- 
cuta el segundo mandato: aquí es el sacristán; también es 
preciso haya a quien el mandado, que aquí es que el fiscal 
mande; si bien éste está implícito, se entiende, pero no -se 
expresa por evitar cojifusión. Es inegable en pampango, 
por ser corrientes estás locuciones; v. gr.: papabusnSi me 
quing mayor itang pashul ning pisambdn; papasulut me 
quing mayordomo itang pashul lalam balay; papan5abat 
mo deang auang, etc. 

Entendida así, puedes usar de ella donde quiera que 
haya la pasiva, con tal que sea riguroso//., como papasu- 
culy papabilang, papasingil, papasugat, papábalo, etc. Pre- 
térito, pepapasucul, pepapabilang, pepapasingil, pepapabalo. 

Si has notado las condiciones que traen consigo nece- 
sariamente esta recomposición, de que dicen todos, que es 
preciso tenga dos mandatos, inferirás muy bien cuan poco 
consiguientes son los ejemplos que ponen para probar el 
principio y regla que asientan, pues ninguno de ellos 
consta de dos mandantes; cuya equivocación les ocasionó, a 
mi parecer, el ver que traen dos pa los ejemplos, no advir- 
tiendo, que ninguna composición de aquellas es riguroso 
^., sobre que se funda ésta; y faltándola su fundamento, 
no es dable que subsista. 

Y si no pregunto payalian mo yá, v. gr., ¿es lo mismo 
que pasülatan mo yáf Nequáquam; porque aquello es, 
díte de no; no es //.,• no es mandado hacer el nominativo de 
persona que padece; pero pasülatan mo yá sí, porque le 



— 166 ~ 

manda que haga, que escriba; para que aquélla llegue a ser 
//. como ésta, necesita dos /i^z; papayalian mo ya^ dile que 
diga de no; ahora es de //. Para ser de la recomposición 
presente necesitaba tres vu. 

Para no tropezar a cada paso en esto, no te has de 
apartar de el común principio, de que la pasiva de an con 
pa de //. siempre es de hacer que haga; y si hay pasiva de 
an con pa que no sea hacer que haga, no es de //.; por lo 
cual jamás puede tener dos mandantes, ni pertenece a esta 
recomposición. Fuera de que rara o ninguna vez la hallarás 
con pasiva de an^ sino de ¿, y con tres pa en tales verbos. 

Estas equivocaciones no las evitará el que no mira cuál 
pasiva es de//., y cuál no; v. gr. : paimalanan 7;z6> yá, dirás 
que es de //., porque quiere decir hazle que se vista; dirás 
muy mal, porque no quiere decir eso, sino darle de vestir: 
vístele, ponte et vestido; así también, pacanan mo yá es dale 
de comer. 

Si quieres hacer estas y sus semejantes por la presente 
recomposición por las condiciones que pide, añade oivo pá 
y con pasiva de i; v. gr. : manda al mayordomo que mande 
dar de comer a los caballos, papapacanan mo quing ma- 
yordomo detang cadayo; manda al capitán que mande dar 
de vestir a los pobres, papapaimalanan mo quing capitán 
ding man^aluca; y así en todos los que pudieren tener pri- 
mera pasiva: papapabalo me quing mayor ing fiscal. Saca 
por estos los demás; esto es cierto, aunque se usen muy 
poco en pretérito, porque el indio se ataruga. Toma la 
raíz otos si quieres huir la dificultad. 

Tampoco aunque no sea de estos verbos y tenga dos /?rf, 
pertenece aquí, si no hay dos mandantes, de modo que el 
uno mande al otro; v. gr.: enviaste a seguir al Padre aquel 
sacristán, pepatüqüi me ing Pare quing sacristán; no 
vuelve el sacristán y envías otro mensajero; éste es pepa- 
PATüQüi; y lo mismo aunque envies diez. Esto sólo dice 
que es mandado después de otro mandado, no que un man- 
dante manda a otro, y así es // y no de reff. 

Tiene distintas acciones verbales. Comenzando de el 
pa, ft\ simple; v. gr.: sí quiero decir aquel tu mandar o 
aquella tu acción de mandar escribir a Juan, intercalaré un 
má después del pá, diciendo: itang pamasulat mo cang 
Juan; esto es, aquel tu influjo en que Juan escribiese una u 
otra vez; y a este modo en todos sus semejantes. 

Para decir la que se sigue, has de saber, que estepa 
tiene su protocom puesto, que se hace como los que comien- 
zan en /7Z, y significa pluralidad como ellos, guardando sig- 
nificación de infinidad; v. gr.: pasucul, protocompuestoTTZ^/- 



— 167 — 

niasucul, inftuidor o mandador de que muchos sean prendi- 
dos; verbal pamamasucul^ la acción de mandar prender a 
muchos. Rn donde notarás, que ni su protocompuesto, ni 
su verbal, se equivoca con los protocom puestos o verbales ^ 
de los que comienzan en &, p, m^ que es en donde podía 
haber confusión. No se equivocan, que el protocomi)uesto 
de hatbat es mabatbat, y el de //. es mamdbaíbat, dejando 
entera la raíz; y consiguientemente, ni el verbal, porque el 
primero es pamamabathat, y el de //. pamamahaibat etc. 

Tampoco en las pasivas se equivocan, porque no es lo 
mismo, pftmatbatan, pretérito pematbat, que la de //. que es 
pamabatbat, pemabatbat; ni esta pasiva, pamabatbat, del pro- 
tocompuesto se equivoca con la acción de mandar azotar, 
que es también pamabatbat^ si se repara que la acción no 
tiene tiempos y el protocompuesto sí. En orden a la conju- 
gación, protocompuesto y verbales es lo mismo en las demás 
significaciones de el/?r/, que no es //., pero el sentido es di- 
verso, como allí se dijo. Vide las tales significaciones. 

Aun tienen muchos de ellos otro verbal, que me ha que- 
brado la cabeza el entenderle, y quiera Dios no lo yerre. 
Este es pamapa; v. gr.: i^AUKi?AUtang, pauap Aba tbai, pa- 
MAP Asucul, PAMAP Arangal, pamápaíoío, pamap Abalo, pa- 
ma pa^jaz^/;, PAUAP Ayurali, pamap Arusa, pamap Alasa, etc., 
para cuya inteligencia has de saber, que eátos protocom- 
puestos de pa, admiten frecuentativos, como los protocom - 
puestos ordinarios; v. gr.: pautang, dar prestado, protocom- 
puesto mamautang, dar prestado a muchos, frecuentativo 
mamamautang, andar dando prestado, pretérito memama- 
utang, pasiva pamapautang , pemapautang ^ porque ya no le 
resta otro modo para distinguirse de los explicados. 

Esto supuesto, el verbal de este frecuentativo sólo se 
distingue de su pasiva, en que se considera como nombre, 
que no tiene tiempos, al modo que el verbal pama, de la 
pasiva del protocompuesto simple de pa, que es también 
pama^ como está dicho; ahora, si uno empobreció por andar 
dando prestado, pemapautang na ing sablang bandi na, 
que es pretérito, dirás con el verbal: meluca yá itang tauo 
uli iiing PAMAPAUTANG na quing sablang bandi ná. A este 
modo filosofarás en los demás, guardando a cada uno su 
modo^de significar. 

Últimamente, así como dijimos, que los verbales se sin- 
copan; V. gr. : pamañyatang y pañyatang, etc., así aquí también 
se sincopan los verbales simples depa; v. gr : de pamaca- 
lolo, pacalolo; y así en otros, aunque no en todos. 



— 168 ~ 

§ III. 

DE OTRAS SIGNIFICACIONES DE EL PA. 

Úsase también de esta partícula para otras cosillas de 
menor entidad. Lo primero para decir un año entero, y 
tiene su [futuro y] pretérito; v. gr.: pabanüa o pepabanüa 
ca carijiy estarás o estuviste allá un afio; y así pabulan o pa- 
domingo y no más, porque para decir un día entero usan del 
adverbio patin^apun, pepatin^apun, inapon; napon, ayer en 
todo el día. A este modo si está ya al poner el sol hoy y 
no he comido, diré: inapon n^eni e co menean, en todo el 
día de hoy no he comido. 

Itetn: paca^pepaca {ps^rece paca), junto a algunas raíces 
que significan tiempo denota que se tarda mucho; v. gr.: 
PACABENgí ca carin, estáte allá hasta deshoras de la 
noche; pacatas yáng aldao magmisa ing Pari, cuando el 
Padre dice misa, ya está el sol mtiy alto; pepacasala- 
CANG minuyáo, dicen al que llegó tarde o muy de día a 
hacer babuyáo, cuando ya estaban hartas las denas; y así 
pepacalambat, pepacaliuag, etc. ' 

ítem: con pocas raíces; v. gr.: tañáis, aclis, saua hace 
adjetivos, que significa nimio o apurado en lo que significa 
la raíz y sólo dicen del niño; v. gr. : patanííis yá, es llorón; 
PAYACLis yá, es gritón; pasaua yá, es regalón ¡nana ne 
capatanSisan a anacini! o quepatan^isan\ ¡que propiedad 
de llorón tiene este muchacho! etc. 

ítem: nace del/í(Z, aunque parece >0tí5¿^, aquel modo pam- 
pango que equivale a nuestro romance ponerse, oponer algo 
a lo que dice la raíz; y también con pati; v. gr. : payaldo 
2a; PA Y AMBÓN, ponte al sol o al rocío, con su pretérito 
pepa, y admite pasiva A^ faceré fieri; v. gr.: ipayaldo o 
iPAY AMBÓN mitang danum. Y así patingangin, poner al 
viento o al fresco; patinganginan, o pepatinganginan, el 
lugar, /// embarcadero; y así patingoro, a la lumbre; pero 
Dotinguran o pepatinguran no tiene pasiva. Paintulut, con- 
descender, primera loqué; ievcev^, con quién; paindaton, sose- 
garse, paindatonan o pepaindatonan, el lugar; painquinian 
me queni, mira si gusta venir aquí; con su pretérito. 

ítem, significa más, o aún; v. gr.: ¿atin pa? ¿hay más? 
o ¿hay aún? batbatan me pA, o itas mo pa, azótale, o leván- 
talo más o aún; y de aquí nacen varios modos de hablar; 
V. gr.: daratang co pa, vengo aún; esto es, acabo de llegar; 
cuan me pA itá, toma primero aquéllo; muña pang matay 



^ 169 - 

bai/o micasala^ Sbiitesmoñv que pecar; primero morir, etc.; 
/;nanu pa? ¿qué cosa aún?, ¿qué más?; maman co PÁ po^ aun 
me despido; mejor dirás aun no me despido, porque con el 
pa dice que su ida no es del liumo, ni su vuelta la de sar- 
dina; y así entenderás, pasangtahi co PÁ po; lacuan da ca 
PÁ po^ etc. 

ítem: signitica loque nosotros decimos ponderando hasta\ 
V. gr.: hasta el rey besó la mano a aquél pobre, pepdsiuma 
la quing gamat na, v. gr., manga pa quing ari. Otro: ha- 
blando del crimen de lessae majestatis, de los padres parti- 
cipan los hijos y hasta los nietos, ali mo ilang maua ding 
anacnan e PÁ ñaman ding cacayapoa ra. Otro: me costó, 
V. gr., veinte pesos el caballo, hasta la silla; mejor dirás 
con silla y todo; manga pa quing sía, etc. 

Últimamente se usa para decir aquel nuestro romance 
de comparación cuánto menos; v. gr.: no puedes levantar esa 
piedra pequeña ¿cuánto menos aquella grande?, e me áhuat 
ijjang batong mainsac ¿iyang pang abuat mitang maragUl? 
si no pudes sufrir la afrenta, ¿cuánto menos los tormentos 
eternos?, nun e mo abatang capalmuran ¿iya pang abata 
moug lasajhg alan angga?;\\o puedes sufrir este fuego de por 
acá ¿cuánto menos el del infierno?, e mo abata ing api queti 
sulip ¿iya pa casíng abata mo^ing api quing infiernos? jún- 
tasele adverbio casi^ pero la energía de la locución consiste 
en el pa. 

Sólo con tocar el modo de hablar, podrás con la misma 
partícula trasuntar también el romance cuánto más; v. gr.: 
si vence tus fuerzas esa piedra x^^qyx&tíVi^J cuánto más aquella 
grande? nun saul na ca sicanan niyang batong mainsac ¿ita 
PA CASÍNG batong maragol a mañyaul quing sicanan mo?; 
nun pasaquita na ca ning capalmuran ¿iya pa casíng e 
macapasaquit queca ing lasa alan angga?; nunpalasa na cá 
ning api queti sulip ¿iya pang palasa queca ing api quing 
infiernos?, etc. 

Con el adverbio cano, antepuesto a la dicha partícula, 
se dice también uno y otro romance, esto es, cuánto más, 
cuánto menos, pero ha de traer siempre también una razón 
sobre otra. Si las tales razones se ponen para disminuir, 
entonces dice cuánto menos si para exagerar, cuánto más; 
V. gr.: por ese camino no hay peligro, cuánto menos lle- 
vando gente, alan pan^anibán queang daralanan, cano pa't, 
dacaláng tauong yabe mo; ese camino es peligroso, cuánto 
más yiendo solo, man^anib iyang daralanan cano pa't ala 
can yabay? Otro: v. gr. : quejóme de Pedro, por que no me 
quiere prestar siendo amigos, cuanto más habiéndole pres- 
tado yo a él, cano pa't, ibat co neng pepautangan, etc. 

22 



170 — 



CAPÍTULO xm, 

DI5 LOS COMPARATIVOS Y SUPERLATIVOS Y OTRAS 
PARTÍCULAS TOCANTES A ELLOS. 

§ IIL 

; Esta lengua no tiene nombres companitivós como me 
íior\ etc.; hácense con los positivos, que son los adjetivos; 
V. gr.: Pedro es mejor que tú, mayap yá queca y Pedro; 
eres peor que él, marauaca qiieyá; más docto eres qu(» 
yo, BiASA ca cacó y así con los demás; bien que a todos 
ellos para mayor expresión de el expreso se les suelen 
juntar la partícula jDflf; v. gr.: Pedro es más valiente que 
Pablo, // Pedro matapang yá pá can Pablo. 

Ya sabes que en latin los comparativos se hacen tam 
bien por los positivos y el adverbio plus o magis; lo mismo 
es en pampango con estos adverbios lalo y lacua$\ v. gr.: // 
Pedro LACÜÁS yáng matapang can Pablo o lalo yang mata- 
pang y Pedro can Pablo, Pedro es más valiente que Pablo, 
y así envíos demás. 

ANTI. 

Los comparativos simples, esto es, los que no dicen ex 
ceso, sino igualdad o semejanza, tienen más que saber. Co 
menzando por la comparación absoluta; v. gr.: es grande 
como tú, etc., se hace con el adverbio anti, qwe significa 
como comparando. Su régimen es poner lo que se compara 
en nominativo, a quién se compara en acusativo, o nomina- 
tivo, intercalando el adverbio mo entre el anti y el nomina 
tivo v. gr.: es grande como tú, mar aguí yáng anti queca o 
ANTI MO icá.; eres valiente como él matapang cang anti 
queyá o anti mo iyá; justo es Pedro como Juan, banal ya 
Pedrong anti can Juan o anti uoy Juan; ama al prójimo 
como a tí mmmov caluguran meng paramung tauong anti 
MO queca o anti mo ica. 

Cuando la comparación se hace con cualquiera de los 
adjetivos de máy que se componen de abstractos que dicen 
cualidades, y no pasiones; v. gr.: hermosura, valentía, po- 
quedad, grandeza, etc., no sólo se hacen de el modo dicho 
aquí y en la partícula ca de igualdad; sino también comen- 
zando por el anti y volviendo en c la /tz del adjetivo, usando 
el abstracto; v. gr.: es valiente como tú, anti a queca ca- 
tapang, o antia que catapang, o catapan^aii, o tepangan 



— 171 — 

etc., porque lo mismo es decir es valiente como tú, que decir 
es como tú la valentía; y así en los demás. 

TINTL 

Cuando el supuesto o nominativo que se compara es 
plural, en lugar de añti, usan del adverbio tinti; v. gr. : Pe- 
dio y Pablo son grandes como tú, di Pedro ilang Pablo 
TiNTi lá qiieca pan^aragol; aquellos harigues son como es- 
tos, detang astas a deta ti^ti lá .queni\ estos tinteros son 
como esos, dening paltintan a deni tinti la carean con éste 
nunca se pone aquello a quien se compara en nominativo, 
como con anti, 

MAGÜIN. \ 

hB,H compB^víiciones de ponderació/i, v. gr.: está fría como 
un granizo, aquél no se dice tan bien con anti, como con la 
partícula maguin (de que hablaremos en el capítulo si- 
guiente); V. gr.: déjalo hasta que esté fría como un granizo, 
manggan maoüin lipát yá; tiene su pretérito meguin; v. gr.: 
blanco como una nieve, meguin ubod; dulce como una miel, 
meguin pulot y así meguin atdo, meguin tihan, meguin haya, 
meguin pantis, etc. 

MALA. 

Cuando la comparación se hace con la figura o hechura 
etc., no se dice tan bien con anti, como con la partícula 
malá\v. gr.: de la espaldilla dicen mala liagsáy, que es 
hechura como la de aquel remo; de el estómago, mala 
iuludbangcal; del tobillo, mala balacas; de cierto tibor 
grande, mala tapayan; de un caimán hechura de cuchillo, 
mala pdlang; de los granos de las guayabas duras, mala 
yabbias; de los tiernos, mala nasi; XdbYgo como un baral 
eres<MALA yatcan cá; cuando el sol está como un tiquín de 
alto en el poniente, mala yatcan yá; en el oriente, mala 
yatcan yá quing aslaga ná; mala tacday,* gordo como un 
brazo de aquella lefia, o de aquellos pies de guayabas. 

TBLÁ. 

Cuando el ^(9/Wí? de comparación dice similitud remotí- 
sima, se usa dé la partícula tela; v. gr. : en una como ciudad 
unos como caballeros, en unos comx) caballos, una como 
fiesta hicieron; tela ciudad, ^telá caballeros, tela caba- 
llos, trIjA fiesta, etc ; tela tauo, como hombre, ut apariencia 



-172 — 

de él, telX. hanua, como cielo; esto es, el cielo del pabellón 
o dosel; TELA macanano man; tela hundoc, como monte 
cuestecilla en el camino, etc. 

i II. 
SUPERLATIVOS. 

En la partícula ca de abstractos pusimos los más ele- 
gantes y propios superlativos, que "consiste, en doblar la 
raíz del abstracto, los unos, y los otros en la negación del 
verbo defectivo ala con el ca de coniqual; v. ^v.\ iiig (ruiím 
tang Dios iyan cacayap ca yapan a alang cacayap, o 

CABAÑAL CABANALAN YANG ALAN CAYANTT, aílipon CASAM- 
PAT SAMPATAN A ALAN CASAMPAT O CATÜLAD O CAYALÍN- 

BAUA O CADüA O CALUPA, hermosísimo sin semejante 

Ya sabes que en latin se resuelven los superlativos con 
los positivos y los adverbios valde o plurimum; también 
esta lengua con sus adverbios equivalentes; v. gr. : es her- 
mosísimo, MASAQuiT jján masampat, o masampat jján bina, 
o masampat yán e munano, o masampat yán btnang bina, 
o masampat yán masaquit a masaquit, o masampat yán 
masampat; masaquit a binan masampat, o masaquit e mii- 
nano, o masampat yán dili ná; y así con los demás. 

CAPÍTULO XIV. 
DE VARIAS PARTÍCULAS. 

§ I. 
MAGÜIN. 

Su presente es máguin, algo espacioso el má; su futuro 
máguin corridillo, pretérito méguin, verbdA pamgguin. Para 
la pasiva se muda la m enp, admite primera, e¿ motivo; ter- 
cera eí objeto; júntase á raíces de nombres y verbos, como 
en los ejemplos verás. Su modo de significar consiste en 
decir que el supuesto o nominativo se hace o se convierte 
en lo que significa el nombre o verbo a que se junta; pero 
nunca la tal conversión es verdadera, sino similitudinaria 
o supuesta, como si se dijera, v. gr., que este tintero de 
cobre se convirtiera en oro, ni/n máguin quinto yá sá ining 
paltintan; y de aquí nacen los comparativos que dijimos; 
V. gr. : del que tiene calentura muy ardiente, decimos está 
hecho un ascua, meguin baya yá, meguin calang yá, se ha 
convertido en brasa o en fogón: ya ves que esta conversión 
sólo dice semejanza. 



- 173 — 

A este modo se dice: maguin tauo yá; y para exagerar 
MAGuiGuiN tauo^ se porta como si fuera hombre; e ca sá 
MAGUiGüíN matiiñud anác^ rapaz sin pelo de barba, no te 
hagas hombre mayor; y así, magüin masican, magüin biasa, 
MAGUIN matapang; maguin mua yá, se hace enojado sin es- 
tarlo; MAGUIN e bisa, se entiende bago alan buri nang aliua, 
como la dalaga que dice que no quiere casarse, o el médico 
la propina, o Guachinango chocolate, etc/ 

Recompónese con maca y como dice Sío. iyáji meca pa- 
GuiN bato Quing caladua mo, eso ha convertido tu alma en 
piedra, esto es, la ha hecho semejante a ella en la dureza. 
Sus pasivas, como ya dije, primera el motivo; v. gr. : ¿nano 
PAGuiN o PEGUiN matapang m.o? Tercera el objeto; v. gr.: 
e mo có PAGUiN matapang nan; e mu có pagüin moan o pa- 
güín tauo nan (nota la 7¿), no te me hagas del valiente, de 
el enojado o de el hombre, etc. 

Recompónese también con mag: magmaguin\ es el mag 
de intento o propósito; v. gr. : magmagüin banal yá, magma - 
GuiN matula ya, magmagüin malungcut ya. Este último 
es como el heredero que Hora, y el primero como que tiene 
gran disimulo. Las pasivas son las mismas: e mo co pag- 
MAGüíN MALUNGCUTAN, no te me hagas de propósito de el 
triste, no te me finjas triste, porque, v. gr.: se que estás 
contento como una pascua; y así en lo demás. 

§ II. 

PAY. 

Esta partícula es de significación intransitiva. Pre- 
sente y futuro pay, pretérito pepay. Su modo de significar 
es ultro faceré, esto es, hacer por su gusto o de su bella 
gracia espontanee; v. gr.: payluca, pepayluca, el que se hace 
pobre voluntario; paybabá o paycumbabá, el que de corazón 
se humilla, y también el que se baja o abate. De Cristo 
nuestro Señor que se ofreció a los tormentos, guia ipse vo- 

luit, PEPAYBABAT yá, PEPAYL.ASA yá, PEPAYMURA, etc; y 

se dice también sin duda alguna, pbpaymate yá, murió por 
su voluntad, etc. * 

Y aunque por esta partícula se dice de el que se deses- 
pera, PEPAYMATE yá, PEPAYBATING ¿^¿Z, PBPAYPULID yá, 

se mató, se despeñó porque quiso, y tuvo ese mal gusto, 
¿qué inconveniente tiene que se diga de Cristo, porque tuvo 
voluntad o gusto bueno y bonísimo? sino, porque muchos 
bárbaros se arrojaron a las llamas, pepaytan&ab lá, no po- 
damos decir, que santa Polonia se arrojó al fuego, pepay- 
tanGab¿/¿í, etc. 



— 174 — 

Aquí^ se reducen algunos de movimiento, como son: 
payturOy paycaij, payparalaya, payparoba, paypaii^olo. Estos 
cuatros son las cuatro partes del mundo; esto es, ir hacia el 
oriente u occidente, etc. Paytas, ascender, ir hacia lo alto. 

§111. 

SI, Y PASL 

Esta partícula si, es lo mismo que en latín unusg lasque, 
y en romance cada uno; con la diferencia, de que éste siem- 
pre dice plural y siempre se dobla el nombre a que se llega; 
V. gr.: sihahalayají, cada pueblo; sicacatauo, cada persona; 
sipipinduan, cada laya; siisipisip, sicacayarián, cada reino, 
sicacayocoman, cada alcaldía, etc. Recompónese con mi\ 
V. gr.: MisiBABALAYAN lú dcniíig man^apia, estos principa- 
les son cada uno de diferente pueblo; misipipindüan lá 
dening bilusan a imalan, estas piezas cada una es diferente; 
mile hominun species; velle süuní cuique est\ misisíptndüan 
lá ding taug iñyá misisibürian la n^an. 

Tiene esta composición su^ pasivas aunque sin tiempos; 
V. gr. : STBUBüRiAN dá ing pamañapal dá, cada uno quiere 
obrar como se le antoja; ing masulit sibibiasnan, ali Pisi- 
sicnanGan, esto es, es para quien lo entiende, o más quiere 
mana que fuerza; ing mabayat sisisicnanSan, lo pesado 
para quien tiene fuerzas; ing pamañapat quing quecaldan, 
ali siLULucsuAN, esto es, en trabajar para el bien común, 
ninguno ha de echar el cuerpo fuera, etc. 

PASI. 

Ésta se compone del dicho sí y la partícula/?^/ de in- 
flujo, y queda pasi; pretérito pepasi o pesi, verbal pami- 
pasi; sietnpre es activa y significa distributive todos y cada 
uno de por sí; v. gr.: obrad todos y cada uno, pasída- 
PAT cayó; azotad todos y cada uno, pasíbatbat cayó; 
omnes vos fugam capietis in hac norte, pasitacas co n^an 
n^ening bengi; pesitacas la; y así, pasÍsiclaud cayó; pa- 
sipulay, pasipangadí, etc. 

Junto a los vicenales con la partícula tolo^ individua 
las veces que se hace la acción; v gr.: pasttolo misan 
cong mafíyiclaud, arrodillaos todos, cada uno una vez; pasi 
TOLO CALADüA cong mutbat quea, azotadle todos, cada uno 
dos veces; y así con los demás. Magpasimola, migpasimola, 
hacer el primero; v. gr.: magpasimola cang dapat, co 
mienza tú el primero, para que todos te sigan; magpasiona, 
migpasiona, ir el primero, /// capitán o guía; ítem, se dice 



— 175 — 

de el que se adelanta a dar disculpa de su delito al superior, 
antes que otro le acuse. 

§ IV. 
Pal. 

Júntase esta partícula a nombres y verboí^, y con ella 
se hacen adjetivos que significan que el supuesto tiene lo 
que dice la raíz de hábito o vicio; v. gr.: palsumpa, jurador; 
palian^is, llorador; paltacas, huidor; palijiurn, bebedor; pal- 
paninuní, potista; palpaquiamaiiú, pleitista; /?a/>o¿CY/5íz7a, pe 
cador, y se junta al mi de compañía; v. gr^ipaípijjamaiiv, 
pleitistas; palpigaga, reñidores, ut casados que no se quie- 
ren; y así palpituá porfiadores, pero ha de í^er uno con otro; 
palpacaili^ reidor, etc. 

Anteponiéndoles ma, que es de abundancia, exagera; 
V. gr.: mapalpaquisabi; mapalpaquiamano\ mapalpaquitua, 
etc.; todos tienen ca y an de propiedad; v. gr. : capalpaqui^ 
sahiaii; qmpalpaquisahian; v. gr.: nano neta; Iqvepai.pA' 
yuiYAMANUAN a tauo ii/an / ds]e tú elYomdiHce;paliudtiiran, 
dormilón; paltunffduan, cabeceador, ut viejo en sermón; >Da/- 
ngeun^an, gato gruñidor; palcaun^any perro ahullador; pal- 
síwibuji^an, acusador, ut muchacho de escuela. Ya vez 
que estos frecuentativos, que más dicen pasión que acción, 
admiten an si ya no es el futuro de tercera pasiva. 

Cuando esta partícula se junta a nombres de cosas que 
tienen lugar destinado, añadiendo an al fin, o por mejor de- 
cir, tomando la voz del futuro de la tercera pasiva, les hace 
nombres de lugar en que se ponen tales cosas; v. gr. :* de 
asíny paliasinan^ salero; paliaslaman, vinagrera; paísingsi- 
ligan, dedo anular: paltintan, tintero; y así, palbunbungan^ 
palgauran, paícarangan, paliabiasan; palbebeuan se llama 
aquel lugar que techan para pilar en él. 

^ § V. 

TALA. 

Ésta es naturalísima para hacer nombres de oficios, en 
especial, cuando aquello que trata el supuesto no es cosa 
suya, sino de aquel a quien sirve, como paje, capellán, es- 
clavo, jornalero o criado, como el pastor que no guarda ga- 
nado suyo, sino de su amo. Hácese esta composición con 
tala y el verbo que dice la tal cosa; advirtiendo que aunque 
lleve el romance de^ ut pastor de ganado, etc. , el tal ga- 
nado, etc., siempre ha de estar en acusativo. 



— 176 — 

Si el verbo a que se junta es simple, no hay más que 
pegarle la partícula {talacuniit, guardador), y decir de que 
{caring 6'awd¿7Zí7, de cabras), en acusativo, porque el geni- 
tivo de estos, infaliblemente es de el señor a quien sirve en 
aquello; v. gr.: mg angeles a talacümit ning Guiño tang 
Dios CARING caladua ding tauo; de manera, que si se quiere 
poner el genitivo, ha ser el seflor^ luego el verbo con su 
caso o el compuesto; v. gr.: cd^Y^^^áor, talüpagdala. Esto 
supuesto, todos los nombres de oficios, o verbos que los 
signifiquen, se pueden hacer de esta composición; v. gr.: 
talapagmisa, ui Q,*<x\>Qí\\éi\i, lalapaniniona, iit paje; lalatauU, 
///criado; talasungco, ul bilango, y en fin, guardando a cada 
término lo que significa, es universalísima; v. gr. : talapa- 
ii^an, zángano; talaralil, ialasulaU talapanorot, talasuyo, y 
toda su parentela. 

Junta a nombres, ut de armas, significa llevarlas; 
V, ^r.: talábaril, talatandus.talasundang^ etc., y también ta- 
lalibro^ talapalucUy talapingan. Todos estos se hacen ver- 
bos con mag: magtalabaril, etc. SSi entre el tala y la raíz in- 
tercalas ca^ significa propensión, inclinación, facilidad; y en 
fin, tú les darás el romance a cada uno, que es imposible 
dárselo general; v. gr.; talacaranup, hambriento, ¿¿/ético; 
talacao, sediento, ut tísico; talacasalun, enfermizo; a ese 
modo, talacarunuty talacatagco, talacarinay, talacalis ya, ta- 
lacamura, talacatalusad, talacasumbal, talacasumpung, tala- 
camusing, talacapalid, talacalilo, talacagaga, talacasudsuran 
(nota el an), talacalasing, talacalili, etc. 

§ VI. 

MELA. 

Ésta significa una conjunción o conspiración de muchos 
a hacer lo que significa la raíz á que se juata, la cual siempre 
se dobla, y el supuesto en favor o contra quien ha de estar 
en nominativo y los agentes en acusativo; v. gr.: melasa- 
SABí yá caring malda^ anda en lengua de todos; melapü- 
PURI ca caring tauo, todos te alaban; melam amata yá, 
aquel es en quien muchos tienen puestos los ojos. 

A este modo, melayayamanu, melacocucUy melasusungcó, 
melasusugo, melapapan^an, melainum^ melamcalacál, mela- 
sasagmit, melalauáy, melagagagtal, melagagagá, melapapa- 
ngusap^ etc. Su origen es mala, por si quieres futuro. 



— 177 — 

§ VIL 
SANG. 

Con ésta se dice la total igualdad o similitud de las co- 
sas, en lo que la raíz significa, y siempre se recompone con 
MI de compañía y y por eso con agente estrafio; cuando la 
raíz a que se juntan pueden ser verbos, admiten su segunda 
pasiva; v. gr.: estas dos imágenes son iguales en la hermo- 
sura, MiSANGSAMPAT Id deiúng aduang larauaji\ pisan- 
SAMPAT nó iiing maestro, el maestro las hizo de una misma 
hermosura; misangcaba caté somos tú y yo de una misma 
largura. Ya sabes que con el mi de compañía, en pasando 
de dos, se dobla; v. gr. : misasang ibpa la n^an deting sa- 
blang anac, todos estos muchachos son hijos de un padre, etc. 
*Ya sabes también, que los compañeros de este mi, sé ha- 
cen con ca\ V. gr.: misang calapad, los compañeros de un 
mismo anchor; misang calüpa, de una misma cara; misang 
huri, los de un querer, y los que se casan contra la volun- 
tad de sus padres, no admite cd, pero sí micasanglub y mi- 
casang metung. Para decir el uno sólo con relación a otro, 
se quita el mi; v. gr.: casang indo mo yáy es igual a ti en 
la madre, esto es, es hermano tuyo uterino, sois de una 
misma madre; y así casanglapad; casangdacál; casangMb, 
etc. También admiten el magui, como los demás de compa- 
ñía; v. gr. : M AQUiSANGMAN A ¿/rf Quecamí, entvQ» a heredar 
con igualdad con nosotros: y la pasiva primera ipaquisan- 
manX mequecamí, métele a heredar, etc.; ipaquisanoaba 
o iPAQüiSANLAPAD me ini, etc. 

§ VIII. 

NÓAN. 

Éste siempre se pospone, ahora le anteceda nombre o 
pronombre o verbo, y significa universalmente todo o todos; 
V. gTrí^iguengan, todos nosotros; icon^an o icayon^an. Ha- 
ngan o ilanan^an, todos ellos; miminngan, todo se acabó; 
m^iminangan, ut chocolate; patinas /¿^n&an, todos, v. gr.: 
fueron traidores; micasalá non&an ding tauo, omnes pecca- 
verunt; sumisi tanóan; iyá nasa. 

§ ULTIMO 

DE LA PARTÍCULA PANGA. 

Ésta, tiene usos de importancia. El primero es para 
decir la pasión verbal correlativa de la acción en todos los 

23 



— 178 - 

verbos transitivos; v. ^v.i ing pamamalbat qaiiig aiiac, la 
acción de azotar al muchacho. La pasión es ing pan^abat- 
hat NA, siempre en genitivo; iiig PaNóabat giiing pasbul, 
la acción iiig panSacabat ning pasbul; pan^atandús, paii^a- 
cábat, pan^atahac, pan^apaluca, etc. Exceptúase pan^agli, 
que siempre es verbal activo, la acción de concebir, y así 
pide acusativo para la cosa concebida, y esa es la razón por 
qué para decir la Concepción de Kaestra Señora, se dice la 
acción de concebir santa Ana a Maestra Señora, ing panGagli 
NANG Santa Ana cang nuan a Virgen. 

Con todas las raíces que se hacen verbos neutros de 
ma^ dice también la pasión prescindiendo de la acción, v. gr. : 
mesira jjáng bangca. La pasión, ing panóasira na; y así, 
pan^arunut, pan^abuloc, pan^abilog, panSatubo ning bu- 
lan; panóacati o panGati ning danum; panGaslag, pa- 
NÓALBUG ning aldo; pan^atulá, pangaluncot, etc. Con las 
raíces de acción inmanente es lo mismo hablar con este 
pan^a, que con el verbal activo; v; gr.: lo mismo es ing pa- 
nGatali có, que ing pamitali o pamanali có; ing pama- 
natnGa co, que pangayatnga co; paiuañyaiang o pangara- 
lang, pamanipa o pan^atipa; aunque este último puede ser 
también pasión. 

Con todos ellos significa también el modo o el punto o 
luego que. 

El modo; v. gr. : masampatjjá panG atabas ining bangcá, 
es buen modo eLcorte de esta banca; ¿macanano ing panóa- 
sira na? ¿de qué modo o cómo se destruyó? pero advierte, 
que este modo puede decir también causa: í<V¿/é? fué la causa 
de destruirse? Otro: ¿nanong panSarácsa nú? Puede sig- 
nificar, ¿cómo se cayó? esto es, ¿quién fué la causa? y tam- 
bién, ¿cómo fué su caída? preguntando el modo cómo cayó, 
esto es, si cayó de pies o de cabeza. Si da la razón o motivo 
de la caída, dirá: uling mitaquid yá, porque tropezó; si res- 
ponde por el modo, dirá, v. gr.: macatalindiquing yd, de 
lado o de costado; y así en lo demás; y añadirás al verbal 
activo, su corresponsal, este concepto de causa o motivo, 
porque, aunque dijimos, que significaba el modo; v. gr.: 
¿macanano ing pamamatbat ná?^ no preguntamos con el 
nano: ¿nano ing pamamatbat ná? ¿qué fué la causa de su 
acción de azotar? 

Para la significación de el tiempo o de el punto en qué, de- 
bes pronunciar corridillo e\ pa/iga; v. gr. : panÓabüsnGi 
ning pasbul^ igual la pronunciación, significa, como hemos 
dicho, el abrimiento pasivo de la puerta; pero corridillo, sig- 
nifica luego que; v.gr.: panGabusnói ning pasbul patayan mo 
yá; y así, panGati ning danum maco ta 7iá; y así en lo de más. 



- 179 - 

Cuando se junta a nombres sustantivos, como Dios^ angela 
hombre, alma, caballo, lefio, y piedra, etc., significa esta par- 
tícula el ser de la tal cosa; v. gr.: pandadlos, el ser de Dios; 
pangayangely el ser de ángel; pan^acaladua, el ser de alma; 
pangatauo, el ser de hombre; pangadamulaff, el ser de cara- 
bao; pangábalo, panSadutunff,pan§affuin¿u,pa7iSapilac, etc.; 
y así pangaarcangel, pangaserafin, pangacastitla, pangaho- 
laudes pangaindio, pangapugot, etc. 

Con el pangatauo, no' sólo se dice el ser de hombre, 
sino también su calidad o nobleza, como lo oímos a cada 
paso: mar aguí a pan&atauo; y no más. Aunque pregun- 
tando yo a uaa ¿nanong panGataüo mo? queriendo decir 
que ¿qué estado tienes?, me respondió: reservado co po. En 
lugar de pangadios, dice también cadiosan. 

Los abstractos de cualidades, como blancura, negrura, 
fealdad, hermosura, bondad, malicia, etc., no admiten /;úf«g¿z 
para decir las tales cosas, porque, aunque admiten panga, 
es para decir la pasión o mudanza del genitivo en aquello 
que dice la raíz; v. gr. : tulid, derechura, y material admite 
panga: pangatulid;\iexo, o dice el modo, v. gr., cómo se en- 
derezó volviendo la vara, pongo por ejemplo, al lado con- 
trario de donde estaba torcida, o dice la mudanza o pasión; 
V. gr.: ing panGabücüt ná quetang cay, pangatülid ná 
mua ngeni, y así en lo demás. 

Tulid, en cuanto adverbio y significación formal, esto 
es, es debido, tiene catuliran, como en lo material; pero en 
este concepto no admite panga. En cuanto formal, sí; pa- 
ngacatuliran, el ser de la rectitud o justicia; ningún otro 
abstracto de estos sé que admite panga. 

CAPÍTULO XV. 

DE LOS ADVERBIOS. 

§ L 
DE LOS DE LUGAR. 

Éstos como nosotros, amojonan las tierras y señalan 
sus sitios, con respecto a las cuatro partes del mundo que 
son: paralayá la oriental, parobá la occidental, pangólo, la 
septentrional; mauli, la meridional; y cuando responden por 
alguna de ellas a cualquiera de los adverbios de preguntar; 
V. gr.: ¿en dónde está? se pone sin ligatura ni artículo: ¿nu 
caring ing sarolanmo^i, ¿en dónde está tu sementera? caring 
paralayX, o mauli, etc. 



— 180 — 

Esto supuesto, el primer adverbio interrogativo de 
lugar es ¿en dónde?, éste se dice con dos adverbios incorpo 
rados, que son: o carin o no carin; v. gr. : ¿en dónde está 
Pedro? ío ya carin o no ya carin y Pedro? ya ves que le 
intercala el pronombre; no sé donde está, tóbalo non o ya 
CARIN (el non se añade). ¿Non o ya carin y cai? y tam- 
bién, ¿NON o yá mináy? son dos modos con que explican, 
dónde estará, o dónde habrá ido fulano. Recompónese con 
maff y con mi; v. gr. : si vas a mi convento y te pregunto 
¿nu ca MAGSiLiD? o ¿nu ca magcarin? ¿en qué celda te 
has de acomodar o estar? (así dirá también el que le pre- 
gunten en qué celda vives); en cualquier parte, no man 
carin, o en dónde me pusieres, nu mo co man icarin o ipag- 
carin o nu co man micarin; ing sano man picarinan mo 
canuco^ etc. 

Si la respuesta fuere por los adverbios de lugar queni, 
quetiy queyány queta, en las partículas ni, ti, la hallarás su 
régimen; si por los propios de lugar, los pondrás sin artí- 
culo ni ligatura; v. gr.: están en Bacolor, carin yá Bacolod, 
o tiyo Bacolod; lo mismo con estos: balay, sulip, lalam, babao 
banua\ si con los apelativos porque están determinados, los 
^vcks Q^oví quing ; v. gr.: carin yá o tiyo quino dayat, etc. 
Y esta regla sirve para todos los adverbios. 

Cuando no se pregunta por lugar, sino por la cosa o 
persona que se echa menos, no se pregunta por e\ o o no 
carin; sino por los modos que dirán los ejemplos; v. gr.: 
échenmenos la caja que dejé sobre la mesa; le diré al mu- 
chacho: ¿NüN TAYO o NüN TE itang polvosun? ¿dónde están 
los otros muchachos? ¿nun talo o nun to deang anac? ob- 
servando que asienta mejor comenzar con los síncopes 
acabar con los que no lo son. Cuando en la pregunta 
o incluye el romance ya, se usa con ellos el JiUy ne, no, 
¿non ta nano canauan mo na capila ná? ¿dónde está 
ya aqu^l tu descanso o vida de conveniencias que tenías 
pocos días ha?; ¿dónde está ya aquella tu hermosura?, 
¿nuntá "Ñ-E^tang leguan mo?; ¿dónde están ya los pajes? ¿nun 
ta^o ding talasuyo 77Z^f,-para finalizar: ¿nun ta^A yá? ¿nun 
tanunta^Ayo?¿nunia^Alo?. 

A donde. Éste se dice como el pasado, quitando el ca- 
rin; V. gr. : ¿a dónde vas? ¿o ca umay? o ¿nu ca umay?; pay- 
que lá Betis,ydin a Betis; o Ume co sulip, o queni sulip, o ume 
co quin dayat o carin quing dayat, etc. ¿De dónde?, v. gr., 
¿de dónde vienes? ¿o ca ibat? o ¿nu ca ibat?; ibat co balay 
o quing balayan. Este ibat admite aquí su pasiva de lugar; 
V. gr.: ¿de qué pueblo vienes?, ¿ingsanong balayan a tbatan 
mo? vengo de Manila, ibat co Menila o carin Menila; pasiva: 




— 181 — 

caring Menilang ibatan co, o ing ciudad Menilang ibatan 
ííÉ>, etc. 

Por donde-, v. gr. ; ¿por dónde pasó? ¿o yá dinalán ? o é no 
yá dinalanf; pasé por Uaua, dinalan co Uaua ocarín Uaua, 
o quing dayat o carin quing dayat, o queti o queta; o dinalan 
co cari Pedro, pasé por la casa de Pedro y los suyos; bucas 
dumalan ca can Juan, mañana pasa por donde está Juan; o 
dalanan mu co, pasa por donde yo estuviere. Hacia donde: 
éste se hace con cualquiera de los dos adverbios y el verbo 
payturo o marap o payarapf^. gr.: hacia; v. gr.: ¿hacia 
dónde fué? ¿nu ya pepaytüróo minarap o pepaiyarap?, 
con sus pasivas: ¿ingsang pepaintüruna o inarapana o 
pepaiarapana? La respuesta se hace con varios adverbios, 
según el lugar que se denota; v. gr. : hacia allá, tanGan o 
nanGan carin; hacia el oriente, tanSon o nanSon para- 
laya; hacia aquí, nanean o tan&an queni o queti; hacia la 
derecha, nan5on o tanSon uanan; o caili, hacia la iz- 
quierda; o QUING gulut, hacia atrás; o quing arap, hacia 
adelante; o quing dayat, hacia la sementera, etc. 

§ 11. 

DE LOS ADVERBIOS DE TIEMPO. 

En primer lugar pongo algunos de los dichos adver- 
bios, que también sirven para decir o señalar el tiempo; es- 
tos son: queti, queni, quean, queta, carin. El primero sirve 
para señalar el tiempo en que estamos, v. gr. : queting al- 
dao a iti, en este día, v. gr., sábado; queting domingong 
iti, en esta semana en que estamos; queting bulan a iti; 
queting banuang iti en este mes, que es el de Septiembre, 
y en este año que es en el de treinta y seis. 

QUENI. 

Cuando se dice: quening a/rfa<> tf ini, no quiere decir 
en este dia presente, sino en el mismo día; v. gr.: el día veinte 
y seis de tal mes sale el galeón; ahora en este mismo dia 
se repicará, quening aldao a ini, etc.; así has de entender 
el queni, 9. diferencia del queting aldao a iti. 

QUEAN, 

Para señalar tiempo venidero en que ha de hacerse algo 
se usa del queni y el queyan; v. gr. : el lunes que viene, 
queni o queyan lurtes; y así la semana, el mes, el año; 
v. gr.: QUENI o QUEYANG bunuaug arapan; qvkni o que- 
yang balictaon, el año que viene; queni o queyang capu- 



- 182 — 

long hanua, de aquí a diez años, etc; qübni oqüeyang mu^ 
com yá ina Guinu tang Jesu Cristo; qubni o qüeyang mate 
cá, etc. El qiieyan sirve también para hacer relación del 
tiempo de que se ha hablado; v. gr.: hablaste del martes, 
etc. QÜEYANG aldao a ij/an, en este mismo día; y así en los 
demás. 

QUEPA. 

Significa en aquel tiempo, haciendo relación, v. gr., 
QUETANG cayí, in illa tempore\ qübtang cangen^eanan, allá 
en la antigüedad; quetang aldao a ita, o quetang luían a 
ita^ etc. Y de aquí significa X^'o.xixhiéxi entonces; v. gr. : carin 
co QUETA, allá estaba yo entonces; y en esto alterna con ca- 
rin; V. gr.: QUETANG aldao a ita carin ya mecao; carin 
pin QUETA depat a ita; también sin el qiieta; v. gr.: quening 
lunes o QÜEYANG lunes o quening datang yá; carin me 
amanuan, o carin co macao, entonces le hablarás, entonces 
me iré, etc. 

IÑYANG. 

Significa cuando de pretérito: iÑ yang datang yá, cuando 
vino; IÑYANG quetía, cuando estaba aquí; iÑyang mate yá 
indu co, cuando murió mi madre; iÑyang cayí, en aquella 
sazón; iñyang macañyan yá, cuando estaba en este estado; 
IÑYANG man^ari ná queta, etc. 

NON. 

Cuando de futuro; v. gr.: non datang yá, cuando venga 
(suele decir cun datang ya); esta misma locución es condicio 
nal, porque el nun es también m.' nun datang yá, si viniere; 
y así significa en estas locuciones nun uari, si acaso; nun 
uari man, si aún dado caso; nun uari pa man sá, si aún dié- 
ramos el caso; nun caí es para distinguir, como quien dice: 
si es esto o es lo otro; nun nanong daptan, nun quing canaco, 
lo primero, cuando no se sabe lo que se ha de hacer; lo se- 
gundo si es por mí, o lo que es de mi parte, etc. Y aunque 
en estas locuciones nun micasala ca pota, etc., imolat morin 
ing mata mo; non e mo pota aquit matalastas, sisian mong 
casalanan; non e ca pota mauili, etc. es ár/ condicional, con 
todo eso afirma absolutamente sucederá aquello y no otra 
cosa. 

POTA. 

Después; v. gr.: pota^g gatpana pon, o rotang abac, 
después por la tarde, después por la mañana; pota uarivg 



- 183 — 

mauala yá es modulo con que suelen responder al que pre- 
gunta por alguno; esto es, como si luego se hubiera de 
perder: pota n^fita mayap na yá, de aquí a un poco pienso 
que estará bueno ya; pota man uari sang atiyoH datang 
nang ala, esto dicen cuando no viene el que han llamado 
muchas veces; como quien dice: como si, aunque viniera, nos 
viniera con él todo lo que nos falta. ítem : potang e ta isipan 
caring daratang, cuajido no hemos menester ni pensamos 
en ello, entonces viene; esto es, entonces nos acordamos; 
POTANG cayíng e ta o e te panintunan picasalibad ta o ta yá, 
cuando una persona no lo busca o no le busca, lo encuentra, 
etc. Más se dijo de éste en el maca. 

NÓETA, NANDIN. 

Significan endenantes, y se suelen juntar; v. gr.: ibat yá 
NGBTA NANDIN queti, endenantes salió de aquí, o mine yá 
queti, vino 'aquí. ítem: nandin pota; antes había de haber 
sido eso. para luego es tarde; nanding dinatangyá o nQe- 
TANG dinatang yá, bino na có; endenantes cuando [vino] me 
aporreó. ítem: nQeta pa uari, conao si fuera ahora, v. gr., 
me acuerdo de cosas que hice cuando muchacho; item: nQeta 
nio man maguinabó, dice él que está resuelto a hacer alguna 
cosa y le van a la mano; esto es, aunque todo se convierta 
ahora en ceniza; nosotros decimos: 7/zá5 que todo se pierda. 
ítem: ¿nQeta pa uari dapat ná? como si fuera ahora la pri- 
mera vez que lo ha hecho. ítem, sirve para los demás 
tiempos y siempre es afirmativo; v. gr.: non mine co carin 
mete na có sá iíjQeta, si hubiera ido allá, sin duda hubiera 
muerto; paqui pota e ca maquiravidam, lumasa naca nGbta, 
en no oyendo lo que te digo, ya la pagarás sin duda. 

NÓENI, NQBNINAN. AllOra. 

Ahora. X^eni n^eni, ahora al punto; nGening gatpa- 
napun, ahora a la tarde. ítem: significa al tiempo de ad hic 
et nunc o cuando de presente; v. gr.: n&ening maUyumpa ca 
o nGening susumpa ca, al tiempo de maldecir o jurar, etc, 
ítem: habiendo precedido alguna cláusula, sirve para decir: 
g considerando y etc., i^Qe^i't pigaganacan co, etc» 

paynauandit y samanta. De aquí a un poco. 

Samanta significa mientras que, aprovechándose la oca- 
sión; V, gr.: samantang ala luluban ta yáng hatera, mientras 
no está, entremos en su casa; y para entenderle, mejor es 
que preceda la otra oración al samanta^ porque éste supone 



— 184 — 

oportunidad y se aprovecha de ella; v. gr.: manggan ala lo 
hale rá, paqüisamantalanan tamo; aquella ausencia es la 
ocasión; dum tempus hahemus opperemus boiium^ dapatan da- 
pal á mayap, samantang maquipanaan; lograr el tiempo, 
ing panaun paqüisamantalanan. Samanta y samantala 
y sü pasiva todo es uno el concepto. 

¿Ca PILAN? ¿Cuándo? 

Do pretérito y futuro; v. gr.: ¿capilan ca dinatang o 
datang?, ¿capilang a/¿(?.^, ¿capilang bulan?, ¿capilan 
hanua?; ¿en qué día?, ¿en qué mes? ¿en quié año? quing hu- 
ían a Mayo, etc.; ¿capilan uarif; v. gr.: dices tú: si no me 
arrepiento me condenaré. Respondo: capilan uari, claro 
está. Quejaste demasiado de quien castigó a Pedro, y yo, 
aprobando su acción, respondo: capilan uari, no excedió, 
bien lo merecía, etc. ítem: ¿capilan yd pang lalaqui?, 
¿para cuándo es el corazón?; ¿capilan ca pa sumisi?, 
¿para cuándo es el arrepentirse?; ¿capilan >»«, nunen^eni'í, 
¿para cuándo, sino ahora? ítem: equivale al romance í?(í/72r>, 
y así es muy usado; v. gr.: ¿Capilan e nepatauaran ning 
Dios ing tauong sisisi? ¿cómo no perdonará Dios el arrepen- 
tido?; ¿CAPILAN e anti carin?, ¿cómo no será así? etc. 

PAQÜI. 

V. gr.: PAQüi dinatang ya o dalang, en llegando, de 
pretérito o de futuro; paqui caí, después de aquello; paqut 
qaláng migulut cacalinguan mo ná, recelo que en volviendo 
las espaldas lo olvides; ¿paqui uari tinatan^is ca e na ca 
mamayad?, ¿en llorando ya no pagarás?; paqui pota caca- 
nian ca, mábathat ca; paqui balang hinie co sinira mo e ra 
na ca dianan, en destruyendo cada cosa que te doy, ya no 
te daré más. ítem: significa en siendo; v. gr. : paqui indio 
yá sagan yd, en siendo indio es flojo; paqui capanpan^an 
yá iiíagmatapang yá\ en siendo pam pangó es valiente; paqui 
tagalog yá nun e tálaralit, tálaterac yá; en siendo tagalo, si 
no cantarín, es danzarín. 

pablasa. 

Poniendo la segunda oración por primera se hace el 
mismo sentido con los adverbios sahlasá o pablasá, que di- 
cen exigencia o congruencia; v. gr.: sagan yá pablasang 
indio yá; tálaterac yá pablasang tagalog yá; matapang yá 
pablasÍlng castila yá; palyinum yá, es bebedor, pabla- 
sang tudesco; maratna yá^ es modesto, pablasang banal 



— - 185 — 

yá^ como santo; vidimus gloriara eius, etc.; aquilala ta nang 
cacamalcamalanang Cristong Guiño tamo, pablasáno a/tac 
neng hugtung ning Dios lipa, qüasi unigeniti, etc. Vide la 
enumeración del tiempo. 

§ III. 

DE PREGUNTAR Y RESPONDER. 
INTA, ULI. (gut.). 

¿Por qué? ¿Intang depat mo itinan? ¿por qué hiciste 
esto? la respuesta inmediata es con el adverbio uli^ que 
significa jDí^rí/'Zí^ afirmando; v. gr.: porque me lo mandaron, 
üLiNG inutus dá caco. ¿Inta? se dice al que desconfía: ¿inta, 
e casi malugud ing Guinutang Dios?; ¿inta cayáf, pregunta 
dudando, ¿por qué sería? ¿por qué kahrá sido? la respuesta 
que se diere es: uli WíiTfL cayd n^eti; inta cay á sd; inta 
uari; el primero dice el que tiene satisfacción de alguna 
persona de quien no pensaba, hiciese tal cosa; como quién 
dice; alguna razón tendría ¿inta caya ngeti? ¿por qué razón 
lo haría? El segundo es: ¿por qué sería esto? v. gr., ¿qué 
han hecho conujigo? ¿inta caya sang depat dd caquita? El 
tercero dice; v. gr. : al que dejan solo en el trabajo común: 
¿INTA uari o uari sd bucod co ini?, ¿por qué será esto? ¿es 
el interés o el bienestar sólo para mí? 

intata. 

Se compone con el ta^ que también es de preguntar; y 
el que así pregunta, no es para saber, sino para asegurar 
con las dos preguntas; v. gr.: no me quieres dar plata para 
comerciar en favor de los dos, y te pregunto: ¿inta? ¿por 
qué?; siendo yo tan abonado. ¿Intata?, ¿por qué? si además 
de esto tendrás el útil de la ganancia etc. , y a este modo 
INTATA casi, etc. 

INTA (pp.). 

Significa: sal de ahi, apártate, haz lugar; intá lisia ca, 
INTA na; dice la madre al chiquillo que se va a poner al 
regazó: quítate de ahí, etc. 

CAYÁ (gut.). 

Con él se pregunta lo que se duda, v. gr.: i,nino cay A 
iiál, ¿quién será aquel?, i,balu mo cayX ing pangutang'i la 

24 



— 186 — 

i'espuesta más ordinaria y que suele enfadar, aunque sin 
razón, porque es modo de la lengua, y para ellos es buen 
modo, aunque se la dé el hijo al padre, o el timaua al ca- 
pitán, es: hinta pong ali co'i^ ¿porqué no señor? ¿por qué no 
lo he de saber?; también significa la disyuntiva o; v. gr.: 
tú o Pedro; ica cayá y Pedro cayá, o \Ao Pedro. 

CASÍ. 

Lo primero, el que pregunta con este afirma lo con- 
trario; V. gr.: nunquid iniquítas apud Deunú Uin casin ca- 
bucuta ning Dios?. Otro: ¿por ventura amas al prójimo, si 
no le socorres en sus necesidades?, ¿caluguran me gasino 
para mong tauo, nun e me Un^unan quing capagcasaquitana? 
¿puedes por ventura asegurar que llegarás a mañana? ¿sucat 
mo OASING bitasan quing micabucasan ca? También es de 
dar razón o descargo; v. gr. : ¿cómo has hecho esto? inutus 
dd co CASI iñya depat co; ¿por qué sirves a un sangley? ma- 
laca 00 CASI pó; ¿por qué llora? gagagan me casi; si tú le 
riñes; buri mo casi, puede ser de ést^ siendo y de preguntar; 
V. gr.: ¿es dable que quisieses aquello? ¿buri mo CKSi td? 
v. gr.: cásase con una negra: ¿a buri me casi iyang pugot? 
atan^uan co casi pó quea. 

UALA. 

También es de preguntar, pero estraftando; v. gr.: ¡tan 
presto has llegado?, ¡miras na capin uala? si el que ayer 
se puso luto hoy lo ves de gala, ¡anti na capin uala quea! 
¡y estás de esta suerte?, ¿qué novedad es esta! ¡tica üala 
queti?, ¡aquí estás tú? etc. 

BAQÜET. 

También es de preguntar, pero reconviniendo o ha- 
ciendo cargo; V. gr.: BAQÜET tica ¿e ra ca tiburan?, pues 
cómo estás aquí ¿no te envié? ¿baquet e ca mamintó? ¿baquet 
e ca pa mamayad? etc. 

AYO. 

Significa ¿y pues? o sacando ilación o haciendo cargo 
al convencido; v. gr. : si esto se ejecuta en el leño verde, 
¡ayo! ¿qué será de el seco?; ¿no te avisé? responde: sí, 
¿ayo?, esto es: pues ¿cómo no has escarmentado? En este 
sentido se le junta bien el baquet, ayo ¿baquet e mo ini- 
ngai? Supuesto que me llamas, ayo ¿nanutang buri mo? 
ítem: por meterte miedo te digo, que he de acusarte al 



-187 — 

maestro; ¡ya! respondes cou Uesengaílo o desvergüenza, 
¿ayo?, ¿y pues? ¿qué sacamos de ahí? 

GALÁNG, 

Es también de preguntar, pero con recelo, como cuando 
preguntaron los apóstoles, nunquid ego siim Domine?^ ¿acó 
gatAng po ita Guinu co? Otro: ¡si seré yo a quien busca 
la justicia!, ¡acó galáng buriraii dacpan!; ¡magca galáng 
ka!, ¡si será a tí!; y sin preguntar: mandilo í'a galano, 
recelo que té bafies; payaií^in ca galáng dicen al enfermo; 
¿iñjja GALANG mua ca uli na nita?; ¿te enojas acaso por 
aquello? responde: ¿por aquello me había de enojar, y no 
por esto? liñya galXng sá miia co lili na nitaH, e uli na 
nini?; item: iñya galáng sd pepautan^aii co yá, uling ma 
capamayad ya dice el que no puede cohv^r: préstele fiado por 
que era buen pagador. Otro: no te llamé para que me de- 
jases, sino para que me acompañases; más literal: llámete 
para que me acompañases y no para que me dejases, ¿ifíya 
GALÁNG sá inaus da ca, bá mo con lacuan ai aling bd mo con 
yabayan? 

Con el mismo se responde dando descargo; v. gr. : ali 
GALANG sa ing e co milacad; ali galáng sá ing misalunan 
co; ali galáng sá ing matua co, no es otra la causa de de- 
jarte, sino estar enfermo, el no poder andar y la vejez, etc.; 
ali galáng sá ican lacuas maquibalo queta, ninguno lo sabe 
mejor que tú, al que se hace de nuevas. 

Iteim: sirve para cuando habiendo probado de todo con- 
traponemos uno a otro ponderando su diferencia; v. gr. : 
viendo la abundancia que hay de arroz aquí, y acordándonos 
lo caro que vale en nuestra tierra, diremos: caring galáng 
quecami alagang guinto, vale peso de plata (el indio dice de 
oro). Al contrario si fuéramos ahora a España, viendo lo 
caro del arroz, dijéramos acordándonos de Filipinas: caring 
galáng Filipinas e la alagang saga, no tienen estimación; 
y así de cualquier modo, tiempo o lugar o género en que 
hay esta contraposición; v. gr.: ahora todo es guerras; allá 
en mi tiempo, dice el viejo, usábamos de una paz octaviana, 
queta galáng minuna pauang alan piamanuan, etc. 

o vel NO. 

Estos dos adverbios de lugar también son interroga- 
tivos; V. gr.: ¿o yanti o no yanti casampat o caragul? ¿qué, 
tan hermoso o grande es? y también: i^o ta e yanti carin? 
¿cómo no será así?; ¿no yanti catas o caíala m? ¿qué, tan 
alto? ¿qué, tan profundo? etc. 



-- 188 — 

NANAN. 

También pregunta: ¿nanan ligeíaf o ¿nanan casif, 
¿({Vié se ha de hacer? si Dios lo quiso así; ¿nanan táF ¿qué 
ha de hacer una persona? o ¿qué ha de hacer uno?; ¿na- 
nan Tho co ala co pang pamayad?, etc. 

NANO. 

¿Qué cosa?; ¿nano pá? ¿qué más?; ¿NAiníopóf ¿NaNO 
sáF mejor fueran huevos; ¿qué pensabas que había de ser?; 
¿nano pata? esto es, no hay más, acabóse; ¿nano ngeni?, 
¿qué día es hoy?, u¿ que van*a colgar; y aunque sea sim- 
plemente; ¿NANO cañó?, ¿qué dice o qué dicen? preguntando, 
V. gr.,al que lee o les entiende; ¿nano (?tíf^'á ngeta pasari táf 
¿qué haría una persona en tal caso? Júntasele el balang en 
todos los tiempos: ¿nanu balang?, ¿nananu balang?; 
¿NUMANU ya ta balang gueyan?, ¿qué le puede suceder 
ahí?; ¿NINANO ya balang?, ¿qué cosa lo que sucedió, cual- 
quiera que sea?, etc.; y también a la raíz:¿ nano balang 
co yá? o ¿nano que balang? ¿qué tiene conmigo?, ¿qué 
tengo de ver con él?, ¿nano queta balang? ¿nano que uari 
BALANG?, ¿Quid mihi et illi?\ ¿qué tengo de ver con él?, 
no es mi padre, no es mi tío, no es mi pariente, etc. 

Compuesto con ma y el adverbio uari, es de suplicar; 
V. gr.: MAÑANO UARI pó mutus CU, sirva usted de mandar; 
MAÑANO UARI pó maji^un ca, sirva usted de comer. 

NANAN TÁ. 

Es de responder dando razón; v. gr.: ¿cómo siendo 
Cristo una sola persona tiene dos naturalezas? nanan tang 
Dios yá ampón taüo yá, la razón es, porque es Dios y hombre. 
Otro: ¿por qué cargaron sobre todos los hombres tantos 
trabajos? nanantang me uala n^an quing manáng cásala- 
nan, la razón es, porque contrajeron la culpa original; para 
decir sólo por el pecado original, se responde por uli: üli 
ning casalanan a mana ra. 

YÑYÁ. 

Significa ideOy por eso; v. gr.: yñyá e co sinimba uling 
maquimquit co; yñya pepailasa yá, bá na catang quinabas, 
por esto padeció, para librarnos; de modo que como el yñyá 
dice de dos cosas, esto es, por y eso; para explicar cual es 
eso pide siempre segunda oración. 



- 189>.- 

YÑYAPIN. 

Por eso mismo; v. gr.: porque no lo S2ihes, por eso mkmo 
te aviso, YÑYAPIN pabaluan dá ca; yñyapin ya tá, por eso 
mismo quizás; v. gr.: yñyapin yatá minea queti, por eso 
mismo quizás vino aquí; yñyapin yatá mimua yá, por eso 
mismo, discurro, que se enfadó, etc. 

YÑYATA o YÑYA, NÓETA QUETA. 

Se usa para decir ésta o la otra acción es seflal de algo^ 
etc.; V. gr.: disparan a deshoras en Manila, decimos: esto es 
señal de alguna novedad, yñyata o yñya nSepa o yñya 
QUETA merilá tinpiglauan. Otro: sucede, v. gr., que siempre 
que alguno come fruta le da calentura; estaba ya bueno, y 
luego le vemos con ella, decimos: señal que ha comido fruta, 
iÑYATA o iÑYA nGeta O iÑYA QUETA melagnat ya menean 
ya hun^a, etc. 

YÑYA UART. 

Yñya uari n^a co, uling bala cong tutu itá, decíalo 
porque pensaba que era cierto; ¿yñya uari liguran can 
biyay ning Dios, ba can micasala?, ¿por eso acaso te dio Dios 
la vida, para que peques?; mejor: el fin que Dios tuvo en 
darte la vida, ¿fué para que pecases?; porque el concepto 
del yñya miía al fin; yñya uari mayap o yñya mayap mine ^ 
ca queti, esto es: en buena ocasión has venido para el fin, que 
deseamos, porque tú, v. gr., nos puedes sacar de la duda. 
Al ladrón; yñya mayap tineng capanibalan, en buena oca- 
sión viene la justicia para librarnos de este ladrón, etc. 

YÑYA SA {breve el sa). 

Lo primero, es regular; v. gr.: yñya sa depat co quea, 
ha ya san misip, el fin que tuve en hacerle aquello fué para 
que se arrepintiese. Lo segundo, se usa para dar quejas 
tiernas, como hizo san Antonio abad con Cristo, ¿ iñya sá 
Jesús có licúan mo col ¿es posible que me hayas dejado, 
Jesús mío!; yñya sa anti nabqueyang ing amanu mo caco; 
yñya sa e mo ne pecacalalay bitbat, dice la madre al padre 
que azotó mucho al hijo, etc. 

INTA SA o INTA CAYÁ SA. 

Hacen el mismo sentido, pero es preguntando, v. gr.: 
¿INTA cayX sang e na ca melugudlugud? dice la misma 



madre; v. gr.: ¿por qué no tuviste lástima? ¿inta sa e mo 
co diaiían? ¿por qué a mí no me has dado?; todo es quejarse 
tiernamente por lo humilde de la partícula sa. 



§ IV. 

DE DUDAR Y AFIRMAR. 
YATA. 

V. gr.: ¿/ Pedro yata, discurro que es Pedro, no lo afirmo; 
atlo, la YATA, dudo si son tres, etc.; e jjata es de inferir: 
según eso. 

nGktt. 

V. gr.: ¿está el Padre en la celda? discurro que sí, (ijjo 
nGbti; tiyo nGetí Meníla; ¿nu yang da nGeti carin iiang 
anac co? dice la madre cuyo hijo no aparece. (Muti misan), 

NÜN MISAN. 

También es de conjeturar; nun misan tiyo Baculud, 
discurro que estará en Bacolor. ítem: para decir unas veces 
con causa y otras sin ella, nun misan maguí sangcan, nun 
MISAN ala; es al modo latino modo vult, modo non vult\ nun 
misan lisa yá, nun misan ali yá; como n^anang bisa yá, 
n^anang ali yq; nganang mitonton co, n^anang ali có, unas 
veces acierto y otras no, 

AFIRMAR. 
TOTO. 

Tolo nang toto, catutuan a loto, catatan nang catutuan, 
todos son de afirmar seriamente; tanto que ellos los tienen 
por juramento. Cuando no suponen lo que afirman, sino que 
lo posponen, es con negación; v, gr.: catutuan nun e ra 
ca balhalan abuntoc, verdaderamente, si no te quebrare la 
cabeza. 

TABÁNG. (A). 

Tabáng non e ra ca balhalan a buntuc; primo hermano 
de pasado. ítem: tabáng biro man, nun biro biro co, cierto 
que es fuera de burlas; y también tabáng nun e mataba, 
dicen del puerco muy gordo; afirma y parece que niega; 
TABÁNG nan lapasan mong otos ning Dios, mipalá ca, ten por 
cierto, que si quebrantas los mandamientos de Dios no se- 
rás dichoso. 



PALA. 

Es de afircbar, pero acabando de conocer lo que igno- 
raba; V. gr. : estoy en que sabes, y preguntándote veo que 
no, diré: e mo palX. ngeni halo^ hala no sáng halo mo, cier- 
tamente que no sabes, y pensé qué sabías. Otro: magáala 
yá PALÁN sundang ing Pare, ya se entiende; es muy ordina- 
rio juntarle el n^eni; v. gr.: melili cata palí. nQeni digo 
cuando advierto que vamos perdidos en el camino; lo que 
dijo Alejandro cuando se vio herido, ¿a«o co pai.A n&bni, 
ahora conozco de cierto que soy hombre y no hijo de Jiipi- 
ter. También se le junta el pin: ini pin pala n^eni, etc. 

PIN. 

Lo primero es afirmativo; v. gr.: oua pin, así es; iya 
pin iyan, ése mismo es; es a saber, Pedro, y Pedro pin; anti 
PIN carin; tiene el concepto de mismo: anti na pin itang si- 
nahi co queca, así mismo, como te lo dije^ ítem : maco ta 
«« PIN /2g^«¿, suponiendo qué lo ha dicho otra vez. ítem: 
cuando se intercala el adverbio ñaman, significa acabar o 
hacer de una vez lo comenzado; v. gr.: no has acabado lo 
que haces y lo quieres dejar; dígote: acábalo de una vez, 
balausan mu na pin man, o ilud mu na pin man. Faltan 
dos de confesar y vas a levantarte; yarian mu na pin man, 
acaba con ellos de una vez. También principiando: abalo 
mu NA pin man, ya que lo sabes, etc.; pero si se pone 
al fin, V. gr., pues oye para que sepas de una vez, nun si- 
nahi ra na gueca abalo mo na pin man; ya (jue te quieres 
ir vete de una vez, mena ca pin man; ica na pin man^ al que 
pregunta quién lo hará. 

MO. 

Afirma limitando; v. gr. : danuuo, agua y no más; ya na 
mo, no se ofrece más o es cuanto se ofrece; sisi mong sisi, 
pollos no más: metung ya mo, uno solamente; este mismo el 
de ali ca pa mo, paburian mo pa mo; daptan Mo pa mo, etc. 
ítem, con acento largo es síncope de m^a, y significa también. 
Vid. las copulativas. 

DIN. 

También afirma y es de limitar; v. gr. : iya mo RIN. 
También oirás iya mo pin: lo primero dice ües, el de siempre; 
lo segundo, él mismo sólo; de modo que el din mira a la acción, 
el pin al sujeto: al din compete nuestro vova?ia(SQ sien^re; 



— 192 — 

V. gr. : antia rin carin, así es siempre; antia PíKi^anny es 
de ese mismo modo; anfi mo pin gueta, como aquello mismo; 
anti mo rin queta, siempre es como aquello ;^?Q5^^^ rin, 
siempre has de morir; mate ca pin, ciertamente has de 
morir; sumisi ca rin, siempre has de arrepentirte; nun e ca 
mámangan dumanup ca rin, sino comes siempre has de tener 
hambre, etc. 

NANDING o ANDINO O NARING O ARING. 

Son de afirmar; v. gr.: nanding e va ca halo, como si 
no te conociera; esto es, bien te conozco; nanding e que pe- 
vabaluan, como si no lo hubiera avisado; esto es, avisado lo 
tengo, etc. 

ÑAMO man o AGüIAMAN CASI. 

Son también de afirmar. El primero significa tienes 
razón 6 es así, pero, etc.; v. gr.: bueno es prestar a Pedro 
para que otra vez te preste él a ti. Responde: es así, es 
cierto eso, pero tengo poca plata, ñamo man casi, dapot.... 
etc. ; puedes comerciar para tener plata, es así, pero tiene 
muchos peligros, ñamo man casi, dapot, etc. El segundo 
significa aunque es así; v. gr.: ¿cómo siendo tu principal 
sirves a un sagley? Respondo: aunque es así, ¿qué ha de 
hacer un hombre? aguia man casi Inumano ydng tauo'i 
Éste concede el argumento y dice que no obstante eso, etc.; 
V. gr ; ¿para qué pides prestado, si no tienes con que pagar? 
Responde: agüiaman casi ;D6>¿^, ¿paymatéyá casing tauof no 
obstante eso ¿se ha de dejar uno morir? 

CÁPALA PA. CAPILAN ÜARI- 

Afirma significando claro está-, v. gr.: el que no es 
principal, es timaua; cápala pa, claro está: siempre apela 
sobre proposición verdadera y clara; es palabra tagala y la 
usan los pampangos, aunque no les falta modo de decir lo 
mismo, que é3 capitán uarL 

§ V. 

DE SUPONER. 

AMPAT. 

Supuesto que; v. gr.: ampat bitasang mate jjang tauo 
danuna nang pamagcalin^at na^ supuesto que ha de morir 
el hombre prevenga su vigilancia; ampat maguiisip ca mi- 



— 193 — 

gaganaca ca; ampat e mo haló nun capilan, supuesto que 
tienes entendimiento, ten consideración; supuesto que no 
sabes cuandoserá; ampat ume ca carin malaus ca carela, 
etc. Júntasele bien mo. ampat mon cabalu mo di Pedro 
nun meca carin palugud ca carda, supuesto que también co- 
noces a Pedro y su familia, etc. ; ampat mon matanda ca 
lunpib ca quing pagaralan, etc. Y pospuesto; v. gr. : mag- 
capilit ca aldo bengi, ba can alan guli quing pan^amate mo, 
AMPAT e mo balu nun capilan\ etc. 

lYA MOA. 

Ya que; v. gr.: tya moa7 e ca biasa puturo ca, ya que 
no sabes pide que te enseñen; iya moa7 biasa ca ituro mo 
deang anac mo, etc. 

BAQUET. 

Baquet at, baquet sa, baquetsaH. Los dos primeros signi- 
fican tras de que o sobre que; v. gr. : tras de cornudo apa- 
leado, BAQUET o BAQUET AT pepuUuusana ya peluca nepa; 
y así, BAQUET o BAQUET Lt e ca susulaty mialung capa; ba- 
quet o BAQUET at c CU magjjujial masan ca pa ñaman bul- 
bulan; BAQUET o BAQUET 1t suMt jja pulpaquitua ya pa, 
tras de ser tonto es porfiado, etc. El baquet tal vez signi- 
fica pues; V. gr. : concluyo diciendo: pues ciertamente no pu- 
diera hacer tal cosa, baquet pin mon e na sucat daptan 
ita, etc. 

Baquet sa se usa para redargüir con alguna paridad; 
V. gr.: afeándola ingratitud y deslealtad con Dios, traer 
la lealtad del perro para con su amo; baquet sá ing asó, 
baquet ^k ing ayop, baquet quing alimbaua ing etc.; a 
este modo dice la flojedad del indio: e ca sá batoc át ba- 
quet si ing panas dasn^anang a ya na, no te apures, pues 
vemos que la hormiga llega a dónde quiera que va; etc. 
No confundas éste con el de convenir o hacer cargos: 
BAQUET SÁ mipanigla ca, etc.; baquet sa't e ca biasa 
megaral ca pa sana, baquet sa't e ca sinulat dinapat ca 
san aliua. Ya lo entiendes, 

§ VI. 

de exceptuar. 

Lo primero lo es el pa con el subali; v. gr.: azota a to- 
dos exceptuando a Pedro, batbatan mo n^an pasubali can 
Pedro; o y Pedro mon pasubalian mo, a Pedro sólo has 
de dejar fuera; o y Pedro mo ing e me batbatan, solo Pedro 

25 



-- 194 ~ 

es el que no has de azotar; o nuil e jj Pedro alan e mo bat- 
batan, sino es Pedro, no hay a quién no azotes, etc. 

I» 
SUBALI, SUBALI PA, SUBALI SÁ, SÜBAT SÁ. 

Todos son peros^ pues su modo designifícar consiste en 
que teniendo intención de hacer algo, se retracta, o no se 
efectúa, o se hace lo contrario porque se ofrece olgún pero; 
V. gr.: quiero ser mercader, pero lo dejo, porque se me ofre- 
cen los peligros del mar, bisa cong migcalacal, subali ma- 
ralas ing catagcuan quing dayat malaL Otro: quiero pre- 
guntar algo a Pedro y le dejo, porque se me ofrece que no 
ha estudiado; ¿balu mo caga ining icutang co queca? sxjbáxa 
c ca magaral canini. Otro: atiende, hazte cargo de esto, 
nigo talastasan mo ininan^ sübali o subali pa e mayap 
abalo mo, o e mayap queca\ etc. 

A este modo son los peros de los murmuradores; v. gr.: 
estás alabando a Juan y salta un murmurador; subalt sang 
e matas a lub, subat san e malaram; esto es, exceptuando 
o dftjan^do a parte o salvo que o si no fuera embustero; porque 
con el sá pide subjuntivo; sin él afirma absolutamente; 
V. gr. : quiérole hacer depositario, subali macapanacao ya, 
pero no, que es ladrón; etc. Y así también, v. gr. : encár- 
ganme algún viaje, y excusándome respondo: Sübali san 
o suba't san e co marapat, sübali san o süba't SíÍn ali 
ining dapat co^ si no fuera, o más tengo que hacer, etc. 

DAPOT. 

También es de exceptuar; v. gr.: dapot tauo yá; dapot 
banal ya, todos los hombres, todos los justos, sin exceptuar 
alguno, etc.; son proposiciones universales distributivas, 
que no admiten excepción: dapot tauo ya bisa yang ca- 
ñauan, todo hombre quiere descanso, etc. 

ARING. 

Es hermano del naring o nanding, y todos hacen el mismo 
sentido, y por eso se puede usar a cualquiera de ellos; olvi- 
dóse este en los de afirmar, pero sabidos aquellos, se sabe 
éste. Pondré un ejemplo: nanding o naring o aring nun 
manabo ca quing infiernos, sap mo có, digo al que no quiere 
tomar la correción como si por caer tú en los infiernos yo 
hubiera de ir contigo; afirma que ér solo caerá en los in- 
fiernos, etc. 



— 195 — 

§ VIL 

DE ADVERSAR 

DAPOT. 

Pero: es mijy sabido; daréle otros romances; v. gr.: 
ding tauong alan tacut quing Dios e re gagauan magcaiiong 
infiernos^ dapot san o dapot mo san dasngan dang buri 
rá, los hombres sin temor de Dios no hacen caso de las 
penas del infierno, a trueque de o con tal que o como consigan 
su gusto. De la otra significación, v. gr., dapot tauo ya, 
todo hombre o semel que sea hombre, ya dije en el § ante- 
cedente. 

BAGCUS. 

Es de adversar: quinimo antes bien; v. gr.: e sucat ma- 
casira queca, bagcus ])in macapaldan, antes bien, íjuo potius, 
te hará provecho. De otro modo: ali mo ing e macasira 
queca, nun e pa ñaman macapaldm^ etc. 

BAGO O BAYO. 

También son de adversar y significan siendo así que\ 
V. gr. : dice que no me puede pagar siendo asi que tiene con 
qué, e na co cano ahayaranan bago o bayo tin pamayad na. 
Otro: ala yang sicanan, bayo o bago maragolya catauan, etc. 

ACAYA. 

Es de adversar, /^¿rf. la ironía. 

BISTA, MAN, AGUZAN. 

Todos significan aunque (el man siempre se pospone); 
V. gr. : aunque es fea la quiere, bista o bista man úí/o agüia 
MAN manauang yá lupa, calugurane yá. Otro: calili na co 
iiing Dios, e co man catuliran, bista man át o agüiaman e 
co catuliran, etc. 

imburis. 

Mas que\ v. gr.: imburis patayan dd co, dapot dasn'gaii 
cong huri co; patayan da co man; aguian patayan da co, 
dapot dasngan cong huri co, nms que me maten o aunque me 
maten con tal que yo haga mí gusto. Aunque material- 
mente dicen lo mismo, formalmente son muy diversos con- 
ceptos. Atiende: el primero, quiere hacer gusto, con des- 
precio de la vida; ése dice imburis; los demás abrazando la 
muerte: esta es su distinción. 



- 196 — 

ALANG ALANG. 

Ko será razón; v. gr.: alang alang acón sumut, dice 
el ofendido; y entre los indios el que es mayor de edad; no 
será razón que yo me humille a él; alang alang lacuan 
Queng asaua co, uling^ etc., no es razón dejar a mi mujer por 
esto o por lo otro; alang alang Masa ca caco, dice el 
maestro al discípulo, es fuera de razón o contra razón o no 
cabe en razón que sepas tú más que yo. Otro: alang alang 
mapia ca caco, dice el padre al hijo; el sentido propio es: esi 
infra rationem, no alcanza a la razón, etc. 

TULA 

Sobre eso, esto es mucho, no hay necesidad de eso; v. gr.: 
cuando dijo Cristo: yo iré en persona a curarle, pudo respon- 
der, TULANG ita Guinu co, eso es mucho Señor, do hay nece- 
sidad de tanto, basta su palabra, etc.; éste es su propio con- 
cepto cuando dice el indio: ¿tula casi ta"i ¿qué necesidad 
hay de eso, habiendo otros medios más fáciles?, etc. 

BALANG. 

No sólo es quilibet; v. gr. : balañg bisa; b alang capulo, 
décimus quisque; b alang na, sea lo que fuere; b alang buri 
mo, sea lo que tú quisieres; e ra ca balang cucutngan, iin- 
tang maquibat ca'i no siendo tú a quien preguntan, etc.; e co 
balang catuliran, sin ser yo digno por cosa alguna etc.; 
sino que también equivale al bago o bayo; v. gr.: e na co cañó 
abay arañan, bago o bayo Un pamayad na; e na co cañó aba- 
yaranan, maquipamayad yÚBAi^A^G-, y así, bago maragul yá 
catauan, maquicatauan ya balang; aquí equix^ale el balang, 
al vom^více siendo y el concepto de ser. ítem: equivale al 
romance ninguno, aunque se explica con el romance pues 
que; v. gr.: ¿balang dalaga maquipantoc'i esto es, ninguna 
dalaga lucha; pero decimos: pues qué Uambién las doncellas 
luchan'i; a este modo, ¿balang magaral maquialong'i pues 
qué ¿los que están aprendiendo juegan? ¿balang magyunal 
masan yan bulbulan'i, pues qué, ¿también los que ayunan 
comen carne? 

§ VIII. 

DE APROXIMAR. 
BIDSO. 

Por poco; bidso co sá metay quing pan^abaldug co, por 



- 197 — 

poco me muero o poco me faltó para morir; bidsü na co sa 
miliarin capitán, por poco o poco faltó para hacerme ca- 
pitán, etc. 

BAGUIA, LALAT. 

Apenas; v. gr.: apenas me llega a la barba, b aguí a o 
LALAT yd miyalas guing laia co; apenas respondió se fué, 
baquía o LALAT yd mecapaquibat caco meco na ya; apenas 
alcanza el atril, bagüia yd /niyayabui etc.; guinff BAGmAKG 
e maffcacabira, por lo que apenas tiene entidad; baguia 
na ahubuat ing Mus na, apenas puede levantar los pies, etc. 

lasa, casi. 

Y de ordinario se junta el man; v. gr.: e neman^amanu 
MAN LASA, ya casi no habla; e pa mitipa man lasa, aun 
casi no sale de casa. ítem: e pa mitipa man lasa ing bang- 
qUe na maili na yd, aun casi no se ha bajado el difunto se 
ríe el heredero. Y así, baguia na co lasa apaquibatan, e 
mitn^a man a lupa lasa quing datna na, etc. 

MAGUN. 

También de aproximar: magun icabat me iyang pasbul, 
cierra algo la puerta; maguntuliran mo yd, enderézalo algo; 
magun e bisa; se inclina algo a no querer; magun bisa yd, 
se inclina algo a querer, etc. 

MABNO. 

Este es aproximarse con despecho; v. gr. : mabnó cong 
matdas a salu quing casbu ning lub co, estoy reventando el 
pecho de cólera, mabno cong numano, estoy resuelto que 
me suceda cualquier cosa, etc. 

§ TX. 
DE ROGAR Y DESEAR. 
. UARI, SA, SANA, NA. 

Todos son de rogar y siempre se posponen; v. gr.: 
n^amu na uari, o sa, sana; haz eso por tu vida; y más 
claro con magdalita ca uari, etc. De el na se dijo en los 
oficios de los pronombres: di na po, o din mu na co po 
gueang polvos mo, sírvase usted de darme un polvo, etc.; 
mañano uari po ya se dijo también que es de suplicar. 



— 198 — 

. NANAN. 

Ya se dijo que significa Iqué se Tía de hacer'i: ¿nanan 
mo pa iyáiú ¿qué más has de hacer a esto? esto es, no resta 
más que hacer; y así ¿nanan pa iyan'i ¿no hay más que ha- 
cer en eso? ¿nanan pa'i ¿qué hay más que hacer? esto es, 
nada, ¿nanan pa tá?^ ¿qué hay más que pedir o qué ha- 
cer? Esta completo y cabal. Todos estos rodeos es me-" 
nester para entender como estos son de desear, que deci- 
mos pjalá que; v. gr.: ¿nanan pan balo mo ing halo nang 
Pedro'i ¿qué había que desear si supieras lo que sabe Pe- 
dro? y de aquí, lojalá supieses lo que sabe Pedro!; ¿na- 
nan pa tan y Pedro?, ¿qué más hay que desear en Pedro? 
es hombre cabal; y de aquí, nanan pa tan y Pedrong ma- 
lyarin capitán; y así, nanan pa sá o nanan pa ta sá o na- 
nan pa ta sa na, etc., ojalá que. Vid. el § siguiente. 

§ X. 

DE LAS INTERJECCIONES E IRONÍAS 

En todas las lenguas significan estas los afectos del 
alma y son más difíciles, si no imposibles de trasuntar: ex- 
plicarélas como pudiere. 

AUO. 

Es interjección qué significa un afecto expresivo de 
que hay lo contrario de lo que se busca; v. gr.: pídesme 
prestado al tiempo que yo ando buscando quién me preste; 
responderéte: auó acó na pa sá n^eta, ¡ay! si hallara yo 
quién me diese primero. Otro: pregúntasme si Juan es 
buen estudiante, yo que sé a que no hace más que jugar y 
no sabe palabra, diré: aüo e na^n^eti paninapan man, ¡ay, 
pobre de mí! ni lo sueña, etc. 

ACAYA. 

Compuesto de ú5 y cayá, sirve de interjección. Sio. aca- 
yA e na pin querauac! ¡oh! no sea que le haya hecho mal y no 
bien, de lo que pensaba que le aprovecharía. Ya que se ha 
tocado, sabe que se usa también, cuando sucede lo contrario 
de lo que se piensa, que viene a ser el mismo concepto, pero 
sin interjección y con algo de ironía; v. gr.: esperas con 
ansia el criado que vuelva de donde le enviaste; yo que sé 
que no fué, o que se está enredando, te diré con retintín; 
¡acayá! esto es, agárrale por la cola. Otro: al que dice que 



— 199 — 

no errará el tiro y sabemos que suele dar uno en el clavo 
y ciento en la herradura: jacayá! e me turan, tan seguro lo 
tienes como un pedo en la mano, etc. 

SALAMAT. 

Es de agradeceder; v. gr.: salamat yOí? quinglugudmo, 
y de dar la enhorabuena: salamat po quing ati ca. 

BÁ. 

Es de saludar: bí ¿mañano ca? dice el que saluda al 
pariente o al amigo que ha mucho tiempo que no vio; BÁ 
j)0, María; ítem: bá, hiniñyagan; v. gr.: iquit yo nang mata- 
lastas\ ea, cristianos, ya habéis visto claro, etc. ítem, de 
implorar: ¡BÁ, Dios a Quinu col ítem: iá, ¿no te lo dije yo? 
como si lo advertí que había de caer, y cayó. 

AROY. 

De quien se queja, ut de dolor o pesadumbre: ¡aroy 
inda! ¡ay madre mía! Ayes interjección del que llama: ¡ay! 
hahaying mamulang ¡ay!; ¡ay! tauoy; s^quí está pospuesta y 
antepuesta. lía de quién se lamenta; v. gr,: ¡há! iauong bu- 
lag a nun halu mo sáng carasngan mo!. 

ANONDA. 

De quién se aflije: ¡anunda calulu na col ¡ay¡ infeliz 
de mi. A esta dignen /ninda/, ¡nonda! Inandal^ ¡níbpa!, 
¡nohpa!, ¡nabpaf intercalando el pronombre de tercera per- 
sona; también se les intercalan los pronombres primitivos 
y se posponen, v. gr.: J calulu nacondá o nacobpá! etc.; y 
nota que muhas veces, sólo queda el ndá, bpá., y estos se 
juntan con la vocal antecedente; v. gr.: ¡undá n^eti casam- 
pal! ¡oh qué hermoso será! etc. 

CANONDA SÁ V CANO NÓETA. 

Significan deseo con ansia. An^at sa, sentimiento de lo 
hecho u omitido; angat sa, mejor fuera, etc. 

SEÉ, DBÉ, TAYÍ, AÍS, PEE CA, BÉ, NÉ. 

Todos son interjecciones de mofa, desprecio o abomina- 
ción: para que veas en la práctica su modo de significar, 
nota de corazón lo siguiente, que todo se halla en la culpa 
mortal, ¡ay! caladua coy! micasala na ca; eyata.pisali mo 



- 200 — 

nang hanua; marauac nan dang pamamisali ¡né! asali mo 
neng infiernos; /masamaciHABY' A mongpamanyalif ¡pepagw 
lutan me pala y Jesús at iyán inarapan moy Satanás! ¡ma- 
pala casing pamicalihay ! ¡sbé! e yata pala y Satanás ing pa- 
n%inuan! ¡tayí! !peé caí // Jesús iyan pagulutan! ¡deé! 
¿nano sa na? ¿nano nan dang cabulagan? ¡ay! ¿nano tang 
casulatán ing guecaW ¿nano nabp a mong cabaMn-babán ning 
tauong cristianos! ¡nb! non e ca magbalic at misubli lub a 
caladua co, maroloc ca pin pug quing infiernos mangga quing 
mangga! ¡ha! capamisana ning cayalan palad! íha! 

¡ANONDA4 ¡calulu na có! ¡an&at sa nielan mete yang 
tauo macalilibo bayo ya micasalal ¡abalo na caiüjonda sá 
ing carasngana pog uli ning casalanan! ¡aquit na ca^ó 
NgETA! lasubucana ganó nSeta sa ná! bayo yá micasala: 
¿non micasala ya pota quing Dios a Ibpa nang malugud a 
alan angga? ali na yá; dapot antiman carin buri naco ña- 
man patauaran. ¡há! sinta na't lugud nan Jesús a alan ca- 
para! ¡maliari la cañó nSeta sáng ulung alan licat ding 
mataco, maguin dayatmalat sá ing dayang sumibul pana- 
ngis cü^uing capaliuasan co! nun uarin e mo co po lin^onan 
patauaran. ¡aroy! Inunda nSeti casaquit ing lasaH sa- 
quit a ipasari ra pog caco ding diablos!. 

No te lleve toda la atención la lengua y dejes de poner 
el corazón en el sentido. Acerca del 72^ advierte, que cuando 
no lleva desprecio, es síncope del adverbio ane^ que signi- 
fica ¿entiende usted? En otras locusiones no se perciben 
tan claras las ironías, porque penden más del retintín, que 
de las palabras; v. gr. : nun uari man guineas nang anti queta; 
mar aguí cong toto tacut, haciendo burla de sus roncas. 
Otro: dice uno, palsintan cong bina ing ala ca! siento mucho 
tu ausencia; y él que no lo cree, responde con ironía: capi- 
tán uariiñiapin inda iyayat caí! ¡eé! Ie yatá! balo co pin 
moa^ palsintan mo cong bina;e mo abatang e mo co aquit; 
¡ay! etc., supongo el taró y el sonó. 

CAPÍTULO XVI. 
de las copulativas, disjuntivas y ligaturas. 

§ I. 

de las copulativas. 

Para copular las partes de la oración, se usa de la con- 
junción amponoman^a, que significan y; con advertencia, 
que cuando son muchas alternan,- v. gr.: ding angeles 
manSa ding tronos ampón ding principados manQa ding se- 



— 201 ~ 

r afines ampón ding querubines, etc. De la unión de los 
nombres y pronombres ya se dijo cuando se trató de ellos. 
Pati es en esta lengua, como el simul, una, pariter latino, 
V. gr.: sombrero pati capilla pati escapulario pati tocod, 
etc.; Bst^pati significa también como pagui, luego que. 

El guoque IdíAAiío es moa; v. gr.: tú azotaste; ego guogue, 
acó móa\ suele juntarse el ñaman; v. gr.: tú fuiste azotado, 
yo también, acó ñaman moa; pero advierte que muchísimas 
veces se intercala este adverbio, guardando el mismo sen- 
tido, pero entonces no dicen moa^ sino mó largo. A cala 
paso le hallarás en 8io y el Memorial; para que le descu- 
bras, toma estos ejemplos: macalma nacondasa nun iríuli co 
MÓ sa banua; ¿nanu nanda^uó sa ing tula co? non sambutan 
có MÓ sa ding salang co anti mo caring mifíyambut. Otro: 
pablasang mepagala ding santos, iñyapin mó miablasan lan 
capainaudna alan angga, etc. 

Maman es casi lo mismo que guogue: tú guogue^ Pater, 
ora pro me, ica ñaman. Pare, panalan^in mo co man. Este 
ñaman se identifica y empana, con todos los pronombres 
primitivos, conservando la significación de también; v. gr.: 
ama Dios a todos, y así también me ama a mí, caluguraná 
na co man, caluguraná na ca man; caluguraná ne man; 
caluguraná ^KQi\^'E,yíK^\ caluguraná nó yíK^\ caluguraná 
na có MAN: y así en cualquier oración de este sentido; 
V. gr. : tu fuiste a Manila, mine na có man, mine né M-aN; 
mine nó man, mine na que man, etc. 

La conjunción at suele ser como ampón, y siempre que 
acaba en vocal la dicción a que se junta se le come \^a; 
V. g.: caladuaH, í?tíj//zz¿ú^72,- pero ordinariamente se debe usar 
de ella entre cosas que dicen respecto unas a otras, o por 
conformidad o por oposición, v. gr.: mainsac kt maragul, 
caladua'T catáuan , mayap at marauac (y tv^mhién mayap 
marauac) marimla't mapali, etc. 

Otro oficio suele tener que no es conjunción, sino que 
tira más a ligatura y trae un saínete que es un no se gué; 
V. gr.: en el rezo. Era picudta ding tauo^T ding angeles man. 
Otro; V. gr.: aunque haya medicinas si el hombre las des- 
precia, si no quiere aprovecharse, non ing tauo'n e ya bisa. 

ítem: es conjunción causal y entonces significa porgue\ 
V. gr.: e na déla gueti ing dase naH e na pabitasang bina ing 
malacuan ya gueti, no ha traído el petate porque no estaba 
cierto en quedarse aquí. 

Usan también del at haciendo suspensión de ella y de- 
jando al curioso lector lo que se sigue a lo que obsta; v. gr. : 

mine co carin at había de ir allá, pero ; ita ninan 

26 



— 202 - 

AT ; de modo que es respectiva, o a lo dicho, o a lo que 

se sigue, y de ordinario en sentido adversativo. 

§IL 
DE LAS DISYUNTIVAS. 

La primera caya; v. gr. : malacuan ca queti^ muli cu 
CAYA, o quédate o vete; el fiscal o el mayor, ing fiscal ing 
mayor caya; este es el aut latino, aut Petrus^ aut Paulus. 
El sive se hace con man; v. gr.; sive Moisés, sive Aaron, y 
Moisés MAN, y Aaron man: este es su primer concepto, pero 
también se usa sin tanta viveza; v. gr.: sive vellit sive non, 
hisa ya man e man bisa\ vellit, nollit, quiera o no quiera; por- 
que equivale a quamvis: quamvis nollit, e man bisa, etc. 

La adversativa no es eso, sino aquello se hace así: ali 
pin iti, NON E pin ita; alia Pedro, nün e y Juan; aliua y 
Juan, NUN E y Pedro, no es Pedro, sino Juan. Otro si no 
tenemos nosotros y esto se hace así; v. gr. : sino fuera por 
tí le matara, nun id ^k ica patayan. co ya; o nun b sá uli 
mo o uli ning íca pete co ya, etc. 

§ ni. 

DE LAS LIGATURAS. 



Las ligaturas son tres: la primera a; con esta se traban 
comunmente las palabras que acaban en consonante o dip- 
tongo; V. gr. : masanting a tauo\ balay a mainsac;y lo mismo 
aunque sea relativo; v. gr.: ing banal a maniti, ing balay a 
manabo, dayat a laon, caqueuan a malapad, danum a malaí, 
bondoc A mayagta, cañan a lutu. 

NG. 

La segunda es ng\ con esta se ligan ordinariamente las 
palabras que acaban en vocal; v. gr.: tauo'^G banal, baba- 
yi^Gmarauac^mapiaií^G mamimutmut,y la misma sirve aun- 
que sean relativos; v. gr.: ing dalaga^o. magcalagó, ing ta- 
uoNG macasalanan sumisi ya. 

ítem: Es regla general que cuando se dobla la dic- 
ción para exagerar, siempre se pone esta ligatura; v. gr. : 
dacalmo^Gdacal, ditac moiíiG ditac, tauo na^G tauos sabi 
nainG sabi, mialuNG nang mialung, guigote na^G guigote, etc. 



— 203 — 

N. 

La teFfíera es n {hic opus hic laboT)\ esta sola pedía un 
muy largo capítulo, porque según la variedad de combina- 
ciones de las palabras, así se muda: diré lo más trivial que 
' junto con lo que puedes observar en el Arte te dará mucha 
luz. 

Cuando la dicción que se liga a la antecedente es to- 
talmente indeterminada, y no es verbo ni modificación de 
él, se usa de esta ligatura; v. gr.: mitipa ca^ sía; sali ca^ 
MMy cuma caN danum^ y esto aun cuando por intercalarse 
algún adverbio se traspone la ligatura; v. gr.: mitipa ca sa^ 
sía; cuma ca uariN danum, etc.; y de aquí salen como ramas 
de tronco las advertencias que se dirán. 

Dije si no es verbo, porque si lo fuere, se usa de la se- 
gunda; V. gr. : magaral ca^o masa; muli can^G malagauá; hit- 
hat de^G pisaquit; hitl)atye^Gpiran^an;penaco roNG guisan; 
híldog noNG pitunggal; etc., y también aunque como dije se 
trasponga; v. gr.: magaral ca uariNG masa; malq^gaua ca 
pi^G muli, etc. 

Dije o modificación, porque con ella también se liga con 
ng; v. gr. : maco ca^G dapal; muli cung malagauá; daptan 
mo^G mayap; talican me^G masican; muli cung malagauá; y 
así mecuNG mirapal queni; o traspuesta: meca queni^G mi- 
rapal; pero si no es pronombre el que se intercala^ sino 
que el modo es inmediato al verbo, no es así; v. gr. : ingsu- 
muyuY[ máyap. 

Por esta regla va sahla, que siempre se liga con n por 
lo que tiene de confuso, esto es, porque no determina; 
V. gr.: sabias angeles; sabias tauo, etc., y el adverbio ma- 
saquit, que si le precede vocal, se liga con n; v. gr. : nun e 
ca sumisiv masaquit; sinta mo^ masaquit; túmulos masa- 
quit; calólos masaquit; siglas masaquit; y también el ad- 
verbio lato: laloN mar aguí, lalo-^ masanting, laloN e mana- 
yon, etc. 

Por la misma razón el adverbio ala, de ordinario sigue 
esto mismo: tíJ^N tauo, alaN biasa, etc. Dije de ordinario, 
porque, si de algún ínodo^i^ determina, es con la segunda; 
V. gr.: ala CONG toto ^z^^/¿, verdaderamente que no estuve 
entonces. 

También van por esta regla los numerales cardinales, 
desde diez, si se acaba en vocal: laloN metung^ labi^ adua, 
mecatlo^ metung, mecalima^ adua^ etc.; pero porque el dar 
" las reglas para todo, es nunca acabar, atiende a los ejem- 
plos siguientes: 



— 204 — 

Cuando los interrogativos son de cosa totalmente inde- 
terminada (pero es menester entender bien cuándo lo son), 
se ligan también con n; v. gr.: ¿ninu íaN menacao? ¿nino^ 
quinin^ua? ¿niiio'^ mettgan canita?\ ¿quién es aquel desver- 
gonzado? (aquí determina a parte post), ¿niño ita^G tampa- 
lasan a itain? ¿insa ing mayap qaetaf o ¿insa^ mayap 
quetaf; ¿qué pluma? ¿ingsa^ pluma? ¿ingsa uarmo pluma? ; 
¿niño ta y Manuel quecayo?, ¿niño tuN Manuel quecayo?; 
¿niño ta^G tauo cávela? ^ de aquellas figuras, v. gr., ¿quién 
es el liomire?; ¿ninu tw^ tauong e matay?, ¿quién es el 
hombre que no haya de morir? 

A los que acaban en n si se les sigue algo, se añade g: 
nanu pa man, sea lo que fuere; pero nanupa ma^G casaqüi- 
/¿z>7 etc., aunque no se exprese; v. gr. : nanupa muNG 
dumpa quing tauo, etc.; ding salanta hanquet at yayauad 
la papaquit da pa namanG saquit dá; con mudar de sen- 
tido se muda la ligatura; v. gr.: ¡nananpw^ lalu cong balu 
nan Pedro!, ¡ojalá supiese yo lo que Pedro sabe!; ¿nanan 
PANG cabaluanang mangamanong castila? ¿qué le faltaba si 
supiera, etc. 

En fin, es menester cuidado, porque, no obstante lo di- 
cho, suelen tal cual vez usar indiferentemente de la segunda 
o tercera. Otras veces si no se pronuncia o escribe lo que 
se debe, dicen está feísima la locución. Dar reglas para 
todo es dificilísimo y latísimo, porque son sin número las 
combinaciones de las palabras. 

CAPÍTULO XVII. 
DE LOS NUMERALES. 

No he dado éstos antes, porque tienen diversas compo- 
siciones que no se pueden entender antes de la sintaxis de 
los verbos. Divídense en cardinales, distributivos, vicena- 
les, etc. 

§1. 

DE LOS NUMERALES CARDINALES. 

Los que entre estos llaman dígitos, son: 1, isa; 2 adua; 
3, atlo; 4, apat; 5, lima; 6, anam; 7, pito; 8, ualo; 9, siam; 
x^O, apolo. Éstas son las raíces numerales de donde nacen 
todos los compuestos; pero nota, que isa, 1; y apolo 10, sólo 
se dicen numerando simplemente; mas para individuar, se 
usa de metong uno y apolo diez; v. g. : una mujer, metong a 
bahayi; diez varones, apolo^G lalaqui: donde ya notarás. 



— 205 — 

que los numerales se unen a los nombres que numeran con 
ligaturas de a o ng. Vid. cap. de las ligaturas. 

El 11 hasta el 19 se hace con Idbing^ antepuesto a los 
dichos dígitos: Idbin metong, 11 (no lahin isa)^ Idbin adua, 
12; h2Lst2ilabi7i siam^ 19; labi [lan] siam, son diez y nueve, etc. 
v Ahora para la cuenta en adelante, sabe que apolo son 
diez; dinalan 100; libo 1000; lacsa, 10000; cata-cata, es cuen 
tos de cuentos de cuentos, sin determinar; sino un número 
innumerable. 

Pero advierte, que dinalan sólo sirve para ciento cabal, 
que en pasando de ahí se dice dalan ciento; pues ahora para 
numerar los decenarios, antepondrás el número dígito al 
polo y dirás aduang polo, 20, hasta siam a polo, 90; dinalan 
100; y para numerar los centeiiarios, harás de la misma 
suerte al dalan y dirás aduang dalan 200; limang dalan ^()0\ 
hasta siam a dalan 900; libo 1000. Lo mismo harás para nu- 
merar los miles y diez miles hasta lacsa (1) 100,000; aduang 
lacsa 200,000; atlung lacsa 300,000, etc. 

La mayor dificultad es numerar los intermedios de los 
decenarios, centenarios; etc. * Para los decenarios el modo 
más usado y corriente es anteponer la partícula meca al de- 
cenario que se sigue, no al pasado en que estás, y añadir 
el número dígito, ligando al decenario con n si acaba en 
vocal, y si en consonante, sin ligatura; v. gr.: 21: el dece- 
nario que se sigue es atlong polo; pues quitóle el polo y an- 
tepóngole meca y dirá: mecatlon metong hasta mecatlong 
siam 29; quiero decir 31: el decenario que se sigue es apat 
apolo 40; pues quitóle el apolo y antepóngole meca y digo 
mecapat metong, 31; mécapat adua, 32; mecapat ualoZQ-, etc. 
Mas, quiero decir 91: el decenario que se sigue, es dinalan 



(1) No era en nuestro ánimo poner nota alguna a la Obra del P. 
Berg-ano, pero al llegar a la palabra lacsa, es tal la discordancia del 
autor consigo mismo que bien merece hacerse notar. Obsérvese que 
la pri^mera vez que se cita lacsa en la segunda edición esta traducida 
por diea^ mil conforme a la edición primera y al Vocabulario*, pero a to- 
dos \o^ lacsa subsiguientes se les da el valor de cien mil^ siendo así que 
según la primera edición y el Vocabulario a esta cantidad corresponde 
en pampango la palabra gatus, bien que en el Vocabulario se hace la 
observación de que no lo entienden, 

A errata de imprenta no puede atribuirse esta divergencia, pues 
sería inverosímil una errata tan repetida, además de que las cantida- 
des de veinte mil, treinta mil, etc., que en la primera eáicíón son aduang 
lacsa, atlung lacsa, etc., en la segunda se dicen con aduang pulung libu, 
atlung pulung libu etc., lo que hace suponer en el autor un cambio de 
opinión respecto al valor de lacsa. 

También se debe notar que en la segunda edición no se cita la pa- 
labra sangiota, a la que en la primera edición se da el valor de un m/- 
llón y en el Vocabulario se remite al lector a lo dicho en el Arte, 



— 206 — 

100; pues con el meca, mecarinalan metong, mecarinalan 
adua 92, etc. Es verdad que usan también al uso español: 
21, adduang polo ampón metong; 53, limang polo ampón atlo; 
99, siam apolo ampón siam, etc. 

Para numerar los intermedios o picos de los centena- 
rios, nñllares, cien millares, etc., se usa de dos partículas 
lalo, lauit^ que significan más o sobre, y se anteponen al 
centenario o millar, y con la conjunción ampón o sin ella, 
se añaden los picos; v. gr.: 101, L.AL.ON dalan o laüit da^ 
lan metong; 111, lalon dalan labing metong; 183, lacjit da- 
tan ampón mecasiam atlo, etc. Para los millares: 2020, rL a- 
uiT o i^AiaON aduang libo aduang polo; 1^00, lauit libo li- 
mang dalan o libo ampón limang datan o lalon libo limang 
datan; 1851, lauit libo, ualong datan mecanam metong, o 
LAUIT liboH ualong dalan ampón mecanam metong. Este año 
de 1736, iting banuang lauit libo't pitong dalan ampón me- 
capat anam. Los picos de los diez millares de la misma 
suerte: 20,063, lalon aduang polong liboH mecapitong atlo; 
30,904, LAUIT atlong polong libo siam a datan ampón apat, etc. 

Advierte que también cuentan los picos intermedios de 
los millares al modo que queda dicho de los decenarios; 
V. gr.: 387,000, mecapat ualong libo pitong dalan; &J ,^^^, me- 
capitong pitong libo ualong dalan ampón mecanam atlo, etc. 
Lo mismo se hace con el lacsa 100,000; v. gr.: 100,042, lauit 
lacsaH mecalimang adua; 200,324,lalon aduang lacsa' t atlong 
datan, ampón mtcatlong apat; 425,000, lauit apat a lacsa't me- 
catlong limang libo; 914,257, lalon siam a lacsaH macapat apat 
a libo at aduang dalan ampón mecanam pito, etc. El uso en- 
señará y facilitará esto. 

Cuando no individúan el número, sino a poco más o 
menos, dicen como nosotros: veinte y tantos, cuarenta y 
tantos, mecatlong polo, mecalimang polo, dejando incierto el 
número de el pico; y lo mismo en los demás, como dos 
cientos y tantos, mecatlong dalan; mecapat apolong libo, etc. ; 
mas, esto no es muy usado; para evitar confusión, di: 
aduang poloH nung pilan, aduang dalan nun pilan, apata 
poloH nun pilan, o nun pilan polo, o nun pilan polo t non 
pilan; ailppg polong liboH nun pilan o nun pilan dalan at 
nun pilan, etc. 

PICOS. 

Has de saber, que estos cuentan de otro modo que no- 
sotros los picos o como picos de las cosas; o por ser meno- 
res, o por no estar sanas; v. gr.: doade nosotros decimos 
doshombres y una mujer, dicen ellos: para tres hombres sobre 



-207 — 

dos (que dice el dígito aduá) una mujer: mkgatlong babaj/i; 
dos mujeres y un hombre, mecatlong lalaqui; dos hombres 
y un muchacho, mecatlong anac, y así mec aduano ^5(?7z¿«- 
molaOy un carabao grande y un chico; dos carajayes y un 
chico, mecatlo lang cauaU\ maqui estribo con mecaduang 
balbaly tengo un estribo bueno y otro quebrado; maquipin- 
gan yang mecatlong sullaOy tiene dos platos y una escudi- 
lla; mecalabi lang limang bulag o ])ilay o matlac; quiere de- 
cir que son quince, entrando en cuenta los cinco ciegos o 
cojos; no se explica si son hombres o bestias, porque se en- 
tiende; si no, fuera preciso expresarlo. 

Cuando son diferentes especies, siempre se expresa; 
V. gr. : tengo dos caballos y un carabao, maqui cabayo con 
mecatlong damulag; tengo cinco puercos y un perro, ma- 
qui BABí con mecanam aso. Saca por estos los demás. 

PROTOCOM PUESTOS. 

Admiten protocompuestos: su modo de significar es en 
todos, como en man^adua^ esto es, segundar; v. gr. : si has 
bebido una vez, manGadüa (?tí5, ^se^xmád^oheh^ pro secundo. 
Pasiva primera lo qué\ tercera a quién o la cosa que; v. gr.: 
penGaduan cong serulan ing muía co; panGadüan meng 
painuman y Pedro. ítem: sirve para cuando son dos, res- 
pecto de quien se obra; v. gr.: cutngan me y Pedro^ pre- 
gunta a Pedro; pregunta segundo a Juan, manGadua ca/z,^ 
cutang. Pasiva primera: y Juan penGaduan mo cang Pedro; 
tercera: pan^aduan me Pedro can Juan. Más claro: el adúl- 
tero casado manGadua yaíi babayi; lá que no es suya, pa- 
siva primera, y la suya es pasiva tercera. A este modo 
en los demás que se usan, que son los dígitos que comienzan 
en vocal. 

MA neutro. 

ítem: admiten verbo neutro de ma, y significa pararse 
el nominativo hecho tantos o taPen número, como indica el 
dígito; v. g.: metong es uno; mametong ing lub da, la vo- 
luntad de ellos se hace una; adua, dos; meyadua /)¿7Z ing 
lub na, su afición está repartida en dos; nun atlo lang calu- 
guran mo, mi atlo ñaman mo ing lub mo. ¿Cuántos son los 
que vienen a confesar? si responde con el pretérito; v. g. : 
MEYADUA la, MEANAM lu O MESiAM, sou dos, seis O uueve; 
ellos dicen, se han parado en dos, seis o nueve; y se estiende 
a los números compuestos; v. g.: ¿mapipito no caya catauo 
ding dinatang tnagcompesal? malalabi jio ngeting metong, 



— 208 — 

parece que son once; malima no ii^etingpolo, cinqüenta. En 
pretérito mesiam nong polo, noventa; merinalan, ciento, etc, 

CA Y AN. 

ítem: se hacen superlativos (aunque es la pasiva ter- 
cera de ma)\ son poco usados; v. gr. : camemetonGan o 

CAMEMETONG-METONGAN Jjá iug GuiuU tüJig DÍOS, O CAYA- 

YATLO ATLOAN yaug Personas. Estos dos son corrientes, etc. 

CA Y AN SIN EL PRETÉRITO. 

Con esta composición significa ser llegados o ajustados 
a lo que reza el número; v. gr.: si me das por un libro seis 
reales, diré: llégalos a siete, o ajústalos hasta siete,' capi- 
TOAN mola. Pretérito: qüepito mo la y así catloan, queatlo; 
casiam, quesiam; capoloan, quepolo; calabian metong, quela- 
bing metong, etc. 

PA DE DECIR. 

Anteponiendo ca a estos dígitos, posponiendo an^ por- 
que es pasiva tercera, significa decir o pedir lo que dice el 
dígito; V. gr.: ¿cuánto dicen que vale ese caballo? o ¿cuánto 
piden por ese éaballo? ¿pamagcanuan de iyan cobayo? 
Responde: pacaduan, pacatluan, pacapatan, pacasia- 
MAN deng pesos, dicen que vale o piden por él, dos, tres, 
quatro, nueve pesos, o pacalabineng anam osiamapesos. 

FF. 

Quitando a esta composición el an, es de faceré fieri; 
V. gr. : aquí están dos trozos; no bastan: pacatlo rao la, o 
pacapat, pacalima, pacapito, etc.; y tiene pretérito: pe- 
pacatlo mo la; pepacalima, pepacanam co la, etc. 

§ IL 

DE LOS ORDINALES. 

Los dichos dígitos, con ca de individuar, se hacen or- 
dinales, que quiere decir, estar en orden, ut primero, se- 
gundo, tercero, cuarto, quinto, etc., mona o cauonan, cadua, 
callo, capat, calima, etc., y así capolo, calabin metong, cari- 
nalan, centesimo; caduang dalan, ducentésimo; calibo, milé- 
simo, etc. Para los intermedios añadir el dígito; v. gr.: 
vigésimo quinto, camecatlong lima; centesimo cuarto, came- 
caduang dalan apat, o ing mecaduang dalan apat. Si quie- 



-^ 209 — 

res decir quintar, diezmar, etc., antepon el halang; v. gr.: 
BALiAlíb calima batbatan yá; décimas quisque, balang ca- 
polo y etc. 

Rácense verbos conjugándolos como los que comienzan 
en c, y significa ponerse en orden en el lugar que denota el 
ordinal; v. gr,: ponte el segundo o en segundo lugar, cüma- 
DVA ca; ya me estoy poniendo en tercero, cumacatlo co-, 
y Pedro quinapolo yá, Pedro se puso el décimo; o por pa- 
siva que es tercera; v. gr.: cumaduaca queya o caduan mo 
ya; cumatlo ca carela o catloan mo la; y así capatan, cali- 
man, casiam, etc. T'e primero que él o que ellos^ unan mo 
ya o PANiMONAN mo la, etc. Son también activos; v. gr.: 
¿quién te puso en cuarto lugar o el cuarto? ¿ninon quina- 
PAT quecaf yo te pondré en quinto, acón calima queca. Su 
pasiva es primera; pretérito que; v. gr.: icapito me y Juan; 
QüELiMA co ne ya, ya le puse el quinto. Exceptúase ona, 
YONA o iPAONA mo ya, ponle el primero, etc. 

Advierte que el mismo ordinal significa también la vez 
o veces; v. gr. : cauunan el primero y la primera vez; cadua 
el segundo y la segunda vez; y así a los demás; v. gr.: icaU 
long paman%e mo carin, la tercera ida tuya allá; ihi ing ca- 
dua pamanigtig, ésta es la segunda tocadura, o la segunda 
vez que tocan; a la tercera le venció, quing callo sinaul na 
yá, etc. Para decir otra razón, es, v. gr., metong queta; si 
se añade otra, se dice cadua queta; ^dj:^» proseguir, v. g.: 
Ítem, si se añade otra razón, dice capinduan ñaman, si sólo 
se repite el verbo; v. gr. : mando, sólo con el ñaman: pana- 
bilin co ÑAMAN, etc. 

§ III. 

DE LOS DISTRIBUTIVOS. 

Éstos significan de dos modos, y son: tunggal-tunggal^ 
por activa, de uno en uno. Por pasiva, que es tercera, a 
cada uno uno; v . gr.: tunggal tungga lang lalacad, andan 
de uno en uno; tunggal-tünggalanan man tinapay, da a 
un pan a cada uno, o tiyon-tiyonan mo la; úsanse tam- 
bién con oración segunda de pasiva, que consta sólo de no- 
minativo de persona que padece y verbo; v, gr.: dening 
anggang mengaso tut^ggat^-tjjnggmjAJ^ la o tiyon-tiyo- 
nan lang usa, a cada uno de todos estos cazadores, cabe o 
toca a venado; y de aquí, cada uno de todos ellos tiene un 
venado. Ahora entenderás tungal-tünggalan la, o ti- 
yon-tiyonan lan Angeles ding sáblang tauo, a cada uno de 
los hombres cabe o toca a un Ángel; y de aquí, cada uno de 

27 



- 210 — 

los hombres tieae un Ángel de guardia; tidua-tidua lang 
magmain, se pasean de dos en dos. Para la pasiva, has de 
mirar si aquellos entre quienes se reparte, o a quienes 
cabe exceden en el número distributivo; v. gr. : aquí, si son 
más, de dos; porque si no son más, no se dobla la raíz: Ti- 
DüANAN man dalandan^ da a dos cajeles a cada uno de estos 
dos. Si son más, tiduan-tidüanan mon dalandan, da a 
todos, esto es, a cada uno de ellos, sean los que fueren, a 
dos cajeles. Y por eso, hablando a cada uno de los hom- 
bres, no se dirá: tünggal-tunggalan, o tiyon-tiyonan 
lan Angeles; sino, ialang qatauo tunggalan o tiyonan lan 
Angeles, etc. Admiten mi con an. 

Cuando el romance es, v. gr., tres, cuatro o cinco se pa- 
sean, no debes recurrir a tia que no corresponde a ese ro- 
mance; sino al que dice de tres en tres, de cuatro en cuatro, 
etc. Volviendo a la distribución de las cosas, has de saber, 
que los quebrados o picos de veinte para arriba se dicen de 
dos modos. El primero es como suena; v. gr.: tócales a 21, 
tidua4idua lang polo ampón metong. El segundo es: meca- 
catloan lan metong. Y así, titlo-titlo lang polo ampón adua, 
mecacapatan lan adua; pQ»r Si decir tócales, v. gr., adoscaba- 
nes y medio, a cuatro pollos y medio, dirás: tidüa-tidua- 
NAN lan calan qmpon CAPiTNgA; tiapat-apatan lang sisi 
ampón capitnQan o mecacatatloan lang capitn^an calan; 
mecacaliman lan capitn%an sisi, etc. 

Cuando estos dos modos de hablar traen agente, o que 
les ponga de tres en tres, v. gr., para el primero, o que les 
distribuya a tantos para el segundo; lo primero se hace con 
el mi transitivo y su pasiva que es primera, conservando el 
pi, aunque también se hace con pasiva simple; pero esta no 
sirve para pretérito; v. gr.: ¿quién los pondrá dequatro en 
quatro? ¿niño tan mitiapat-apat careta? Yo les pondré 
de cinco en cinco, acón mitialima-lima; pititlo titlo, 
mo la o iTiTLO-TiTLO, pon los de tres en tres; pisiam-siam 
co na la, ya los puse de nueve en nueve; pilabi-labi cong 
adüa; tú los pondrás de veinte y dos en veinte y dos, ican 
MiTiDüA-TiDUA polo ampon adua, o acón mibiling mecacat- 
Ion adua. No hay otro modo, etc. 

Nota, que la dicha activa sirve para los dos modos, por- 
que ¿ninon mitiapolo-polo careta?, v. gr., no sólo signi- 
fican, ¿quién los puso de diez en diez? sino también ¿quién 
distribuyó a diez a cada uno? y así en los demás; pero la 
pasiva es diversa, porque este segundo modo pide tercera 
pasiva; v. gr. : pitiapolo-polo mo la, primera, es ponles de 
diez en diez; pitiapolo-foloan mo la, es distribuye a diez 
a cada uno, etc. 



— 211 — 

Con el dicho mi transitivo, pero con diversa conjuga- 
ción, se dice partir, o dividir la cosa en tantas partes, cuan- 
tas denota el número que se expresa: ¿ninon mitlo care- 
íang salapi? ¿quién hará tres partes, o dividirá en tres par- 
tes aquella plata?, etc. Para el presente, en los que co- 
mienzan en vocal (menos ápolo), se antepone a la vocal otra 
consonante, como la que se le sigue; v. gr.: de adua, atlo^ 
presente miradua mitatlo y éste mismo es el pretérito, 
largo el mi. Para el futuro se muda la primera vocal en 
i: miduan^ mitlo. En los que no comienzan en vocal, a quie- 
nes sigue apolo^ la conjugaciones regular; la pasiva, ^^- 
gunda^ porque es la de mi de compaílía; v. gr.: yo estoy di- 
vidiendo en dos este lefio, acoii miradua quening dutong. 
Pasiva: piradüan que dening dutong; pretérito: piradua; 
futuro: piduan; ican milima canita, tú le dividirás en cinco. 
En pretérito; ya le dividí en siete, pipito co na yá;o pipólo 
co yá, en diez, etc. 

MI DE compañía. 

Con este mismo mi de compañía, con el mismo régimen 
y variación, se significa, que los que explica el número se 
convienen o conspiran en hacer una misma cosa, o en ser 
contra, o en favor de alguno; y. gr.: mipapat la quetang 
dapat, los cuatro a una hacen aquello; pipapatan detang 
dapat o VIP epatan de íng maquirapat; pitatloan o pitatlo 
ra co, los tres a una son o fueron en mi favor o contra 
mí, etc. 

§ IV. 
ijE los vicenales y proporcionales. 

Llámanse vicenales, porque con ellos se dicen las veces 
que algo se hace. Y porque con ellos se dice también las 
veces que una cosa excede a otra, se llaman proporcionales. 
Esto supuesto, para preguntar, cuántas veces se hace la 
cosa o excede a otra, se dice: émacapipilanf¿cuÁntB,s veces? 
este maca mismo, anteponiendo para los que comienzan en 
vocal otra consonante, como la que se la sigue, v. gr., de 
atlo macataüo; de apat^ macapapat (menos el número adua 
al cual se le antepone una Z), y doblando la primera sílaba 
a los que no comienzan en vocal (menos apolo que sigue a los 
consonantes), dice las veces en futuro; v. gr.: leeré dos 
veces o tres o quatro o cinco o diez, masa co macaladüa 
o macatatlo o macapapat o macalilima o mac apo- 
pólo, etc. 



- 212 — 

Para el pretérito no hay más que mudar el maca en 
meca; v. gr.: maldije dos veces, miñyumpa co mecaladua 
o MECANANAM O MECAPüPU^^o, etc, y así, doce veces me- 
calalahing adua; once veces, mecalabing metong\ diez y 
nueve veces, mecalahing siam; veinte veces, mecaladuang 
polo; veintiún veces, mecaladuan polo ampón metong; me- 
catlong polo, treinta veces; mecalimang polo ampón apat, cin- 
quenta y cuatro veces; mecadirinalan, cien veces; mecali- 
libo, mil veces, etc. Quinientas y nueve veces, mecalili" 
mang dalan ampón mecaüong siam, etc. 

Tal cual vez se oye esta composición en pasiva; v. gr. : 
aporréale dos veces, bonoan men macaladua; pasiva.* paca- 
LADUAN meng bonoan; pinñyumpana co mecapat, pecapa- 
PATANA co piñyumpany etc. Basta apuntarla. 

Con la dicha composición se hacen los proporcionales, 
que no es otra cosa decir, v. gr. : le excede en cuádr úpalo, 
que decir es cuatro veces mayor que él; v. gr.: macapapat 
ya maragol gueya\ como cinco veces más que yo, macali- 
LIMA ya masican mancan canaco. Ésta llaman proporción 
múltiples; y así esto es seis veces más largo que aquello, 
ini macaba ya macan \^AMcanita, y así en cualquiera cuan- 
tidad, etc. 

La proporción que llaman submultiplex se hace con los 
ordinales y la partícula sí, porque no es otra cosa que, si eres, 
V. gr.t seis veces mayor que él, sacar la sexta, y dirá que tú 
eres la sexta parte de su grandor;^, gr. : macapapat ca mara- 
gol caco, tú eres cuatro veces mayor que yo. Lo rpismo es 
siCAPAT na co ning dagul mo, yo soy la cuarta parte de tu 
grandor; macaüaualo yá malapad ini canita o sicaualo 
ne nita ini o ning lapad na nini, etc. 

Por el dicho maca y su pasiva se dice bien: Dios/paga 
ciento por uno, macartdinalane yayablasan ikg metong; 
PACAR1NAL.ANE ublusun Í7ig metong; y así ovem reddes qua- 
druplum, macapapat ne bayaran ing cambing o pacapa- 
PATA ne bayaran. La razón es, porque el indio no dice pa- 
gará ciento por uno, sino pagará cien veces uno, etc. 

^iz»\%Qompos\c\6rí submultiplex, con la variación de los 
dígitos dicha en el maca, antepones pasi, significa hacer 
cada uno tantas veces lo que el número dice, porque el pasi, 
como en su lugar dije, es distributivo; v. gr.: azotadle cada 
uno a dos veces, pasicaladua o pasicatatlo co matbat 
quea, o pasicaladua o pasicatatlo ye batbatan; y es más 
claro y más usado este modo, intercalando la partícula tolo, 
que es también distributivo; v. gr.: pasitolo caladua ye 
haibatan, sea azotado a dos veces por cada uno; pesitolo 



— 213 — 

calilima co pinyumpan, les maldije a cinco veces, esto es, 
cinco veces a cada uno; o tolo calilima co piñyumpan, lo 
mismo; í^asimtsan o tolomisan o pasitolo misan cong 
pañyclaud, arrodillaos todos cada uno una vez. 

Acerca del macapílan, que al principio dijimos signifi- 
caba cuántas veces, sabe que le usan también para lo que 
nosotros decimos, cuánto se tarda en eso, o qué dificultad tiene 
en eso: macapipilan ita o macapipilan uarita, etc.; y de 
el que tiene mafia de hablar así, porque en nada halla difi- 
cultad, dicen: ¿e mi duhuyutf es hombre que todo facilita 
y no hace nada, etc. 

^ § V. 
CUEJÍTA DE LA MONEDA. 

La moneda mayor entre estos, a que atienden para con- 
tarla es el tostón a quien llaman salaping metong; con la 
partícula si y los ordinales sacan la octava parte de él a 
quien llaman sicaualo, porque un tostón tiene ocho; noso- 
tros lo llamamos medio real de plata. El tostón ya se sabe 
que tiene cuatro reales y así, para decir un real dicen la 
cuarta parte de un tostón, esto es, sicapat. El real tiene 
doce partes, y a cada uno de ellas llaman harrillas\ cada 
barrilla tiene dos partes, a ca^ a una de ellas llaman 
cunding\ al cuartillo llaman calatio\ dos reales de plata di- 
cen con esta palabra binting\ tres reales, atlong bajaguL 
Cuando no dicen un tostón usan sólo de la palabra saíapi, 
que, aunque significa moneda in genere, la apropian al 
tostón. 

Esto supuesto, para decir cinco reales, lo explican Ai- 
ciendomecaduan sicapat; esto es, para dos tostones, sobre uno 
que se supone (que por eso el maca está en pretérito) un real; 
mecaduang binting, para dos tostones sobre uno, dos reales; 
es lo mismo que decir seis reales; y así siete reales, maca- 
duan atlong bajagui\ ocho reales, pesos ya. Para proseguir 
se junta el meca al número dígito atlo, porque ya se dejan 
atrás dos tostones; y así; v. gr. : mecatlong sicapat, sicaualo; 
quiere decir, para tres tostones (que quien dice tres supone 
dos) real y medio, esto es, nueve reales ymeclio; y así se pro- 
sigue; V. gr. : mecalimang binting, diez y ocho reales, mecat- 
long adduang salapi veinte y dos tostones, esto es, once 
pesos, etc. 

Para proseguir debes suponer que todas las dichas mo- 
nedas tienen su protocompuesto según su letra inicial; 
V. gr.: áQ salapi, mafíyalapi; áe cunding, man^unding, etc.; 



- 214 — ^ 

y el tal protocompuesto significa según se aplica: si el no- 
minativo es la moneda; v. gr.:MAÑYALAPi la deti, significa 
que son tostones; mañyicaüalo lüy son medios, etc. Si se 
aplica el género que se conmuta, significa que tanto vale 
cada medida o vara; v. gr.: mamarillas ingpati; manQün- 
DiNG ing gatang^ laganta abarilla; la chupa acunding, etc. 

Si el nominativo es persona, significa lo primero, que 
el supuesto trata o conmuta, sólo en lo que esplica el proto- 
compuesto; V. gr.: MAÑYALAPi Vü, sólo a trueque de plata, 
o sólo por plata, o sólo mira la plata, ut mal juez, o mal 
pleiteante, que no hace mas que gastar plata; su pasiva, 
tercera, el género por gué, o la persona de quién, etc. 

Lo segundo significa que al nominativo le toca o tocó a 
tanto, cuanto explica el protocompuesto; v. gr.: mañyica- 
PAT la, toca a real a cada uno, etc. A este modo también 
la cuenta dicha; v. gr.: mecaduan sicapat, no sólo significa 
cinco reales, sino también que a cada uno toca a cinco reales; 
y si es nominativo el género, significa que tanto vale, o que 
en tanto se compró o vendió, etc. 

Esto supuesto, si quieres preguntar c?í^ííz?/í? vale la cosa, 
o por mejor decir, a cómo vale, usarás de esta partícula tía, 
que es distributiva, junta con la raíz o verbo magcano\ 
V. gr.: áa cómo vale el arroz? ¿T14 magcano ing palay?, 
esto es, cadacabán? a dos reales, maminting; ¿a cómo vale 
la chupa de vinagre? ¿tiamag^ainong gatang quing aslam'i 
a barillas, mamctrillas, etc. 

Para preguntar en pasiva, dirás: ¿tiamagcanon la? 
¿a cómo les dieron? o ¿a cuántos íes dieron los muchachos que 
azotaróh? De modo que siempre que la pregunta es distri- 
butiva se hace de el modo dicho; y como la respuesta debe 
concordar con la pregunta, se debe responder por los dis- 
tributivos, que son los protocompuestos; esto es, vale a tanto, 
cuesta a tanto, toca a tanto, etc. 

Cuando la pregunta no es distributiva, sino que es, 
como si dijéramos, de montón, esto es, no a cuánto o a cómo 
sino cuánto; v. gr.: ¿cuánto vale ese caballo? se usa sólo de 
el magcano: ¿magcano ya iyang cabayo? ¿magcano ing 
palay? y ¿magcano ing azucal?, etc. Tiene su verbo neutro 
de ma: mamagcano, memagcano, pararse cuánto; v. gr. : si 
van acarreando palay, ¿mamagcano yang palay? ¿a cuánto 
llega ese palay, o cuánto es?; ¿memagcano? ¿en cuánto se 
paró? esto es, ¿cuántos cabanes importó todo? Y con el 
mismo se dice, v. gr. : ¿en cuánto se está apreciado o se 
apreció ese tu caballo? meapulu yang pesos, en diez pe- 
sos, etc. 



— 215 - 

PA DE DECIR. 

No sólo este magcano admite este pa; v. gr. : pamagca- 
NOAN, o PEPAMAGCANOAN da Ha, cuánto dicen o dijeron; 
sino también todos los protocom puestos coa que dicen las 
monedas; v. gr.: papamesosan da ya, dicen que un peso; 
y así papamiiitin^aTiy papan^undingan, etc. 

Para hablar en plural distribuyendo, se usa de el 
mismo tia con el adverbio /^¿tóTz; v. gr.: ¿cuántas gantas les 
dieron de opa? ¿tía pilang pati ing pamanupa raf 2. tres 
gantas, titlong pati o tiaualo, o a ocho. Si se pregunta; 
V. gr.: ¿a cómo diste a los. bogadores? se debe decir por el 
pasado: ¿tiamagcanoan la? porque no es plural; pero si se 
pregunta ¿a cuántos cuartillos les diste? ¿tiapilanan lang 
calatio? porque éi pilan tiene su pasiva y verbo neutro de 
ma: mapilan, etc. 

MI transitivo. 

Para cuando la locución es transitiva, se les junta bien 
el MI transitivo con su mi pasivo y la pasiva segunda ¿^ com- 
paftía; v. gr.: ¿a cómo diste a los bogadores o a cada boga- 
dor? ¿piTiAMAGCANO TRO ding laMgsajj? a real. Se res- 
ponde con los protocompuestos de las monedas distributi- 
vas; V. gr.: les di a real, pipañyicapat co lá; da a cuar- 
tillo a esos pobres, pipan(^latióan mo deang salanta; ya 
les di a sicaualo, pipa5íicauai.o co na la, y así en los demás. 

Últimamente, aunque ya dijimos que con pa y los dígi- 
tos con ca y an al fin, se significa el precio que se pide; 
V. gr.: PACAUAX^pAN deng pesos, dicen o piden ocho pesos; 
te pondré aquí tres locuciones que faltan allí; v. gr.: piden 
cinco reales, pacacaduanan deng sicapat (como mecaduang 
sicapat); y así, pacacaduanan deng Unting, pacacadua- 
nan deng atliing bajagui, y no más; advirtiendo que aquel 
modo de hablar; v. gr.: pacalabían deng siam a pesos, pa- 
cataduanan deng polong pesos, no sirve para los picos de 
veinte para adelante, sino pacacaduanan deng polong pe- 
sos ampón metong, j así en los demás dieces, como pacat- 
loan, pacapatan, etc. 

§ VI. 
de la numeración de tiempo. 

Año, banua. Para numerarlos simplemente, usa de los 
cardinales: aduan hanua, dos años; atlu, apat, limang 



- 216 — 

banua, etc. Este año, di iting banua, y para más especifi- 
carlo iting banuang iti; para hablar de los afios anteceden- 
tes, di: el aOo pasado, banuang metong (nota que banua pierde 
la a última y esto le acontece algunas veces, aunque no es 
verdadero diptongo); para los demás usa de los numerales 
de las partes alÍQUotas, añadiéndoles na al fin; v. gr.: ba- 
nuang siCADüANA, ahora dos años; banuang sicatlona, 
ahora tres años, y apenas pasan de ahí; que para decir 
ahora cinco años^ ahora seis años más usan de los ordina-- 
les. Así, quetang calimang banua, ahora cinco años, 
etc.; para decir los años subsecuentes, el año que viene, 
suelen decir: quening balic taon (que es voz tagala), o que- 
ning banuang araran; de aquí a dos años, quening ca- 
DüANG banua; de aquí a tres años, queting catlong banua, 
usando siempre de los ordinales. 

Mes este, iting bulan; pero bulan significa la luna y 
mes, al modo que banua significa el cielo y el año. Así, 
para meses antecedentes y subsecuentes usa de los ordina- 
les, con su diferencia de adverbios; como ves el mes pa- 
sado, se dice: quening bulan a guilutan; el que viene, que- 
ning bulan a arapan; ahora dos meses, adüanang bulan; 
de aquí tres meses, quening catlong bulan, etc. Para to- 
tal expresión así en los años, como los meses, se usa de gui- 
lutan, pasado, arapan venidero: quing capat a banuang 
arapan o datang, de aquí a cuatro años venideros; lo 
mismo bulan: quening calimang bulan a arapan o quing 
calimang bulan, de aquí a cinco meses; quing capitong ba- 
nuang GUILUTAN o quetang capitong banuang, ahora siete 
años pasados^ 

Áldao, significa sol o día: ing aldao ngeni, el día de hoy; 
para los antecedentes, ayer, napon; para los demás usarás 
de los ordinales con un Tía antes y otro después; v. gr. : 
NAcaduaNA, antes de ayer, y apenas pasan de ahí; y así 
dicen: quetang capat a aldao, quetang calimang aldao; 
ahora cuatro, ahora cinco días, al modo de los años y meses; 
para los días subsecuentes, mañana bucas\ para los demás 
antepon ma a los numerales ordinales; v. gr.: MAcadua, des- 
pués de mañana, UAcatlo\ de aquí a tres días, etc.; y luego 
dicen: quening calimang aldao, de aquí a cinco; quening ca- 
pitong aldao, de aquí a siete, etc. Bucas macadua, mañana 
otro día; naca pilana e^ pocos días ha. 

El tiempo de por la mañana es abac o cayabacan-, el del 
medio día, ogtong aldao, o ogto yang aldao, o caogioa ning 
aldao; el de la tarde gatpanapon; sisilim, al anochecer (aun- 
que los pampangos no conocieron medida de horas, con 
todo, diferenciaban el tiempo bastantemente); galing aldao 



— 217 ~ 

MABABO, cerca de ama;iecer; pero galin aldao, malalam, 
mucho antes; muclat súmala^ al romper de la luz; malayatcan 
yari aldao, cuando el sol está como diez grados sobre el 
oriente o poniente; es cosa prolija, y qualquier vieja te dirá 
muchas más diferencias de medir el tiempo. 

Beii^i^ noche; esta, nGening hengU esto es, la que se 
sigue al día de hoy; anoche, esto es, lo que antecedió a hoy es 
^Abengi; pero napon sa bengi, es la que antecedió al día 
de ayer; nacaduanan sa ben0 la que antecedió al día de 
antes de ayer; y así retrocediendo, etc. Para las subse 
cuentes: bucas be/igi, la noche que se sigue a mañana; ma 
Cadüan bengi, la que sigue al día de pasando mañana; ca- 
bucas es la noche por pasar; quebucas es toda la pasada; 
CAPiTNgAN bengiy medianoche; cabucasan, mañana seguido 
a cabvcás, etc. 

La interrogación del tiempo, si es por cuánto se reduce 
a la de los cardinales; v. gr. : ¿pilang banuafy ¿pilan 
bulan?, ¿PILAN aldab?, id est: ¿cuántos años?, etc. Res- 
ponde: si de pasado, pepabanuUy un año; [un día] pepatin^a- 
pun, o todo el día, inapon es más breve, etc. Si de futuro 
quitando el pe; en los demás por los cardinales: aduano 
banua, dos años, etc. 

"Si la interrogación es cuándo, ya sea de pretérito ya de 
futuro, se hace con pilan, compuesto con ca, al modo de los 
ordinales ¿capilan ca me carin? responde: quening ca- 
DUANG bualan\ ¿cuándo irás allá? de aquí dos meses; ¿capilan 
ca dinatangf, ¿cuándo veniste?; quetang catlong bulan, 
ahora hace tres meses; guilutan y arapan, para mayor ex- 
presión; en días: nacadua na, antes de ayer; de futuro: ma- 
catlOy otro día después de la mañana. 

Lo que decimos cada año es banua-banua; cada mes, 
balang bulan o bulanbulan magsocorro, etc.; cada día, balang 
aldao o aldao-aldao, bengibengi o balang bengi; en algún 
día, balang aldao; v. gr.: balang aldo a aganaca mu cu 
rin, siempre me acordarás en algún día; en los que no ad- 
miten el modo dicho, con el adverbio dat o indat; v. gr.: 
DAT viernes; indat domingo, etc., cada día de viernes, cada 
día de domingo, etc. Para decir de dos en dos días sucede 
algo y sus semejantes, usa de mipa antepuesto a los cardi- 
nales; v. gr.: MiPACADUA yá malalagnat, \q. da calentura 
de dos en dos días; mipacatlo, de tres en tres; y a este modo 
los demás; de año en año, mipamanua; de meses en meses, 
mipamulan, mipanumingo, etc. Vide los adverbios de tiempo. 



28 



— 218 — 

CAPÍTULO XVIII. 

DÉLOS ACENTOS, PRONUNCIACIÓN, REDUPLICACIONES, 
Y OTROS NOTABLES NECESARIOS. 

§ I. 
DE LOS ACENTOS Y PRONUNCIACIÓN. 

Muchas veces la consonante que está en medio de parte 
de la dicción, no se pronuncia hiriendo a la vocal que se si- 
gue, sino juntándola con la letra antecedente, y luego cor 
tando lo que se sigue; v. gr.: caladua, hiiñyi, como si se es- 
cribiera calad-dua^ buji'fíyi.'y de estos cortadillos son: guie- 
cuan, sad dya, hag-gya, lac-cuay, ming-gua, etc.; y lo mismo 
a los de dos consonantes seguidas, como lag-pac, ag cas, 
hag say tac-sil, sac-si y todos sus compañeros, que no son 
pocos; va en esto mucho, porque a no hacerlo así, quizás 
haría mal sentido, o se mudaría la significación; v. gr.: 
quiC'Cuan, el feto abortado; guicuan, el que es por otro cor- 
tado las uñas, etc. 

También, de pronunciar breve o largo, nace muchas 
veces ser diversas la significación y sentido: lupa (pp) ros- 
tro, lupa (agudo) cierta yerba que da comezón; gayác 
(agudo) disposición in vía, gáyac (pp) arrastrar la ropa; ba- 
cal (pp) hierro, bacal (agudo) matalotaje; súlat (pp) escrito^ 
sulát (agudo) loco, etc. 

Los acentos principales son tres: unas palabras le tie- 
nen en la última; v. gr.: laró (agudo) aceite para candil; 
otras en la penúltima; v. gr. : lubás (agudo) desnudo; tacáp 
(agudo) tapadera-, en fin, todo acento que en la última o pe- 
núltima está significado y apuntado en el Vocabulario con 
esta cifra: (agudo), que es decir, agudo o breve, a diferencia 
de el otro que está significado con esta (pp); y este acento 
es en dos maneras: el uno semejante al español, como para 
(pp) semejante, y se pronuncia como la partícula para en 
romance. El otro es agudo y gutural en la última dejándose 
caer (pp), como lasa, sabor; y de éste no hay semejante en 
lengua latina y española. 

Fuera de esto, cuando el vocablo es de tres sílabas, 
suele tener otro acento más antes de la penúltima, como 
V. gr. : talícalá, talínduáySalimpapao, salúreráy, talipapá, etc. 
También es en dos maneras el acento (agudo): el uno es 
agudo y no gutural, como lauit, punta de rama o extremidad 
peligrosa; litáriy latáng, licát, api, fuego, que se pronuncia 
corridillo; el otro es agudo y gutural, como; v. gr. : saya, 



.^i_._ 



— 219 — 

viveza o alegría; sirí^ sita, sirá, tinga peso de medio tael; y 
así de otros innumerables, al cual no hay semejante en ro- 
mance ni en latín; y así, es difícil de pronunciar, si no es 
imposible. 

Va mucho en distinguir estos acentos, porque si no, 
dirá uno muchas veces pan por peras. Pongamos ejemplos 
en algunas raíces que cada uno tenga todos los dichos a-cen-"^ 
tos con diversas significaciones; v. gr.: 

Sala (no es gutural ni agudo), culpa o pecado. 

Sala (pp. gutural y no agudo), luz o claridad, ut de el sol. 

Sala (agudo y no gutural), cafia tejida como parrillas. 

Sala (agudo y no gutural), tachar, ut defecto. 

Sala (pp. no es gutural ni agudo), yerro físico, faltar, 
errar. 

Sala (agudo y gutural), concebir la mujer antes de 
maffii. 

Lasa (gutural y no agudo), sabor. 

Lasa (pp. no es gutural ni agudo), pena o tormento. 

Lasa (pp. gutural y no agudo), caña para flechas. 

Lasa (pp. no es gutural ni agudo), adverbio que dice 
casi o apenas. 

Bala (pp. gutural y no agudo), el que tiene dominio en 
la cosa. 

Bala (agudo y no gutural), entender equivocado. 

Bala (pp. no es gutural ni agudo), pedir adelantado 
para pagar en la cosecha. 

Bala (gutural y no agudo), amenazar de palabras. 

Baba (agudo y no gutural), carga a las espaldas. 

Baba (gutural y agudo), bajar, humillarse. 

Baba (gutural), la barba, no las barbas. 

Te parecerá cosa muy estraña ver que esta lengua hace 
tantos acentos en una sola palabra, que según muda de 
acento varía el significado; para que no te haga tanta no- 
vedad, refl^^'* tú sobre esta palabra re^/; no atiendas las 
letras coi se escribe, sino la varia pronunciación y sig- 

nificados que tiene. Primero: rei, genitivo de reus; se- 
gundo: rey, genitivo de rex; tercero: rei, res rei; cuarto: 
pretérito, i/o reí. 

Acerca de los guturales y de su pronunciación, es de 
saber, que se ha de detener un poco en la penúltima, ir 
a parar con ella a la garganta, que eso quiere decir gutu- 
ral. Y es de advertir, [que] haciendo [se] verbo, y más en pa- 
siva, se muda la voz, v. gr.: de sdla (gutural y no agudo), 
luz o claridad, se hace en pasiva; v. gr.: salan me iyang 
sulú (agudo o breve), aclara esa luz; de lasa (no es gutural 
ni agudo) lasan (agudo o breve), padecerla, ut pena o tor- 



— 220 — 

mentó; y al contrario, de los agudos, que su pronunciación 
es como echándolo así afuera corridillo, y se hace en pasiva 
(pp); V. gr.: de sala (agudo) tachar, sasalan, pretérito selan, 
(pp); de hahá (agudo), cargar, en pasiva se hace háhahan, 
pretérito beba (pp), lo que se carga. 

También se advierta, que los guturales forzosamente 
han de acabar en vocal, y sólo en ésta son guturales, por- 
que no hay guturales en las penúltimas o antepenúltimas, 
ni en los que acaban en consonante, porque en los que aca- 
ban en consonantes convienen los que no son guturales. 

Y para saber cuáles sean y cuáles no, no hay regla sino 
el uso; aunque cuando la significación es de acción breve, 
de ordinario el acento también es breve, gutural o no gu- 
tural. Lo cual forzosamente, para pronunciar bien, se ha- 
brá de aprender de los mismos indios; y para hablar con 
propiedad y perfecióu, juzgo es menester que descendat a 
Paire luminum. 

§ II. 

DE LAS REDUPLICACIONES. 

Es frecuentísima la reduplicación en esta lengua; en 
muchas partes te he avisado de el modo de significar; esta- 
rás en lo que he dicho en las composiciones y en los adjeti- 
vos de ma. Aquí sólo se advierte que, si los simples son 
de dos sílabas, se doblan; si de tres, la segunda, y que 
cuando a la consonante que está después de la primera 
vocal se la sigue otra vocal, si esta no es a^ se le añade; 
V. gr.: balictad; la i que está después de la / no es a; pues 
añadírsela y dirá: balabalictad; balatong: aquí no hay que 
añadir; doblando dirá: balabalatoiig , etc. 

Esto supuesto, por ahorrar tiempo y excusar volumen, 
sea regla general, que cuando se repite la raíz, o se dismi- 
nuye su significación, o menudea la acción; v. gr : macuyad, 
repetida la raíz, dirá: macuyad-cuyad, algo corto, cortito; 
mapaii'pait, algo amargo, amarguillo; mabulucbuluc, algo 
podrido; maiamad-iamad, algo perezoso; mabayai-bayai, 
algo pesado, etc., y así lo mismo en los de pararse; v. gr. : 
malanai'lanai, malania-lania, pararse algo marchita, ui 
hojas; y así en mabucui-bucui, marunui-dunui, maiaui-laui, 
mabanal banal, etc. Vide los frecuentativos de ma. 

Y lo mismo digo de los verbos simples, como abui-abui, 
alcanzar apenas; sulaisulat^ menudear; mainmain, dar pa- 
sitos; lacad-lacad, cuasi lo mismo; pulapulayi, dar carreri- 
llas; balabalaiong , tropezoncillos, ui ^n las preguntas; iala- 



^á_._ 



— 221 — 

talusad, resbaloncillos, y así los que dicen acción que puede 
tener más o menos, que son muchísimos. Por si quieres 
decir en pasiva, denota la misma significación; v. gr. : ahut- 
abutan^ lo que apenas se alcanza; dagdag-dagdagan^ añade 
un poco; culang-culan^an, quita un poco; y a este modo en 
los demás. 

Si sobre doblar la raíz reduplicas la primera sílaba, es 
dale y más dale; v. gr.: guiling-quiling, ladear; quiquiling- 
quiling, dale y más dale; y así, sisingil-singil, susungco- 
sungco; yayaus-yaus, etc. Saca por éstos los demás, que no 
es difícil, y les puedes dar sus pasivas por las reglas ge- 
nerales. 

Una locución se hace con esta diminución; v. g.: hallo 
el hábito en el suelo, y pregunto: ¿cómo está esto así? Res- 
ponde: quine co neng quinay, le puse sin miramiento; a este 
modo, inogse co neng inogsay, depat co neng depat, liniib cu 
neng linuh, tidtud ne neng tidtud, lintang na neng lintang, me- 
nte na yang menic, sihle na nang síblay, pinipi nanang pinipi, 
penic na neng penic^ meco na yang mecao^ etc.; esto es, que 
se hizo tal acto imperfectamente, sin cuidado, sin mira- 
miento, sin advertencia; mas sólo sirve para cuando se in- 
tercalan pronombres en las repeticiones según los ejem- 
plos y no cuando se reduplica sin ellos. 

§ IIL 
DE LOS SINCOPES. 

Los más ordinarios son los que admiten algunas raíces 
que acaban en consonante; es su última vocal a. No hg^y 
regla para determinar cuáles le admiten, pues vemos con 
el mesmo número de vocales y consonantes las mesaras, 
unas raízes admiten síncope, y otras no; sólo esto se puede 
asentar por regla: que las raízes que después de la penúltima 
vocal \tienen dos consonantes^ nunca admiten síncope; así 
mesmo las que admiten, es siempre en segunda pasiva, o en 
composición de las que acaban en an, como son los abstrac- 
tos de ca y an, etc. Doyte aquí una muy buena copia de las 
raíces que admiten síncope; tu añadirás las que faltan. 





— 222 


— 






COPIA. 




Raíz. 


SIGNIFICIÓN. 


SÍNCOPE. 


Pro. 


Abal. 


Tejer; 


Ablan. 


Abalan. 


Atad. 


Portar. 


Atdan. 


Ataran. 


Buyot. 


Difícil. 


Buyotnan. 


Buyotanan. 


Bulad. 


Hablar. 


Buldan. 


Bularan. 


Bugal. 


Quoddam turpe. 


Büglan. 


Bugalan. 


Culapad. 


Accedia de estómago. Culapdan. 


Culaparari. 


Cutang. 


Preguntar. 


Cutngan. 


Cutangan. 


Dacap. 


Prender. 


Dacpan. 


Dacapan. 


Dapat. 


Obrar, hacer. 


Daptan. 


Dapatan. 


Dacal. 


Mucho. 


Daclan. 


Dacalan. 


Gatal. 


Comezón. 


Gatlan. 


Gatalan. 


Yama. 


Deleite. 


Yaranan. 


Yamanan. 


Laman. 


Interior. 


Lamnan. 


Lamanan. 


Lubas. 


Desnudar. 


Lubsan. 


Lubasan. 


Lucas. 


Desatar. 


Lucsan. 


Lucasan. 


Lucad. 


Rebañar. 


Lucdan. 


Lucaran. 


Uban. 


Canas. 


Ubnan. 


Übanan. 


Patad. 


Cortar. 


Patdan. 


Pataran. 


Sulad. 


Hilar. 


Suldan. 


Sularanan. 


Sugat. 


Herir. 


Sugtan. 


Sugatan. 


Tulad. 


Remedar. 


Tuldan. 


Tularanan. 


Tangab. 


Atizar con leña. 


Tangban. 


Tangaban. 


Tacap. 


Tapar. 


Tacpan. 


Tacapan. 



Bien que no son tan rigurosas algunas raíces en la sín- 
cope que no pistsan tal vez sin ellas como sugatan^ tularan. 
ataran. Y habrás notado que casi todas acaban en conso- 
nante, menos yama; aqui se llega hiasa, que tiene acaMas- 
Tian, sabiduría; y en la corb posición de an, pierden la penúl- 
tima muchas rque acaban en Tiff; en la tercera pasiva de 
anan pierdenyla penúltima, mas también pueden pasar con 
ella; v. gr.: paQ amaban ff, \itilida.d; paguinabangan, opaqui- 
nabangnan\ along jugar, alonganan o alongnan; satobong, 
ir al encuentro, salobon^an, salobongnan o salobon^anan. 
Los compuestos de todos estos con mi, pa y otras partícu- 
las, aun conservan la síncope en la segunda pasiva o com- 
posición. Ya te di a libay^ trocar; tibayy fortaleza, que tie- 
nen síncopes, 7¿í¿rfl72 pro libayan; tib-byan pro tibayan y la- 
uay, lauan pro lauayan, etc. 



- 223 — 

§ IV. 
DE ALGUNAS FIGURAS Y SUPRESIONES DE LETRAS. 

Este § dará luz a los principiantes para que no los 
ofusque la escritura pampanga; es muy común en ella ca- 
par algunas letras; v. gr.: canaquita, pro canaca ita; tuleta, 
pro tula itá\ iyenU pro iya ini; calmaneta, pro calma na íta; 
caluguran meng Dios, pro me ing Dios;mipaldan yang cala- 
dua co, pro iya ing; ing totita, pro tato ita (aquí capan dos, 
y en los ejemplos siguientes también) marauac at sinira mo, 
pro marauac cat. etc.; nSaring santos, pro nSara ding; 
nQaning profeta, pro nQana ning.^ Ya adviertes que el 
capar dos, sucede cuando la penúltima de la dicción antece- 
dente es sólo número distinta de la inicial de la dicción slib- 
secuente. 

También suelen capar la a de la segunda pasiva; v. gr. : 
lan pro lauan; con, pro coan, etc.; y lo que es más, tal vez 
la capan la n; v. gr.: non ing panayat cayap a alan angga, 
pro nun ing panayan, etc. ISTada de lo dicho hasta aquí en 
este § es preciso, sino abreviatura y elegancia. En orden 
a la trasposición de letras; v. gr.: libutad, calibudtan; orna- 
sid, omasdan\ dicat, dictan^ etc., te remito al Vocabulario. 

§ ÚLTIMO. 
DE LA TRADUCCIÓN. 

No dudo echarás menos aqui la poesía, pero te ase- 
guro que aunque otros habrá más enemigos de ella, lo que 
es la pampanga me fastidia tanto que la cadencia que dan 
a sus versos más me parece prosa que verdadera asonancia, 
o consonancia, por lo cual lo omito, dándote en su lugar, 
' aunque con brevedad, avisos suficientes para trasuntar 
bien, si sabes la lengua. 

A una sola regla reduce San Jerónimo las leyes que 
debe guardar el buen interprete; y yo te aseguro desde luego, 
serás buen trasuntor, si no te apartas de ella. Dice así: 
Et haec regula honi interpretisut idioma alterius linguae suae 
lingvJae exprimat proprietate. Todo lo que aquí se dirá serán 
secuelas de ella. 

Quiere dqcir, que cuando trasuntemos en pampango, o 
ya sea hebraísmo, o ya latín o ya sea romance, observemos 
dos cosas: la primera que haga el mismo sentido en pam- 
pango; la segunda que aquel sentido se exprese con la frase 
propia de el indio. 



— 224 — 

Explicóme: quieres trasuntar aquel hebraísmo Filius 
mortis est homo Ule. Si dices anac ne ning camatayan itang 
tauOy trasuntas mal y quebrantas la regla. La razón e3 por- 
que en pampango llamas hijo de la muerte, al digno de ella, 
y este modo de hablar no es frase propia de el pampango, 
sino de el hebreo. La frase propia de la lengua pampanga 
es: man^atuliran ijang matay itang tauong ita. Ahora si que 
trasuntas bien y guardas la regla, porque este pampango 
hace el mismo sentido que y?/¿¿/5 est mortis, y alias, usas de la 
frase propia de el indio. Asi también si para trasuntar este 
latin: non intresin judicium cum servo tuo Domine, usas de 
lun^ub y pamanucum, etc, confundes el sentido, y quebran- 
tas la regla de medio a medio, porque este modo es frase 
latina y no pampanga; si quieres trasuntar a la letra un 
idioma en otro, serán tus trasuntos, caldera calderae, y 
harás un badulaque que el diablo te podrá entender. Ex 
alia in aliam linguae expressa ad verhum translaiio sensum 
pperis et veliiti laeto gramine sata stragulant, dice San 
Jerónimo. 

La frase pampanga para aquel latín es: e me sa pu pa- 
quiisipan ining atipan mo. Mira como hace el mismo sen- 
tido sin atarte a trasuntar palabra por palabra, que es lo 
que debe hacer el buen intérprete, como dice Horacio: Xe 
verhum verbo curabis reddere fidelis interpres. No te has de 
atar a contar las palabras, sino a ponderar muy bien el 
sentido de ellas. Verba ponderanda sulit, non numeranda, 
dijo Cicerón. 

Mira que biei^ trasuntados están los adagios latinos en 
romance, sin atarse a las palabras latinas; traduce el sen- 
tido y le expresa con los modoá y frases propias de la len- 
gua castellana; v. gr. : in silvam ne ligna feras, no lleves 
hierro a Vizcaya o agua al mar; an? osa vulpes non capitur 
laqueo^ a perro viejo no hay tus tus, etc. 

Así también este romance: ve por vida tuya se traduce 
en pampango diciendo: ¡gamona uari^ sin hacer cuenta de 
la palabra vida, etc., que éste es modo nuestro" y no de el 
indio. Y así en los demás. 

Ni es contra esta doctrina, dice San Jerónimo, que 
cuando la palabra que rigurosamente correspondía, no suena 
bien, se eche mano de atraque suene mejor, con tal que no 
faltes el sentido: ^on aebemus pulida (id est in sua via 
orancida)nos vh^^uminterpretationetorguere, cum damnum 
non sit in sensibUs>^3¡slkcí^oco es contra ella el añadir par- 
tículas o adverbios, etc., que hermoseen, de lo cual no te 
doy ejemplo porque de esto esta lleno todo Sio. Obsérvalo 
allí. 



— 2Í5 — 

Dos cosas suelen atar al trasunbor: una es ver en la 
lengua castellana o latina o en la Divina Escriptura tropos 
y figuras y jurado a Dios que se ha de trasuntar todo, sin 
advertir, que cada lengua tiene sus elegancias que suenan 
mal en otras, como dijo Santo Tomás: Quae pulcJire in una 
língua dicuntur, non sonant pulchre in alia; fuera de que 
muchísimas veces no daña el sentido el omitirlas; y dado 
caso que sean doctrinales como las de la Escritura, o se ex* 
plican poniendo antes la palabra aliinbaua^ o se mira al 
sentido alegórico, etc. 

La otra es, que muchas cosas no tienen aquí voz que la 
explique, porque no las hay en esta tierra; v. gr.: águila, 
oso, cordero, etc. Éstas se deben decir en romance, y no 
omitirlas socolor de que el indio no entiende, porque muchas 
veces mueven a hacer muy alto concepto,^or el mismo c&so 
que se ignoran. Oye a Plinio: nam certe nescio quid magni 
concipit animus cum haec inusitata verha vel proferí, vel 
audit ¿Cuántos términos leemos en la Escritura que noá 
mueven a devoción y no les entendemos?. 

Pero no temes de aquí pie para ser flojo y no buscar, en 
todo lo que aquí no hay, términos con que poder explicar 
suficientemente la doctrina. Dígolo, porque he visto tra- 
sunto en que se trata de vid y sarmientos, y porque aquí 
no hay vifias, se los dejaron en tierra de campos, como si 
para el intento no se explicara bastantemente con tanaman 
o pon o sanga, etc. ^^ 

Por ultimo, cuando la doctrina se juzga conducente, no 
hay que decir: /para qué se ha de trasuntar, si el indio no lo 
entienden' Ko tiene obligación el que trasunta a hacer que sea 
fácil. Alguno puede ser que aproveche y que lo entienda. 
Qui potest capere capiat. 



DeO vero, trino ET uno, JeSüQüE DeO ET HOMINI, 

EJUSQUE VIRGINI MATRI, LAÜS ET 

GLORIA IN SAECÜLA. AmEN. 



29 



TABLA 

Pdgs, 

Dos palabras sobre esta tercera edición 2 I. IIT. 

Dedicatoria V. 

Licencias y aprobaciones XI. 

Prólogo al lector XIX. 

Advertencias proemiales 1. 

CAPÍTULO I. 

DE LAS DECLINACIONES. 

De los nombres propios \ { I. 5. 

Délos apelativos S II. 7. 

De los primitivos § III. 8. 

Uso de el «a, ne^ no ibid. 13. 

De los demostrativos 5 IV. 16. 

De los interrogativos § V. 18. 

Unión de los nombres, etc ibid. 19. 

Otros usos de los artículos 2 VI. 19, 

CAPÍTULO 11. 

DE EL VERBO SUSTANTIVO. 

De el concepto ser '. § I. 22. 

De el concepto estar. ,* ;....... § II. 23. 

jVi, tiy ta ibid, 23. 

De el concepto haber o tener ; 2 III. 28. 

CAPÍTULO IIL 

DE EL VERBO SIMPLE Y SUS CONJUGACIONES. 29. 

De la conjugación y variación de tiempos i I. 30. 

De las conjugaciones regulares de la voz activa. 2 II. 37. 

De las pasivas regulares y de su formación 8 III. 44. 

De las terceras pasivas irregulares ? IV. 46. 

CAPÍTULO IV. - 

uso DE LA ACTIVA Y PASIVA. 48. 

Cuando se usa de activa y cuando de pasiva 2 I. 48, 

Uso de las tres pasivas, y primero de la de / S I[. 55. 

De la pasiva segunda de an «^ ? III. 60. 

De la tercera pasiva de anan § IV. 62. 

Diferencia entre a«, anan y ananan 8 ibid. 65. 

Que verbos la admiten 2 V. 68, 



- 228 - 



Pdgs. 



CAPÍTULO V. 

DE LOS PROTOCOMPUESTOS. 69. 

Su variación. , ? I. (59. 

Su significación § II. 73 

Varios protocompuestos 2 IN. 70. 

Sus frecuentativos g IV. 77.^ 

dAPITUI^ VI. 

MAG. 

Maff de hacer verbos : . . i I. 79. 

Mag de usar á ibid. 79. 

Mag de tratar I i bid 80. 

Mag recíproco ibid. 81. 

Mag de intento ibiá. 81. 

Mag de ponerse ibid. 82. 

Mai; de pasar .\ ibid. 82. 

Mag de hacerse ibid 83. 

Mag de hacer ibid. 83. 

Mag de intensión ibid. 83. 

Mag de mostrarse ibid. 84, 

Mag de ficción y apariencia 8 II. 85. 

Frecuentativos. ibid. 8t). 

CAPÍTULO VII. 

MI, 

M¡ transitivo y mi p 3 I. 87. 

Pasivas de pi y an. g II. 89. 

Sus nombres , ..-. ibid. 90. 

Mi neutro y de acaso ^ 2 III. 94. 

Mipa, micapa^ mipaca ibid, 96. 

Mi con an , ibid, 97. 

An y sus nombre-; : ibid. 98* 

Mi activo § IV. 101. 

Mi de intensión ibid. 102. 

Mi de burlar ibid, 102. 

Mi de acción frustrada ibid 102. 

Mi de deseos ibid, 103. 

Frecuentativos ibid. 103. 

Mi recíproco g V. 104. 

Mi de venirle ibid, 104. 

MI correlativo. ibid. 105. 

^V/ de compañía § VI. 10(5. 

Mi de alternar á VII. 108. 

Mi de competencia ibid. 109. 

Mica verbal y nominal i VIIÍ. 110. 

Mica de novedad | ÍX. 112. 

Mica de plurales ........ . : ibid. 114. 



- 229 - 



Pdgs. 



CAPÍTULO VIII. 

MAQUI. 115. 

De introducción g I. 116. 

De procurar J II. 119. 

De entrar. § III. 120. 

De tener : g IV. 120. 

CAPÍTULO IX. 

MA. 

Verbos neutros de ma y sus pasivas § T. 121. 

,Ua de plurales idid. 125. 

Ma de factibilidad ibid, 12G. 

Ma nombres de ra y ari ibid, 127. 

Ma de abundancia verbal § 11. 12.7. 

Ma de abundancia g ibid. 128. 

Ma nombres de lugar ibid. 128. 

Ma de adjetivos § III. 129. 

Ma de abstractos . . . : * ibid. 129. 

Frecuentativos ibid, 130. 

Ma de reputar 'i IV. 132. 

Pasiva de ira ibid, 133. 

CAPÍTULO X. 

CA. 

Ca compañero e igual 8 I. 135. 

Ca de prontitud 8 II. 138. 

Sus cuatro diferencias ibid, 140. 

Verbales en bilis ^ . . . ibid. 141. 

Ca de abstractos 2 III. 142. 

Su diferencia ibid. 142. 

Ca individual y de unidad ibid, 145. 

Ca de propiedades ibid. 147. 

CAPÍTULO XL 

MACA. 

Maca de perfección 5- 148. 

Maca inopinado ibid, 152. 

Maca de recelo : ibid. 153. 

Particular de recelo ibid. 154. 

Maca potencial ...(.. 8 II. 154. 

Sücat y otros potemriales ^ i^^^ 1^5. 

Maca de engorro ^. 2 III. 156, 

Maca causal .^. 8 IV. 156. 

Maca y Paca de estar<T. 8 V. 157. 

Maca y Paca de intensión 8 VI. 159. 

Partícula peca ibid, 160. 



— 230 -- 

CAPÍTULO XIL 

PA. 

Paáeff «I. 160. 

Pa de decir ibid. 163., 

Ha de pedir y dar ibid. 163. 

Pa de refaeere fieri g II. 164. 

Oíros usos de el púr § III. 168. 

CAPÍTULO XIII. 

DE LOS COMPARATIVOS. 170. 

Anti, tinti . . , '. S I. 170. 

Maguin^ mala^ tela ibid, 171. 

De los superlativos í , | II. 172. 

CAPÍTULO XIV. 

DE VARIAS PARTÍCULAS. 

Maguin 2 I. 172. 

Pay 3 II. 173. 

Si y pasí I III. 174. 

Pal 2 IV. 175. 

Tala S V. 175. 

Mela í VI. 176. 

Sang , i VII. 177. 

X^an I VIH. 177. 

Pansa í IX. 177. 

CAPÍTULO XV. 

DE LOS ADVERBIOS. 179. 

De los de luj^ar | I. 179. 

De los adverbios de tiempo ......... .^ 2 II. 181. 

De preguntar y responder 2 III. 1§5. 

De dudar y afirmar { IV. 190. 

De suponer. .... , ... 2 V. 192. 

De exceptuar 2 VI. 193. 

De adversar 2 VIL 195. 

De aproximar .2 VIIL 196. 

De rogar y desear . 2 IX. 197. 

De las interjecciones e ironías 2 X. 198. 

7 

CAPÍTULO XVf. 

De las copulativas 2 1» 200. 

De las disyuntivas 2 IT. 202. 

De las ligaturas 2 III. 202. 



— 231—, 

Pdgs. 
. CAPÍTULO XVII. 

DE LOS NUMERALES. 

De los cardinales g I. 204. 

De los ordinales • 2 II. 208. 

De los distributivos g lll . 209. 

De los vicenales. . . • í g [V. 211. 

De los proporcionales , . . . . ibid. 211. 

Cuenta de meneda, etc g V. 213. 

Cuenta de el tiempo , g VI. 215, 

CAPÍTULO XVIII. 

De los acentos g I. 218. 

De las reduplicaciones gil. 220, 

De los síncopes g til. 221. 

De las supresiones de letras g IV. 223. 

De la traducción g último. 223. 



PIN. 



S. D. H. et. O.